Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hemorroides sangrantes, síntomas y tratamiento

04-08-2014
Hemorroides sangrantes, síntomas y tratamiento
Valora esta Noticia:

Los síntomas de las hemorroides sangrantes son practicamente los mismos que las hemorroides no sangrantes.

El sangrado de las hemorroides sangrantes varía dependiendo de la opresión sufrida por el esfínter anal, pudiéndo ser coagulado o líquido.

El único tratamiento definitivo para las hemorroides sangrantes es la operación de hemorroides.

¿Qué son las hemorroides sangrantes?

Antes de hablar de hemorroides sangrantes sería apropiado definir un poco más exactamente qué son las hemorroides, también comúnmente denominadas almorranas. Por hemorroides entendemos la dilatación en forma de bolsa o variz (como las que pueden aparecer en ambas piernas) de un conjunto de venas y arterias que se encuentran en el interior del ano. Estas dilataciones, bolsas o varices que forman las hemorroides no son más que el producto de un acúmulo de sangre que se produce por múltiples circunstancias y que en determinados momentos pueden ser capaces de salir al exterior a través del ano y producir los síntomas o signos que comentaremos más adelante.

Síntomas de las hemorroides sangrantes

Estas hemorroides al ser acumulaciones de sangre, tal y como hemos descrito anteriormente, pueden crecer de tamaño cuando por aumento de la densidad y dureza de las heces tenemos que realizar un esfuerzo importante a la hora de defecar. Al salir al exterior con el esfuerzo se quedan atrapadas y comprimidas por el esfínter interno del ano. Un esfínter es un tejido muscular que se encuentra de determinadas zonas del cuerpo humano y sirve, de forma controlada por las personas o de forma involuntaria, para ejercer una determinada fuerza en una localización concreta del cuerpo humano. En el caso del ano, el esfínter o tejido muscular, rodea al mismo en su parte más interior y es el encargado de impedir la salida de las heces o permitirla según el tejido se contraiga o permanezca laxo.

Solicita una consulta gratuita e inmediata con uno de nuestros especialistas

Cuando la hemorroide o almorrana sale al exterior y debido a una contracción del esfínter interno se colapsa o queda atrapado, se produce una acumulación de sangre en la hemorroide haciendo que crezca de tamaño y produzca el característico dolor que todos los pacientes que sufren de esta patología son capaces de reconocer.

Si la acumulación de sangre cuando la hemorroide se queda atrapada en el exterior del ano no se resuelve en pocas horas es posible que con las siguientes defecaciones se pueda producir una fisura o irritación del tejido que las forma con el paso de las heces y producirse lo que conocemos como hemorroides sangrantes. El sangrado característico de las hemorroides cuando esto se produce es un sangrado vivo, de color rojo, no suele estar mezclado con las heces y no forma coágulos. En la mayoría de los casos el paciente no percibe sangre hasta que no se limpia con el papel encontrándolo adherido al mismo.

Foto hemorroides sangrantes, síntomas y tratamiento

Si la presión del esfínter interno del ano prosigue en el tiempo y las hemorroides o almorranas no son capaces de volverse a introducir hacia el interior del ano es posible que la acumulación de sangre que hemos explicado antes produzca la formación de pequeños coágulos o trombos en el interior de las mismas. En este caso estaremos ante la presencia de hemorroides trombosadas.

En el caso de que el sangrado a través de las hemorroides sangrantes persista en el tiempo, aunque sea de pequeña cuantía, es posible que determinados tipos de personas puedan padecer periodos transitorios de anemia, por lo que suele ser necesario una valoración lo más rápida posible en este tipo de casos para poder solucionarlos de forma definitiva.

Otros síntomas de las hemorroides sangrantes

Las hemorroides sangrantes suelen presentar unos síntomas similares a las hemorroides que no sangran. En ambas coinciden en la aprición de dolor durante y después de cada defecación. El dolor es característico por la intensidad y por la forma de aparición. En ocasiones, sobre todo cuando hablamos de hemorroides crónicas, el dolor que se produce durante la defecación, que suele ser más intenso y de características lancinantes (como si te clavaran pequeñas agujas), pasa a dejar una sensación de pesadez en la zona del ano que suele prolongarse durante el día y puede, en ocasiones, acompañarse de prurito (o sensación de picor anal) que interfiere aún más en el día a día de las personas que padecen de hemorroides.

Paciente con hemorroides sangrantes

Generalmente las personas que padecen de hemorroides o almorranas padecen al mismo tiempo de estreñimiento, en la mayoría de las ocasiones el estreñimiento es previo a la presencia o detección de las hemorroides ya que interviene directamente en la formación de las mismas. Posteriormente a la aparición del cuadro de hemorroides, el dolor que se produce durante la defecación suele complicar el cuadro de estreñimiento complicando a su vez, el proceso de curación de las hemorroides.

¿Por qué el estreñimiento interviene en la formación de las hemorroides sangrantes?

El estreñimiento se define como la formación más compacta y dura del material de desecho que se produce tras la absorción de los alimentos y sustancias bioactivas durante su paso a través del intestino, tanto delgado como grueso y se produce por una disminución de la movilidad habitual de los intestinos. Es decir, es la formación de unas heces más duras, pequeñas, anchas y compactas.

Este tipo de heces provoca que los pacientes que padecen este tipo de síntomas necesiten realizar una mayor fuerza para poder evacuarlas. El tamaño y la dureza de las heces junto con el aumento de la fuerza defecatoria hace que la sangre venosa de esa parte del cuerpo humano se vaya acumulando en su parte más inferior. En este caso, la parte más inferior del ano son los plexos vasculares explicados anteriormente a partir de los cuáles se producen las hemorroides.

Tratamiento de hemorroides sangrantes

El tratamiento de las hemorroides sangrantes es muy parecido al de las hemorroides normales. Para empezar es muy importante seguir con unos consejos y medidas higiénico-dietéticas que ayudaran a que las hemorroides dejen de sangrar e incluso que puedan reintroducirse en el interior del ano de los pacientes que la padecen.

Ampliar información sobre las hemorroides

Esas medidas higiénico-dietéticas son:

  • Ingesta abundante aunque controlada de agua: mediante esta medida lo que se busca es lubricar de forma correcta las heces que se generan mediante la alimentación de manera que sean lo más blandas posibles.
  • Evitar el estreñimiento: en este caso y tal y como hemos explicado en el párrafo anterior es a la vez causa y síntomas de las hemorroides. Para mejorar este aspecto es necesario mantener una dieta saludable rica en fibra y realizar actividad deportiva diaria. El deporte o la actividad física, sea el que sea, favorece la motilidad o el movimiento del intestino del cuerpo humano, disminuyendo con ello la posibilidad de producirse estreñimiento.
  • Baños de asiento: esta medida que viene de tiempo atrás y que se ha venido utilizando durante generaciones, se ha demostrado que es eficaz para la eliminación del dolor que se produce con la defecaciones y para desinflamar las almorranas que estén acumulando sangre venosa en su interior. Al mismo tiempo producen un efecto de relajación sobre el esfínter interno consiguiendo que éste disminuya la presión que ejerce sobre la hemorroide o almorrana.
  • Limpieza tras cada defecación: es muy importante que todos los pacientes que sufran de hemorroides cuiden de forma extrema la limpieza de la zona anal ya que mantendrán la zona lo más aséptica posible disminuyendo la inflamación de la hemorroide.

Otro aspecto fundamental para el tratamiento de las hemorroides sangrantes suele ser iniciar una adecuada analgesia de la zona mediante fármacos o sustancias que alivien el dolor a la hora de la defecación, cuanto menos dolor padezca el paciente menos estreñimiento secundario al mismo se va a producir y menos contracción involuntaria del esfínter interno se va a presentar consiguiendo con ello un alivio parcial de los mismos.

Paciente intervenido de hemorroides sangrantes

La administración de pomadas o ungüentos que se prescriben o se compran en las farmacias y que presentan una combinación de anestésicos locales y corticoides no suele estar recomendado ya que los efectos secundarios de la administración repetitiva de sustancias tan potentes como los corticoides son más perjudiciales que los posibles beneficios que atesoran. En todo caso no deben administrarse más allá de 5 o 7 días y siempre como analgésico en momentos puntuales de mucho dolor de las hemorroides o almorranas.

El único tratamiento definitivo y con buenos resultados a largo plazo para tratar las hemorroides sangrantes es la intervención quirúrgica para solucionar el problema de las hemorroides o almorranas (hemorroidectomía). La operación de hemorroides se realiza en quirófano con anestesia local y sedación, pudiendo precisar en algunos casos particulares una anestesia locorregional más profunda pero que permite al paciente a poder volver a dormir a su domicilio en la gran mayoría de los casos. Este tipo de intervención permite erradicarlas desde su origen por lo que se considera el único procedimiento resolutivo a largo plazo.

Solicita una consulta gratuita e inmediata con uno de nuestros especialistas

Descarga gratis nuestro libro sobre hemorroides

Si quieres conocer todo sobre las hemorroides y los problemas asociados a las mismas, puedes descargarte nuestro libro gratuito sobre las hemorroides, desde su aparición hasta su solución mediante tratamientos conservadores o quirúrgicos, puedes hacerlo rellenando el formulario a continuación:

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 04-08-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hemorroides (extirpación)

Hemorroides (extirpación)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.950 €
Financiación 
desde 95 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso