Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Las hernias inguinales

08-08-2014
Las hernias inguinales
Valora esta Noticia:

Los síntomas de las hernias inguinales son principalmente la protuberancia del saco herniario y el dolor en contadas ocasiones.

Las hernias inguinales pueden ser de varios tipos según sus síntomas y las causas de su aparición.

El único tratamiento definitivo para las hernias inguinales es la intervención quirúrgica, siendo la más efectiva la hernioplastia.

¿Qué son las hernias inguinales?

Llamamos hernias inguinales o inguino-crurales a la protrusión o salida de un saco herniario recubierto de peritoneo a través de algunas de las capas de una región concreta del abdomen que llamamos región inguinal y que se palpa a través de la piel del mismo y dependiendo de su tamaño es posible que se vea a simple vista.

Saco herniario

Un saco herniario es una porción del intestino delgado o de la grasa que lo envuelve que sale o protruye por una zona más débil de la pared muscular del abdomen. Este saco herniario además de contener alguna porción del intestino o de la grasa que lo envuelve sale recubierto por una última capa de un tejido que recubre todo el abdomen que llamamos peritoneo.

Solicitar una cita con un especialista en hernia inguinal

La región inguinal

La región inguinal es la zona donde suelen aparecer la totalidad de las hernias inguinales. Esta zona del abdomen se encuentra entre el inicio de cada pierna a la altura de la cadera haciendo un triángulo que vaya por la zona inguinal hasta el pubis y en línea recta desde la zona más alta de la cadera hasta una línea imaginaria que dividiera el abdomen en dos mitades iguales.

¿Cómo se forman las hernias inguinales?

Las hernias inguinales aparecen debido a pequeñas zonas de debilidad en la zona inguinal del abdomen. Estas pequeñas zonas de debilidad son muy frecuentes y se presentan en la mayoría de los seres humanos, debiéndose a la falta de recubrimiento de zonas musculares y aponeuróticas en distintas partes del abdomen.

El mecanismo de producción de las hernias suele ser de dos formas:

  • Hernias inguinales de origen congénito: En este caso, las hernias inguinales aparecen desde el mismo momento del nacimiento de la persona, por tanto estaremos ante un defecto de una porción del abdomen que tiene su origen en la propia formación de la pared.
     
  • Hernias inguinales de origen adquirido: Otra posibilidad es que el origen de las hernias inguinales se produzca de forma adquirida, es decir debido a uno o múltiples traumas durante el desarrollo de la vida de la persona. La aparición de una hernia inguinal puede ser adquirida y aguda, si un esfuerzo concreto desencadena la aparición del saco herniario en la región inguinal; o adquirida e insidiosa o crónica, si la aparición del saco herniario y, por tanto, de la hernia inguinal es un proceso lento y constante. Este proceso insidioso o crónico suele pasar desapercibido hasta un momento concreto en el que el paciente nota la presencia de un bulto en la zona inguinal.

Las hernias inguinales

Síntomas de las hernias inguinales

Las hernias inguinales suelen detectarse y diagnosticarse por la presencia de un bulto en la zona inferior de la ingle muy cerca del escroto de los hombres y de la región pubiana en las mujeres (Mencionar que la aparición de hernias inguinales en mujeres es muy bajo, menos del 10%). Ese bulto generalmente no suele doler, aunque es posible que durante la realización de esfuerzos físicos concretos pueda aumentar de tamaño. En numerosas ocasiones ese bulto que el paciente se nota es capaz de aparecer y desaparecer durante varias veces al día o permanecer semanas y meses en ese estado.

En otras ocasiones, el bulto que representa al saco herniario o la propia hernia inguinal, aparece y el paciente no es capaz de reducirlo, es decir, no es capaz de empujar el saco herniario hacia dentro del abdomen para que se oculte. Cuando esto ocurre, es posible que el saco herniario se pueda inflamar y aumentar de tamaño, apareciendo con ello episodios de dolor intenso. En ese momento el paciente debe acudir a un médico, ya sea el médico de atención primaria como un cirujano especialista, para valorar si la hernia está incarcerada o estrangulada:

  • Las hernias inguinales incarceradas son aquellas en las que el saco herniario está compuesto por intestino y no se puede reducir de forma manual, quedando atrapada en el agujero de la hernia.
  • Las hernias inguinales estranguladas son como una hernia incarcerada sólo que además presenta un flujo sanguíneo inadecuado dificultando el intercambio de oxígeno y de sustancia entre los vasos sanguíneos y el tejido del saco herniario. Este proceso provoca que empiece a aparecer necrosis del tejido, provocando graves episodios de dolor intenso.

Operación de hernia inguinal

Diagnóstico de las hernias inguinales

El diagnóstico de las hernias inguinales es eminentemente clínico. El cirujano especialista que explora al paciente realiza un análisis visual en primer lugar, pudiendo localizar la hernia en el caso de que sea de un tamaño adecuado y visible.Posteriormente la palpación proporciona las características típicas de las hernias inguinales y permite vislumbrar si es una hernia inguinal reductible o no y si se acompaña de dolor.

En caso de duda la ecografía abdominal puede aportar o solucionar las dudas que la exploración básica pueda generar. En personas con un gran perímetro abdominal es posible que la ecografía abdominal no alcance el grado de sensibilidad necesario para poder discriminar una hernia inguinal simple de una hernia inguinal incarcerada, en esos casos puede ser necesario la realización de una tomografía abdominal computerizada (TAC abdominal).

¿Cómo se clasifican las hernias inguinales?

Las hernias inguinales se pueden clasificar según su disposición anatómica y por sus síntomas. Desde un punto de vista anatómico podemos dividir a las hernias inguinales en:

  • Hernias inguinales directas: es aquella hernia inguinal que protruye o se exterioriza a través del defecto de la pared abdominal.
  • Hernias inguinales indirectas: aquella hernia inguinal que asoma y aparece a través del orificio inguinal interno introduciéndose en el canal inguinal. Este orificio se encuentra muy cerca del escroto en el hombre y del pubis en las mujeres, se debe a una debilidad de la pared a ese nivel.
  • Hernias inguinales mixtas: aquella hernia inguinal que mantiene elementos de los dos grupos anteriores.

Desde un punto de vista clínico, las hernias inguinales pueden clasificarse en:

  • Hernias inguinales primarias: Son aquellas hernias que aparecen por primera vez
  • Hernias inguinales recidivadas: Se trata de aquellas que reaparecen tras someterse a una intervención quirúrgica para solucionarlas.
  • Hernias inguinales reductibles: Estas hernias son las que pueden reintroducirse en el interior de la cavidad abdominal.
  • Hernias inguinales incarceradas y hernias inguinales estranguladas: Las cuales hemos explicado algunas párrafos más arriba.

Durante la operación de reparación de hernia inguinal el cirujano especialista encargado de llevarla a cabo suele clasificar también la hernia según su tamaño, el tamaño del orificio herniario y otros aspectos clínicos y funcionales de la hernia inguinal.

Operación de hernia inguinal

¿Cuál es el tratamiento de las hernias inguinales?

El unico tratamiento definitivo para las hernias inguinales es la cirugía. Una vez que se ha producido una debilidad en la pared abdominal que permite que parte del contenido abdominal (formando el saco herniario, tal y como hemos explicado anteriormente) protruya o salga hacia la piel, es imposible que se reduzca y cierre por sí solo, siempre será necesario la realización de una intervención quirúrgica si queremos solucionar esta debilidad de la pared de forma permanente.

En las hernias inguinales pequeñas y que sean fácilmente reductibles, es posible que el paciente por la poca sintomatología que se produce elija no intervenirse. Eso es posible cuando las hernias inguinales son de un tamaño reducido ya que suele ser complicado que en estas formas de patología se pueden generar complicaciones severas o episodios de dolor intenso. Sin embargo, en todas aquellas hernias inguinales de tamaño medio o grande o que ya hayan sufrido un episodio de hernia incarcerada o estrangulada se aconseja la realización de una hernioplastia para solucionar el problema de forma definitiva.

Existen dos técnicas quirúrgicas utilizadas para el tratamiento de hernias inguinales:

  • Las hernioplastias: Son las intervenciones quirúrgicas en las que el cirujano especialista coloca una malla de material sintético en el defecto de la pared abdominal tras reducir (introducir hacia el interior de la cavidad abdominal) el saco herniario al interior.
  • La herniorrafia: Es la técnica mediante la cual el cirujano sutura o cierra mediante la colocación de puntos el defecto de la pared que ha provocado la salida del saco herniario al exterior.

La hernioplastia es la técnica que ha demostrado más efectividad a largo plazo por su menor número de recidivas (reaparición de la hernia inguinal), sobre todo en hernias de moderado o gran tamaño y en las hernias inguinales bilaterales (que aparecen en los dos lados a la vez), menor aparición de dolor tras la intervención y mejor y menor tiempo de reincorporación a las tareas cotidianas de los pacientes.

Más información sobre la operación de hernias inguinales

La hernioplastia principalmente se lleva a cabo por dos tipos de vías. Hernioplastia abierta o hernioplastia laparoscópica. La diferencia entre ambas radica en la forma de acceder al interior de la pared abdominal para poder colocar la malla sintética que servirá de bloqueo para que no se reproduzca de nuevo la hernia. Mediante la hernioplastia abierta el cirujano debe hacer una incisión en la pared abdominal y acceder disecando todas las capas de la piel hasta llegar al orificio herniario.

En la reparación de hernia inguinal laparoscópica el cirujano accede al interior de la cavidad abdominal mediante la introducción de unos instrumentos quirúrgicos en forma de telescopios de un grosor de unos 4-5 cm, que van incorporados a un potente equipo de cámara de video, y pinzas y demás instrumentos quirúrgicos de modo que con solo unas pequeñas incisiones en la pared abdominal el cirujano especialista es capaz de manipular y resolver las hernias inguinales sin necesidad de incisiones de tamaño considerable en la pared abdominal.

Solicitar una cita con un especialista en hernia inguinal

La diferencia entre una u otra intervención quirúrgica es prácticamente inexistente en cuanto a tasa de recidivas y dolor postoperatorio, siendo más evidente en favor de la hernioplastia laparoscópica la reincorporación a la vida normal de los pacientes intervenido por este método. La elección de uno u otro método depende de las características de cada hernia y del paciente, es posible que la hernioplastia laparoscópica esté contraindicada en algún tipo de paciente y sea posible en otros. 

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 08-08-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso