Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

¿Hay que operar una fístula en el ano?

5 (100%) 567 votos
04-05-2015
¿Hay que operar una fístula en el ano?
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Una fístula puede producirse en cualquier parte del cuerpo humano, siendo muy común su localización entre la región colindante de los glúteos y el periné.

La principal causa por la que se forma una fístula en el ano es la infección e inflamación de tejido debido a diferentes factores.

El único método eficaz para eliminar por completo una fístula anal es la cirugía, que dependiendo del tipo de fístula, podrá ser una u otra.

​​

¿Qué es una fístula anal?

Una fístula es una conexión anormal entre distintas partes del cuerpo, lo que produce la comunicación entre dos espacios. Esta comunicación tiene un punto de origen (orificio primario) y otro donde termina (orificio secundario). Esta conexión puede aparecer en cualquier parte del cuerpo: entre el intestino y otra estructura, entre dos vasos sanguíneos, entre arterias y venas, etc.

Una fístula anal se produce por problemas que pueden surgir en el recto, es decir, la parte del intestino grueso que comunica con el exterior a través del ano.

La zona anal está recubierta, además de por una capa mucosa (membrana húmeda que recubre la cavidad) como el resto del intestino grueso, por piel. Es en esta capa de piel donde termina la fístula anal. Estas fístulas también son llamadas fístulas anorrectales.

Las fístulas en el ano son abscesos, es decir, infecciones e inflamaciones de tejido, que causan hinchazón y pus. Estas infecciones (abscesos) aparecen en las glándulas del ano encargadas de la lubricación del conducto rectal durante la defecación.

Solicitar cita con un especialista en fístulas en el ano

¿Por qué se forman las fístulas en el ano?

Una fístula en el ano puede formarse debido a varios factores: debido a una herida, a una lesión producida durante una cirugía, a una inflamación o a una infección.

Normalmente, las fístulas en el ano surgen debido a la infección o inflamación de las glándulas situadas en el interior del ano. Cuando las bacterias entran dentro del tejido de las glándulas y no encuentran un lugar por el que salir, estas bacterias llamadas “entéricas” y que son flora bacteriana que se encuentra en el interior del intestino de todos nosotros, se acumulan y pueden provocar una infección.

Esta infección se caracteriza por la producción y acumulación de pus, que tarde o temprano terminará drenando en uno de los dos glúteos o incluso en una localización cercana al final del tracto intestinal.

Además, hay una serie de enfermedades que también pueden favorecer la aparición de fístulas en el ano o fístulas anorrectales, como trastornos intestinales inflamatorios. Algunos de estos trastornos son:

  • La enfermedad de Crohn
  • La colitis ulcerosa
  • Las diverticulitis
  • Las inflamaciones o infecciones de divertículos en el colon
  • Cáncer de recto

En todas estas enfermedades el denominador común es el proceso inflamatorio y/o infeccioso que produce un absceso.

¿Hay que operar una fístula en el ano?

Otras de las causas que pueden propiciar la aparición de una fístula anal son la diabetes, la práctica de sexo anal, debido a las micro-heridas que puede causar en la zona o tener un sistema inmunitario debilitado.

Tipos de fístulas en el ano

Para realizar una clasificación es necesario diferenciar su orificio primario, el secundario y su trayecto para poder relacionarlas con los esfínteres anales.

Los esfínteres anales los dividimos en dos: esfínter interno y esfínter externo. Los esfínteres son los músculos que permiten la evacuación de las heces, la micción (orinar) y la eyaculación de forma voluntaria por el ser humano.

La relación entre los esfínteres y las fístulas en el ano indican al especialista qué tipo de intervención o tratamiento es más efectivo para cada paciente.

Atendiendo a la trayectoria de la fístula y a su relación con los esfínteres anales, las fístulas anorrectales se pueden clasificar en:

  • Fístula anal transesfinteriana baja: Su trayecto atraviesa el contenido muscular y graso por debajo del esfínter externo, por lo que no afecta a ninguno de los dos esfínteres.
  • Fístula en el ano transesfinteriana alta: Su trayecto toca parte del esfínter externo, aunque menos del 50%.
  • Fístula interesfinteriana o intramural: Su trayecto se extiende por el espacio situado entre el esfínter interno y el externo (lo que se llama espacio interesfinteriano).
  • Fistula supraesfinteriana: Su trayecto pasa por encima de ambos esfínteres, el exterior y el interior.
  • Fístula en herradura: Tiene un trayecto principal y otro que comunica entre sí los lados del canal anal y los glúteos. Se trata de un tipo de fístula compleja de tratar.
  • Fístulas dobles y triples: Cuando el paciente tiene dos o tres orificios primarios y trayectos. También son complejas.

Operación de fistulas en el ano

Síntomas de las fístulas en el ano

En los primeros estadios de la fístula, momento de la formación del absceso (recordemos que son infecciones e inflamaciones del tejido), es posible que no aparezcan síntomas, sin embargo, conforme vaya progresando aparecerán los primeros síntomas.

El principal síntoma de las fístulas en el ano es el dolor (al principio leve pero más intenso cada vez), que puede sentir el paciente cuando defeca o incluso cuando está en reposo, razón por la que en ocasiones se confunde con una fisura anal.

Otro de los síntomas más comunes es la secreción de sangre o pus a través de un orificio alrededor del ano, siendo también común la hinchazón y la irritación de la zona alrededor del ano debido a las secreciones.

Las secreciones normalmente alivian el dolor, la fiebre y la sensación de malestar que puede provoca la fístula anorrectal.

¿Cómo se diagnostica una fístula anal?

En primer lugar, el especialista realizará al paciente un examen físico, normalmente mediante tacto rectal. Esto permitirá al especialista buscar la presencia de abscesos y de aperturas en la piel, determinando exactamente si se trata de una fístula en el ano u otro tipo de patología anal.

Si durante el tacto rectal el paciente siente dolor, con una sonda se intentará definir el recorrido de la apertura y su profundidad.

Otra forma de exploración se realiza con un anuscopio o rectoscopio, una especie de tubo corto y rígido con una luz en el extremo, que permite observar la cavidad y tomar muestras para su posterior análisis.

La realización de una ecografía endorrectal suele realizarse tras el examen físico. Permite al especialista ver los esfínteres anales y los órganos cercanos al recto y al ano y determinar cuál es la gravedad de la fístula anorrectal.

La resonancia magnética también permite identificar el trayecto primario o la infección.

Operación de fístula en el ano

Cabe destacar que el principal objetivo de la exploración debe ser encontrar el origen de la fístula, puesto que puede haber otras patologías que den lugar a abscesos, como la enfermedad de Crohn o algún tipo de cáncer.

Tratamiento de una fístula en el ano

La opción definitiva para tratar las fístulas en el ano es someterse a una intervención quirúrgica. La intervención elimina la fístula de forma definitiva y corrige las alteraciones que ésta haya podido causar.

Su eliminación aliviará totalmente los síntomas que sufría el paciente, como los dolores, la inflamación, la supuración, etc.

Solicitar cita con un especialista en fístulas en el ano

Según el tipo de fístula, el especialista podrá realizar un tipo de intervención u otro:

Fistulotomía: Mediante esta intervención se abre el trayecto fistuloso y se vacía.

Fistulectomía: Consiste en la extirpación completa del trayecto fistuloso. Esta técnica causa al paciente heridas de mayor tamaño que la fistulotomía, por lo que el cierre y la cicatrización de la herida es más lenta.

Sedal o seton: Existen tres tipos según lo que se pretenda con la intervención:

  • Seton cortante: Se realiza cuando el objetivo es la total eliminación de la fístula. Se pasa a través de la fístula una seda quirúrgica que se aprieta poco a poco para ir seccionando el esfínter.
  • Seton de drenaje: Se realiza cuando lo que se quiere es drenar el pus de la fístula para evitar que se forme un nuevo absceso. La seda quirúrgica se pasa a través de la fístula y, una vez drenado el pus, permite su reparación.
  • Seton guía: se realiza de la misma manera que el seton de drenaje. El objetivo de este método es mantener permeable el trayecto fistuloso hasta que pueda ser intervenido definitivamente.

Operación de fístula anal

¿Cómo prevenir la aparición de fístulas en el ano?

Para prevenir la aparición de fístulas anales es recomendable seguir los siguientes consejos:

  • Llevar una dieta equilibrada, rica en fibra que ayude al tránsito intestinal. No es recomendable tomar alimentos que puedan causar irritación al intestino.
  • Limpiar adecuadamente la zona tras la defecación. Lo más recomendable es hacerlo con materiales suaves o agua.
  • Evitar el sedentarismo y realizar actividad o deporte físico, de esta manera, el sistema inmune se fortalece.
  • Tratar correctamente y de forma controlada las enfermedades que causan inflamación en el intestino.

¿Hay que operar una fístula en el ano?

A modo de resumen y contestando a la pregunta que se plantea, hay que señalar que si un paciente desea eliminar el dolor, el drenaje y el malestar general que le causa una fístula en el ano, lo más recomendable es que se someta a una intervención quirúrgica para resolver el problema que tantas molestias le causa.

Tras la cirugía es absolutamente imprescindible que el paciente lleve a cabo la dieta, las instrucciones y cuidados que se le indiquen para evitar la reaparición de la fístula.

Si estás interesado en saber más sobre la operación de fístula en el ano, pincha en la siguiente imagen:

Conoce más sobre la operación de fístula anal

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 04-05-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Fístula del Ano, fistulectomía o fistulotomía

Fístula del Ano, fistulectomía o fistulotomía

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.925 €
Financiación 
desde 94 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso