Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hernia abdominal, qué es, tipos, cirugía y postoperatorio

30-06-2015
Hernia abdominal, qué es, tipos, cirugía y postoperatorio
Valora esta Noticia:

Una hernia consiste en un debilitamiento de la pared del abdomen, lo que provoca que salga un saco herniario recubierto de peritoneo por la zona que está debilitada.

El tratamiento definitivo y más efectivo para eliminar por completo una hernia abdominal, sea ésta del tipo que sea, es la intervención quirúrgica, denominada hernioplastia.

Durante el periodo postoperatorio, el paciente debe cuidar bien la herida, guardar reposo y no realizar determinadas actividades que puedan afectar a la herida.

¿Qué es una hernia abdominal?

Una hernia abdominal se produce cuando existe un debilitamiento en la pared del abdomen. Como consecuencia de este debilitamiento, sale a través de la pared del abdomen una especie de saco, llamado “saco herniario”, que normalmente es parte de algún órgano recubierto de peritoneo (membrana que recubre los órganos del abdomen). Por lo general, el órgano que suele protruir es el intestino delgado.

Esta protrusión se percibe en el paciente como un bulto de pequeño tamaño y blando al tacto, que cuando se empuja, se introduce en el interior del abdomen, pero vuelve a protruir cuando se deja de hacer presión.

¿Cuáles son las causas de aparición de una hernia abdominal?

Las hernias abdominales, sean del tipo que sean, pueden tener dos orígenes distintos.

Solicitar cita para la operación de hernia abdominal

En primer lugar el origen de una hernia abdominal puede ser congénito, es decir, la hernia puede estar presente desde el momento del nacimiento debido a una malformación de la pared abdominal del feto en el útero materno, sin embargo, la hernia puede no hacerse visible hasta unos años más tarde.

En segundo lugar, la hernia abdominal también puede ser incisional, es decir, puede surgir debido a la realización de intervenciones quirúrgicas previas en la zona del abdomen. Con el paso de los años, puede ocurrir que se debilite la herida quirúrgica interna o la sutura y que, la realización de esfuerzos en el abdomen por parte del paciente haga que la hernia encuentre el lugar idóneo por donde protruir.

Por último, en tercer lugar, las hernias también pueden ser adquiridas. Son las hernias que han sido causadas por esfuerzos excesivos en la zona abdominal, debilitamiento de la pared del abdomen debido al envejecimiento, problemas de salud, etc. Dentro de este grupo también podríamos situar a las hernias incisionales.

Además, algunos factores de riesgo que pueden propiciar la aparición de una hernia abdominal pueden ser: estreñimiento crónico, tos crónica, agrandamiento de la próstata y consecuente realización de esfuerzo para orinar, padecer sobrepeso, levantamiento de objetos pesados, realización de esfuerzos excesivos, embarazo, etc.

Hernia abdominal, qué es, tipos, cirugía y postoperatorio

Tipos de hernia abdominal

Las hernias, según su zona de aparición, se denominan de una manera o de otra, aunque la causa de su aparición sea la misma. Clasificamos las hernias abdominales en:

  • Hernia inguinal: como su propio nombre indica, son las que aparecen en la zona de la ingle. El fallo de la pared abdominal, en este caso, se produce a nivel inguinal. Sobre todo aparecen en hombres que realizan trabajos físicos muy pesados o que realizan actividades físicas muy intensas. La hernia inguinal es común a cualquier edad y hay que destacar que es más común en hombres que en mujeres.
  • Hernia femoral: también llamada hernia crural, es la que se sitúa en la zona cercana a la ingle, aunque más cerca del muslo. Se presenta como un abultamiento en la parte superior del muslo, justo por debajo de la ingle. Este tipo de hernia abdominal es más común en mujeres que en hombres.
  • Hernia umbilical: es la que aparece en el ombligo o cerca de éste. Es común su aparición debido a un defecto congénito de la pared abdominal, como ya comentábamos anteriormente. La hernia umbilical suele protruir en el ombligo, lugar donde antes del nacimiento, se encontraba el cordón umbilical del feto. La desaparición del cordón umbilical deja una cicatriz (lo que conocemos como ombligo), que puede debilitarse con el tiempo y causar un fallo en la pared abdominal, por donde sale la hernia. La hernia umbilical es frecuente en embarazadas, debido a la presión ejercida en el abdomen.
  • Hernia epigástrica: es la que tiene lugar en la parte superior del abdomen, situada normalmente entre el esternón y el ombligo. Este tipo de hernia se puede producir, como el resto de hernias, debido a sobreesfuerzos en la zona abdominal, como pueden ser: tos crónica, estreñimiento, levantamiento de objetos pesados, etc.

Como podemos ver, hay distintos tipos de hernias que pueden surgir debido a las causas que ya hemos comentado. Para tratar las hernias abdominales y hacer que desaparezcan por completo, la única solución definitiva es la intervención quirúrgica.

Hernia abdominal, qué es, tipos, cirugía y postoperatorio

Tratamiento de una hernia abdominal

El único tratamiento que elimina por completo una hernia abdominal es la hernioplastia. Esta cirugía elimina la hernia y evita que ésta se vuelva a producir.

La hernioplastia es una intervención ambulatoria, que consiste básicamente en la reintroducción de la hernia en el interior de la cavidad abdominal y posteriormente la colocación al paciente de una malla de material sintético en la zona intervenida, que impedirá que la hernia pueda volver a protruir.

Cirugía para reparar una hernia abdominal

La hernioplastia puede realizarse mediante dos tipos de abordaje, que explicamos a continuación:

Cirugía abierta: mediante esta cirugía, el cirujano realiza una incisión en la zona donde se encuentre la hernia, según los tipos de hernia abdominal que hemos explicado anteriormente. Esta incisión permitirá al especialista llegar al defecto herniario. Una vez encontrada el defecto herniario, vuelve a introducir el defecto herniario donde se situaba originalmente y posteriormente pasa a cerrar con puntos de sutura el debilitamiento de la pared abdominal. A continuación, el cirujano coloca una malla de material sintético por encima de la zona donde se encontraba debilitada la pared abdominal. Esta malla fortalecerá la zona y la protegerá, evitando que se vuelva a producir la hernia. Por último, el especialista suturará la incisión realizada con puntos de sutura y cubrirá la herida con un apósito.

Abordaje laparoscópico: la hernia abdominal, se sitúe en el lugar que se sitúe, también puede ser intervenida mediante la técnica laparoscópica, que consiste en la realización de 3 o 4 incisiones de pequeño tamaño en el abdomen del paciente. A través de una de estas incisiones se introduce un laparoscopio (instrumento quirúrgico alargado que tiene una cámara y una fuente de luz en uno de los extremos y que permite al cirujano ver el interior de la cavidad abdominal del paciente en un monitor situado en el quirófano). Por el resto de incisiones, el cirujano introduce otras herramientas que le permitirán intervenir al paciente de una manera cómoda y segura.

Una vez realizada la intervención, el cirujano pasará a cerrar las heridas con puntos de sutura.

Los dos tipos de abordajes se realizan con anestesia general, además la intervención suele durar unos 30- 40 minutos debido a su sencillez. Sin embargo, su duración dependerá de la gravedad de la hernia y de su tamaño.

Solicitar cita para la operación de hernia abdominal

Postoperatorio de la hernia abdominal

Al tratarse de una intervención relativamente sencilla, el paciente podrá salir por su propio pie el mismo día de la intervención, aunque aquí es donde comenzará su periodo postoperatorio.

Es normal que el paciente sienta algunas molestias o dolores en la zona intervenida tras la operación, aunque estas molestias suelen desaparecer con la ingesta de medicamentos analgésicos, que deben ser recetados por el especialista.

Los pacientes intervenidos de hernia abdominal deben ser cuidadosos y también deben evitar realizar actividades que requieran de mucho esfuerzo físico. Algunas de las actividades que el paciente debería evitar son:

  • Levantamiento de objetos muy pesados.
  • Evitar estornudar o toser fuerte, así como las posturas forzadas.
  • Evitar la conducción de vehículos hasta que lo indique el especialista.
  • Evitar el estreñimiento llevando una dieta rica en fibra (vegetales, frutas, cereales).
  • No realizar ejercicio físico vigoroso.

Normalmente, el paciente podrá realizar actividades suaves tras la primera semana, pasando a realizar el resto de actividades de su vida cotidiana a las 4 semanas tras la intervención.

La operación quirúrgica de hernia abdominal es muy recomendable para pacientes que sufren este problema, ya que eliminarán por completo los síntomas y su calidad de vida mejorará notablemente, pudiendo realizar actividades que probablemente antes le limitaban en su vida diaria.

Si quieres saber más sobre la operación de hernia abdominal o hernioplastia, haz click en la siguiente imagen:

Conoce todo sobre la operación de hernia inguinal

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 30-06-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso