Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Rotura de menisco (lesiones de menisco)

17-09-2014
Rotura de menisco (lesiones de menisco)
Valora esta Noticia:

La rotura de menisco es la lesión más común entre los deportistas.

La rotura de menisco puede ser de dos tipos según la cantidad de menisco fracturado, siendo parameniscal las roturas parciales y la rotura meniscal o desinserción meniscal.

El tratamiento más recomendado para la rotura de menisco total es la operación de artroscopia de rodilla para lesiones de menisco.

​​

¿Qué es el menisco y para qué sirve?

En primer lugar vale la pena aclarar que en la rodilla no hay tan sólo un menisco sino que hay dos, el menisco interno y el menisco externo. El menisco está formado por un tejido cartilaginoso denominado fibro-cartílago en forma de C o semiluna. Ambos meniscos se encuentran insertados en la parte superior de la tibia, proporcionando estabilidad a la articulación.

Como decíamos, la principal función de los meniscos es la de proporcionar estabilidad a la rodilla. Esto es debido a que tanto la parte superior de la tibia como la parte inferior del fémur no encajan de por sí, a diferencia de las articulaciones de esfera-cavidad como por ejemplo la cadera, permitiendo los meniscos la congruencia entre ambas partes y aumentando la superficie de apoyo. Con ello, también distribuyen el peso del cuerpo por toda la articulación en lugar de solo el punto donde se tocarían los huesos.

Consulta tu caso con un especialista en cirugía de menisco

Además, si no existieran los meniscos, el rozamiento articular entre la tibia y el fémur provocaría un acuciado desgaste en el cartílago que recubre los huesos de la rodilla y causaría una prematura aparición de artrosis de rodilla.

Otra de las funciones de los meniscos de la rodilla es la distribución del líquido sinovial por toda la articulación. Este líquido, tiene como función la lubricación de los elementos articulares para reducir el posible desgaste del cartílago y demás elementos blandos de la articulación.

¿Cómo se produce la rotura de menisco?

La rotura del menisco se suele producir debido a movimientos giratorios de la rodilla, mal apoyo después de saltar, flexión exagerada de la articulación, etc. Es por ello que la rotura de menisco es la lesión más común en los deportistas, seguida muy de cerca por la rotura de ligamentos cruzados. Los deportes que presentan el mayor índice de rotura de menisco son el fútbol, el baloncesto, rugby, balonmano y demás deportes de contacto en los que el deportista realiza cambios de ritmo y giros muy bruscos.

La rotura de menisco puede venir asociada a la rotura de ligamentos, aunque no siempre ocurre así. También es importante mencionar que existe la posibilidad de que se produzca una lesión meniscal debido a la degeneración o desgaste del menisco, algo que solo suele producirse en pacientes mayores de 45 años que presentan problemas en el cartílago de la articulación.

A continuación exponemos los síntomas de una rotura de menisco, los cuáles son parecidos a los de una rotura de ligamentos cruzados, por lo que el paciente deberá ser examinado por un especialista en traumatología cuanto antes.

Rotura de menisco (lesiones de menisco)

Síntomas de la rotura de menisco

El principal síntoma de una rotura de menisco es el dolor que se siente en el momento de la rotura, el cuál suele venir acompañado de un ruido seco en el momento de la rotura. Aquí exponemos un listado de los síntomas:

  • Dolor en la rodilla al intentar caminar después del momento de la lesión.
  • Sensación de dolor intenso en la zona de entre los huesos de la rodilla, sobre todo cuando se presiona levemente en la zona.
  • Bloqueo de la articulación limitando su extensión
  • Inflamación de la rodilla

En ocasiones es posible que exista derrame articular, aumento del líquido intra-articular que causa una sensación de hinchazón en la rodilla, pero es muy poco común la aparición de sangre en el derrame. En los casos en los que aparece sangre es debido a que existe otra lesión asociada, ya sea un ligamento cruzado o una fractura ósea.

Tipos de rotura de menisco (lesiones de menisco)

El tipo de rotura de menisco varía dependiendo de la intensidad de la lesión y de la cantidad de menisco fracturado. Los diferentes tipos de rotura de menisco son:

  • Lesión parameniscal: En este caso, la lesión es de menor intensidad y la rotura de menisco es menor. Además, la rotura de menisco en estos casos se produce en la zona de alrededor del menisco, sin que haya una rotura completa. Es en las lesiones parameniscales en las que se puede optar por un tratamiento conservador y evitar así la operación de reparación de menisco.

Lesiones de menisco

  • Rotura de menisco o desinserción meniscal: En estos casos, la rotura de menisco es completa y la cirugía de reparación del mismo es prácticamente obligada. La lesión del cuerno posterior del menisco interno es muy común hoy en día en personas de edad avanzada que realiza deporte con asiduidad. La rotura de menisco puede producirse tanto en el interno como en el externo, dependiendo del mecanismo de rotura.

Tratamientos para la rotura de menisco

El tratamiento para la rotura de menisco puede ser de dos tipos principalmente, el tratamiento conservador para una rotura de menisco y el tratamiento quirúrgico. El uso de uno u otro vendrá determinado por diferentes variables, aunque principalmente se deberá a la incapacidad que la rotura de menisco cause en la persona afectada, en la morfología de la articulación del paciente o el tipo de rotura que se haya producido. Si se trata de una rotura parcial o parameniscal es muy probable que se opte por un tratamiento conservador, mientras que si se trata de una rotura completa durante la práctica deportiva se optaría por la intervención quirúrgica.

Tratamiento conservador de la rotura de menisco

El tratamiento conservador de la rotura de menisco tiene como objetivo la reparación de la lesión meniscal sin hacer uso de una intervención quirúrgica. Este tipo de tratamiento se suele utilizar en roturas parameniscales, como ya hemos comentado anteriormente, además de en roturas degenerativas.

En este tipo de rotura de menisco lo que se busca es que éste se regenere por sí mismo con el tiempo. Para ayudar con el proceso, el médico puede recetar la toma de analgésicos y antiinflamatorios para rebajar el hinchazón y el dolor, al mismo tiempo que se recomienda la realización de fisioterapia para mejorar la musculatura que rodea a la articulación, reduciendo así la presión a la que se somete la articulación en sí. Para colaborar en este último punto, es posible que se recomiende el uso de muletas para aliviar la presión ejercida en la rodilla.

Rotura de menisco (lesiones de menisco)

Tratamiento quirúrgico de la rotura de menisco

A pesar de que como comentábamos el tratamiento conservador de una rotura de menisco es posible, el tratamiento más utilizado en estos casos es la cirugía, sobre todo si se trata de una lesión de carácter agudo (rotura deportiva del menisco). Hoy en día la mayoría de las operaciones de reparación de menisco se llevan a cabo mediante una artroscopia de rodilla, la cual permite al cirujano reparar la rotura del menisco sin necesidad de una cirugía abierta.

De todos modos, para la reparación de una rotura de menisco existen dos técnicas hoy en día, la meniscectomía parcial y la sutura meniscal, siendo, siempre que se pueda, la sutura meniscal la técnica más recomendada.

  • Meniscectomía parcial. La meniscectomía parcial consiste en la extirpación de parte del menisco dañado, sobre todo cuando la rotura se produce en su borde libre. La meniscectomía total hace años que se desaconseja debido a que la extirpación completa del menisco causa problemas en la articulación y favorece la aparición temprana de artrosis en la rodilla.
  • Sutura meniscal. La sutura meniscal es la operación más recomendada para el tratamiento de una rotura de menisco, pues con esta técnica se consigue conservar la totalidad del menisco y conlleva mejores resultados a largo plazo.

El uso de una u otra técnica para la reparación de una rotura de menisco vendrá determinado por el tipo de rotura y la opinión del cirujano que vaya a llevar a cabo la intervención. A continuación explicamos paso a paso cómo se lleva a cabo la operación de artroscopia de rodilla para la reparación de lesiones de menisco.

La cirugía abierta para el tratamiento de una rotura de menisco solo se lleva a cabo si además de la lesión meniscal los huesos y los ligamentos se han visto afectados.

Rotura de menisco, lesiones de rodilla

La operación de artroscopia de rodilla para la rotura de menisco paso a paso

En primer lugar el paciente deberá llevar a cabo una consulta previa con el especialista en traumatología. Durante la misma, el paciente le proporcionará al médico toda la información en forma de pruebas médicas sobre la lesión que tenga para que el especialista pueda llevar a cabo una correcta interpretación de los síntomas y completar sus sospechas al realizar la exploración física del paciente.

Tras ello, el paciente deberá preguntarle al médico por cualquier duda que pueda tener con respecto a la cirugía y poder así llevar a cabo una decisión informada sobre si someterse a la intervención o no. En el caso de que el paciente acceda a llevar a cabo la operación, el cirujano concertará con él el día del preoperatorio y el de la intervención.

Preoperatorio para la operación de rotura de menisco

Durante el preoperatorio en el hospital se le realizarán al paciente diferentes pruebas, entre las que encontramos un electrocardiograma, una radiografía de tórax y una analítica completa. Todas estas pruebas permiten al anestesista conocer la salud del paciente y determinar así el tipo de anestesia que será necesaria. Después del preoperatorio, el paciente mantendrá una entrevista médica con el anestesista donde éste le explicará el procedimiento anestésico de la intervención y qué tipo de anestesia se utilizará.

El día de la operación de artroscopia de rodilla

Tras realizar el ingreso hospitalario y llevar a cabo las instrucciones y recomendaciones preoperatorias que el equipo de enfermería le explicará al paciente durante su estancia pre-quirúrgica en su habitación del hospital, se llevará al paciente al quirófano.

En el quirófano, el paciente se encontrará con el cirujano especialista en traumatología, el anestesista y uno o dos miembros del equipo de enfermería.

El anestesista procederá a administrar la anestesia al paciente, la cual en estos casos suele ser de regional . Tras ello, se le administrará una ligera sedación al paciente para que se duerma profundamente pero sin necesitar intubacion  endotraqueal.

  • Tras ello, el cirujano inicia la operación desinfectando la rodilla y rasurándola si fuera necesario. A continuación realizará entre 2 y 3 incisiones en la rodilla de 2 a 4 centímetros.
  • A través de una de estas incisiones el cirujano introducirá un líquido salino en el interior de la cavidad articular con la idea de eliminar cualquier líquido turbio que pudiera haber en la misma, lo que permitirá al médico poder ver el interior de la rodilla con más claridad y a su vez mejorar la seguridad de la intervención.
  • El siguiente paso es la introducción del artroscopio en la cavidad articular a través de una de estas incisiones. El artroscopio consiste en una mini-cámara con una luz en su extremo distal conectada a través de fibra óptica con un monitor de alta definición donde el cirujano podrá ver el interior de la rodilla.
  • El resto de incisiones realizadas previamente se utilizarán para introducir las herramientas quirúrgicas necesarias para llevar a cabo la sutura meniscal o la meniscectomía parcial, dependiendo de la que se vaya a utilizar.
  • Una vez dentro de la articulación y apoyado de la imagen obtenida a través de la artroscopia de rodilla el cirujano procederá a reparar la rotura de menisco. En el caso de que se trate de una meniscectomía parcial, el cirujano cortará el fragmento sobrante con unas tijeras quirúrgicas y lo extraerá para después suturar la zona para favorecer la cicatrización. En el caso de que se haya optado por la técnica de sutura meniscal el cirujano coserá la zona dañada.
  • Cuando el proceso esté realizado, el cirujano extraerá el instrumental quirúrgico y la solución salina inyectada previamente, suturará las incisiones y colocará la venda de rigor.

Al finalizar la reparación de la rotura de menisco, el anestesista procede al despertar del paciente. El paciente permanecerá en el quirófano hasta que haya recuperado la conciencia y pueda hablar y moverse de forma espontánea.

Consulta tu caso con un especialista en cirugía de menisco

La duración de la operación de artroscopia de rodilla para una rotura de menisco tiene una duración aproximada de entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la gravedad de la lesión, las características propias del paciente y si existe alguna otra lesión en la rodilla.

Recuperación tras una rotura de menisco

La recuperación tras una rotura de menisco viene determinada por el tipo de tratamiento quirúrgico que se haya llevado a cabo para la reparación del mismo.

Meniscectomía parcial: Tras la operación de menisco por meniscectomía parcial el paciente podrá apoyar el pie desde el primer día después de la intervención, a pesar de que es recomendable que  guarde una semana de reposo. Se aconseja   llevar a cabo la rehabilitación para que se recupere la funcionalidad de la rodilla alrededor de un mes o mes y medio. Después de esto, el paciente podrá llevar una vida normal. Esta técnica se suele realizar en lesiones de menisco degenerativas.

Rotura de menisco

Sutura meniscal: Tras esta intervención el paciente deberá permanecer 3 semanas sin apoyar la pierna y moviéndola poco. Una vez pasado este tiempo se iniciará la rehabilitación y el apoyo, pasados  cuatro meses Podrá volver a realizar deporte. . A largo plazo, esta técnica es la más recomendable en pacientes jóvenes ya que se reducen las posibilidades de aparición de artrosis temprana.

Practicar deporte tras una rotura de menisco

Después de una rotura de menisco es posible volver a practicar deporte con normalidad e incluso deporte de alto nivel. Para ello la mejor opción es la sutura meniscal y llevar a cabo una rehabilitación intensa. Si se hace bien, los tiempos de recuperación se acortarán significativamente.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 17-09-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso