Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia. Tipos de cirugía de rodilla (II)

04-06-2014
Reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia. Tipos de cirugía de rodilla (II)
Valora esta Noticia:

La rodilla es la articulación del cuerpo que más sufre al soportar el peso del cuerpo.

La rotura de ligamentos cruzados es una lesión común en el deporte, siendo la cirugía de reconstrucción la única opción en la gran mayoría de los casos.

La reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia es la técnica más utilizada hoy en día gracias a sus ventajas en recuperación.

Las personas tenemos más de 300 articulaciones en todo el cuerpo, 360 para ser más exactos, siendo la articulación de la rodilla la que más sufre a diario al soportar todo el peso del cuerpo. Por ello, es también la articulación que más probabilidades tiene de lesionarse o desgastarse sobre todo al practicar deportes en los que hay muchos cambios de ritmo o dirección como el fútbol, el baloncesto, rugby, etc.

A lo largo de la vida de una persona, hay varias lesiones o patologías que puede sufrir, como son por ejemplo la rotura de ligamentos y de menisco o por otra parte enfermedades degenerativas como la artrosis que causan deformación y dolor, requiriendo casi con total seguridad una prótesis de rodilla.

Solicitar cita con un especialista en problemas de rodilla

La rotura de ligamentos cruzados suele producirse durante la práctica de deportes aunque puede producirse por otro tipo de causas. Junto con la rotura de meniscos es la lesión deportiva de rodilla más común del deporte.

¿Qué son los ligamentos cruzados?

Los ligamentos son una banda de tejido conjuntivo muy resistente y elástico que se encuentran en las articulaciones conectando los diferentes huesos que las forman aportando la estabilidad necesaria para que la rodilla no “baile”.

En la rodilla encontramos numerosos ligamentos, pero tan sólo hay dos ligamentos cruzados, el ligamento cruzado anterior (LCA) y el ligamento cruzado posterior (LCP). Estos ligamentos son a su vez los que se lesionan con más facilidad.

El ligamento cruzado anterior (LCA) se encuentra en la parte central de la rodilla y es el que más sufre durante deportes como el fútbol.

El ligamento cruzado posterior (LCP) este ligamento también está situado en el centro de la rodilla pero cumple una función diferente. Su lesión es menos común que la del ligamento cruzado anterior y en algunos casos es posible su regeneración sin cirugía.

Rotura del ligamento cruzado anterior

¿Qué función tienen los ligamentos cruzados en la rodilla?

Los ligamentos tienen como finalidad conectar los diferentes huesos que conforman las articulaciones para aportar la estabilidad necesaria para un correcto movimiento articular.

Los ligamentos cruzados de la rodilla evitan la separación entre tibia y fémur, estabilizando la rodilla y limitando los movimientos de rotación interna de la rodilla, pero además cada uno tiene una labor específica en el funcionamiento de la articulación:

En el caso del ligamento cruzado anterior, su función es la de controlar la rotación y el movimiento hacia delante de la tibia (el hueso de la espinilla), mientras que el ligamento cruzado posterior tiene la función de controlar el movimiento hacia atrás de la misma.

La estabilidad de la rodilla se ve reforzada en gran medida por los músculos, por lo que es muy importante mantener una musculatura fuerte en la zona de la rodilla si se realizan deportes como el fútbol, razón por la que últimamente se le da gran importancia para prevenir las lesiones.

¿Cómo se produce la rotura de ligamentos cruzados?

La lesión de rotura de ligamentos cruzados es una de las lesiones más comunes en el mundo del deporte, pero no sólo puede producirse en este ámbito. Otra de las formas en las que se fracturan los ligamentos es a causa de accidentes de tráfico, sobre todo de moto. A pesar de que la rotura de ligamentos cruzados, ya sea el posterior como el anterior, puede producirse de diversas formas, cada uno de ellos tiene más propensión a romperse en diferentes ámbitos:

Rotura del Ligamento cruzado anterior

Este ligamento suele romperse con más frecuencia, sobre todo durante la práctica de deportes en los que es muy común realizar cambios bruscos de dirección, sometiendo la rodilla a un estrés muy elevado. En estos casos, todo el cuerpo gira cambiando de dirección mientras que el pie se queda clavado en el suelo.

Ligamento cruzado anterior, imagen

También es posible que esta torsión excesiva de la rodilla se debe a un golpe o entrada de un contrario, el bloqueo de la pierna al esquiar o hacer snowboard e incluso si se aterriza mal después de un salto.

Del mismo modo, también es posible una rotura de este ligamento tras accidentes de moto por ejemplo.

Rotura de ligamento cruzado posterior

Este ligamento es bastante más difícil de romper que el ligamento cruzado anterior, pero aun así puede ocurrir. La rotura de este ligamento durante la práctica deportiva es más complicada ya que debería producirse un golpe muy fuerte en la parte delantera de la pierna.

La rotura del ligamento cruzado posterior suele producirse en accidentes de tráfico en los que la parte delantera de la rodilla choca contra el salpicadero. Al intentar amortiguar el golpe, se rompe.

¿Cuáles son los síntomas de la rotura de ligamentos cruzados?

Los síntomas de una rotura de ligamentos cruzados son parecidos a los de una rotura de menisco, por lo que en todos los casos es necesario que un médico realice un diagnóstico de la articulación para conocer tanto el tipo de lesión como el alcance de la misma. De todos modos, a continuación enumeramos los síntomas característicos de la rotura de ligamentos cruzados:

  • En el momento de la rotura, la persona nota un chasquido en el interior de la articulación continuado de un fuerte dolor en la misma.
  • Existen dificultades para apoyar la pierna y caminar.
  • Se tiene la sensación de que la rodilla es inestable.
  • En muchos casos, aparece un hematoma en la zona durante las 24 horas siguientes.

Tras la rotura, la persona tiende a mantener la articulación semiflexionada, lo que implica que al poco tiempo se produzca inflamación en la zona. Por ello, se recomienda que la exploración de la rodilla para determinar si se trata de una lesión u otra se realice inmediatamente después de que se produzca

La operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia paso a paso

La cirugía de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia es una intervención mínimamente invasiva con la que el cirujano puede reconstruir el o los ligamentos afectados sin tener que realizar una cirugía abierta en la rodilla. Esto conlleva una serie de ventajas postoperatorias muy importantes, como es la reducción de los tiempos de recuperación y estancia hospitalaria. Previamente a llevar a cabo la intervención, al igual que en cualquier otro procedimiento quirúrgico, es necesario llevar a cabo un preoperatorio con el paciente para determinar el alcance de la lesión, su estado de salud y la anestesia que se utilizará durante el proceso.

Preoperatorio de la operación de reconstrucción artroscópica de ligamentos cruzados

Cuando se ha determinado que se trata de una rotura de ligamentos cruzados en lugar de alguna lesión meniscal mediante exploración física, se proceden a realizar una serie de pruebas diagnósticas para determinar cuál es el alcance de la lesión. Esto se lleva a cabo para descartar que la lesión sea todavía más grave afectando otros ligamentos o los meniscos e incluso que pueda haber afectado a los huesos o demás elementos de la articulación.

Para conocer toda esta información, la prueba más efectiva y común es la resonancia magnética, ya que permite ver el interior de la rodilla perfectamente.

Una vez realizada la prueba, el paciente acude a la consulta con el cirujano especialista para valorar la lesión. En el caso de que se haya producido un desgarro, es probable que con un tratamiento conservador pueda conseguirse regenerar el ligamento y evitar su rotura, pero si se produce la rotura, la única opción es la reconstrucción quirúrgica del ligamento.

En el caso de que se determine llevar a cabo la intervención, el cirujano le explicará cuidadosamente todo el procedimiento al paciente y contestara todas y cada una de las dudas que éste pueda tener. Tras ello, se establecerá un día para el preoperatorio y otro para la intervención.

Operación de reconstrucción de ligamentos cruzados

Durante el preoperatorio, se someterá al paciente a diversas pruebas para determinar su estado de salud, como por ejemplo el electrocardiograma o la analítica. Además, durante el preoperatorio el paciente tendrá una consulta con el anestesista donde se concretará la anestesia que se utilizará en la intervención. Esto se realiza mediante el estudio de la historia del paciente por parte del anestesista, así como una serie de preguntas sobre los hábitos de vida del paciente (fumar, deporte, etc). Con estos datos, el anestesista preparará una anestesia específica para el paciente.

La intervención de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia

Para llevar a cabo este procedimiento quirúrgico es necesario el ingreso hospitalario del paciente. Éste puede realizarse el mismo día, en el caso de que la intervención sea por la tarde, o la noche anterior en el caso de que la operación sea por la mañana.

Al llegar al hospital, el paciente debe presentar todos los documentos concernientes a la cirugía en administración para realizar el ingreso. Después de ello, se le llevará a su habitación donde permanecerá hasta el momento de la operación.

Llegado el momento, se acompañará al paciente a una sala donde se le instará a quitarse la ropa, joyas y cualquier elemento metálico que lleve encima para después ponerse una bata y unas zapatillas de quirófano. A continuación entra dentro del quirófano y se coloca en la camilla como el cirujano le indique.

En el quirófano estarán el cirujano, un enfermero y el anestesista, que controlará las constantes vitales del paciente durante todo el procedimiento para evitar cualquier contratiempo.

La anestesia que se utiliza en la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia es general, por lo que el paciente dormirá durante toda la cirugía y no recordará ni sentirá nada.

Cuando la anestesia haya hecho efecto, el cirujano procederá a desinfectar la zona de la rodilla lesionada. En el caso de que haya un exceso de vello, se procederá a rasurarlo. A continuación se llevarán a cabo 3 ó 4 pequeñas incisiones.

Para mejorar la visión del cirujano a través del artroscopio, se introduce una cánula en el interior de la rodilla con la que se inoculará líquido seroso en el interior de la cavidad articular. Con ello se consigue eliminar cualquier líquido turbio, se mejora la visión y maniobrabilidad del cirujano y por lo tanto, se puede llevar a cabo una intervención mucho más precisa.

Cirugía de reparación de ligamentos cruzados

El artroscopio, que es una minicámara con una luz conectada a un monitor a través de fibra óptica, se introduce en el interior de la rodilla. A través de él, el cirujano puede observar con nitidez en el monitor el interior de la rodilla, evitando así una cirugía abierta.

Para llevar a cabo la reconstrucción de ligamentos cruzados es necesario el injerto de un nuevo ligamento. Este injerto puede ser de dos tipos dependiendo de quién sea el donante:

  • Autoinjerto: Se hace uso de tejido propio del paciente obtenido a partir de tendones de la rótula o la parte posterior de la rodilla.
  • Aloinjerto: Se utiliza tejido obtenido de cadáveres, lo que permite al paciente evitar los efectos secundarios de perder parte de sus tendones. Los resultados son similares en ambos tipos de injerto.

Este injerto es introducido en la cavidad articular a través del resto de incisiones realizadas junto con el instrumental quirúrgico necesario para realizar la intervención.

La fijación del tendón en los huesos se lleva a cabo utilizando un tornillo quirúrgico que con el tiempo acabará siendo cubierto por el hueso formando parte del mismo.

Una vez el cirujano ha colocado el ligamento en su lugar, extrae el instrumental, el artroscopio y el líquido seroso. Tras ello, sutura las incisiones y coloca una venda en la rodilla.

Por último, se lleva al paciente a la sala de reanimación, lugar donde permanecerá hasta que sus constantes vitales vuelvan a la normalidad.

La duración de la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia es aproximadamente de entre 30 y 90 minutos.

Hoy en día es posible realizar la intervención de reconstrucción de ligamentos por artroscopia utilizando la tecnología 3D. El cirujano observa el interior de la rodilla con unas gafas 3D en el monitor, lo que le permite percibir mejor la profundidad y por lo tanto mejora la seguridad para el paciente.

Reconstrucción de ligamentos cruzados

¿Cuánto tiempo dura la recuperación tras la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia?

Una vez finalizada la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia, el paciente permanece en la sala de reanimación el tiempo que sea necesario hasta que despierte de la anestesia y sus constantes vitales estén normalizadas. Tras ello, se lleva al paciente a su habitación, donde permanecerá entre 1 y 2 días, aunque en muchos casos el paciente puede abandonar el hospital el mismo día de la cirugía.

Durante la estancia hospitalaria, el equipo de enfermería le explicará cómo debe llevar a cabo el cuidado de la herida para evitar infecciones. También le darán algunas instrucciones de cómo hacer la rehabilitación y es posible que le receten medicamentos para el dolor y la inflamación.

La rehabilitación tras una operación de reconstrucción de ligamentos cruzados debe iniciarse inmediatamente tras la cirugía para evitar que se atrofien los músculos y recuperar la movilidad mucho antes. Es importante el fortalecimiento de los músculos que rodean la rodilla, ya que éstos colaboran en la estabilidad de la articulación. La recuperación total puede tardar en conseguirse de 2 a 6 meses, dependiendo de la intensidad con la que se lleve a cabo la rehabilitación, aunque lo normal es poder caminar sin ayuda a lo largo del primer mes de postoperatorio.

Solicitar cita con un especialista en problemas de rodilla

El tiempo para volver al trabajo varía dependiendo de la actividad laboral. En el caso de trabajos sedentarios o de oficina se puede volver durante el primer mes tras la operación, mientras que si se trata de trabajos de esfuerzo habrá que esperar un poco más. Según el caso de cada paciente, el médico le dirá cuando es el momento.

Una vez finalizada la rehabilitación, el paciente puede volver a practicar deporte sin problema, aunque será importante trabajar mucho la musculatura de las piernas para evitar cualquier posible recaída.

¿Qué ventajas tiene la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia?

La ventaja más importante de cualquier cirugía es la solución del problema. En el caso de la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia, además de solucionar el problema médico, también existen ventajas añadidas en materia de recuperación.

Gracias al uso de la técnica de la artroscopia, el cirujano no necesita abrir completamente la rodilla para solucionar el problema por lo que el tiempo de estancia hospitalaria y de recuperación postoperatoria es mucho menor.

Para obtener más información sobre la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia, pincha en el siguiente enlace:

Reconstrucción de ligamentos cruzados

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 04-06-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.649 €
Financiación 
desde 226 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso