Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Cálculos biliares, qué son, causas y tratamientos

12-02-2015
Cálculos biliares, qué son, causas y tratamientos
Valora esta Noticia:

Los cálculos biliares se forman debido a la acumulación de sustancias en la vesícula debido a que la bilis no las puede disolver.

Las complicaciones de los cálculos biliares son diversas, pero una de las más peligrosas es la peritonitis biliar que puede causar consecuencias muy graves.

La única solución para aliviar los problemas de cálculos biliares sintomáticos es la operación de colecistectomía.

​​

¿Qué són los cálculos biliares?

Los cálculos biliares, o colelitiasis, son pequeñas piedras que se forman en la vesícula debido a una alta concentración de sustancias, colesterol o bilirrubina, pudiendo llegar a provocar la inflamación de este órgano, la obstrucción de los conductos de salida o conductos biliares, así como en algunos casos la rotura de las paredes vesiculares, algo que puede llegar a provocar graves consecuencias.

A pesar de esta última afirmación, los casos en que se produce peritonitis biliar (rotura de la vesícula) son pocos ya que los médicos diagnostican los cálculos biliares con suficiente antelación para solucionar y evitar los posibles problemas llevando a cabo la operación de colecistectomía.

Asimismo, es importante mencionar que la presencia de cálculos biliares no siempre conlleva una afectación sintomática del paciente, pues en muchos casos las personas que sufren de cálculos biliares no sufren ningún síntoma y si se les detectan es a través de radiografías de abdomen, ecografías u otro tipo de pruebas relacionadas con patologías diferentes a la colelitiasis o formación de cálculos biliares.

Solicita cita con un especialista en colecistectomía abierta

¿Cómo se forman los cálculos biliares?

Los cálculos biliares se forman debido a la acumulación de sustancias en la vesícula cuya concentración es tan grande que la bilis es incapaz de disolverlas. Estos cálculos biliares pueden ser:

  • Cálculos biliares pigmentarios: Se trata de los cálculos que se forman debido a la descomposición de los glóbulos rojos a causa de patologías asociadas, la producción excesiva de bilirrubina a causa de esta descomposición y la incapacidad de la bilis para disolverla por completo, provocando la formación de los cálculos.
  • Cálculos biliares de colesterol: Estos cálculos se deben a que la vesícula es incapaz de diluir el colesterol excretado por el hígado, produciéndose la formación e los cálculos por acumulación del mismo.

Existen factores de riesgo que implican una mayor incidencia en el padecimiento de cálculos biliares. A continuación enumeramos algunos de ellos:

  • Las mujeres sufren más de cálculos biliares que los hombres.
  • Los síntomas de los cálculos biliares suelen aparecer a partir de los 40 años, aunque es posible que se produzcan antes.
  • El sobrepeso, el sedentarismo y la mala alimentación son un factor de riesgo muy importante en la aparición de cólicos biliares.
  • Diabetes
  • La cirrosis hepática o las infecciones de los conductos biliares provocan cálculos biliares del tipo pigmentarios (bilirrubina).

Imagen de mujer con problemas de cálculos biliares

Síntomas de los cálculos biliares

Los cálculos biliares sintomáticos son los menos comunes, es decir, normalmente las personas que tienen formaciones biliares en la vesícula no sufren síntomas, más allá de quizá dolores puntuales tras comidas copiosas en momentos puntuales del año.

Pero en otros casos los cálculos biliares sí que causan síntomas, bastante molestos y bastante problemáticos. Entre estos síntomas podemos destacar:

  • Dolor en la zona superior derecha del abdomen: Este es el síntoma por excelencia y el más habitual. En ocasiones se acompaña de náuseas y vómitos.
  • Disepsia biliar: Se trata de la intolerancia a comidas grasientas, aparición de flatulencias, sensación de inflamación en el abdomen y vómitos. Para aliviarlos, la mejor opción es la colecistectomía (extracción de la vesícula).
  • Colecistitis: La colecistitis consiste en la inflamación de las paredes de la vesícula a causa de la obstrucción de los conductos biliares por los cálculos biliares que impiden su vaciado. Puede ser de carácter agudo, produciéndose la inflamación de forma puntual, o crónico si las molestias asociadas se producen de forma periódica. En los casos de que los cálculos biliares causen colecistitis aguda será necesaria una intervención quirúrgica de urgencia.
  • Cólicos biliares: Estos se producen cuando un cálculo biliar bloquea uno de los conductos biliares, produciéndose los siguientes síntomas:
    • Dolores en la zona superior derecha del abdomen, que suele ceder con la ingesta de medicamentos analgésicos o en otros casos, cede de forma espontánea.
    • Estos se suelen asociar a la inflamación de la vesícula debido a la obstrucción de los conductos biliares.
    • Ictericia (Cambio de color de la piel y ojos a un tono amarillento)
    • Vómitos y náuseas.

En los casos en que los pacientes sufren de cálculos biliares múltiples o de colecistitis crónica debido a estas piedras vesiculares, es recomendable llevar a cabo una extirpación de la vesícula para evitar la molestia de que aparezcan los síntomas con mucha frecuencia y a su vez lograr evitar la posibilidad de que se produzcan complicaciones como colecistits aguda, pancreatitis e incluso peritonitis biliar, la complicación más grave y peligrosa de los cálculos biliares.

Intervención de extracción de cálculos biliares

Tratamientos de los cálculos biliares

El tratamiento de los cálculos biliares es quirúrgico en la práctica mayoría de los casos. En los pacientes en los que no se indica la cirugía suele ser debido a problemas médicos asociados que impiden llevar a cabo una intervención, aunque las posibilidades de que los tratamientos no quirúrgicos tengan éxito son prácticamente inexistentes.

La operación de extracción de vesícula puede realizarse mediante diferentes técnicas y abordajes quirúrgicos, aunque el objetivo de la cirugía es el mismo, la extracción de la vesícula para el alivio de los síntomas.

A continuación enumeramos los diferentes tipos de cirugía para solucionar los cálculos biliares que existen:

Colecistectomía por laparoscopia

La peculiaridad de esta cirugía para solucionar los problemas causados por los cálculos biliares es que se realiza mediante una cirugía de mínima invasión, la laparoscopia. La intervención consiste en extraer la vesícula sin llevar a cabo una incisión de gran tamaño en el abdomen, algo habitual en la colecistectomía abierta.

Para ello, se hace uso de un laparoscopio, un instrumento que consiste en una cámara diminuta con una luz en su extremo conectada a través de fibra óptica a un monitor, donde el cirujano podrá ver en directo lo que está grabando la cámara en el interior del paciente.

Solicita cita con un especialista en colecistectomía abierta

La realización de la colecistectomía por laparoscopia tiene como principal ventaja que la recuperación postoperatoria es mucho menor que en los casos de cirugía abierta, ya que el cuidado de la herida debe ser menos intenso y cicatriza con más facilidad.

Para llevar a cabo la operación de extracción de vesícula por laparoscopia se siguen los siguientes pasos:

  • Una vez el paciente se encuentra bajo los efectos de la anestesia, el cirujano realiza tres pequeñas incisiones en el abdomen. A través de una de ellas introduce dióxido de carbono que le permite ampliar la cavidad abdominal y así poder ver y maniobrar con mayor facilidad.
  • A continuación, introduce el laparoscopio por una de las incisiones para observar el interior del abdomen y utiliza el resto de las incisiones para las herramientas quirúrgicas necesarias para la extirpación de la vesícula.
  • Mediante la visión que le proporciona el laparoscopio, el cirujano extirpa cuidadosamente la vesícula y la extraer a través de una de las incisiones abdominales, suturando los conductos biliares que conectaban la vesícula con el intestino delgado y el hígado.
  • Una vez fiinalizada la extracción, se procede a suturar las incisiones y al despertar del paciente de la anestesia.

Operación de colecistectomía por laparoscopia

Colecistectomía abierta

Se trata de la cirugía convencional para la extirpación de la vesícula. Se persigue el mismo objetivo que en la colecistectomía laparoscópica, aunque se realiza haciendo uso de una intervención abierta. La principal diferencia es que en este caso, la cicatriz y el tiempo de recuperación serán mayores debido al tamaño de la herida quirúrgica, la cual necesitará una serie de cuidados concretos. Puedes conocer más pinchando en el siguiente banner:

Operación de colecistectomía abierta para solucionar los cálculos biliares

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 12-02-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.470 €
Financiación 
desde 217 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso