Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Fimosis en adultos, ¿Hay que operar?

4.6 (92%) 474 votos
30-10-2014
Fimosis en adultos, ¿Hay que operar?
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Existen varios tipos de fimosis en adultos y varias complicaciones derivadas según el tipo de compresión que sufra el pene del paciente.

Los síntomas de la fimosis en adultos son principalmente dolor durante las relaciones sexuales y problemas infecciosos en la zona.

La única solución definitiva para los problemas de fimosis en adultos es la operación de fimosis, circuncisión.

¿Qué es la fimosis en adultos?

Se denomina fimosis al problema anatómico del prepucio, parte de la piel del pene que normalmente recubre el glande, que consiste en una estrechez del mismo causada por un anillo de tejido fibroso que impide que se deslice de forma suave y fácil descubriendo el pene. De esta forma podemos decir que un prepucio sano debería poder retraerse completamente, quedando el glande totalmente al descubierto durante una erección, sin molestias ni dolor. En el caso de que esto no sea posible, lo más habitual es realizar la operación de fimosis, circuncisión.

Dentro del término fimosis existen una serie de conceptos que engloban otras patologías en el prepucio del pene y que acompañan o empeoran la patología anteriormente descrita. De esta forma, denominamos parafimosis a la condición agravada de la fimosis en la cual la base del glande es apretada y estrangulada por el prepucio cuando se retrae impidiendo el movimiento del mismo y provocando la congestión del glande por compresión. Este estado de parafimosis debe ser reducido de la forma más rápida posible ya que se corre el riesgo de provocar necrosis peneana al impedir el flujo libre de la circulación sanguínea al glande. Si la reducción es imposible de forma manual es necesaria la práctica de una intervención de urgencia para poder liberar la compresión del prepucio.

Solicita consulta gratuita y sin compromiso con un urólogo

Otras complicaciones unidas intrínsecamente al concepto de fimosis en el adulto son las balanitis o inflamaciones e infecciones del glande, la postitis o inflamación e infección del prepucio y la balanopostitis o unión de las patologías anteriormente mencionadas. Estas entidades se encuentran íntimamente relacionadas con la fimosis ya que la presencia de ésta provoca un aumento en la incidencia de las primeras y predispone al acúmulo de sustancias secretadas y a la colonización de bacterias, hongos y virus en el interior del prepucio.

Aquí te dejamos un pequeño vídeo-resumen de la fimosis. Espero que te ayude:

¿Qué tipos de fimosis en el adulto podemos encontrar?

Tal y como hemos comentado anteriormente la fimosis se define como la incapacidad para retraer el prepucio por detrás del surco balano prepucial del glande, de manera pasiva o activa durante la erección. Esta enfermedad se caracteriza por generar desde pequeñas molestias durante las relaciones sexuales o la masturbación, infecciones locales o del tracto urinario, hasta incluso retención aguda de orina (RAO) cuando se presenta su grado máximo (esclerosis de prepucio).

La fimosis en adultos se puede presentar en tres estadios:

  • Fimosis puntiforme: aquella en la que el orificio prepucial es de un diámetro mínimo, apenas apreciable, con la piel circundante de aspecto y grosor normales.
  • Fimosis cicatricial o anular no retraible: aquella en que la piel que rodea el orificio prepucial esta indurada o engrosada, habitualmente por balanopostitis previas.
  • Fimosis anular: aquellos casos que no puedan incluirse en ninguno de los dos grupos anteriores, estando el prepucio estrechado en mayor o menor medida y por alguna circunstancia existan complicaciones o fracaso para la retracción.

Fimosis en adultos, ¿Hay que operar?

Otra forma de clasificar la fimosis en adultos y a cualquier edad, es según su origen o etiología de manera que podemos encontrar fimosis de origen congénito y fimosis adquiridas durante el desarrollo, de forma que podemos definir a la fimosis adquirida como aquella que se presenta en un paciente que anteriormente no padecía este problema. Los recién nacidos que presentan fimosis congénita representan el 8% y el desarrollo de los mismo permite una curación del 50% de ellos en los 2 primeros años y de cerca del 90% a los 5 años. Este proceso de curación se debe al desarrollo normal de los genitales masculinos y el crecimiento fisiológico de los niños permitiendo un deslizamiento del prepucio sobre el glande normal sin intervención médica en la mayor parte de los mismos.

Las fimosis adquiridas durante el desarrollo normal de los varones se suelen producir tras inflamaciones del prepucio o del glande y como consecuencia de infecciones en el pene a lo largo de los años. Estos procesos inflamatorios transforman el tejido prepucial en tejido fibroso perdiendo la elasticidad normal de la piel y provocando la fimosis adquirida en el adulto. Los varones diabéticos son el grupo etiológico más afectado debido a su predisposición a padecer balanitis y xerosítis del glande por su propia patología subyacente. Se estima en un 16% el porcentaje de balanitis de los varones diabéticos respecto al 6% de los no diabéticos, de los cuales el 20% terminan formando fimosis o parafimosis en el adulto.

Solicita consulta gratuita y sin compromiso con un urólogo

Existe otra forma de clasificación del estado prepucial según la clasificación de Kayaba dependiendo del grado de retractilidad del prepucio respecto al glande. Esta clasificación suele ser usada principalmente en los niños con problemas de fimosis aunque es perfectamente extrapolable a la población general y más adulta. Según estas características podemos encontrar:

  • Fimosis del adulto de tipo I: Leve retracción sin que se vea el glande
  • Fimosis del adulto de tipo II: Exposición del meato uretral con retracción ligeramente mayor del prepucio respecto a la anterior.
  • Fimosis del adulto de tipo III: Exposición del glande hasta la parte media del mismo.
  • Fimosis del adulto de tipo IV: Exposición del glande hasta la corona.

¿Qué síntomas son característicos en las fimosis del adulto?

El principal y más evidente síntoma de fimosis en el adulto es la incapacidad para retraer el prepucio sobre el glande sobre toda durante la erección. Esta incapacidad produce dolor intenso durante la práctica de relaciones sexuales e incluso las impide, provocando en la mayoría de ellas insatisfacción sexual. Si el grado de fimosis es menor, es posible alcanzar satisfacción durante las relaciones sexuales pero aumenta la prevalencia de lesiones cutáneas, heridas y grietas en la piel del prepucio pudiendo empeorar con ello los síntomas y las características de la fimosis en el adulto.

En grados severos de fimosis podemos encontrar dificultad durante la micción ya que el grado de retracción y de diámetro de apertura del prepucio es tan pequeño que impide la salida de la orina de forma fisiológica pudiendo provocar retenciones de orina aumentando con ello la tasa de infecciones urinarias e incluso la retención aguda de orina, médicamente conocida como RAO.

En casos moderados y/o severos en los que la retracción del prepucio es muy dificultosa se produce un acúmulo de sustancias excretadas durante la eyaculación, la micción y la sudoración que provocan un aumento en la tasa de inflamaciones e infecciones del prepucio y del pene. Las alteraciones en la piel, secundarias a las infecciones e inflamaciones, provocan un aumento en la susceptibilidad de los varones que padecen de fimosis en el adulto, al cáncer de pene. El aumento del riesgo se estima en alrededor del 30% en diversas series de estudios. El carcinoma epidermoide es uno de los principales tipos de cáncer de pene invasor asociados al acúmulo de sustancias en los surcos del glande como consecuencia de fimosis en el adulto.

Fimosis en adultos, ¿Hay que operar?

En los últimos años se ha objetivado una disminución de la tasa de cáncer de cuello de útero en las mujeres con pareja estable circuncidada aunque en la actualidad no se ha podido establecer con seguridad cuales son las razones principales que justifiquen esta disminución en la prevalencia del cáncer de cuello uterino.

¿Cuál es el tratamiento de la fimosis en el adulto?

La solución definitiva para la fimosis en el adulto es la intervención quirúrgica. Las indicaciones para la realización de la circuncisión en los adultos que padecen de fimosis son claras y suelen centrarse en aquellos varones que presentan un grado moderado o severo de fimosis y que presentan problemas durante el desarrollo de las relaciones sexuales o presentan complicaciones secundarias como infecciones e inflamaciones del prepucio o pene de repetición. Por supuesto, la afectación severa de fimosis en el adulto está indicada la circuncisión en la totalidad de los varones afectados, salvo contraindicación quirúrgica por comorbilidad del paciente.

La anestesia en la intervención quirúrgica de fimosis en el adulto o circuncisión es generalmente tópica mediante la inyección de anestésicos locales como la mepivacaina o la lidocaína en el dorso del pene y alrededor de la corona del glande.

La operación de fimosis, circuncisión es generalmente sencilla, de duración aproximada entre los 30 y los 40 minutos y una recuperación rápida y total que suele rondar los 15 días hasta la caída de los puntos de sutura.

Conocer más sobre la operación de fimosis, circuncisión

La intervención quirúrgica o circuncisión suele constar de 4 etapas claramente diferenciadas:

  • 1ª Incisión circunferencial: Si el prepucio no puede retraerse por fimosis irreductible re realiza antes una incisión dorsal hasta que se pueda descubrir el glande. Con el prepucio ya retraído se realiza la 1ª incisión circunferencial paralela al surco balanoprepucial a 1 cm aproximadamente.
  • 2ª incisión circunferencial: Con el prepucio reducido (cubriendo el glande) se realiza una segunda incisión circunferencial siguiendo el relieve del surco balano-prepucial.
  • Resección del manguito: Se retrae de nuevo el prepucio y se reseca el manguito de piel y dartos que queda entre las dos incisiones circunferenciales. Hay que hacer buena hemostasia en el lecho para evitar hematomas postoperatorios.
  • Sutura de los bordes: Primero se dan 4 puntos cardinales de sutura de 4 ceros y se dejan referenciados; después se dan 3-4 puntos interrumpidos del mismo material en cada uno de los 4 cuadrantes que quedan.

¿Cómo es la recuperación tras la intervención de fimosis en el adulto?

La intervención para la reparación de la fimosis en el adulto es una intervención breve de apenas 30 minutos y no suele requerir ingreso hospitalario posterior, por lo que el paciente suele abandonar la clínica tras la intervención e iniciar el postoperatorio de la operación de fimosis en casa.

Los cuidados posteriores de la herida quirúrgica y las suturas son sencillos. Lo más importante es mantener la herida y los puntos limpios y secos. Para ello es conveniente que durante la primera semana se realicen curas diarias con suero fisiológico y betadine y se mantenga tapado con gasas y/o venda.

Las complicaciones principales provienen del roce del pene con la ropa interior y las erecciones involuntarias mientras se mantienen los puntos.  Es posible que debido a estos condicionantes se puedan producir pequeños episodios de dolor y pequeños sangrados al estirar el pene los puntos con las erecciones.

Para disminuir estas premisas se recomiendan las prendas interiores ajustadas y la aplicación de hielo (nunca de forma directa) sobre la zona de los puntos en momentos intermitentes no mayor de 10 minutos de duración.

Fimosis en adultos, ¿Hay que operar?

La limpieza de la herida quirúrgica debe realizarse con suero fisiológico evitando el raspado con esponjas duras teniendo en consideración el secado de la misma como uno de los puntos importantes del cuidado postquirúrgico.

Los puntos administrados suelen caerse por si solos entre el 10º y el 14º día aunque es posible que, dependiendo de la variabilidad individual, deban ser extraídos pasados 2 semanas.

Se recomienda evitar mantener relaciones sexuales entre 3 y 4 semanas después de la intervención, ya que es posible que las erecciones sean dolorosas. Después de ese tiempo no hay problema para mantener una vida sexual activa.

En el caso de que durante el postoperatorio inmediata se produzca la inflamación excesiva del pene, la aparición de enrojecimiento o calor o la secreción de líquidos amarillentas a través de la herida quirúrgica debe consultar de forma inmediata con su médico. Normalmente las consultas de control se realizan a los 15 días y al mes de la intervención. Se estima la recuperación completa en 15 días pudiendo realizar actividades cotidianas a partir del tercer día.

Descarga gratis nuestro libro sobre fimosis, circuncisión

¿Quieres saberlo todo sobre la fimosis y la cirugía de circuncisión? Descárgate gratis nuestro libro sobre la circuncisión rellenando el formulario a continuación:

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 30-10-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Urología Urología
Fimosis, circuncisión

Fimosis, circuncisión

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 760 €
Financiación 
desde 37 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso