Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Artrosis de cadera, causas, síntomas y tratamientos

4.8 (96%) 501 votos
01-03-2019
Artrosis de cadera, causas, síntomas y tratamientos
  • Publicado: | Actualizado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:
​​

La artrosis es una enfermedad degenerativa, multifactorial y que puede afectar a todas las articulaciones presentes en el cuerpo humano.

Los síntomas más comunes de la artrosis de cadera son el dolor y la pérdida de movilidad, que se acentuará según el nivel de artrosis que haya alcanzado el paciente.

Aunque existen alternativas farmacológicas para paliar los síntomas, cuando la artrosis de cadera es severa, el tratamiento quirúrgico es la solución más efectiva.

​​

¿Qué es la artrosis de cadera?

La artrosis de cadera es una enfermedad degenerativa que produce dolor e inmovilización de la misma debido a los  cambios en el cartílago articular que recubre los dos componentes óseos de esta articulación: fémur y cavidad cotiloidea del coxal o acetábulo.

  • El fémur es el hueso que une la rodilla con la cadera. En su porción más cercana a la pelvis, el fémur presenta una forma redondeada en forma de cabeza que encaja perfectamente en el interior de la pelvis.
  • El acetábulo es una oquedad a ambos lados de la pelvis en cual la cabeza del fémur puede adaptarse permitiendo girar sobre ella consiguiendo los grados de movimientos habituales de la cadera.

La degeneración articular por la artrosis es algo muy común sobre todo en personas de edad avanzada, afectando en mayor medida  a los mayores de 65 años.

La frecuencia de artrosis de cadera en hombres es ligeramente superior que en las mujeres.

Con el transcurso de la edad, esa tendencia superior de los varones se iguala a la de las mujeres, sobre todo a partir de los 70 años.

La importancia de la artrosis y de la artrosis de cadera en particular, es su alta frecuencia en la población y la pérdida de calidad de vida que origina, con dolor e impotencia funcional muy importante, sobre todo en aquellas personas que padecen artrosis de cadera de forma moderada o severa.

¿Cuáles son las causas de la artrosis de cadera?

La artrosis de cadera es una enfermedad multifactorial, esto quiere decir que son varios los desencadenantes que deben de suceder para que se produzca este desgaste.

operacion-protesis-cadera-operarme-es

Numerosos factores de riesgo influyen sobre el desarrollo de esta enfermedad. Entre ellos encontramos:

  • Sobreesfuerzo o estrés mecánico cuando sobrecargamos la articulación
  • Obesidad
  • Genética
  • Sexo o factores anatómicos.
En la mayoría de casos, la artrosis de cadera está relacionada con el aumento de edad, sobre todo a partir de los 50 años.

Con el desgaste de las articulaciones, los componentes óseos más cercanos a la cadera empiezan a alterarse mediante la esclerosis ósea, es decir, la desestructuración de la arquitectura interna normal de los huesos. A consecuencia de esto, surgen los osteofitos y de quistes subcondrales. Pero ¿qué son estas dos formaciones?

Los osteofitos es una reacción del hueso que, tras detectar el deterioro y el desgaste, busca aumentar la superficie articular para mantener la funcionalidad de la cadera al máximo posible

Los quistes subcondrales son las últimas alteraciones estructurales en el proceso de degeneración de la artrosis de cadera.

Una vez explicado el proceso de degeneración de la artrosis, ¿qué factores favorecen la formación de la artrosis de cadera?:

  • La edad: la presencia de la artrosis aparece a medida que se produce un aumento de edad. Esta relación en la enfermedad se hace evidente, ya que a más edad más carga, más presiones y más microtraumatismos han tenido que soportar las articulaciones.
  • La obesidad: la relación del sobrepeso con la aparición de artrosis de cadera se explica por la presión a la que es sometida la articulación
  • La actividad profesional y la práctica de deporte intensivo: el uso de carga excesiva en la cadera por el ritmo de trabajo está muy relacionado con los pacientes que sufrirán artrosis de cadera más intensa y de manera más precoz.
  • Malformaciones o alteraciones en la anatomía de la cadera. La articulación de la cadera la forma el encaje entre el hueso del fémur y el acetábulo.

Aunque no está del todo contrastado, se ha comprobado con cierta evidencia que la alteración entre el fémur y el cotilo de la pelvis esta relacionado con la artrosis de cadera.

  • Factores genéticos: existe una relación directa entre el componente genético y la aparición de artrosis de cadera, aunque todavía está por especificar el gen que promueve o facilita la artrosis de cadera.
  • Traumatismos: la presencia de traumatismos directos, fracturas u otras alteraciones anatómicas durante la vida de una persona se asocia a largo plazo con la presencia de artrosis de cadera.
Aproximadamente, entre 5-10% de las artrosis de cadera suelen ser a causa de traumatismos, en años anteriores.

Clasificación de la artrosis de cadera

Las clasificaciones de la artrosis de cadera son múltiples y enfocan, cada una de ellas, uno de los muchos aspectos en los cuales se ven afectados los pacientes que sufren este tipo de patología.

La clasificación de la artrosis de cadera viene dada por su implicación en la calidad de vida de los pacientes afectados

Esta clasificación distribuye a los pacientes en tres estamentos que tienen en consideración los síntomas del paciente y la modificación de su estilo de vida debido a esta sintomatología:

  • Artrosis de cadera leve
  • Artrosis de cadera moderada
  • Artrosis de cadera severa

Desde un punto de vista radiológico, las alteraciones que se suelen encontrar como prototípicas de artrosis de cadera son variadas y permiten generar una clasificación según su presencia.

  • Patrón superolateral. Es el más frecuente y se trata de la artrosis de cadera en la que se produce una disminución asimétrica del espacio articular. Se estima que ocurre en el 60% de los casos.
  • Patrón medial. Se observa en el 15-25% de los pacientes. El patrón medial es bilateral, simétrico y predomina en las mujeres.
  • Patrón concéntrico. En él se produce una disminución del espacio articular, por una pérdida simétrica del cartílago y se da en un 15-25% de los casos.​

Síntomas de la artrosis de cadera

La artrosis de cadera suele presentar, en un primer momento, un dolor muy molesto que se acentuará según el paso de los meses o años. Este dolor se localiza en la ingle y avanza por la cara anterior del muslo, hasta la rodilla.

Los síntomas principales de la artrosis de cadera son el dolor y la pérdida de movilidad de la articulación.

En ocasiones, el dolor de la artrosis de cadera puede aparecer como molestias en el glúteo o en la cara posterior del muslo. Los pacientes con artrosis de cadera sufren dolor que va en aumento durante meses a años. Refieren dolor en la ingle, al principio intermitente, peor al final del día y relacionado con la actividad (especialmente caminar o subir escaleras).

El dolor de reposo y el dolor nocturno pueden ser característicos de todos los estadios de la artrosis de cadera, pero su intensidad aumenta a medida que la misma avanza.

Progresivamente y acompañando al avance de la enfermedad el dolor va apareciendo tras ejercicios más intensos o con la mayor duración de los movimientos como en caminatas prolongadas, durante el ejercicio físico intenso o durante el trabajo.

artrosis-de-cadera-operarme-es

La artrosis de cadera tiene una serie de síntomas muy comunes y que se hacen más notorios en según qué situaciones:

  • El dolor durante la progresión de la enfermedad también adquiere un carácter estacional en el que el paciente que sufre de artrosis de cadera va padeciendo el dolor en periodos de tiempo a lo largo del año, encadenando temporadas con mucho dolor y temporadas asintomáticas.
  • Es posible que el dolor pueda despertar al paciente durante la noche, sobre todo en estadios moderados y/o avanzados.
  • Cuando la artrosis de cadera es severa, el dolor se sitúa de forma continua con subidas y bajadas de intensidad pero sin periodos libres de dolor. En estos casos, si la medicación no permite reducir los dolores o controlarlos, la única opción es la operación de prótesis de cadera.
  • La pérdida de movilidad en la artrosis de cadera afecta en estadios leves y la altera a los pacientes con las artrosis de cadera más severas.
La artrosis de cadera leve puede limitar los movimientos en ángulos de flexión máxima.
  • Cuando la artrosis de cadera es moderada o severa esa inmovilidad puede ser muy incapacitante y limitar los movimientos a apenas unos ángulos en algunas direcciones y ser totalmente rígido en otras.
  • Los principales movimientos que se alteran en la artrosis de cadera son los movimientos de cierre de la pierna con respecto al cuerpo, adducción o movimiento de cerrar las piernas, y el movimiento de llevar la pierna hacia delante del cuerpo, la flexión.

¿Cómo se diagnostica la artrosis de cadera?

El primer paso para el diagnóstico de artrosis de cadera es la sospecha diagnóstica por parte del médico cuando el paciente acude a la consulta por episodios de dolor que cumplan las características antes descritas.

Para ello, es muy importante realizar una entrevista médica en la cual el médico conozca el tipo de dolor, la localización del mismo, si ocurre con los movimientos o es al principio de la movilización, etc.

En el examen físico se hallan dolor en la ingle con la palpación y movimientos limitados o dolorosos. La rotación interna es el indicador más sensible de artrosis de cadera.

Con el diagnóstico de sospecha de artrosis de cadera, el médico ya tiene un gran porcentaje del diagnóstico final.

La siguiente prueba diagnóstica fundamental para poder clasificar y ver la gravedad de la lesión es la radiología. Con la radiología esta prueba se pueden observar todas las alteraciones de la estructuras anatómicas que hemos explicado con anterioridad: la disminución del espacio articular, la presencia de osteofitos, la presencia de esclerosis condral o la formación de quistes subcondrales.

protesis-de-cadera-operarme-es

Es posible que se puedan realizar pruebas de laboratorio de perfil reumatológico para descartar otros procesos inmunológicos y poder garantizar con mayor exactitud la sospecha inicial. Sin embargo, estos casos representan el menor porcentaje de casos de los sospechados.

Si existen dudas respecto al diagnóstico de artrosis de cadera con otras enfermedades, el especialista en traumatología o reumatología puede pedir una resonancia. Aunque no es lo normal, en algunos casos puede confundirse con la osteonecrosis de la cabeza del fémur, una enfermedad causada por la necrosis de la cabeza del fémur debido a una limitación de la vascularización de la misma.

Una vez se establezca un diagnóstico claro de artrosis de cadera, el especialista le recomendará algunos tratamientos. Pues, en el caso de la artrosis de cadera, la solución definitiva es la opción quirúrgica.

Tratamientos para la artrosis de cadera

El tratamiento definitivo para solucionar la artrosis de cadera pasa por la realización de una intervención quirúrgica para el reemplazo de la articulación por una prótesis. Este supuesto generalmente se realiza en casos severos de la enfermedad.

Para el resto de casos de artrosis de cadera, el tratamiento a seguir es el conservador con el fin de minimizar el dolor y la inmovilización e intentar retrasar lo máximo posible la progresión de la enfermedad.

Dentro de los tratamientos conservadores de la artrosis de cadera podemos clasificarlos en tres tipos:

Tratamientos no farmacológicos para la artrosis de cadera

Los tratamientos no farmacológicos para la artrosis de cadera inciden, sobre todo, en el cuidado y mejora de los factores de riesgo que pueden generarla o empeorarla, tal y como comentábamos en el apartado de causas de la artrosis de cadera. Por ello es muy importante:

  • Control del peso corporal: alcanzar el peso ideal mejora la sensación del dolor hasta en un 70% de la intensidad total. Recuerda que el peso ejerce un aumento de la presión en el interior de la articulación contribuyendo en la progresión de la artrosis de cadera.
  • Corregir las malformaciones o alteraciones anatómicas: en caso de pacientes con diferencias en la longitud de los miembros inferiores o de las piernas se puede intentar su corrección mediante el uso de plantillas de diversos tamaños.

Esta sencilla intervención puede hacer que los microtraumatismos que se producen por la diferencia de altura en una de las caderas desaparezcan, mejorando así, la situación clínica del paciente.

  • Ejercicio físico: aunque es cierto que la realización de deporte en alta intensidad puede favorecer la artrosis de cadera, existen ejercicios que mejoran la funcionalidad de la articulación e incluso mejoran el estado de degeneración de la misma.

Algunos de ellos son los que se practicas dentro del agua, también la bicicleta estática, ejercicios aeróbicos, etc.

Los ejercicios de elasticidad deben de ir orientados a la mejora de la flexión de la cadera y de su rotación interna, ya que son los primeros en perder su funcionalidad.

cirugia-protesis-cadera-operarme-es

En definitiva los ejercicios de estiramiento o elasticidad logran mejorar la movilidad que se pierden con la progresión de la artrosis de cadera. Esta ganancia de la movilidad permite una mejora en la calidad de vida de los pacientes de forma considerable permitiendo una mayor autonomía durante un mayor periodo de tiempo.

Tratamientos farmacológicos para la artrosis de cadera

Los tratamientos farmacológicos forman parte habitual y casi necesaria del día a día de las personas que padecen de artrosis de cadera, sobre todo en estadios moderados y/o severos.

Siempre es necesario consultar con el médico de atención primaria o el especialista la toma de los mismos e ir escalando en ellos secuencialmente según sean las necesidades y las características propias de cada paciente.

Siguiendo esta pauta, los fármacos para el tratamiento de la artrosis de cadera son:

  • Primer escalón terapéutico. En este primer paso en busca del alivio del dolor o analgesia, el principal protagonista es el paracetamol.

En estadios leves de la enfermedad suele utilizarse como tratamiento en las épocas de dolor y en pacientes con artrosis de cadera moderada como tratamiento de base o habitual.

  • Segundo escalón terapéutico. Cuando el paracetamol es insuficiente para calmar el dolor, es posible añadir el uso de antiinflamatorios como el ibuprofeno. No obstante, el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) debe ser siempre aconsejado y titulado por un médico.

Sin embargo, el uso de AINES está limitado a un periodo de corta duración enfocado en el control de los brotes de dolor en los pacientes que sufren de artrosis de cadera, normalmente no se usarán como tratamiento de mantenimiento.

  • Tercer escalón terapéutico. Si con la toma de paracetamol y la toma en pautas cortas de AINES, el manejo del dolor causado por la artrosis de cadera es insuficiente, es posible volver a escalar en la terapia analgésica con la toma de opioides menores como el tramadol o similares.
  • De la misma manera que con los escalones terapéticos anteriories, la toma de estos opioides menores siempre debe ir tutelada por la prescripción médica.
  • Cuarto escalón terapéutico. La toma de opioides mayores se reserva para aquellos pacientes que presentan una artrosis severa invalidante con dolor refractario a dosis habituales de los fármacos comentados anteriormente.

Siempre es necesario la prescripción por parte del médico de familia o del especialista y deben seguir un control estricto de sus efectos y de sus posibles efectos secundarios por parte del médico encargado de su administración

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento para la artrosis de cadera sigue siendo, tal y como hemos dicho al principio de este apartado, la intervención quirúrgica para la implantación de una prótesis de cadera.

Este tipo de intervención terapéutica para la artrosis de cadera suele indicarse en personas con artrosis severa cuando el tratamiento con medidas dietéticas y tratamiento farmacológico no ha sido eficaz.

La implantación de una prótesis de cadera mejora la calidad de vida en el paciente permitiéndole una mayor movilización y la disminución del dolor.

La operación de prótesis de cadera es una cirugía mayor pero puesta a punto con las últimas tecnologías, por lo que es una cirugía segura que se realiza en un número cada vez mayor de casos.

La operación para la artrosis de cadera tiene bajas complicaciones postoperatorias.

La cirugía consiste en sustituir la articulación de la cadera afectada de artrosis por una prótesis. La prótesis puede estar hecha de diversos materiales, así como ser implantada con varias técnicas.

operacion-protesis-cadera-operame-es

Por ello, la operación exige un estudio individualizado del paciente, por parte del cirujano traumatólogo, para definir la forma más acertada de intervención y la que mejor se adapta a las características del paciente.

La cirugía para implantar la prótesis de cadera, consta de los siguientes pasos:

  • El cirujano realiza una incisión para llegar a la articulación. Una vez hecha, utilizará un instrumento para mantener la herida abierta y poder alcanzar y tratar la articulación.
  • A continuación se corta el cuello femoral para extraer la cabeza del fémur y se fresa la parte más superficial del acetábulo. Por otro lado se ahueca el canal femoral para poder introducir el vástago de la prótesis, que se fijará con cemento o con implantes osteointegrados
  • Una vez colocado el vástago femoral, el cirujano colocará el resto de elementos de la prótesis (cabeza, cotilo e inserto)
  • Tras colocar todos los elementos de la prótesis de cadera, el cirujano repara los ligamentos, tendones y demás estructuras que se hayan podido ver dañadas, si las hubiese.
La operación de prótesis de cadera dura entre 1 hora y media y 3 horas, según la situación que presente el paciente

Una vez finalice la operación, el equipo de enfermeros y médicos al cargo te trasladarán a la sala de reanimación y, más tarde, a la habitación donde permanecerás ingresado 4 – 5 días.

Durante este tiempo, el equipo médico vigilará tu mejoría y te enseñará una serie de ejercicio para llevar a cabo la rehabilitación de prótesis de cadera.

Solicita una consulta de valoración quirúrgica con el especialista en artrosis de cadera

Si estás pensando en someterte a la operación para solucionar la artrosis de cadera, te recordamos que Operarme.es te ofrece una primera consulta con el especialista, de manera gratuita, inmediata y sin compromisos, para determina la necesidad quirúrgica en tu caso.

Para reservar esta consulta, puedes llamar a nuestro número de Atención al Paciente 902 90 75 45, o bien, rellenando el formulario web.

En cualquier caso, el Equipo de Operarme.es estará a tu disposición para resolverte las dudas que puedan surgirte y/o gestionarte la consulta.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 28 de agosto, 2014

Fecha de modificación: 1 de marzo, 2019

Aviso médico: Los contenidos publicados en Operarme.es tienen como objetivo la divulgación, a un público general, de información médica de confianza y están revisados por profesionales sanitarios. En ningún caso, debe ser utilizada para realizar un diagnóstico, indicar un tratamiento o sustituir la opinión médica de un profesional en consulta presencial. Más información en los enlaces a continuación:

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Prótesis total de Cadera (Artroplastia)

Prótesis total de Cadera (Artroplastia)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 8.190 €
Consultar financiación
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso

Do you want to be assisted in english?

Hi, I’m Stéphanie, Patient Care assistant.

If you need to be assisted in english, you can contact us through the following ways:

Email: estefaniaperez@operarme.es

Calling +34 678 00 58 61

Or, if you prefer, you can write your name and telephone number, and we will call you back as soon as posible,

Thank you.