Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Tratamiento de hemorroides

4.7 (94%) 439 votos
28-07-2014
Tratamiento de hemorroides
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Se considera que las hemorroides afectan o afectarán a entre un 50% y un 80% de la población a lo largo de su vida, aunque solo el 10% se someterá a una cirugía de hemorroides.

Existen numerosos tratamientos para las hemorroides, dependiendo de su gravedad, pero el único definitivo es la intervención quirúrgica de hemorroides.

El diagnóstico de unas hemorroides internas se realiza por un especialista en la consulta a simple vista.

Conociendo las hemorroides y su incidencia en la población

Las hemorroides son las dilataciones patológicas en forma de variz de los plexos vasculares (que contienen venas y arterias de pequeño tamaño) que irrigan y nutren al canal anal. El canal anal es una porción del intestino que se encuentra entre el ano y el recto midiendo apenas unos cuantos centímetros de longitud. Coloquialmente se las suele conocer como almorranas.

Se considera que entre un 50% y un 80% de la población ha sufrido, sufre o sufrirá un episodio de crisis hemorroidal aguda, de ellos sólo un 10% resolverá su problema mediante la intervención quirúrgica. Eso se debe a que un gran porcentaje de la población sufre episodios frecuentes de crisis hemorroidales agudas pero no se anima a dar el paso de solucionar de forma permanente esta patología mediante la intervención quirúrgica, único método que puede solucionarlas de forma definitiva.

¿Cuántos tipos de hemorroides o almorranas existen?

Desde un punto de vista de la situación, localización y del origen de las hemorroides o almorranas, podemos clasificarlas en 2 tipos: hemorroides externas y hemorroides internas. Son éstas últimas las que más frecuente se producen dando la clínica que describiremos más adelante.

Solicita una consulta gratuita e inmediata con uno de nuestros especialistas

Dentro del grupo de hemorroides internas distinguimos 4 subgrupos según su sintomatología o clínica: GRADO I, la hemorroide interna no se prolapsa a través del ano; GRADO II, la hemorroide interna o almorrana prolapsa o sale a través del ano pero es capaz de volverse a meter dentro del canal anal por si misma; GRADO III, la hemorroide interna o almorrana protruye a través del ano con los esfuerzos en la defecación o maniobras de Valsalva moderadas o intensas y sólo es capaz de reducirse o meterse hacia el interior del canal con ayuda manual del paciente o del profesional sanitario; GRADO IV, la hemorroide interna prolapsa a través del canal anal pero no es capaz de reducirse ni siquiera mediante una reducción manual.

¿Cuál es la sintomatología habitual de las hemorroides?

La sintomatología habitual por el cual un paciente acude a la consulta con el médico de familia o con el cirujano general es la de dolor durante la defecación. Es característico que las hemorroides que protuyan a través del ano y que no se puedan reducir de forma espontánea (Grado III y IV) puedan estrangularse un poco con el esfínter anal y volverse más rojas y dolorosas al tacto y durante la defecación. Esto se produce por la compresión del plexo vascular que forman las hemorroides internas impidiendo que la sangre fluya normalmente a través de ellos y haciendo que ese estancamiento vascular provoque daño en el tejido y el característico dolor.

La presencia de sangrado rectal a través de la hemorroide interna es también un síntoma muy frecuente asociado a la crisis hemorroidal aguda ya que debido a la protusión de las almorranas y al paso de las heces con la defecación se pueden producir pequeñas erosiones de la mucosa que sangran ya que están formados principalmente por el plexo vascular que hemos comentado anteriormente.

Foto de una operación de hemorroides

El estreñimiento es una característica muy particular de las crisis hemorroidales ya que esta alteración del ritmo intestinal normal que convierte a las heces en más compactas y duras es origen y consecuencia de este tipo de patologías. Es origen porque un hábito intestinal estreñido hace que el paciente deba ejercer más fuerza para conseguir evacuar las heces provocando que las hemorroides puedan aparecer con más facilidad. Y es consecuencia porque el dolor ocasionado cuando la crisis hemorroidal ya se ha establecido y el sangrado rectal hace que el paciente intente prolongar la acción de defecar lo máximo posible convirtiendo en más compactas todavía la consistencia de las heces.

El único tratamiento definitivo para las hemorroides internas de grado 3 y 4 es la intervención quirúrgica

En ocasiones y sobre todo si el problemas de las hemorroides internas es más prolongado en el tiempo o es crónico, es frecuente que la sensación de dolor o pesadez acompañe al paciente durante todo el día, haciéndose más evidente cuando el paciente camina o permanece sentado largo tiempo. La presencia de picor en el ano es también muy frecuente en los episodios repetitivos de hemorroides.

¿Cómo se diagnostican unas hemorroides internas o almorranas?

Las hemorroides internas se diagnostican principalmente mediante la inspección directa por parte del personal sanitario al cual se le consulta. Se coloca al paciente en posición genupectoral encima de la camilla y se observa el tamaño y aspecto de las hemorroides que protruyen. En caso de que sea posible se realiza una reducción manual. El tacto rectal no es una prueba diagnóstica como tal pero si le ayuda al personal sanitario a descartar otros procesos que puedan cursar con dolor o sangrado rectal como las fisuras anales o las fístulas en el ano.

Tratamiento de hemorroides

¿Cuál es el tratamiento de las hemorroides o almorranas?

El tratamiento de las hemorroides o almorranas cursa principalmente por dos tipos diferenciados entre si como son las medidas higiénico dietéticas y la intervención quirúrgica. Es importante resaltar que solo con la intervención quirúrgica de hemorroides internas se alcanza una solución definitiva al problema.

  • Las medidas higiénico dietéticas como parte del tratamiento para las hemorroides o almorranas son una serie de indicaciones que hay que realizar y que consiguen prevenir la reaparición de una crisis hemorroidal o tratar una crisis aguda. Este tipo de indicaciones terapéuticas de tratamiento sólo se recomiendan para los grados I y II. En primer lugar se recomienda la ingesta controlada de líquidos, asegurarse una adecuada hidratación hace que las heces que se generan en los intestinos de los seres humanos sean lo menos compactas y duras posibles haciendo que el paso a través del canal anal y del ano durante la defecación sea lo menos doloroso y lo menos traumático posible, haciendo que el paciente tenga que ejercer la menor presión abdominal posible.
  • Otro aspecto muy importante que hay que tratar siempre antes, durante y después de una crisis hemorroidal aguda es el estreñimiento. El estreñimiento tal y como hemos comentado anteriormente es el origen y la consecuencia de la formación de hemorroides aumentadas de tamaño. Una dieta rica en fibra impide el estreñimiento y controlar la prevención de nuevos episodios y alivia y recorta el tiempo de recuperación tras una intervención quirúrgica como tratamiento de hemorroides o almorranas.
  • Cuando el paciente presente una crisis hemorroidal aguda los baños con agua tibia ayudan al proceso de defecación al mismo tiempo que alivian el dolor que se produce durante las mismas y en momentos posteriores. El objetivo de estos baños de asiento es relajar el esfínter anal interno y permitir que la hemorroide o almorrana pueda reducirse de manera más sencilla.

Solicita una consulta gratuita e inmediata con uno de nuestros especialistas

  • Todos los productos en forma de cremas o pomadas que mezclan productos derivados de corticoides y/o analgésicos no se recomiendan de inicio como tratamiento de una crisis hemorroidal aguda. En caso de crisis muy dolorosas el paciente puede hacer uso de ellos ya que logran disminuir en parte el dolor durante el día aunque no se recomienda su uso más allá de 5-7 días. El problema principal con las cremas de corticoides que se aplican en la mucosa anal es que pueden provocar cambios en el tejido anal volviéndolo más fragil, aumentando el picor y la irritación y camuflar los signos de hemorroides de manera que el especialista pueda tener más dudas sobre el diagnóstico y retrasar el mismo.
  • La única medida definitiva para el tratamiento de las hemorroides o almorranas es la intervención quirúrgica. Con la intervención quirúrgica logramos la solución completa para este tipo de patologías. Dentro de la solución quirúrgica encontramos 2 tipos de procedimientos que destacan sobre los demás tanto por su frecuencia en la ejecución como por sus resultados finales. Las técnicas quirúrgicas son las siguientes: hemorroidectomía abierta (Milligan-Morgan) y la hemorroidectomía cerrada (Ferguson). No hay diferencias muy destacadas entre ambas intervenciones en cuanto a resultados finales y recuperación posterior por lo que la elección de una sobre otro depende más de criterios del cirujano que interviene y determinados aspectos o características del paciente.

Cirugías para el tratamiento de las hemorroides

En cirugía para el tratamiento de hemorroides o almorranas de tipo abierto o de Milligan-Morgan lo que se realiza es la disección del plexo hemorroidal vascular (que se prolapsa por el ano mediante unas pinzas quirúrgicas) y un bisturí eléctrico tras ligar el pedículo (parte final del plexo vascular que une a este con la pared del canal anal), dejando la herida sin suturar para que cierre por segunda intención en el interior del canal anal.

Tratamiento de hemorroides

En la técnica quirúrgica para el tratamiento de hemorroides o almorranas la cirugía es de tipo cerrado, la técnica de Ferguson. En este caso el procedimiento es muy similar a la técnica abierta, con extracción del plexo vascular hemorroidal mediante unas pinzas y la disección y extirpación de la variz hemorroidal pero con sutura final de la herida expuesta para que cierre de esta manera en el interior del canal anal.

La necesidad de anestesia regional o mediante sedación del paciente es igual de necesaria en ambas técnicas. La recuperación tras unas horas de observación en una sala de reanimación o como máximo 1 día de hospitalización es igual en ambas técnica quirúrgicas. Generalmente es posible que tras la intervención persistan durante unos días leves molestias a nivel anal y puede que en algunos pacientes se produzca un leve sangrado rectal que no debe asustarnos. En 2-3 días es posible la vuelta a las actividades ordinarias.

Ampliar información sobre las hemorroides

En la actualidad existen otras medidas terapéuticas para el tratamiento de las hemorroides o almorranas que buscan extirpación de los plexos vasculares prolapsados sin la necesidad de intervención quirúrgica. Todas estas técnicas no han resultado obtener mejores beneficios en cuanto al resultado final en comparación con las intervenciones quirúrgicas. Las principales intervenciones de este tipo son las esclerosis hemorroidales, que buscan eliminar las varices mediante la inyección de sustancias que deforman la estructura vascular de las hemorroides hasta hacer que se caigan. Otro sistema es la colocación de bandas elásticas en los pedículos de los plexos vasculares que forman las hemorroides, como hemos explicado anteriormente, buscando disminuir el flujo sanguíneo que llega a los plexos haciendo que se atrofien y se rompan.

Otra técnica es la fotocoagulación con láser de las hemorroides o, también la crioterapia, que busca mediante la quemadura por frio necrosar la variz hemorroidal para que posteriormente pueda caerse de las paredes del canal anal.

Todas estas intervenciones se pueden realizar desde el grado I hasta el III, parece que por encima de todas destaca la colocación de bandas elásticas por encima del resto aunque de forma clara presentan peores resultados que la intervención quirúrgica abierta para el tratamiento de las hemorroides o almorranas.

Descarga gratis nuestro libro sobre hemorroides

Si quieres conocer todo sobre las hemorroides y los problemas asociados a las mismas, puedes descargarte nuestro libro gratuito sobre las hemorroides, desde su aparición hasta su solución mediante tratamientos conservadores o quirúrgicos, puedes hacerlo rellenando el formulario a continuación:

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 28-07-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hemorroides (extirpación)

Hemorroides (extirpación)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.950 €
Financiación 
desde 95 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso