Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hernia inguinal indirecta, causas, síntomas y tratamiento

4.6 (92%) 529 votos
12-02-2015
Hernia inguinal indirecta, causas, síntomas y tratamiento
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Las hernias inguinales indirectas se refieren a la formación de una hernia en la zona baja del pubis, cerca del escroto.

Existen varios tipos de clasificaciones en las hernias inguinales, siendo la clasificación de la hernia inguinal indirecta desde un punto de vista anatómico.

Para solucionar una hernia inguinal indirecta la única solución es la operación de hernia inguinal, laparoscópica o abierta.

​​

Las hernias inguinales indirectas son las hernias que aparecen en la parte inferior del pubis, cerca del escroto en los hombres, debiéndose principalmente a problemas de debilidad en la zona baja de la pared pélvico-abdominal. El atributo de indirecta en las hernias inguinales se relaciona con la clasificación de las hernias inguinales en base a un punto de vista anatómico. Profundizaremos un poco más en este tema tras explicar brevemente qué son las hernias inguinales y los tipos que existen:

¿Qué es una hernia inguinal?

La hernia inguinal es la protrusión o salida del contenido o grasa del interior del abdomen a través de alguno de los agujeros que conforman el canal inguinal.

El canal inguinal es una región del abdomen que se encuentra en la parte más inferior y lateral del mismo. Corresponde con la zona de la ingle, tanto en hombres como en mujeres. El canal inguinal transcurre entre la región más alta de la pelvis hasta el centro de la misma en su zona más inferior, la región del pubis. Dentro del canal inguinal se encuentran dos orificios a través de los cuales transcurren vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas y el cordón espermático en los hombres y el ligamento redondo en las mujeres. Estos dos orificios se denominan anillo inguinal superficial y anillo inguinal profundo y son las zonas por donde va a protruir y salir el contenido abdominal formando las hernias inguinales.

Solicitar una cita con un especialista en hernia inguinal

Las hernias inguinales se observan a simple vista como la aparición de un bulto en la región de la ingle de los pacientes que las padecen. Interiormente pueden estar recubiertas por un saco herniario o contener únicamente tejido graso. Un saco herniario es un recubrimiento de tejido del interior del abdomen que rodea las estructuras abdominales que salen o protruyen a través del agujero de la hernia.​

¿Qué tipos de hernias inguinales existen?

Las hernias inguinales se pueden clasificar de varias formas según el punto de vista médico que queramos resaltar. De esta manera se pueden clasificar las hernias inguinales según los síntomas que producen:

  • Hernia inguinal reductible: Tipo de hernia que puede salir o protruir a través del agujero herniario pero que normalmente puede reducirse, es decir, puede volver a introducirse en el interior de la cavidad abdominal de nuevo.
  • Hernia inguinal incoercible: Aquella hernia inguinal que vuelve a salir cada vez que se intenta reducir.
  • Hernia inguinal incarcerada: Es la hernia inguinal que no es capaz de reducirse al interior del abdomen pero que no produce lesiones en el contenido de la hernia.
  • Hernia inguinal estrangulada: aquella hernia que no es capaz de reducirse una vez que ha salido por el agujero herniario pero si padece un daño en el interior de los tejidos de la misma por problemas con la circulación sanguínea, pudiendo provocar isquemia o infarto del tejido herniado e incluso necrosis, lo cuál requerirá de una cirugía de urgencia.
  • Hernia inguino-escrotal: Este tipo de hernia inguinal es el cuál cuyo contenido baja hasta el interior del escroto en los pacientes varones.

Cirugía de hernia inguinal

Podemos clasificar a las hernias inguinales según las causas primarias que han provocado su aparición. En este sentido podemos clasificar a las hernias inguinales en:

  • Congénitas: Las hernias que ya están presentes desde el nacimiento.
  • Adquiridas: Son las que se producen a lo largo del desarrollo de los seres humanos sin una casusa clara o definida.
  • Postquirúrgicas: Que se trata de las hernia inguinales recidivadas que aparecen a raíz de una intervención quirúrgica previa aprovechando las debilidades de la pared muscular secundarias a la propia operación.
  • Traumáticas: Este tipo de hernia inguinal se debe a traumatismos sobre la región inguinal que provoquen la salida del saco herniario a través de uno de los orificios naturales o a partir de uno creado por el propio traumatismo.

Foto de cirugía de reparación de hernia inguinal indirecta

Desde un punto de vista anatómico podemos dividir a las hernias inguinales en:

  • Hernia inguinal directa: Es aquella hernia inguinal que protruye o se exterioriza a través del defecto de la pared abdominal.
  • Hernia inguinal indirecta: Aquella hernia inguinal que asoma y aparece a través del orificio inguinal interno introduciéndose en el canal inguinal.
  • Hernia inguinal mixta: Aquella hernia inguinal que mantiene elementos de los dos grupos anteriores.

¿Cuáles son las causas que provocan una hernia inguinal indirecta?

Las causas que provocan una hernia inguinal indirecta son variadas y multifactoriales. En la inmensa mayoría de las ocasiones es muy difícil especificar y acotar una causa concreta que relacione la aparición de una hernia inguinal indirecta.

En diferentes estudios y trabajos que buscan estudiar el origen de las hernias inguinales indirectas sólo se han podido establecer algunos factores de riesgo que predisponen a la formación de las hernias inguinales indirectas. Los más destacados son:

  • Tabaco: La relación del uso y abuso de tabaco en pacientes, tanto hombres como mujeres, es uno de los factores de riesgo que con más seguridad predisponen a este tipo de hernia inguinal indirecta. Esta relación de riesgo no implica que los pacientes fumadores tengan necesariamente hernias inguinales indirectas aunque si favorece su aparición.
  • Historia familiar de hernia: Parece claro un componente genético en familias con hernias inguinales indirectas en sus progenitores.
  • Cirugía previa como la  apendicectomía y/o prostatectomía radical abierta.
  • Insuficiencia renal crónica.
  • Trabajos pesados durante largo tiempo.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Imagen de enfermera durante una cirugía de hernia inguinal indirecta

¿Cuáles son los síntomas de una hernia inguinal indirecta?

Una hernia inguinal indirecta suele detectarse y diagnosticarse por la presencia de un bulto en la zona inferior de la ingle muy cerca del escroto de los hombres y de la región pubiana en las mujeres. Ese bulto generalmente y en la mayoría de los casos no suele doler aunque es posible que durante la realización de esfuerzos físicos concretos pueda aumentar de tamaño. En numerosas ocasiones ese bulto que el paciente se nota es capaz de aparecer y desaparecer durante varias veces al día o permanecer semanas y meses en ese estado.

Cuando el paciente que padece de una hernia inguinal indirecta presenta una hernia que no es capaz de reducirse por sí sola puede presentar diversos síntomas o signos. Los principales son la pesadez en la región inferior del abdomen, molestias o dolor en los desplazamientos, aumento de la frecuencia de la micción y la posibilidad de que la hernia puede sufrir un daño interno por alteraciones en su vascularización y pueda producir un episodio de isquemia en el interior del saco herniario. Este tipo de hernia, tal y como hemos explicado anteriormente se trata de una hernia inguinal indirecta estrangulada.

¿Cuál es el tratamiento de una hernia inguinal indirecta?

El tratamiento para la resolución definitiva de las hernias inguinales, sean indirectas o del ripo que sean, siempre debe de ser quirúrgico. Una vez que se ha producido una debilidad en la pared abdominal que permite que parte del contenido abdominal (formando el saco herniario, tal y como hemos explicado anteriormente) protruya o salga hacia la piel, es imposible que se reduzca y cierre por sí solo y siempre será necesario la realización de una intervención quirúrgica si queremos solucionar esta debilidad de la pared de forma permanente.

Conocer más sobre la operación de hernia inguinal

Los dos grandes tipos de intervenciones quirúrgicas que suelen realizarse para la reparación de una hernia inguinal indirecta son la herniorrafía o la hernioplastia. La diferencia entre cada una es la posibilidad de implantar una malla de tejido sintético que tape el orificio de salida del saco herniario (en el caso de la hernioplastia) una vez reducida la hernia inguinal indirecta o la sutura con hilo quirúrgico del orifico de salido del saco herniario en la herniorrafía. La posibilidad de elegir un tipo de intervención u otra depende del tamaño de la hernia y del agujero herniario y de las características propias de cada paciente.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 12-02-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso