Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hernia Inguinal laparoscópica

11-06-2014
Hernia Inguinal laparoscópica
Valora esta Noticia:

Se estima que 1 de cada 30 habitantes del mundo sufrirá la aparición de una hernia inguino-crural en algún momento de su vida.

El diagnóstico de una hernia se realiza principalmente a través de una buena historia clínica y la exploración física.

Con la cirugía laparoscópica conseguimos reducir el dolor, minimizar el tiempo de hospitalización, más comodidad postoperatoria y menor tiempo de recuperación.

Llamamos hernia inguino-crural a la protusión abdominal de un saco que puede contener en su interior material intestinal o no y que se encuentra revestido de peritoneo (capa de material graso-seroso de gran resistencia a la tracción que envuelve, ejerciendo una función de protección y sujeción, al intestino delgado y grueso), a través de una capa muscular y aponeurótica de la pared abdominal.

Llamaremos hernia inguinal si la protusión del saco herniario se produce a través del orificio abdominal musculopectíneo (debilidad del músculo pectíneo que es más susceptible de provocar un proceso herniario y que es aquel que transcurre a groso modo entre la cadera y el pubis) y llamaremos hernia crural si el saco herniario protuye a través de la fascia transversalis, localizándose mucho más cercano a la pierna que la hernia inguinal.

Solicitar una cita con un especialista en hernia inguinal

Las hernias inguinales son mucho más frecuentes que las crurales, en una relación 7:1; se estima que 1 de cada 30 habitantes del planeta va a sufrir la aparición de una hernia inguino-crural en algún momento de su vida. En España se estima una incidencia de intervenciones quirúrgicas para reparar cualquier hernia inguino-crural de unas 16 por cada 10.000 habitantes. La hernia inguinal es mucho más frecuente en hombres que en mujeres (12:1) y las hernias crurales más frecuentes en mujeres que en hombres (3:1).

La hernia inguino-crural se puede clasificar según criterios anatómicos o por su presentación clínica: por sus criterios anatómicos podríamos decir que hay 3 tipos de hernias inguino-crurales (hernia inguinal indirecta que es cuando el saco herniario sale por el orifcio muscular pero en lugar de protuir hacia la piel discurre hacia el escroto a través del canal inguinal, la hernia inguinal directa en la que el saco herniario sale a través de la pared posterior y no discurre ni se dirige hacia le escroto y la hernia crural que es aquella que sale a través del orificio crural) y por sus criterios clínicos que las podemos clasificar como hernia primaria, hernia recidivada, hernia incarcerada, hernia reducible y hernia estrangulada.

Operación de hernia inguinal por laparoscopia

El diagnóstico se realiza principalmente a través de una buena historia clínica y la exploración física que consigue detectar con gran exactitud el tipo de hernia inguinal en el que nos encontramos.

Todos los tipos de hernia deben ser intervenidos quirúrgicamente para encontrar la solución defintiva. Es preferible en todos los casos que la intervención se realice de forma programada ya que en caso de cirugía urgente por hernia incarcerada, ésta se ha asociado a una mayor tasa de hospitalización y de complicaciones importantes. A día de hoy hay una gran cantidad de intervenciones diferentes y de técnicas abiertas o laparoscópicas con las que abordar la reparación de estas hernia inguinales, aunque actualmente no se han hallado diferencias significativas entre técnicas de cirugía abierta o técnicas de cirugía laparoscópica.

Con la cirugía laparoscópica conseguimos una menor tasa de dolor desde un principio, un importante descenso de la incomodidad postoperatoria y disminución de la tasa de tiempo de hospitalización así como del tiempo de recuperación. Generalmente suelen permitir una fácil reparación de la hernia recidivada y de la hernia bilateral con un evidente mejor resultado estético.

Otro detalle muy importante a favor de este tipo de técnica es que reduce de manera clara el riesgo de recidiva de la hernia inguinal, sobre todo por el uso de prótesis inguinales que ayudan a sustentar la reparación de la debilidad muscular que ha provocado la hernia inguinal.

Conoce más sobre la operación de hernia inguinal por laparoscopia

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 11-06-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso