Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Síntomas de rotura de menisco

4.5 (90%) 515 votos
28-01-2019
Síntomas de rotura de menisco
  • Publicado: | Actualizado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Los síntomas de rotura de menisco son parecidos a los de una rotura de ligamentos cruzados, aunque hay bastantes detalles que permiten diferenciarlos.

El principal síntoma de rotura de menisco es el dolor en la zona interarticular de la rodilla durante la realización de movimientos, al ponerse de pie o presionando en la zona.

La eliminación de los síntomas de rotura de menisco se puede hacer mediante tratamiento no quirúrgico, pero la mejor opción es la operación de menisco por artroscopia.

Los meniscos que forman parte de la articulación de la rodilla son estructuras formadas por cartílago, con forma semilunar, que se localizan en el interior de la articulación de la rodilla entre la porción más distal del fémur (hueso largo que transcurre entre la cadera y la rodilla) y la más proximal de la tibia (uno de los huesos junto con el peroné que se localizan entre la rodilla y el pie).

Función de los meniscos

Antes de conocer las causas y los síntomas de una rotura de menisco creemos que es necesario conocer en detalle las funciones de estas estructuras presentes en nuestras rodillas. A continuación nombramos las principales funciones de los meniscos:

Síntomas de rotura de menisco

  1. Los meniscos (menisco interno y menisco externo), de la rodilla ayudan a facilitar la congruencia o el encaje perfecto entre el fémur y la tibia, aumentando la superficie articular entre ambos,  lo que favorece la movilidad de la rodilla.
  2. Otra de las funciones de los meniscos, igual de importante que la mencionada anteriormente, es la de permitir un apoyo menos traumático del fémur sobre la tibia, sirviendo de amortiguador durante los movimientos y en posición de bipedestación.
  3. Los meniscos, debido a las relaciones estrechas entre éstos y el resto de componentes que conforman la articulación de la rodilla (ligamentos, hueso, etc.), es la de estabilizar los movimientos articulares de la rodilla al ocupar los espacios muertos donde las estructuras como ligamentos, músculos y formaciones óseas no pueden alcanzar ni rellenar debido a sus propias características fisiológicas.
  4. Por último, los meniscos favorecen mecánicamente la lubricación intraarticular al permitir con sus desplazamientos una distribución eficaz del líquido sinovial, reduciendo el  rozamiento entre estructuras. Esta lubricación fisiológica ayudada por los meniscos permite reducir el desgaste del cartílago que recubre el fémur y la tibia evitando la artrosis temprana. 
Los meniscos son unos fibrocartílagos que se encuentran en la articulación de la rodilla, entre el fémur y la tibia.

Como comprenderás, la rotura de estas estructuras, conlleva el deterioro e impedimento de las funciones anteriormente enumeradas pero, ¿Cómo se produce una rotura de menisco? En el siguiente apartado encontrarás toda la información sobre este tipo de lesión.

Lesiones y síntomas de meniscos rotos

Generalmente se han dividido las causas de las lesiones de menisco de la rodilla en 2 categorías fundamentales: las lesiones de menisco de origen traumático y las de origen degenerativo.

Lesión de menisco por traumatismo

Se trata de las lesiones de menisco producidas, normalmente, en la etapa inicial de la vida, es decir, durante la adolescencia y juventud  este tipo de roturas se deben en la mayoría de los casos cuando uno somete a la articulación a un estrés muy elevado, ya sea por causas deportivas o laborales.

Una lesión de menisco por traumatismo suele ser causada por un impacto en la articulación.

En lo que respecta a la rotura de menisco de origen traumático en edades jóvenes ocupa un alto porcentaje de las fracturas de menisco en cifras totales. Este tipo de lesiones de menisco suele producirse por un mecanismo rotacional de la rodilla cuando la pierna se encuentra apoyada en una superficie y se encuentra parcialmente flexionada.

Generalmente, debido a la biomecánica de la articulación de la rodilla, lo habitual es que el gesto de rotación sea hacia fuera, lesionándose en este caso el menisco medial (menisco más cercano a la otra rodilla).  A pesar de ello, es posible que en determinados momentos un movimiento brusco de extensión de la rodilla o flexión de la misma pueda producir un desgarro o rotura parcial de uno de los extremos de los dos meniscos articulares.

Lesión de menisco por degeneración

Las personas que presentan suelen sufrir problemas o síntomas de rotura en el menisco en edades más maduras (después de la cuarta década de la vida) debido a la degeneración de la articulación.

Las lesiones degenerativas de menisco son, generalmente, a causa del deterioro progresivo de la articulación con los años.

Por supuesto, la articulación de la rodilla, debido a la importante función que realiza en el cuerpo humano al tener que soportar gran parte del peso durante los movimientos, suele ser una de las más afectadas por las enfermedades degenerativas. Este tipo de desgaste o degeneración de los meniscos hace que se vuelvan mucho más frágiles y susceptibles a sufrir una rotura que en aquellas personas no afectadas o que no presenten estas alteraciones crónicas.

Este grupo de personas suponen un porcentaje muy elevado de las lesiones meniscales por rotura, sobre todo en etapas de la vida mucho más avanzadas, sin la necesidad de haber sufrido un traumatismo o impacto de gran fuerza en la articulación o haber realizado algún movimiento brusco que desencadenase la rotura. En personas de edad avanzada aquejadas de enfermedades degenerativas en la rodilla es posible que pequeños gestos de la vida diaria supongan una lesión importante del menisco.​

Si tu o alguien cercano estáis pasando por las molestias de una lesión de menisco, como las que acabamos de explicar, y buscas una solución cuanto antes, puedes contactar con nuestro departamento de atención al paciente llamando al 902 90 75 45 o rellenar el formulario de contacto para que te llamemos nosotros, así podremos ayudarte y solicitar una cita con nuestros especialistas en Traumatología de tu ciudad:

Síntomas de la rotura de menisco

En el momento que se produce la rotura o lesión parcial del menisco, sentir un chasquido en la rodilla. Este síntoma puede ser confundido con la rotura del ligamento cruzado anterior e incluso puede haberse producido una lesión en el menisco y en el ligamento a la vez, por lo que a continuación enumeraremos otros síntomas que permiten diferenciar una rotura de menisco de una de LCA.

Síntomas de rotura de menisco

A continuación puedes encontrar los síntomas  más frecuentes  de una rotura de menisco. Recuerda, estos signos puede variar de intensidad y forma de aparición dependiendo de tus características particulares y del grado de la lesión en sí.

El dolor como síntoma de rotura de menisco.

El dolor, el cual suele ser de carácter moderado y aumenta durante los movimientos de rodilla o al apoyar la pierna en bipedestación. Este dolor puede ser:

  • Generalizado en toda la articulación: si la lesión de menisco va acompañada de otras estructuras afectadas como los ligamentos.
  • Localizado: si tan sólo se notan síntomas de dolor en la línea interarticular de la rodilla (línea imaginaria que divide la rodilla en dos mitades, superior e inferior). El dolor localizado en esta zona suele aumentar al presionar o palpar la zona interarticular, siendo ligeramente lateral en el caso de que la lesión de menisco sea en un menisco u otro.

El bloqueo articular como síntoma de rotura de menisco

En este caso, los pacientes son incapaces de avanzar en el rango de movimiento de la articulación. Este síntoma suele deberse a la interposición de un fragmento del menisco roto entre el fémur y la tibia, lo que impide realizar completamente el movimiento.

Los síntomas de una rotura meniscal pueden ser completamente diferentes dependiendo de las características de cada paciente.

Derrame articular (Inflamación)

Este síntoma no es específico de las lesiones de menisco, pues se produce también en las lesiones de ligamentos, pero se produce sobre todo en las lesiones más extensas, inflamándose la rodilla y siendo imposible moverla, incluso aunque sea de forma moderada.

Disminución de la amplitud del arco de movimiento

La conjunción de los demás síntomas de la lesión de menisco mencionados anteriormente provoca una reducción considerable del arco de movimiento de la rodilla, tanto en la flexión como en la extensión.

En el caso de que pase el tiempo sin que se haya reparado la rotura de menisco, otro de los síntomas que aparece es la atrofia del complejo muscular del cuádriceps, sobre todo a causa de la impotencia funcional y la inactividad consecuente a la lesión.

Tal y como podemos observar las particularidades de cada síntoma, todos son molestos e incapacitantes que, por desgracia, se van agravando con el tiempo y a falta de tratamiento. Por ello y para que conozcas cómo es posible solucionar esta problemática, en el siguiente punto te explicamos brevemente los tratamientos con los que es posible eliminar los síntomas y recuperar la normalidad del día a día.

¿Cómo eliminar los síntomas de la rotura de menisco?

Cuando sufres una rotura de menisco, el primer paso, para eliminar los síntomas de la lesión meniscal es acudir a un especialista en traumatología para que te ayude a decidir cuál es el tratamiento más adecuado para ti.

Básicamente es posible diferenciar entre dos tipos de tratamiento, quirúrgico y conservador: fisioterapia + pautas de reposo.

La reparación de lesiones de menisco puede hacerse mediante técnicas no quirúrgicas (principalmente en lesiones menores y con poca afectación funcional) encaminadas a la rehabilitación y recuperación de la articulación de la rodilla o por otra parte llevar a cabo la resolución definitiva de la lesión mediante la intervención quirúrgica.

Este tipo de intervención puede plantearse en muchos niveles y actuaciones terapéuticas diferentes siendo las principales:

  • Meniscectomía parcial. Es la técnica más utilizada para solucionar los problemas de menisco mediante la extirpación de la parte libre que se desprende en los casos de rotura del menisco.
  • Meniscectomía total. consiste en la extirpación completa del menisco. Hoy en día esta técnica está en desuso porque se vio que los pacientes a los que se le realizaba sufrían un proceso de artrosis acelerada.
  • Reparaciones del menisco con sutura meniscal. Este tipo de técnica es solamente posible en un tipo de roturas concretas. Consiste en suturar la parte dañada del menisco. Es la elección más habitual en personas jóvenes y deportistas, ya que tiene muy buenos resultados a largo plazo.
  • Operación de menisco con utilización de injertos meniscales. Es la técnica menos utilizada dada la complejidad del proceso y un mayor riesgo de rechazo o complicaciones tanto intra- como post-operatorias. Consiste en la integración de un injerto de menisco donado que cicatriza con la pared capsular del menisco dañado.

Como siempre comentamos, la actitud terapéutica y el estudio de las características propias de cada lesión y cada paciente es lo que marcará la elección de una u otra técnica quirúrgica buscando aumentar la posibilidad de una mejor reintegración a las actividades cotidianas de los pacientes. Para conocer más sobre la operación de menisco a través de Operarme.es o para solicitar una consulta de valoración con nuestros especialistas en traumatología clica en la siguiente imagen:

Descarga nuestro libro gratuito sobre lesiones de menisco

Si quieres saber todo sobre la rotura de menisco, los posibles tratamientos conservadores y el paso a paso de la cirugía artroscópica de menisco, descárgate nuestro libro gratuito suscribiéndote a nuestra newsletter a continuación:

 
Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 25 de septiembre, 2014

Fecha de modificación: 28 de enero, 2019

Aviso médico: Los contenidos publicados en Operarme.es tienen como objetivo la divulgación, a un público general, de información médica de confianza y están revisados por profesionales sanitarios. En ningún caso, debe ser utilizada para realizar un diagnóstico, indicar un tratamiento o sustituir la opinión médica de un profesional en consulta presencial. Más información en los enlaces a continuación:

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso

Do you want to be assisted in english?

Hi, I’m Stéphanie, Patient Care assistant.

If you need to be assisted in english, you can contact us through the following ways:

Email: estefaniaperez@operarme.es

Calling +34 678 00 58 61

Or, if you prefer, you can write your name and telephone number, and we will call you back as soon as posible,

Thank you.