Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Miomas subserosos

28-11-2014
Miomas subserosos
Valora esta Noticia:

Los miomas subserosos son el tipo de miomas uterinos que se forman debajo de la capa más externa del útero y crecen hacia el exterior.

Los miomas subserosos pueden derivar en miomas pediculados al desprenderse del útero y quedar solo unidos a él por una fina porción de tejido.

El tratamiento definitivo para los miomas subserosos es el quirúrgico, aunque se puede intentar paliar los síntomas con analgésicos.

¿Qué son los miomas subserosos?

Los miomas uterinos son crecimientos tumorales de carácter benigno que se forman a partir de las células que conforman el miometrio. En el caso de los miomas subserosos, son un tipo de mioma uterino que se forma bajo la capa más externa del útero, produciéndose su crecimiento hacia el exterior del útero dándole una forma abultada.

Además, los miomas subserosos pueden dar lugar a otro tipo de mioma denominado mioma pediculado:

Miomas subserosos pediculados

Los miomas pediculados empiezan siendo miomas subserosos, pero con el tiempo se van desprendiendo de la superficie del útero hasta quedar sólo ligados a él por una ligera porción de tejido denominada pedículo.

Solicita cita con un especialista en ginecología, miomas uterinos

Síntomas de los miomas subserosos

Como hemos comentado previamente, los miomas subserosos crecen hacia el exterior del útero provocando un abultamiento del mismo formando nódulos. Esta cualidad propia de los miomas subserosos provoca una serie de síntomas característicos que explicamos a continuación:

Pesadez y dolor en la zona pélvica

No es un síntoma exclusivo de los miomas subserosos, pues también se puede producir a causa del resto de los miomas uterinos, pero suele presentarse principalmente en el caso de los miomas subserosos debido al crecimiento hacia el exterior del útero.

foto miomas subserosos

Este síntoma no suele causar problemas graves en el día a día de la mujer aunque sí que en ocasiones puede presentar picos de dolor bastante altos y leves molestias durante la menstruación.

Este crecimiento de tamaño del útero a consecuencia de los miomas subserosos implica un aumento en el peso del útero y con el tiempo, cuando los miomas se han desarrollado lo suficiente, provocan la mencionada sensación de pesadez pélvica por la que las pacientes suelen acudir al médico.

En un primer momento y siempre que no sea de gran gravedad, el médico le recetará a la paciente un tratamiento analgésico para paliar el dolor. Es importante mencionar que dependiendo del tamaño y la cantidad de los miomas, el dolor y la pesadez será mayor o menor (más miomas más dolor y pesadez, menos miomas menos dolor y pesadez).

foto miomas subserosos

Compresión de los órganos cercanos al útero

Este síntoma de los miomas subserosos suele diagnosticarse asociado a otro tipo de problema médico por el que se haya acudido a la consulta, como puede ser un aumento de las veces que se orina, alteraciones a la hora de ir de vientre como por ejemplo el estreñimiento, la acumulación de gases e incluso el aumento del abdomen.

¿Qué relación tienen estos problemas con los miomas subserosos? Debido al crecimiento hacia el exterior del útero llevado a cabo por los miomas subserosos, su continuado aumento de tamaño causa una compresión en los órganos de la cavidad pélvica que rodean al útero (intestinos, vejiga, etc) impidiéndoles realizar sus funciones con normalidad. En muchos casos, al volverse tan grandes, llegan a causar un aumento del perímetro abdominal.

Tamaños de los miomas subserosos

Los miomas subserosos, al igual que el resto de tipos de miomas uterinos, pueden clasificarse según su tamaño. Esta clasificación permitirá al ginecólogo encargado del tratamiento quirúrgico escoger la técnica más adecuada para extirpar los miomas.

En el caso de los miomas subserosos, así como en el resto de tipos de miomas uterinos, cuanto mayor sea su tamaño más graves serán los síntomas:

  • Mioma subseroso pequeño: Este tipo de mioma subseroso es el que tiene un tamaño igual o menor a 2 cm de diámetro.
  • Miomas de tamaño mediano: En este caso, el diámetro es de entre 2 y 6 centímetros.
  • Miomas grandes: Son los que su diámetro se encuentra entre 6 y 20 cm.
  • Miomas subserosos gigantes: Son los que su diámetro supera los 20 centímetros.

Tratamientos para los miomas subserosos

Si se da el caso de que se detectan los miomas subserosos sin que estos presenten síntomas, la recomendación suele ser la actitud expectante, es decir, esperar realizando revisiones periódicas a ver si los miomas van aumentando mucho de tamaño o si empiezan a producirse síntomas que causen problemas en la vida diaria de la mujer. Asimismo, en algunos casos, si el dolor causado por los miomas subserosos es poco y puntual se suele optar por un tratatamiento analgésico para paliarlo.

Solicita cita con un especialista en ginecología, miomas uterinos

Por otro lado, si los miomas subserosos son de gran tamaño, cursan síntomas de carácter grave e impiden a la paciente llevar una vida normal, la indicación habitual es la cirugía de extirpación de miomas.

Tipos de tratamiento quirúrgico para la extirpación de miomas

Normalmente, cuando una paciente sufre de miomas uterinos no suelen ser todos de tipo subseroso o intramural, sino que se suelen presentar de diversos tipos. En función de estas variables, tamaño y localización, así como otras de carácter personal de la paciente, el cirujano recomendará hacer uso de una técnica quirúrgica u otra. A continuación enumeramos las diferentes técnicas para la extirpación de miomas uterinos más utilizadas:

  • Histerectomía: La histerectomía consiste en la extirpación completa del útero. Esta opción suele ser escogida por pacientes que ya han visto cumplido su deseo de tener hijos o que tienen muy claro que no los van a querer tener. En este caso, se procede a sacar el útero miomatoso, pudiéndose realizar mediante abordaje abdominal, abordaje laparoscópico o a través de la vagina.
  • Histeroscopia: La histeroscopia permite al cirujano extirpar los miomas uterinos sin necesidad de realizar una cirugía abierta. Su uso suele reservarse para la extirpación de miomas de menor tamaño. Además de la histeroscopia quirúrgica existen las histeroscopias diagnósticas que se utilizan para explorar el interior del útero y determinar qué tipo de técnica será la adecuada. En la extirpación de miomas uterinos por histeroscopia se conserva el útero completo.

Conoce un poco más sobre la operación de extirpación de miomas subserosos

  • Miomectomía: La operación de miomectomía para extirpar miomas uterinos permite solucionar los síntomas sin necesidad de extraer el útero por completo. Esta técnica puede realizarse a través de una incisión abdominal o mediante laparoscopia. El uso de una u otra dependerá de la opinión del cirujano y de la gravedad y tamaño de los miomas.
Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 28-11-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Ginecología Ginecología
Operación de miomectomía por laparoscopia (miomas uterinos)

Operación de miomectomía por laparoscopia (miomas uterinos)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.985 €
Financiación 
desde 242 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso