Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Reparación de hernia inguinal con malla quirúrgica

5 (100%) 465 votos
26-08-2014
Reparación de hernia inguinal con malla quirúrgica
  • Publicado: | Actualizado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:
​​

La reparación de una hernia inguinal puede realizarse mediante hernioplastia, con malla quirúrgica, o mediante herniorrafia, suturando el defecto herniario.

Una malla quirúrgica está hecha de biomateriales que pueden clasificarse según su porosidad y su capacidad de reabsorción.

La hernioplastia con malla quirúrgica es la técnica más utilizada para la reparación de hernias inguinales gracias a que las recidivas son menos frecuentes que en el caso de la herniorrafia.

¿Qué es una hernia inguinal?

Una hernia inguinal es una protrusión de parte del contenido de la cavidad abdominal a través de la pared del abdomen por la debilidad del tejido muscular o bien por el orificio  inguinal.

Las hernias inguinales se localizan, como bien indica su nombre, en la región inguinal, siendo ésta la zona que comprende un espacio del abdomen localizado entre la raíz de los miembros inferiores y un triángulo cuyo límite superior es una línea imaginaria que va desde la punta más alta de la cadera de uno de los lados hasta la línea media abdominal y cuyo lado medial se forma por la continuación de esa línea media hasta el pubis.

Una hernia inguinal consiste en la protrusión de parte del contenido intestinal a través de una zona debilidad de la pared muscular que recubre el abdomen.

Por otro lado, las hernias inguinales están conformadas por un saco herniario. En ese saco encontramos un conglomerado de tejidos cuyo denominador común es la formación en su parte más externa de un tejido que llamamos peritoneo. Este peritoneo es una delgada capa de tejido seroso que rodea todos los órganos del interior del abdomen.

Después de esa capa de peritoneo, el saco herniario puede estar formado por materia grasa (tejido lipoideo que rodea todos los órganos intrabdominales) y/o una asa intestinal. Los sacos herniarios pueden estar formados entonces por:

  • Grasa
  • Grasa junto con una parte más o menos grande de un asa intestinal, de intestino delgado, dependiendo del tamaño de la debilidad de la pared muscular o del orificio inguinal.

Tras llegar hasta este defecto mediante una incisión, o desde el interior si se realiza con laparoscopia, el cirujano reparará la debilidad de la pared abdominal haciendo uso de la malla quirúrgica, que hará la función de pared abdominal impidiendo la protrusión del contenido de la cavidad abdominal. 

Tipos de hernia inguinal

Las hernias inguinales tienen varias clasificaciones dependiendo del punto de vista desde el cual las analizamos.

Hernias inguinales según su localización

Si analizamos las hernias inguinales desde un punto de vista anatómico podemos encontrar:

  • Hernias inguinales directas, se trata de aquellos sacos herniarios que protruyen a través de una debilidad de la pared muscular. El orificio de la hernia se forma de manera artificial en la pared abdominal
  • Hernias inguinales indirectas, son aquellas que protruyen a través de un agujero anatómicamente normal como es el orificio inguinal
  • Hernias inguinales mixtas, son aquellas hernias inguinales que tienen componentes de las dos anteriores.

Hernias inguinales según su causa de aparición

Si analizamos y observamos a las hernias inguinales desde un punto de vista clínico encontramos:

  • Hernias inguinales primarias, son aquellas que aparecen por primera vez.
  • Hernias inguinales recidivadas, se trata de hernias que una vez operadas reaparecen.
  • Hernias inguinales reductibles, aquellas que tienen la capacidad de salir y entrar a la cavidad abdominal a través de la debilidad de la musculatura o a través del orificio inguinal.

Por otro lado, también es posible diferenciar hernias inguinales teniendo en cuenta su complejidad o gravedad. Estas hernias son:

  • Hernias incarceradas: son aquellas que por algún motivo concreto presentan una complicación. El grado más leve de complicación podría ser la hernia inguinal incarcerada definiéndose como aquella hernia inguinal que se ha quedado atrapada en la debilidad o agujero muscular siendo imposible su reducción manual pero que no presenta signos de isquemia o de compromiso vascular.
  • Hernias inguinales estranguladas: este tipo de hernias tienden a ser más complicadas ya que en estas el compromiso vascular ya está presente pudiéndose producir isquemia y posteriormente necrosis del componente intestinal de la hernia inguinal. En estos casos la mejor opción es la reparación de la hernia inguinal con una malla quirúrgica, ya que es la técnica con menor tasa de reaparición de la hernia.

¿Estás sufriendo molestias y dolores a causa de una hernia inguinal? Pide una cita de valoración quirúrgica inmediata y sin compromiso con nuestros especialistas clicando en la siguiente imagen:

Ahora que tenemos claro que son las hernias inguinales y sus tipologías ¿Cómo se reparan las hernias inguinales? continúa leyendo para conocer los detalles sobre su tratamiento tanto con uso de malla quirúrgica como por medio de otras técnicas sin malla:

Operación de reparación de hernia inguinal

Dentro de las  opciones quirúrgicas que podemos encontrar hoy en día para resolver una hernia inguinal, podemos diferenciar entre dos métodos. Por un lado, podemos diferenciar entre los tratamientos con malla, bien mediante la cirugía laparoscópica o mediante la cirugía abierta y, por otro lado, está el tratamiento de reparación sin malla mediante las diversas técnicas de sutura, aunque estas últimas están prácticamente en desuso en la mayoría de los países.

La única acción terapéutica realmente efectiva es la reparación del defecto muscular mediante una intervención quirúrgica.

Para que puedas comprender en qué se diferencian estos tratamientos de reparación de hernia inguinal, a continuación, te las explicamos con mayor detalle:

Herniorrafía. Operación de reparación de una hernia inguinal sin malla quirúrgica

Las hernias inguinales pueden corregirse mediante una herniorrafía, intervención quirúrgica mediante la cual el cirujano especialista sutura la debilidad muscular tras reducir la hernia inguinal hacia el interior del abdomen reparando de esta manera el agujero a través del cual se prolapsa la hernia inguinal.

Sin embargo, este tipo de cirugía inguinal con sutura y sin malla, ya no suelen realizarse,  dado que las intervenciones de reparación con colocación de malla dan mejores resultados y minimizan las probabilidades de reaparición de la patología.

Hernioplastia. Reparación de una hernia inguinal con malla quirúrgica

La otra técnica quirúrgica es la hernioplastia, intervención que lo que pretende es tapar la debilidad de la pared muscular mediante el uso de una malla quirúrgica de tejido sintético anclada y suturada a la cavidad abdominal impidiendo que la hernia inguinal pueda salir. El uso de la malla protésica es el más habitual, ya que tienen una tasa de recidiva menor que las herniorrafias. Este tratamiento puede realizarse mediante dos técnicas que se diferencian por:

  • La cirugía de hernia inguinal abierta, es conocida como la operación convencional o clásica para reparar la pared del abdomen por la que ha protruido la hernia. Esta reparación consiste básicamente en colocar una malla estéril en la parte superior del defecto, reforzando la región inguinal y realizando puntos de sutura para conseguir asegurar la sujeción, así como cerrar la incisión de acceso a la zona.
  • La cirugía de hernia inguinal con malla mediante la vía laparoscópica es una operación de reparación con mínima invasión. Durante este tipo de cirugía de hernia inguinal se consigue colocar una malla en la zona del defecto a través de pequeñas incisiones en el abdomen.
Actualmente, los especialistas recurren a las técnicas con malla quirúrgica para reparar una hernia inguinal. Garantizando el éxito de la operación.

Antes de finalizar, vemos interesante que conozcas los detalles sobre este material empleado en la reparación de una hernia inguinal, la malla quirúrgica o protésica. Por ello, te invitamos a leer el siguiente apartado:

¿Qué es una malla quirúrgica o protésica?

La malla quirúrgica que se utiliza en la reparación de las hernias inguinales es una estructura artificial fabricada con materiales sintéticos o naturales cuyo finalidad es reforzar y tapar todos los defectos o debilidades musculares que generan las hernias inguinales cuando el saco herniario protruye a través de ellos.

Características de una malla quirúrgica o protésica

Una malla o prótesis sintética está formada por biomateriales que presentan una serie de características que permiten que la malla se integre junto con las estructuras naturales del interior del abdomen pero que al mismo tiempo sirve de tapón para que la hernia inguinal no recidive. Clásicamente, se considera que la malla o prótesis de las hernias inguinales debe de presentar las siguientes características:

  • La malla quirúrgica no debe de modificarse en contacto con los líquidos corporales
  • Debe ser un material inerte que no provoque reacciones inflamatorias en los tejidos de alrededor
  • No deben ser sustancias que puedan derivar en alteraciones de las células circundantes
  • La malla quirúrgica tiene que ser estéril, debe de poder soportar tensión y deformidades sin perder sus propiedades y no debe provocar alergias o reacciones de hipersensibilidad.

Las mallas utilizadas para reparar las hernias inguinales se pueden clasificar siguiendo diferentes características de las mismas

Tipos de malla quirúrgica según su porosidad

Dentro de los tipos de prótesis, podemos dividirlas según el grado de porosidad que presentan:

  • Las mallas quirúrgicas macroporosas o tipo 1 son las  que presentan una porosidad mayor de 75 micras. Están formadas por un material llamado propileno o poliéster, no absorbibles,  monofilamento, flexibles y con una óptima integración tisular.
  • Las mallas microporosas o laminares o de tipo 2 presentan poros menores de 10-75 micras  están formadas por politetrafluoroetileno (PTFE).
  • Las mallas mixtas o tipo 3 son duales, en su cara parietal, formada por propileno o poliéster,  se integran perfectamente con la pared abdominal y en su cara visceral, formada por una  barrera antiadherente absorbible o no (silicona, poliuretano o PTFE) no producen adherencias viscerales.
  • Mallas orgánicas o tipo 4. No tienen trama tejida ni poros y presentan optima integración tisular (como por ejemplo la matriz dérmica acelular,  colágena dérmica porcina…entre otras).

Tipos de malla quirúrgica según su vida útil

Además del tipo de mallas quirúrgicas según la porosidad, también las podemos dividir según la degradación que sufren con el paso del tiempo y el contacto de la malla o prótesis con los tejidos circundantes tras la intervención:

  • Malla protésica reabsorbible.
  • Malla no reabsorbible.
  • Malla quirúrgica mixta.

A la hora de elegir un tipo de malla o prótesis para la reparación quirúrgica de hernias inguinales no se ha establecido una diferencia significativa a este respecto dejando al criterio del cirujano especialista la elección de una u otra según el tipo de paciente, el tipo de hernia que se presente y las características de los tejidos circundantes en el momento de la intervención.

Si estás pensando en recurrir a la cirugía de reparación de hernia inguinal y buscas a un profesional cerca de ti, puedes clicar en la siguiente imagen para solicitar una consulta de valoración quirúrgica con uno de nuestros Especialistas en Cirugía General y del Aparato Digestivo:

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 26 de agosto, 2014

Fecha de modificación: 19 de febrero, 2019

Aviso médico: Los contenidos publicados en Operarme.es tienen como objetivo la divulgación, a un público general, de información médica de confianza y están revisados por profesionales sanitarios. En ningún caso, debe ser utilizada para realizar un diagnóstico, indicar un tratamiento o sustituir la opinión médica de un profesional en consulta presencial. Más información en los enlaces a continuación:

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal (tratamiento quirúrgico)

Hernia Inguinal (tratamiento quirúrgico)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.385 €
Financiación 
desde 116 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso