Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Quistes sebáceos, qué son, cómo se forman y tratamiento

22-10-2014
Quistes sebáceos, qué son, cómo se forman y tratamiento
Valora esta Noticia:

Los quistes sebáceos se forman en el interior de la piel y se encuentran recubierta por ella.

El origen de los quistes sebáceos puede ser congénito, nacer con ello, o adquirido, formándose a lo largo de la vida.

El único tratamiento definitivo para los quistes sebáceos es la extirpación quirúrgica.

¿Qué es un quiste sebáceo?

Un quiste sebáceo se define como una cavidad que se forma en el interior de la piel y que se encuentra recubierta por ella. Presenta un contenido líquido o semisólido proveniente de la formación de sustancias proteínicas segregadas por esas células y otros detritus celulares. Existen una gran variedad de quistes dentro de este gran grupo etiológico, los quistes sebáceos o epidérmicos son los más frecuentes aunque también podemos encontrar a otros de forma habitual como son los quistes millium, los quistes pilares y los quistes tricolemicos.

La diferencia entre todos estos tipos de quistes sólo es posible mediante un estudio de anatomía patológica ya que es necesario ver qué tipo de capas lo recubren para poder ponerle nombre y apellidos. Dentro de la sospecha diagnóstica que debemos tener en cuenta cuando nos encontramos con una lesión sospechosa de ser un quiste sebáceo son los llamados pseudoquistes, que son cavidades dentro de la piel pero que no se encuentran revestidas ni rodeados por tejido epitelial, o los lipomas, tumoraciones o proliferación de tipo benigno de tejido graso que forman pequeñas protuberancias.

Solicita cita con un especialista en extirpación de lipomas, quistes sebáceos

¿Cómo se forman los quistes sebáceos?

Los quistes sebáceos pueden tener un origen congénito o asociado a alteraciones en el desarrollo embrionario o por otra parte un origen adquirido, es decir, su formación se produce durante el desarrollo de la vida diaria por diversos motivos.

Los quistes sebáceos congénitos suelen aparecer en las regiones alrededor de la boca y en la región genital y se deben a posibles alteraciones de determinados restos epidérmicos que se quedan atrapados durante el desarrollo del cuerpo en los estadios iniciales del periodo embrionario.

Los quistes sebáceos adquiridos se van formados con el desarrollo de los adultos y responden a diversas causas. Se considera, en la actualidad, que cualquier obstrucción de una parte del folículo pilosebáceo (vello del cuerpo) puede ser susceptible de progresar a la formación de un quiste sebáceo. El mecanismo de producción se origina por la obstrucción de la salida del contenido de la glándula sebácea que acompaña al folículo piloso. Con esa obstrucción se consigue el acúmulo de material proteínico o sebáceo en el interior de la piel que acabará formando una pequeña cápsula envuelta por células epiteliales conformando el quiste sebáceo.

Foto operación quistes sebáceos

¿Cuál es la presentación habitual de los quistes sebáceos?

La apariencia externa de los quistes sebáceos es una pequeña protusión que asoma hacia fuera de la piel que puede tener o no un pequeño poro en el centro con el que se comunique con el exterior. Tal y como hemos explicado anteriormente, todos los quistes cutáneos o de la piel tienen su origen en cualquiera de las diversas porciones que rodean al folículo piloso (el pelo) en cualquier tramo del cuerpo humano que presente nacimiento de vello, según comience el quiste sebáceo a formarse en cualquiera de esas partes tendremos quistes distintos con características distintas.

Por lo general suelen ser firmes al tacto, móviles y fluctúan en planos profundos de la piel por lo que no se suelen encontrar pegados a capas más alejadas de la superficie de la piel. Suelen ser más frecuentes en tronco, cara, cuello, escroto o detrás de las orejas. Es posible que en las mujeres puedan aparecer en sus genitales externos.

Solicita cita con un especialista en extirpación de lipomas, quistes sebáceos

¿Qué es un quiste sebáceo infectado?

Un quiste sebáceo infectado es la consecuencia de una invasión de microorganismos a través de la piel al interior del contenido del quiste. Esa invasión de microorganismos en el contenido del quiste sebáceo permite la proliferación de los agentes infectivos permitiendo su crecimiento. El cuerpo humano detecta la existencia de estas entidades infectivas y activa al sistema inmune produciendo una inflamación de la zona alrededor del quiste. Por ello, ante la presencia de un quiste que se ha agrandado de tamaño en las últimas horas, doloroso cuando antes no lo era, enrojecido y que desprende calor, debemos sospechar la presencia de un quiste sebáceo infectado.

¿Cuál es el tratamiento para el quiste sebáceo?

El tratamiento definitivo para el quiste sebáceo es siempre quirúrgico. Dependiendo si lo que tenemos es un quiste simple no infectado o si por la comunicación con el exterior que hemos comentado anteriormente se encuentra infectado dispondremos de un tratamiento u otro.

Si el quiste está infectado tenemos dos opciones de tratamiento dependiendo de la duración de la infección: 

  • Si el quiste presenta una induración o enrojecimiento o se encuentra en estadios iniciales de la infección, el tratamiento suele realizarse mediante la administración de analgésicos o antinflamatorios y tratamiento antibiótico. En un porcentaje muy elevado de los casos estas medidas resuelven la situación infectiva por completo.
  • Si el estadio de infección es más avanzado y ya se ha formado una colección purulenta en el interior del quiste sebáceo es posible que sea necesario evacuar esa colección. Para ello será necesario realizar un corte y extraer de forma manual la colección, además de añadir tratamiento analgésico y antibiótico. Una vez el quiste sebáceo ha dejado de estar infectado es posible su extirpación quirúrgica completa

operación de extirpación de quistes sebáceos

El tratamiento para eliminar por completo un quiste sebáceo simple es la extirpación quirúrgica. Para ello, es necesario hacer un pequeño corte alrededor del mismo y extraer el quiste en su totalidad. Si no extraemos completamente la cápsula de la cavidad que forma el quiste sebáceo es posible que reaparezca con el paso del tiempo. 

Este tipo de operación suele ser tener mínimas complicaciones, únicamente es posible que el paciente pueda tener leves molestias en las horas siguientes a la operación. Ésta no requiere ingreso hospitalario, es necesario la utilización de puntos de sutura cuyo número dependerá de la extensión del quiste. La operación de extirpación de quistes sebáceos suele durar entre 15 minutos y media hora.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 22-10-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Lipomas y quistes sebáceos, extirpación

Lipomas y quistes sebáceos, extirpación

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 390 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso