Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

¿Qué es la vesícula inflamada? Causas, síntomas y tratamientos

29-01-2015
¿Qué es la vesícula inflamada? Causas, síntomas y tratamientos
Valora esta Noticia:

La vesícula inflamada o colecistitis, consiste en el aumento del grosor de las paredes de la vesícula y su consecuente debilitamiento.

El proceso de vesícula inflamada puede ser agudo, si se produce de forma repentina, o crónico si se va produciendo poco a poco durante días. .

La solución más común y más recomendada en estos casos es la operación de extracción de vesícula por laparoscopia.

​​

¿Qué es una vesícula inflamada?

La vesícula inflamada es un concepto que engloba múltiples patologías de la vesícula biliar. En sí, podríamos definirlo como un aumento del grosor de las paredes o inflamación de la vesícula biliar que provoca alteraciones en la vascularización debilitando con ello la estructura propia de las paredes pudiendo provocar, si no se soluciona a tiempo, una rotura de las mismas. Esta inflamación puede deberse a la colelitiasis en muchos casos.

El término médico con el que se define una vesícula inflamada es el de colecistitis. Esta inflamación de la vesícula biliar puede suceder de forma aguda o de forma crónica en el tiempo. Esto quiere decir que la inflamación de las paredes de la vesícula biliar puede producirse en un corto periodo de tiempo (aguda) o a lo largo de varios días o semanas (crónica) con un crecimiento de la inflamación lento.

Las causas o etiología de una vesícula inflamada suelen ser preferentemente dos:

  • Una inflamación de la vesícula provocada por un cálculo de colesterol o biliar (vesícula inflamada o colecistitis litiásica)
  • Como manifestación de otra enfermedad o traumatismo (vesícula inflamada o colecistitis alitiásica) en el que no intervienen obstrucción por cálculos o litiasis.

Solicita cita con un especialista en colecistectomía abierta

A modo de recordatorio podemos definir la vesícula como un órgano que se localiza en la región inferior del hígado, en la zona superior derecha del abdomen. La vesícula biliar se encarga junto con el hígado de secretar sustancias que facilitan y promueven la digestión de los alimentos cuando pasan por los intestinos después de su recorrido por el estómago. La formación de cálculos se produce por el acúmulo de estas sustancias digestivas denominadas sales biliares y su precipitación en el interior de la vesícula.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas o síntomas de la vesícula inflamada?

Las características clínicas o síntomas de la vesícula inflamada (colecistitis) suelen ser episodio de dolor en la región derecha del abdomen con una intensidad mantenida en el tiempo y que no mejora con la toma de analgésicos suaves, de 24 o 48 horas de duración y que se haya iniciado después de una comida o cena copiosa y la presencia de fiebre o temperatura corporal mayor de 37,8ºC.

Después de estos dos síntomas clásicos, es posible que el paciente que padece de vesícula inflamada o colecistitis aguda puede asociar una tinción de la piel de un color amarillento que se hace más evidente en la conjuntiva de los ojos (la región blanca de los mismos). Esta situación se denomina en términos médicos como ictericia. Sólo está presente en un 20% de los casos de pacientes que sufren de vesícula inflamada. Es posible también que en determinados episodios de vesícula inflamada sea posible palparla a través del abdomen.

Imagen de vesícula inflamada

Desde el punto de vista médico hay una exploración física que se realiza palpando el abdomen en la región donde se encuentra la vesícula inflamada y que impide la inspiración forzosa del paciente cuando se comprime la zona. Esta exploración se denomina Murphy y cuando ocurre esto se considera una exploración positiva.

¿Cómo se diagnostica una vesícula inflamada?

La vesícula inflamada se diagnostica, en primer lugar, por los síntomas acompañantes unido a una exploración física acorde con esta patología (Murphy positivo). Estos hallazgos y características nos permiten enfocar un diagnóstico de sospecha sobre esta patología.

Posteriormente, se suele solicitar una analítica de sangre de urgencia en la que se suelen ver elementos concordantes con datos de infección y de inflamación en la misma.

Operación de vesícula inflamada

En la misma actuación suele ser rutinario la petición de una radiografía simple de abdomen para poder objetivar, aunque generalmente no es posible, la presencia de algún cálculo o litiasis en la región de la vesícula. Si la realización de una radiografía de abdomen no aclara el diagnóstico suele ser necesaria la realización de una ecografía abdominal que generalmente nos da la confirmación del diagnóstico de vesícula inflamada o colecistitis.

La realización de otra serie de pruebas complementarias como el TAC de abdomen, la resonancia magnética nuclear o incluso la realización de una endoscopia a través del esófago y del estómago (CPRE) no es imprescindible pero puede ser necesario en los casos más dudosos de vesícula inflamada.

¿Cuál es el tratamiento de la vesícula inflamada?

Generalmente el tratamiento de la vesícula inflamada es la intervención quirúrgica por laparoscopia dentro de las primeras 72 horas desde el inicio de los síntomas típicos de esta enfermedad. Este tipo de intervención se considera como la primera línea de tratamiento de una de las complicaciones más peligrosas de la patología de la vesícula, como es la vesícula inflamada.

En determinadas ocasiones, sobre todo en pacientes con grandes comorbilidades o abundantes patologías o enfermedades asociadas, puede no ser posible la realización de una intervención quirúrgica por laparoscopia y ser necesaria la operación de extracción de la vesícula inflamada por vía abdominal. En este caso se realizaría una incisión rodeando justo por debajo la parrilla costal derecha para poder acceder al interior del abdomen y poder extraer la vesícula.

Si el paciente acude a urgencias antes de las primeras 72 horas desde que presenta los primeros síntomas de vesícula inflamada o colecistitis, suele realizarse un tratamiento médico más conservador a base de antibióticos y analgésicos o antiinflamatorios para posponer la intervención quirúrgica entre 8 y 12 semanas, una vez que el proceso agudo haya cedido y la intervención quirúrgica ofrezca menos complicaciones.

Operación de colecistectomía por laparoscopia

En ocasiones es posible que la inflamación de la vesícula sea demasiado grande cuando se diagnostica y además del tratamiento con fármacos es probable que se pueda colocar un drenaje (tubo que comunica el exterior con el interior de la vesícula) para facilitar que la infección pueda salir de la vesícula hacia el exterior. Este tipo de drenaje o tubo suele ser colocado por los radiólogos especializados en intervencionismo.

La realización de otro tipo de técnicas quirúrgicas como la CPRE o la endoscopia oral con extracción de los cálculos desde el interior del abdomen suele realizarse cuando las piedras o litiasis que obstruyen la salida de las sales biliares y que causan el cuadro de la vesícula inflamada se encuentra más cerca del orificio de salida de la vesícula que en el inicio de la misma. Este tipo de intervención es menos frecuente que la intervención quirúrgica habitual pero depende de la situación del cálculo biliar.

Solicita cita con un especialista en colecistectomía abierta

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 29-01-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.470 €
Financiación 
desde 217 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso