Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Menisco roto ¿Es necesario operar? ¿Hay otros tratamientos?

4.9 (98%) 504 votos
12-12-2014
Menisco roto ¿Es necesario operar? ¿Hay otros tratamientos?
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Una de las principales preguntas que se hacen los pacientes que tienen el menisco roto es si es necesario operarse o si se puede solucionar de forma conservadoras.

La elección de solucionar el menisco roto con cirugía o tratamiento conservador debe ser escogida entre el traumatólogo y el paciente según las características de éste.

Si la gravedad del menisco roto es muy alta y no permite al paciente llevar una vida normal, se recomienda llevar a cabo la operación de artroscopia de menisco.

Cuando se presenta un menisco roto los síntomas son muy característicos a pesar de que se pueden confundir con los síntomas de la rotura de los ligamentos cruzados, por lo que para poder diferenciar un menisco roto de un ligamento roto será necesario que un especialista en traumatología realice una exploración física para diagnosticarlo.

Este diagnóstico del menisco roto se realiza en primer momento mediante la exploración física mencionada previamente, pero se suele confirmar haciendo uso de otro tipo de pruebas como la resonancia o la radiografía, incluso haciendo uso de la artroscopia diagnóstica.

Solicita cita con un especialista en artroscopia de menisco

A continuación explicaremos varios puntos relacionados con el menisco roto, empezando por los síntomas que sufre el paciente y que permiten al médico sospechar de la rotura del menisco durante la entrevista médica.

Síntomas del menisco roto

En el momento en que se produce la fractura de menisco el paciente percibe un chasquido en la rodilla, el cuál es común a la rotura de ligamentos, pudiendo a su vez haberse producido una rotura tanto en el menisco como en el ligamento cruzado anterior.

Menisco roto ¿Hay que operar?

Los principales síntomas que se producen a causa de un menisco roto son:

  • Dolor: El dolor debido al menisco roto suele ser moderado y aumentar al realizar movimientos con la rodilla o apoyar la pierna al ponerse de pie, pero una de las pruebas inequívocas de que puede que el menisco esté roto es si al presionar en la línea interarticular de la rodilla (línea imaginaria que separa la parte superior de la rodilla y la inferior) el dolor aumenta. Si el dolor es generalizado en toda la articulación de la rodilla, es posible que además del menisco roto existan daños en otras estructuras como los ligamentos o el propio hueso.
  • Bloqueo articular: El bloqueo articular a causa de un menisco roto se debe a que una porción del menisco fracturado se interpone entre el fémur y la tibia impidiendo que la rodilla pueda completar el movimiento de flexo-extensión.
  • Derrame articular: Este síntoma además de a causa de un menisco roto, también se puede producir debido a la rotura de ligamentos, impidiendo el movimiento de la rodilla ni siquiera de forma moderada a causa de la inflamación.
  • Reducción de la movilidad: A causa de todos los síntomas de menisco roto mencionados, el paciente no puede llevar a cabo el movimiento de flexionar o el de extender la rodilla. En estos casos, si no se trata la rotura de menisco en un tiempo, es muy común que se produzca la atrofia de los músculos que rodean la rodilla debido a la inactividad.

Diagnóstico del menisco roto

Para determinar si se trata de una rotura de menisco es vital que el diagnóstico lo realice un especialista en traumatología. Para llevarlo a cabo, el médico realiza una anamnesis del paciente, nombre técnico de lo que comúnmente se podría llamar entrevista médica, donde el paciente le cuenta al médico cómo se ha producido el problema y cuáles son los síntomas que percibe; así como una exploración física para intentar confirmar las sospechas diagnósticas que pueda tener a raíz de la anamnesis.

¿Hay que operar un menisco roto?

Además de esta diagnosis inicial, si el médico lo cree conveniente, se llevarán a cabo pruebas complementarias para determinar el alcance de la fractura de menisco y para asegurarse de que no existen otros daños estructurales en la articulación (hueso, ligamentos, etc). Este tipo de pruebas complementarias son la radiografía para determinar si existen daños en el hueso y la resonancia magnética que permitirá al especialista diferenciar entre menisco sano y roto.

Descarga Gratis nuestro libro: "Lesiones de menisco, de la rotura a la recuperación"

Consigue nuestro libro sobre menisco de forma gratuita suscribiéndote a nuestra nevsletter rellenando el siguiente formulario. En él encontrarás toda la información sobre las lesiones de menisco y sus tratamientos conservadores y quirúrgicos:

 

Tipos de lesiones de menisco roto

En la anatomía de la rodilla contamos con dos meniscos, uno interno y otro externo. Dependiendo de en cuál de estos meniscos se produzca la rotura diferenciaremos entre rotura de menisco interna y rotura de menisco externo:

  • Rotura interna de menisco: Se trata de la lesión de menisco más común, tanto en lo que respecta a las roturas de menisco traumáticas y degenerativas, siendo la única diferencia que las roturas de menisco traumáticas suelen ser longitudinales mientras que las roturas degenerativas suelen ser de forma horizontal.
  • Rotura del menisco externo: En estos casos, la rotura de menisco puede deberse a la aparición de un quiste meniscal (considerado rotura degenerativa) o alguno de los diferentes tipos de roturas como la que tiene forma de pico de loro.

Menisco roto

Posibles tratamientos de un menisco roto

Una vez se ha realizado el diagnóstico de la rotura de menisco y se ha determinado si existen o no lesiones asociadas, el especialista y el paciente mantendrán una conversación donde se determinará la necesidad de llevar a cabo la reparación del menisco roto o si por el contrario el paciente se puede beneficiar de algún tipo de tratamiento conservador.

Esta decisión se tomará en base al uso que se realice de la articulación (si se trata de un deportista de élite o si el deporte es una parte muy importante de su vida), el dolor e impedimentos que esto le cause y por supuesto la gravedad de la lesión.

Artroscopia de menisco

A continuación explicaremos brevemente los tipos de tratamientos (conservador y quirúrgico) a los que puede optar el paciente:

Tratamiento conservador de menisco roto

La elección de un tratamiento conservador del menisco roto suele realizarse en lesiones parameniscales, las cuáles tan sólo afectan a la parte periférica del menisco. Esta zona, al estar vascularizada (tiene venas y capilares por donde fluye la sangre) tiene más posibilidades de regenerarse por sí sola del mismo modo que se regeneran las heridas.

Para este tratamiento, el paciente deberá realizar una rehabilitación intensa que le permita reforzar los músculos de la articulación de la rodilla para así poder repartir el esfuerzo entre ellos y evitar que recaiga toda sobre el menisco dañado.

Para sobrellevar los posibles dolores, el médico le puede recetar analgésicos y antiinflamatorios. Después de cada sesión de rehabilitación el paciente deberá ponerse hielo en la zona del menisco roto para relajar la posible hinchazón.

Solicita cita con un especialista en artroscopia de menisco

Con el tiempo el paciente podrá llevar una vida normal aunque es posible que alguna vez se le inflame la rodilla después de grandes esfuerzos físicos, debiéndose colocar hielo para rebajarlo.

Operación de menisco roto

En el caso de que se opte por la cirugía para solucionar el menisco roto, el tipo de abordaje más utilizado hoy en día es la artroscopia de rodilla. Ésta operación es de las llamadas cirugías mínimamente invasivas ya que permiten al cirujano reparar el menisco roto sin necesidad de realizar una cirugía abierta. Para ello hace uso de un artroscopio, que es una cámara diminuta con una luz conectada a un monitor que permite al cirujano reparar la rodilla desde fuera, viendo el interior de la articulación en el monitor y reparar el problema con los instrumentos introducidos a través de dos mini incisiones.

Además del método de abordaje, se puede elegir entre dos técnicas quirúrgicas de reparación del menisco roto, aunque casi siempre se realiza una combinación de ambos. En todos los casos, el objetivo principal es la conservación de la máxima cantidad de tejido meniscal posible:

  • Sutura meniscal: Esta técnica quirúrgica consiste en la sutura de la rotura del menisco para conservar todo el tejido meniscal. Esta técnica se suele utilizar en pacientes jóvenes o deportistas ya que permite conservar una gran parte del menisco.
  • Meniscectomía parcial: Por otro lado, esta intervención consiste en extirpar el borde libre desprendido a causa de la fractura. En estos casos se intenta eliminar la mínima cantidad de tejido, ya que si se eliminase demasiado podría producirse una degeneración acelerada de la articulación y aparecer artrosis. Hoy en día ya no se realiza la meniscectomía completa, ya que consistía en extirpar el menisco por completo, por lo que la fricción ósea era muy grande y aparecía artrosis temprana.

Para conocer más sobre el menisco roto y su tratamiento quirúrgico, haz click en el siguiente botón:

Operación de menisco por artroscopia

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 12-12-2014

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

Artroscopia de Rodilla (lesiones de menisco)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.849 €
Financiación 
desde 138 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso