Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Operación de menisco por artroscopia

5 (100%) 460 votos
22-09-2014
Operación de menisco por artroscopia
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

La operación de menisco es la mejor opción para el tratamiento de las roturas de menisco.

La operación de menisco por artroscopia permite reparar la rotura del menisco sin la necesidad de una cirugía abierta.

La recuperación tras una operación de menisco por artroscopia es mucho más rápida, aunque dependerá de la técnica de reparación utilizada.

¿Qué es un artroscopio y cuál es su función en la operación de menisco?

Un artroscopio es un instrumento quirúrgico que consiste en una cámara de video de proporciones diminutas que cuenta con una luz, ambos conectados a un cable de fibra óptica que llega hasta un monitor donde se puede observar de forma instantánea lo que la cámara está grabando. Hoy en día, estas cámaras graban en alta resolución e incluso en algunos hospitales se está implementando el uso de la tecnología 3D para facilitar la percepción de la profundidad en la imagen captada del interior de la articulación.

Su función en la operación de menisco por artroscopia, al igual que en el resto de cirugías que se realizan con artroscopio como por ejemplo en lesiones de hombro, es la de permitir al cirujano observar el interior de la articulación, la rodilla en el caso de una operación de menisco, sin la necesidad de realizar una incisión de gran tamaño para una cirugía abierta.

Consulta tu caso con un especialista en cirugía de menisco

Asimismo, es importante mencionar que además de una artroscopia quirúrgica, existe la artroscopia diagnóstica, es decir, se utiliza el artroscopio para acceder al interior de la articulación y observar así si existen daños en el menisco, los ligamentos o demás estructuras que conforman la articulación.

La visibilidad obtenida gracias al artroscopio, permite al médico llevar a cabo la operación de menisco y reparar el problema sin necesidad de abrir la rodilla del paciente, realizando todo el trabajo a través de 3 pequeñas incisiones alrededor de la rodilla mientras observa el interior en el monitor.

¿Qué especialista realiza la operación de menisco?

La operación de menisco la realiza un médico especialista en traumatología. Al especializarse, estos médicos aprenden y perfeccionan la capacidad de llevar a cabo operaciones de reparación en todas las articulaciones del cuerpo, aunque en algunos casos pueden acabar centrando su trabajo en alguna articulación específica.

En el caso de la operación de menisco, a pesar de que como todas las operaciones se trata de una intervención delicada, es una de las cirugías que más se llevan a cabo en el ámbito de la traumatología, pues la rotura de menisco es posiblemente la lesión con necesidad quirúrgica más común en el mundo del deporte, seguida de cerca por la rotura del ligamento cruzado anterior (LCA), por lo que los especialistas en traumatología tienen una gran experiencia en su realización y los resultados suelen ser excelentes.

Operación de menisco por artroscopia

¿Hay alternativa a la operación de menisco?

La operación de menisco es sin duda la mejor opción para enfrentarse a una rotura de menisco, ya que la técnica de sutura meniscal por ejemplo tiene unos resultados excelentes a largo plazo, aunque es posible llevar a cabo una regeneración de una rotura de menisco mediante un tratamiento conservador.

Este tratamiento se utiliza principalmente en roturas pequeñas o parameniscales con posibilidad de regeneración. Consiste principalmente en evitar una serie de movimientos y prácticas deportivas, como es el fútbol, el baloncesto, ponerse en cuclillas, evitar apoyar todo el peso del cuerpo en la rodilla afectada haciendo uso de muletas, etc. En estos casos la medicación que se utiliza es esencialmente analgésica para paliar el dolor, aunque es posible el uso de antiinflamatorios de ser necesario.

Si se ha escogido este tratamiento para evitar la operación de menisco, también será importante acudir a un fisioterapeuta para que ayude a conservar la fuerza de los músculos de la rodilla, evitando que se atrofien y colaborando con ello a minimizar el peso que amortiguan los meniscos.

Preoperatorio de la operación de menisco

Si  tras sufrir la rotura de menisco, acudir al traumatólogo y realizar todas las pruebas diagnósticas necesarias para determinar el alcance de la lesión se opta por la operación de menisco en lugar de un tratamiento conservador, será necesario que el paciente lleve a cabo un preoperatorio previo a la cirugía de menisco.

Postoperatorio de la operación de menisco

Para llevar a cabo el preoperatorio de la operación de menisco el paciente acudirá al hospital el día que se le haya indicado. Una vez allí y tras haber cumplimentado la documentación necesaria se le realizarán una analítica completa, una placa de tórax y un electrocardiograma:

  • Analítica completa: Antes de la operación de menisco es importante la realización de una analítica de sangre completa del paciente para poder detectar si existe presencia de infección o cualquier otro problema que pudiera causar complicaciones intraoperatorias con la cirugía o la anestesia.
  • Electrocardiograma: Esta prueba permitirá al anestesista conocer la salud del corazón del paciente y si es candidato o no a someterse a la operación de menisco por artroscopia.
  • Placa de tórax: Con la placa de tórax el anestesista observará si existen indicios de infección o alguna patología asociada

Tras la realización del preoperatorio para la operación de menisco por artroscopia el paciente llevará a cabo una consulta con el anestesista que le atenderá durante la cirugía.

La anestesia durante una operación de menisco por artroscopia

La anestesia que se utiliza para llevar a cabo la operación de menisco es en la mayoría de casos de carácter regional, aunque en algunos casos es posible que sea necesario el uso de anestesia general. Durante la consulta con el anestesista, éste revisará las pruebas del preoperatorio y realizará una entrevista sobre los hábitos de vida del paciente.

Toda esta información permitirá al anestesista determinar la anestesia necesaria para llevar a cabo la operación de menisco. Durante esta consulta, el paciente debe preguntarle al especialista en anestesia cualquier duda que pueda tener sobre la anestesia de la intervención.

Operación de menisco por artroscopia

Es interesante mencionar que el anestesista permanece en la sala de operaciones junto al paciente durante toda la operación de menisco, controlando sus constantes vitales y los niveles de anestesia.

La operación de menisco por artroscopia paso a paso

Una vez se realiza el ingreso en el hospital, se lleva al paciente al quirófano para llevar a cabo la operación de menisco. Allí se encontrará con el cirujano, el anestesista y uno o dos miembros del equipo de enfermería. A continuación el anestesista medirá las constantes vitales del paciente y procederá a administrarle la anestesia. Una vez la anestesia haya hecho efecto y el paciente se encuentre colocado en la camilla, se empieza la operación de menisco por artroscopia:

  1. En primer lugar el cirujano rasurará, de ser necesario, la zona de la rodilla para después aplicarle una solución antiséptica para minimizar la posibilidad de infección.
  2. Tras ello, realizará una incisión en la articulación a través de la que introducirá una solución salina que permitirá aumentar el espacio articular y eliminar cualquier líquido turbio que pudiera haber, mejorando así la visibilidad del cirujano a través del artroscopio.
  3. El siguiente paso es la introducción del artroscopio a través de cualquiera de las otras 2 o 3 incisiones (de pequeño tamaño todas ellas) que se han llevado a cabo en la zona de la rodilla.
  4. Con el artroscopio el especialista inspeccionará el interior de la rodilla para confirmar la lesión en el menisco y asegurarse de que no existe ninguna otra lesión en los ligamentos o en el hueso. Tras cerciorarse de ello, procederá con la operación de menisco.
  5. A través del resto de incisiones, el cirujano introducirá los instrumentos quirúrgicos necesarios para la reparación del menisco. Esta reparación del menisco puede ser realizada mediante dos técnicas diferentes, dependiendo de las características del paciente y de la gravedad de la lesión:
    • Meniscectomía parcial: Esta técnica para la realización de la operación de menisco consiste en la extirpación de la parte libre que se desprende debido a la rotura del menisco. La meniscectomía total poco recomendada (aunque a veces necesaria) por provocar problemas futuros de artrosis prematura.
    • Sutura meniscal: Es la técnica más recomendable para la operación de menisco. Consiste en suturar la parte dañada del menisco. Es la elección más habitual en personas jóvenes y deportistas, ya que tiene unos muy buenos resultados a largo plazo.
  6. Tras reparar el menisco con la técnica escogida el cirujano revisará de nuevo que no exista ningún daño en el resto de elementos de la rodilla que pudiera haber sido provocado durante la intervención.
  7. Tras asegurarse de ello, extraerá todos los instrumentos quirúrgicos de la articulación así como el líquido introducido al inicio de la intervención.
  8. Para finalizar, se procederá a suturar las incisiones y a colocar una venda o apósito en la zona, dándose por finalizada la operación de menisco por artroscopia.

Tras la intervención y con el paciente aún en quirófano el anestesista procederá a despertar al paciente, permaneciendo en la sala de operaciones hasta que éste pueda hablar y moverse de forma espontánea. A continuación se le llevará a la sala de reanimación donde se recuperará por completo.

La duración de la operación de menisco por artroscopia es de entre 30 y 60 minutos, dependiendo del paciente y de la gravedad de la lesión.

Recuperación tras la operación de menisco por artroscopia de rodilla

La estancia en el hospital es mínima, pudiendo el paciente volver a su casa el mismo día en la mayoría de los casos, aunque normalmente se le deja una estancia de un día para que pase la noche de forma más relajada y bajo supervisión.

Consulta tu caso con un especialista en cirugía de menisco

Tras el alta hospitalaria, la recuperación de la operación de menisco por artroscopia de rodilla dependerá de la técnica de reparación del menisco utilizada. En el caso de que se haya realizado una meniscectomía parcial, el paciente será capaz de apoyar el pie desde el primer día tras la intervención aunque se recomienda al paciente que utilice muletas una semana y repose durante una semana, además de llevar a cabo unas sesiones de fisioterapia para reducir los tiempos de recuperación y fortalecer la musculatura de la zona.

Operación de menisco por artroscopia

Por otra parte, si se ha llevado a cabo una operación de menisco por sutura meniscal, el paciente deberá pasar alrededor de 3 semanas sin apoyar la pierna y moverla lo mínimo. Tras ello deberá iniciar una rehabilitación intensa que le permitirá poder volver a practicar deportes sin problemas pasados 3 o 4 meses de la intervención. Esta es la técnica más recomendada en pacientes jóvenes y deportistas.

Además, al llevar a cabo la operación de menisco por artroscopia, el paciente sufre menos dolores relacionados con la herida quirúrgica, menos sangrado intra y postoperatorio y es por ello que la estancia hospitalaria se reduce a tan solo un día.

Ventajas de la operación de menisco por artroscopia frente a otras cirugías

La principal ventaja de realizar la operación de menisco por artroscopia es que no es necesario realizar una incisión de gran tamaño en la articulación para realizar una cirugía abierta, lo cual reduce el sangrado intraoperatorio reduciendo el tiempo de estancia hospitalaria.

Además de esto, el paciente sufre menos dolor en la herida quirúrgica y no necesita llevar a cabo el cuidado de la herida al ser tan sólo 3 pequeñas incisiones, siendo más cómodo el postoperatorio en casa.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 22-09-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso