Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Síntomas del hidrocele testicular

4.6 (92%) 438 votos
24-07-2014
Síntomas del hidrocele testicular
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Los síntomas del hidrocele testicular pueden ser dolor o infección, aunque en ocasiones puede ser síntoma de cáncer testicular.

Uno de los síntomas del hidrocele testicular más común es el aumento del tamaño del testículo si lo comparamos con el testículo opuesto.

Para eliminar los síntomas del hidrocele testicular la opción definitiva es la intervención quirúrgica.

¿Qué es un hidrocele testicular?

Un hidrocele testicular es la acumulación de líquido seroso entre dos de las capas de un tejido que envuelve al testículo que conocemos como túnica vaginalis. La túnica vaginalis es la última capa de todas las que rodean al tejido testicular, es de características finas y se encarga de permitir el movimiento del testículo dentro de la bolsa escrotal.

Anatómicamente podemos dividir las capas que forman la bolsa escrotal de fuera a dentro hasta llegar al testículo de la siguiente manera: escroto, el músculo dartos, una capa de tejido seroso, un músculo que denominamos cremáster, otra fina capa de tejido seroso y, finalmente la túnica vaginal del testículo.

¿Cuántos tipos distintos de hidrocele podemos encontrar?

Morfológicamente todos los hidroceles testiculares forman un conjunto común que cumple las mismas características, todos son masas de acumulación de líquido seroso entre una de las capas que envuelven al testículo, lo que pude ser distintos entre cada uno de ellos y que nos sirven para diferenciarlos entre si son las variantes de tamaño y el origen propiamente dicho del hidrocele testicular.

Solicita consulta inmediata, gratuita y sin compromiso con un especialista en hidrocele

Desde un punto de vista del tamaño podemos clasificar a los hidroceles en pequeño, si son menos de 300 ml, moderado si son colecciones de líquido que se encuentran entre 300 y 600 ml y grandes si son mayores de 600 ml. En ocasiones se pueden encontrar hidroceles que son capaces de acumular hasta un litro de líquido o más en el interior de la bolsa escrotal.

Desde un punto de vista del origen en la formación del hidrocele testicular podemos encontrar hidroceles primarios, que son aquellos que se forman en la edad adulta y cuyo mecanismo de acción tiene más que ver con una alteración entre la secreción y la reabsorción por parte del tejido de la túnica vaginal. Podemos encontrar también hidroceles testiculares secundarios a patología inflamatorias e infecciosas previas que provocan una desestructuración de la organización normal de las capas del testículo y producen una obstrucción que permite la acumulación del líquido formando el hidrocele testicular. Y, por último, podemos encontrar hidroceles testiculares congénitos que se producen por mantenimiento de un conducto llamado peritoneovaginal que mantiene una comunicación entre el interior del testículo y la cavidad intraabdominal.

Imagen de hombre con hidrocele testicular

¿Cuáles son los síntomas de hidrocele testicular?

El hidrocele testicular presenta una sintomatología muy inespecífica en la mayoría de las ocasiones. El punto de partida habitual para un paciente que sufre de hidrocele testicular es que acuda a la consulta de un urólogo o de un médico de atención primaria por la presencia de una masa o de un aumento de tamaño de uno de sus testículos en comparación con el contralateral.

Por tanto, podemos decir que los síntomas de hidrocele testicular de forma general suelen ser poco llamativos. El síntoma por excelencia es la aparición de un aumento del tamaño de un testículo comparado con el contrario.

Dolor e hidrocele

El dolor como síntoma de hidrocele testicular suele presentarse en menos del 10% de los hidroceles testiculares. Suele asociarse a la presencia de una gran colección de líquido en el interior de la bolsa escrotal. El dolor suele aparecer como síntoma de hidrocele testicular con hidroceles mayores de 600cc y está muy relacionado con el peso que debe sujetar la bolsa escrotal y cada una de sus capas sobre todo en determinadas posturas como es la bipedestación.

Infecciones e hidrocele

La aparición de infecciones como síntomas de hidrocele testicular no es lo más habitual. Al contrario, en la mayoría de los casos que se documenta relación entre inflamación o infección e hidrocele testicular suele ocurrir primero el proceso infeccioso e inflamatorio y como consecuencia de alteraciones en la estructura del parénquima testicular formarse la desestructuración de los tejidos y producirse el bloqueo de la salida del líquido seroso que se produce de forma natural en el testículo y como consecuencia, la formación de hidrocele testicular.

En general los procesos más frecuentes que se asocian a aumentar el riesgo de padecer hidrocele suelen ser: epididimitis, orquiepididimitis, torsión testicular entre otros.

Paciente con hidrocele testicular

Cáncer e hidrocele

El cáncer testicular es un cáncer moderadamente frecuente entre los hombres que sufren cáncer en general. En estudios científicos realizados en los últimos tiempos se ha determinado que al menos un 10% de los hidroceles suelen asociarse a cáncer testicular como síntoma del mismo. Esta asociación tiene que ver con la propia formación de tejido canceroso y su extensión en el interior del testículo o de algunas de sus partes. Por ello, la realización de un diagnóstico diferencial por parte del médico o del especialista lo más riguroso posible siempre debe de descartar la presencia de una posible afectación tumoral por parte del testículo.

¿Cómo se diagnostica un hidrocele testicular?

El diagnóstico de hidrocele testicular generalmente suele ser clínico y suele realizarse durante una correcta anamnesis y exploración física exhaustiva. En la primera consulta ya es posible aclarar el diagnóstico de hidrocele con un porcentaje muy alto de certeza de que es el diagnóstico correcto.

Generalmente el hidrocele testicular es una masa voluminosa, en ocasiones puede ser multilobulada, no doloroso a la palpación y en la que se delimita correctamente su extensión y circunferencia y es posible diferenciar correctamente el resto de estructura que forman parte de la bolsa escrotal y del testículo. La translucencia del hidrocele con una linterna o fuente de luz con la consulta en penumbra suele ser una exploración casi definitiva de diagnóstico de hidrocele.

En determinadas ocasiones, sobre todo si el hidrocele es crónico, puede tenerse dudas respecto al diagnóstico. Cuando ocurren estas situaciones la ecografía testicular suele ser la prueba definitiva que nos ayudará en el diagnóstico diferencial y nos confirmará nuestras sospechas.

Cirugía de hidrocele testicular

¿Cuál es el tratamiento para un hidrocele testicular?

El mejor tratamiento para un hidrocele testicular es la intervención quirúrgica. La operación para la resolución de un hidrocele testicular suele ser el arma terapéutica que solucione de forma definitiva la presencia de esta patología en un mismo tiempo terapéutico. La operación de un hidrocele testicular es relativamente sencilla y no dura más de 30-40 minutos. Se trata de realizar una incisión en la bolsa escrotal previa anestesia generalmente regional. El cirujano debe avanzar disecando a través de las capas de la bolsa escrotal que hemos comentado antes hasta llegar a la túnica vaginalis extrayendo el líquido y suturando la zona de incisión para resolver la anomalía estructural del testículo. El postoperatorio de este tipo de intervención es rápido y sencillo pudiendo volver el paciente a su domicilio a las 24h. de la intervención por norma generaly recuperando su ritmo habitual de vida diaria en 6-7 días.

Operación de hidrocele testicular

Existen otras variantes terapéuticas para intentar resolver un hidrocele testicular. Una de ellas es la aspiración mediante una inyección del contenido del hidrocele. Esta medida no es definitiva causando una recidiva del problema en un gran porcentaje de los casos. Es una técnica sencilla y que se puede hacer de forma ambulatoria con muy poco tiempo de intervención aunque está asociada a una serie de complicaciones como podrían ser infecciones testiculares o hematomas moderados-severos.

Otra alternativa es la infiltración de sustancia esclerosantes entre las dos capas de la túnica vaginalis que forman y ocasionan el hidrocele. Esta administración de sustancia esclerosantes suele producir una alteración de estas estructuras haciendo que disminuya el espacio entre ellas y evitando la acumulación de líquido. Aunque en los últimos tiempos se está volviendo a poner en alza entre algunos sectores urológicos, suele ser una técnica que no se resuelve en una sola intervención siendo necesario más de un tiempo terapéutico directamente proporcional al tamaño del hidrocele. Esta técnica está contraindicada en pacientes jóvenes con deseos genésicos ya que puede asociar problemas de infertilidad como complicación.

Solicita consulta inmediata, gratuita y sin compromiso con un especialista en hidrocele

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 24-07-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Urología Urología
Hidrocele tratamiento quirúrgico

Hidrocele tratamiento quirúrgico

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.989 €
Financiación 
desde 97 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso