Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Rotura del ligamento lateral interno de la rodilla

11-12-2014
Rotura del ligamento lateral interno de la rodilla
Valora esta Noticia:

En la articulación de la rodilla existen 4 ligamentos importantes y el ligamento lateral interno es uno de ellos.

En muchos casos, cuando se produce la rotura del ligamento lateral interno también se produce la lesión de otro de los ligamentos de la articulación.

Dependiendo de la gravedad de la rotura del ligamento lateral interno se puede realizar un tratamiento conservador o un tratamiento quirúrgico.

¿Cómo está configurada la rodilla?

La rodilla es una de las articulaciones más importantes del cuerpo humano ya que es la que permite la posibilidad de la bipedestación y el movimiento sobre las dos extremidades inferiores de las personas.

De forma resumida podemos describir la anatomía de la articulación de la rodilla y sus componentes de la siguiente manera: está compuesta por 3 tipos distintos de huesos (fémur en su parte superior, tibia en su parte inferior y rótula que cubre por delante a la articulación de la rodilla), 2 membranas de cartílago llamados meniscos y 4 fuertes ligamentos: ligamentos cruzado anterior, ligamento cruzado posterior, ligamento lateral interno y ligamento lateral externo. Entre las estructuras anteriores y los ligamentos cruzados se conforma la articulación de la rodilla que soporta la mayor parte del peso del cuerpo.

Solicitar cita para la operación de ligamentos cruzados

¿Qué es el ligamento lateral interno de la rodilla y cómo se lesiona?

El ligamento lateral interno de la rodilla o ligamento colateral medial es el encargado de mantener la estabilidad de la rodilla en la parte medial o interior de la misma. Dicho ligamento conecta a la tibia con el fémur en la porción interna de la rodilla impidiendo parcialmente el desplazamiento de la tibia sobre el fémur e impidiendo el desplazamiento de la rodilla hacia el interior, ayudado en este caso por el ligamento cruzado anterior.

Generalmente cualquier ligamento o menisco de la rodilla puede verse afectado de dos maneras, por un mecanismo traumático o por un mecanismo degenerativo.

Actualmente se viene observando un aumento en la prevalencia de roturas parciales o totales de las estructuras tendinosas y meniscales de la rodilla sobre todo debido al incremento de la población en la realización de actividades deportivas. Si hablamos del ligamento lateral interno de la rodilla, lo habitual es que se produzca una lesión conjunta de otras estructuras ligamentosas de la rodilla, especialmente el ligamento cruzado anterior ya que ambos soportan la carga tensional de la rodilla en cuanto a la rotación externa y desplazamiento interno de la rodilla. En un porcentaje muy elevado de las situaciones, la lesión del ligamento lateral interno de la rodilla o ligamento colateral media se produce por un desplazamiento excesivo de la rodilla hacia el interior, que desde un punto de vista médico, esta situación de define como “valgo excesivo”.

Rotura del ligamento lateral interno de la rodilla

Cuando se produce esta situación de desplazamiento interno de la rodilla en exceso o valgo, el paciente generalmente nota un chasquido característico e inmediatamente se produce inflamación de la rodilla con presencia de dolor de moderado a severo. Tal y como hemos explicado anteriormente, en un porcentaje elevado de las situaciones en que se produce una lesión del ligamento lateral interno de la rodilla también se produce la rotura del ligamento cruzado interno.

Tipos de lesiones del ligamento lateral interno de la rodilla

De forma general, las lesiones de las estructuras ligamentosas de la rodilla, incluido el ligamento lateral interno, se clasifican según la gravedad del daño sufrido por los componentes. Teniendo en cuenta esta perspectiva podemos clasificar la lesión del ligamento lateral interno de la rodilla en tres grados diferentes:

  • Grado 1 o leve: en este tipo de grado de lesión del ligamento lateral interno de la rodilla se produce una rotura parcial de fibras del ligamento que produce dolor a la exploración de forma puntual, la estabilidad de la rodilla suele estar conservada, no suele presentar un gran componente de derrame articular y presenta una buena evolución con tasa de recidiva o posibilidad de volver a dañarse escasa.
  • Grado 2 o moderado: en este tipo de grado de lesión del ligamento lateral interno de la rodilla se produce una rotura total de las fibras más profundas del ligamento con una rotura parcial de las fibras superficiales. El dolor es más intenso, la inflamación y el derrame son más evidentes que en el grado anterior, se produce una inestabilidad moderada en la exploración física y el riesgo de recidiva aumenta con respecto al grado anterior. Normalmente el porcentaje de estructuras ligamentosas y meniscales dañadas de forma conjunta con el ligamento lateral interno es bajo.
  • Grado 3 o severo: en este grado de lesión del ligamento lateral interno de la rodilla se produce una rotura total del ligamento dañado. El dolor es generalizado al igual que la incapacidad para la bipedestación y el derrame articular y el hematoma colindante a la lesión. La inestabilidad es importante en la exploración física y el riesgo de recidiva y de lesiones adyacentes y consecuentes a la lesión del ligamento lateral interno de la rodilla son frecuentes.

Rotura del ligamento lateral interno de la rodilla

¿Cómo se diagnostica la lesión del ligamento lateral interno de la rodilla y cuál es su tratamiento?

La lesión del ligamento lateral interno de la rodilla se diagnostica generalmente atendiendo al mecanismo de la lesión y a la exploración física. Con las maniobras exploratorias realizadas por el médico o traumatólogo se puede localizar y diagnosticar con un elevado grado de certeza cuál es el grado de la lesión y si hay estructuras ligamentosas o meniscales asociadas.

Posteriormente a la exploración, la radiografía de la rodilla y la resonancia magnética nuclear (RMN) aportan información extra y complementaria que permiten la confirmación de la lesión y aportan información adicional que permite al especialista indicar un tipo de tratamiento determinado e individualizado.

De forma general se entiende que las lesiones de grado 1 se pueden tratar de forma conservadora con inmovilización y sesiones de rehabilitación lo más precoces posibles. El objetivo del tratamiento conservador es permitir la regeneración parcial de la estructura dañada y consolidar las estructuras colindantes para fortalecer la estabilidad y la función del ligamento dañado y la potenciación muscular de la articulación de la rodilla.

En las lesiones de grado 2 y/o 3 es conveniente individualizar al paciente y analizar sus características propias a la hora de elegir u optar por un tratamiento conservador y posteriormente quirúrgico, un tratamiento conservador definitivo o un tratamiento quirúrgico inmediato. Normalmente en las lesiones de grado 2 se suele optar por un tratamiento conservador de inicio, posponiendo la decisión de intervención quirúrgica si los resultados de la rehabilitación precoz no son concluyentes.

Operación de ligamentos cruzados por artroscopia

De forma general se extrapola que las lesiones del ligamento lateral interno que se asocian a ligamento cruzado anterior suelen requerir un tratamiento conservador del ligamento lateral interno primero en busca del fortalecimiento muscular y ligamentoso y reparar el ligamento cruzado anterior posteriormente por medio de la intervención quirúrgica.

En la intervención quirúrgica generalmente se realiza una reparación directa y reinserción en el hueso en los casos agudos y una plastia del mismo si la intervención se pospone en el tiempo.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 11-12-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.649 €
Financiación 
desde 226 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso