Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

¿En qué consiste la Artroscopia?

20-08-2013
¿En qué consiste la Artroscopia?
Valora esta Noticia:

La artroscopia permite llevar a cabo la reparación o el diagnóstico de una lesión producida en una articulación.

El artroscopio consiste en una cámara de pequeño tamaño conectada a un monitor por fibra óptica de modo que el cirujano puede ver el interior de la articulación sin necesidad de realizar una incisión de gran tamaño.

La duración habitual de una cirugía por artroscopia es entre 30 y 60 minutos, aunque dependerá de la articulación y de la gravedad de la lesión que se repare.

Existen diversas técnicas a la hora de realizar las operaciones quirúrgicas que son relativamente modernas. Entre ellas encontramos las llamadas “técnicas de mínima invasión”, que son las que permiten realizar operaciones complejas y que suelen realizarse mediante cirugía abierta, a través de métodos que producen menos daños en los tejidos, favoreciendo la recuperación del paciente.

Dos de las “técnicas de mínima invasión” más usadas hoy en día son la laparoscopia, de la cuál ya hablábamos el otro día (enlace al artículo anterior), y la artroscopia, siendo el tema que vamos a tratar. A pesar de que puede creerse una técnica con poco tiempo, el artroscopio se conoce desde 1932, cuando un médico japonés desarrolló un instrumento para poder ver las articulaciones desde dentro, inspirándose en uno utilizado para visualizar la vesícula. A pesar de ello, la popularización de esta técnica no se expandió hasta los años 90, donde los avances tecnológicos en cámaras cada vez más pequeñas y la fibra óptica, permitieron facilitar y perfeccionar este método.

Cirugía artroscópica de rodilla

La artroscopia permite observar la articulación por dentro y realizar pequeñas cirugías o extirpaciones. Suele ser realizada bajo anestesia regional o general y puede ser con fines  terapéuticos, corregir alguna afección, o de forma diagnóstica, para conocer posibles daños. La operación por artroscopia consiste en la realización de 2 o 3 incisiones alrededor de la articulación dañada, suele ser la rodilla o el hombro, de entre 2 y 4 cm aproximadamente. Por una de estas incisiones, el médico introduce una solución salina que le permite observar la cavidad articular de forma más clara, así como eliminar líquidos turbios que pudiera haber en ella. A través de otra de las incisiones, el médico introducirá el artroscopio, consistente en un tubo estrecho con una cámara y una luz en el extremo distal, conectada mediante fibra óptica a un monitor, el cual permitirá al cirujano observar el interior y poder realizar la operación. El resto de incisiones son utilizadas para introducir los instrumentos quirúrgicos  necesarios  para el procedimiento. Una vez ha concluido, se extraen tanto los  instrumentos como la solución salina del interior de la articulación, se suturan las incisiones y se procede a colocar un vendaje en la zona.

Operación de menisco por artroscopia

En la actualidad la cirugía artroscópica se ha nutrido de las mejoras en materia de imagen, el auge de las cámaras en alta definición y la posibilidad de reducir su tamaño conservando una alta calidad de imagen, para perfeccionar la técnica y optimizar la eficacia y la precisión de la intervención.

Además, en los últimos tiempos, con la generalización de la tecnología 3D es cada vez más habitual que los cirujanos, tanto traumatológicos como de otras especialidades, hagan uso de cámaras y gafas 3D ya que le permiten percibir mucho mejor la profundidad en el monitor, lo que de nuevo implica mejoras en la precisión.

¿Cuánto dura la operación de artroscopia?

Una operación de artroscopia suele durar entre 30 y 60 minutos, pudiendo el paciente volver a casa el mismo día o tras pasar una noche en el hospital. La rehabilitación tras este procedimiento depende de la dolencia que haya sido tratada, pero siempre es menor que en las cirugías abiertas, ya que como mencionábamos al inicio, se trata de una cirugía mínimamente invasiva que apenas produce daños en los tejidos. Además, los riesgos de esta operación son los mismos que pueden acontecer en cualquier cirugía, siendo los riesgos específicos de este procedimiento menores que los de una cirugía abierta.

Estas son algunas de las operaciones que se pueden realizar mediante cirugía artroscópica, entre otras:

Reconstrucción de ligamentos cruzados por artroscopia

Operación de menisco por artroscopia

 

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 20-08-2013

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso