Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Reparación de menisco por artroscopia. Tipos de cirugía de rodilla (I)

04-06-2014
Reparación de menisco por artroscopia. Tipos de cirugía de rodilla (I)
Valora esta Noticia:

Las rodillas son la articulación del cuerpo humano que más sufre durante la vida de una persona al soportar todo el peso del cuerpo.

La rotura de menisco es una de las lesiones deportivas más comunes, siendo necesaria su reparación mediante cirugía en la mayoría de casos.

La reparación del menisco por artroscopia es una intervención de mínima invasión que reduce considerablemente el tiempo de recuperación y estancia hospitalaria.

​El cuerpo humano tiene 360 articulaciones, de las cuáles la rodilla es la que más sufre de todas al tener que soportar a diario casi la totalidad del peso del cuerpo humano. Esta es una de las principales razones por las que también es una de las articulaciones que más se lesionan y se desgastan, sobre todo durante la práctica de deportes como fútbol, baloncesto, rugby y demás.

Entre las posibles patologías o lesiones que puede sufrir la rodilla a lo largo de la vida de una persona, la rotura de menisco es una de las que más se producen. Esta rotura suele producirse durante la práctica deportiva, siendo junto con la lesión de ligamentos cruzados la lesión de rodilla más común.

Solicita cita con un especialista en artroscopia de menisco

¿Qué es el menisco?

En primer lugar, cada rodilla tiene dos meniscos situados entre los el fémur y la tibia. Uno de ellos se encuentra situado en la parte interna de la rodilla, llamado menisco medial, mientras que el otro, menisco lateral, está en la parte externa de la articulación. Ambos están adheridos a la parte superior de la tibia (el hueso de la espinilla) aunque también están en contacto con el hueso del fémur.

Los dos meniscos de la rodilla tienen forma de media luna aunque no son exactamente iguales. Tanto el menisco medial como el lateral tienen un grosor mayor en la parte periférica que en el borde interno, donde son más delgados. Como dato mencionaremos que el menisco medial o interno es más vulnerable a sufrir lesiones que el lateral.

La constitución de los meniscos es en su mayor parte cartílago avascular en la parte interior, mientras que la parte externa del menisco es vascular y fibrosa. Como aclaración, decir que el tejido vascular es el que recibe riego sanguíneo, razón por la que durante la reparación de un menisco se intenta conservar esta zona, realizando sutura del tejido en lugar de extraerlo.

Reparación de menisco por artroscopia

¿Cuál es la función del menisco dentro de la rodilla?

Los meniscos aumentan considerablemente la superficie articular, lo que permite distribuir de forma más homogénea la carga de peso entre el fémur y la tibia, ya que por sí solos estos huesos no podrían formar una articulación al “no encajar” el uno con el otro. Además, los meniscos aportan estabilidad a la rodilla, mejoran la funcionalidad de la misma y, gracias al acolchamiento del mismo, proporciona una mejor absorción de los golpes y una consecuente reducción del desgaste del cartílago que recubre los huesos que forman la rodilla (desgaste cuya consecuencia es, por ejemplo, la artrosis).

Reparación de menisco por artroscopia

Durante el movimiento de la rodilla los meniscos se desplazan. Al flexionarla los meniscos se mueven hacia atrás mientras que en el movimiento de extensión se desplazan hacia delante.

Asimismo, otra de las funciones de los meniscos es la de colaborar en la lubricación de la articulación mediante el líquido sinovial liberado durante la realización de movimientos de extensión y flexión así como al cargar o descargar peso.

En el momento en que se produce la rotura de menisco, la rodilla puede quedar total o parcialmente bloqueada, dependiendo de la gravedad, lo que causa un dolor agudo en ambos lados de la articulación.

¿Cómo se produce la rotura de menisco?

Las roturas de menisco son comunes tanto en personas jóvenes como en personas más mayores. Esta rotura puede producirse de varias formas, debido a un desgarro en la parte interior del menisco, lo que se denomina rotura en asa de cubo, desprendiéndose el borde libre o a causa de la degeneración del menisco desgarrándose en múltiples direcciones.

La gran diferencia radica en las causas que provocan la rotura de alguno de los meniscos, variando éstas según la edad de la persona:

  • Los meniscos de las personas menores de 30 años suelen ser muy elásticos y resistentes. A causa de ello, las roturas de menisco que se producen a estas edades suelen deberse a traumatismos de gran intensidad con torsión de rodilla. Suelen producirse mayoritariamente durante la práctica de deportes como el fútbol, baloncesto, rugby, etc.
  • Con el tiempo, el menisco se debilita y pierde resistencia, por lo que aumentan las posibilidades de que se produzcan roturas de menisco debido a traumatismos de torsión menos intensas que en personas más jóvenes.
  • Por último, se pueden producir roturas degenerativas causadas por el desgaste del menisco, siendo parte de la artrosis de rodilla.

Reparación de menisco por artroscopia

¿Cuáles son los síntomas de la rotura de menisco?

Cuando se produce una rotura de menisco, el paciente siente un chasquido en la rodilla seguido de un dolor agudo en toda la articulación. Al romperse el menisco, el paciente pierde la posibilidad de estirar la rodilla por completo y nota dolor al caminar.

Si no se repara la rotura de menisco, es probable que el frotamiento contínuo del menisco dañado con el cartílago de los huesos de la articulación causen desgaste y fragmentación del mismo, causando una aguda degeneración de toda la rodilla. Por esta razón, la operación de menisco es recomendada por la gran mayoría de cirujanos para la casi totalidad de los casos.

La operación de reparación de menisco por artroscopia paso a paso

La intervención de reparación de menisco por artroscopia es una cirugía de mínima invasión que permite reparar el menisco sin necesidad de abrir la rodilla, lo que permite una considerable reducción en los tiempos de hospitalización y recuperación. Para llevar a cabo esta cirugía, es necesario realizar previamente una serie de consultas preoperatorias para conocer el alcance de la lesión y determinar la anestesia que se utilizará.

Preoperatorio de la operación de menisco por artroscopia

Una vez que un médico ha diagnosticado que se trata de una rotura de menisco, pues al ser la rodilla puede tratarse también de una rotura de ligamentos, se procede a conocer el alcance de la lesión haciendo uso de se sabe que se trata de una rotura de menisco, pues al ser en la rodilla puede tratarse de una rotura de ligamentos. Para conocer el alcance de la rotura del menisco se pueden realizar varias pruebas, siendo las más utilizadas la ecografía o la radiografía.

Reparación de menisco por artroscopia

Tras realizar estas pruebas, se llevan los resultados al especialista y éste decide si es necesario operar o si por el contrario es posible la regeneración del menisco con algún otro tratamiento no invasivo (Si el dolor es grave, normalmente hay que operar).

Si finalmente se decide llevar a cabo la intervención para reparar el menisco, el cirujano le explicará al paciente todo el proceso y contestará a cualquier duda que pueda tener el paciente. Se fijará un día para la operación y también para el preoperatorio.

Durante el preoperatorio se le realizarán al paciente todas las pruebas necesarias para conocer su estado de salud: electrocardiograma, analíticas, etc. Además, tendrá una consulta privada con el anestesista donde éste revisará todo el historial médico del paciente y le hará una serie de preguntas sobre hábitos de vida para determinar la anestesia exacta que se le administrará durante la intervención. Este punto es importante recalcarlo ya que uno de los miedos de los pacientes es que le pongan una anestesia equivocada o que le anestesien de más o de menos, cuando la realidad es que la anestesia es específica para cada paciente según sus propias características.

El día de la cirugía de reparación de menisco

Esta intervención requiere ingreso hospitalario, por lo que el paciente deberá acudir al hospital varias horas antes del inicio de la intervención o la noche anterior si la cirugía es por la mañana. A la llegada al centro, el paciente deberá presentar todos los documentos en administración para llevar a cabo el ingreso. A continuación será llevado a su habitación hasta el inicio de la intervención.

  • A la hora de la intervención, se acompaña al paciente a una sala donde se le pedirá que se desvista, se quite todos los elementos metálicos y se ponga la bata y zapatillas de quirófano. A continuación, entra a quirófano y se le coloca en la camilla de la forma en la que el cirujano le diga.
  • Durante la operación, el equipo médico que estará en quirófano estará formado por el cirujano, un miembro del equipo de enfermería, el anestesista, cuya función es controlar las constantes vitales del paciente durante toda la cirugía; y en algunos casos un médico residente para observar.
  • En la intervención de reparación de menisco se administra anestesia general, por lo que el paciente permanecerá dormido sin sentir ni recordar nada durante la intervención.
  • Una vez la anestesia hace efecto, el cirujano desinfectará la zona de la rodilla afectada rasurándola en el caso de que sea necesario. Tras ello, realiza de 3 a 4 pequeñas incisiones en la zona de la articulación.
  • A través de una de estas incisiones, se introduce una cánula que inyecta una solución salina en la cavidad articular para que permanezca ensanchada durante la cirugía. Esto permite al cirujano tener una maniobrabilidad mayor y mejor visibilidad, evitando posibles daños al resto de elementos de la articulación.
  • El cirujano introduce el artroscopio a través de una de las incisiones y observa el interior de la rodilla. El artroscopio consiste en una diminuta cámara conectada a un monitor a través de fibra óptica. El cirujano observará en el monitor el interior de la rodilla, lo que le permitirá reparar el menisco sin necesidad de abrir la rodilla.
  • La reparación del menisco consiste en la sutura o la extirpación de la parte del menisco dañado. La diferencia de una solución u otra viene determinada de la gravedad de la rotura o de la parte del tejido dañado, ya que en el caso de que sea una rotura en la zona vascular de la rodilla se intentará conservar la mayor parte del tejido posible suturándolo.
  • Para llevar a cabo la reparación, el cirujano introduce los instrumentos quirúrgicos a través del resto de incisiones y trabaja en base a lo que ve en la pantalla. Hoy en día, en algunos hospitales se utiliza la tecnología 3D para realizar este tipo de intervenciones, lo que permite al cirujano percibir mejor la profundidad y a su vez, mejora la seguridad del paciente.
  • Una vez reparado o extirpado el menisco, el cirujano extrae el artroscopio, los instrumentos quirúrgicos y drena el líquido seroso del interior de la rodilla. A continuación sutura las incisiones realizadas y venda la zona.
  • Se lleva al paciente a la sala de reanimación donde permanecerá hasta que sus constantes vitales estén estabilizadas.

La duración de la operación de menisco por artroscopia es de entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la gravedad de la lesión.

¿Cuánto tiempo dura la recuperación tras la operación de menisco por artroscopia?

Tras la operación de reparación de menisco y la estancia en la sala de reanimación, el paciente es llevado a su habitación en el hospital. La estancia hospitalaria no suele superar una noche, y en ocasiones es posible que el paciente vuelva a casa el mismo día de la intervención.

Solicita cita con un especialista en artroscopia de menisco

Ya en casa, el cuidado de la herida quirúrgica es mucho más sencillo que en una cirugía abierta convencional, además de que su cicatrización es más rápida. La recuperación se puede prolongar desde varias semanas hasta 3 ó 4 meses, siendo necesario el uso de un bastón o muleta durante las primeras semanas para evitar colocar todo el peso del cuerpo sobre la pierna operada.

La duración de la rehabilitación tras una operación de menisco por artroscopia es menor que en las cirugías convencionales, pero tiene mucho que ver el empeño y la intensidad con la que se realicen los ejercicios de rehabilitación.

Una vez completada la rehabilitación el paciente podrá volver a practicar deporte sin ningún problema, pudiendo empezar a caminar sin ayuda a las pocas semanas después de la cirugía.

¿Qué ventajas tiene la operación de menisco por artroscopia?

La principal ventaja de la operación de menisco por artroscopia es la solución o reparación del menisco dañado, permitiendo al paciente recuperar una vida normal sin dolor y volver a practicar deporte. Pero además, el uso de una técnica de mínima invasión como es la artroscopia, tiene la ventaja añadida de que la recuperación postoperatoria es mucho menor que en las convencionales al mismo tiempo que se reduce también la estancia hospitalaria.

Para obtener más información sobre la operación de menisco por artroscopia, pincha en el siguiente enlace:

Conoce más sobre la artroscopia de menisco

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 04-06-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso