Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Rotura de ligamentos de la rodilla, ¿qué opciones tengo?

4.6 (92%) 606 votos
27-07-2015
Rotura de ligamentos de la rodilla, ¿qué opciones tengo?
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

En la vida cotidiana es muy frecuente que nos encontremos con patologías de la rodilla, como rotura de los ligamentos, asociadas a un esfuerzo excesivo en la articulación.

Existen cuatro ligamentos en la rodilla que son susceptibles de sufrir lesiones: ligamento cruzado anterior, ligamento cruzado posterior, ligamento lateral externo y ligamento lateral interno.

La operación de reconstrucción de los ligamentos es la única opción mediante la cual se podrá solucionar el problema por completo, ya sea mediante artroscopia o cirugía convencional (abierta).

La rodilla, como ya es sabido, es una de las articulaciones que más se utilizan de nuestro cuerpo. Tanto en nuestra vida cotidiana como a la hora de realizar deporte, podemos sufrir lesiones y patologías asociadas a ésta, como esguinces, artrosis, rotura de ligamentos, rotura de menisco, entre otras. También hay que destacar que los avances en medicina y en cirugía para reparar estos problemas son cada vez más y mejores.

Actualmente, cada vez más gente es consciente de su salud y de que el ejercicio es necesario para llevar una vida saludable. En este sentido, mucha gente no cuenta con la preparación necesaria para llevar a cabo un entrenamiento adecuado, lo que deriva en lesiones de los ligamentos de las rodillas. Incluso los deportistas de alto nivel sufren estas lesiones por someter a las articulaciones a una presión excesiva.

El dolor y las lesiones de rodilla también son problemas asociados al trabajo, siendo ésta una de las causas más frecuentes de consulta médica laboral.

Solicitar cita para la operación de reconstrucción de ligamentos

La articulación de la rodilla y sus ligamentos

La rodilla está formada por tres huesos: el fémur, la tibia (o meseta tibial) y la rótula, que se encuentra por delante del fémur.

El fémur está formado por dos cóndilos femorales que tienen forma redondeada. Esta forma redondeada (no es perfecta, sino más bien irregular), se encuentra unida a la meseta tibial (plana), por lo que ambas no encajan a la perfección. Encontramos aquí los meniscos, que son los encargados de hacer que se produzca la congruencia entre los dos huesos.

A su vez, la articulación de la rodilla, está formada por una serie de ligamentos, cuya función principal es impedir que se produzca una luxación o dislocación en la articulación cuando la rodilla realiza movimientos de flexión y/o extensión.

Distinguimos entre los ligamentos que se encuentran en el centro de la rodilla y los ligamentos laterales. En cuanto a los que se encuentran en el centro, se denominan “ligamentos cruzados”.

  • Ligamento cruzado anterior (LCA): este ligamento une la parte trasera del fémur con la parte delantera de la tibia. También pasa por detrás de la rótula. La unión que realiza este ligamento evita un desplazamiento hacia adelante de la tibia con respecto al fémur.
  • Ligamento cruzado posterior (LCP): su dirección es contraria al ligamento cruzado anterior. Este ligamento va desde la parte delantera del fémur hasta el cóndilo interno. Este ligamento tiene como función principal evitar el desplazamiento hacia atrás de la tibia con respecto al fémur.

Estos dos ligamentos tienen como función mantener las superficies articulares próximas entre sí. Debido a esto, siempre hay algunas fibras de estos ligamentos que se encuentran en tensión.

Reconstrucción de ligamentos por artroscopia

Cabe destacar que son más comunes las lesiones del ligamento cruzado anterior que las del ligamento cruzado posterior, ya que, al flexionar la rodilla, éste se tensa mucho más. Por el contrario, cuando la pierna permanece completamente recta, el ligamento cruzado posterior se tensa más.

Los ligamentos laterales que forman la articulación de la rodilla son los siguientes:

  • Ligamento lateral interno (LLI): se encuentra en la parte interna de la rodilla y une el fémur con la tibia.
  • Ligamento lateral externo (LLE): se encuentra en la parte externa de la rodilla y une el fémur con el peroné. Tiene la función de no permitir que se produzca el movimiento lateral de la articulación de la rodilla.

Estos dos ligamentos lo que hacen es limitar la extensión y rotación interna de la rodilla.

Los músculos que forman la articulación (el cuádriceps y los isquiotibiales) refuerzan la acción de los ligamentos, dando estabilidad y ayudando a mantener la estabilidad sin que los ligamentos se dañen.

Lesiones de los ligamentos de la rodilla

Las roturas de los ligamentos de la rodilla son muy frecuente, sobre todo durante la realización de algún deporte. Lo que suele provocar la lesión es una flexión del fémur en una dirección, mientras que la tibia se mantiene quieta o gira en la dirección contraria a éste. Lo que provoca esto es la tensión de los ligamentos, que se tensan mucho y pueden llegar incluso a romperse.

Rotura de ligamentos de rodilla

En el caso de que los ligamentos se estiren demasiado (más de lo normal), puede producirse lo que se llama distensión. En este caso los ligamentos no llegan a romperse.

Cuando se estiran demasiado y llegan a romperse algunas fibras, lo llamamos esguince de ligamentos. También puede llegar a romperse el ligamento por completo.

Lesión del ligamento cruzado anterior (LCA)

Esta lesión suele producirse por mecanismo indirecto. Normalmente, se produce cuando se realiza un apoyo del cuerpo en la pierna que queda fija en el suelo, mientras el cuerpo se echa hacia adelante, lo que produce el desgarro del ligamento. Suele producirse a menudo en la práctica de algún deporte.

Las lesiones en el LCA pueden ir acompañadas de otras lesiones en la rodilla o producirse únicamente en el LCA.

Lesión del ligamento cruzado posterior (LCP)

En este caso, esta lesión se suele producir por mecanismo directo. Se produce cuando se produce un choque de la rodilla flexionada, lo que produce un desgarro del ligamento. Por ejemplo, se produce cuando una persona cae desde una altura elevada y aterriza sobre los pies con las rodillas flexionadas.

Cabe destacar que el ligamento cruzado anterior es el que más lesiones sufre.

Lesión de ligamento lateral interno (LLI)

Suele producirse por una desviación de la pierna hacia afuera. En ocasiones se asocia con la lesión del menisco interno.

Lesión de ligamento lateral externo (LLE)

Al igual que la rotura del ligamento cruzado posterior, ésta lesión se asocia a la rotación de la articulación de la rodilla.

Rotura de ligamentos de rodilla

La Triada

Esta es la lesión más complicada de la articulación, puesto que consiste en la lesión de tres elementos: el menisco, el ligamento cruzado (anterior o posterior) y el ligamento lateral (interno o externo).

La lesión en este caso se produce de la misma forma que la lesión del ligamento cruzado anterior: la tibia permanece quieta mientras que el fémur se flexiona. En este caso, la lesión se produce con más brusquedad, de una forma mucho más violenta.

Síntomas de las lesiones de los ligamentos de la rodilla

Los síntomas que sufre el paciente cuando se produce la rotura de alguno de los ligamentos de la rodilla son los siguientes:

  • Dolor e inflamación de la rodilla: son los síntomas por excelencia, que se producen nada más sufrir la lesión.
  • Imposibilidad de ponerse de pie o caminar y de apoyar la pierna lesionada.
  • Marcha inestable, con la sensación de que la rodilla se va a desencajar.
  • Chasquidos, que se producen tanto en el momento en el que se produce la lesión como después, al realizar algún movimiento de la rodilla.
  • Derrame: en el caso del ligamento cruzado anterior este derrame se produce durante las tres primeras horas y es habitual, al tratarse de una lesión interna.
  • Hematoma: en el caso de lesión en el ligamento cruzado posterior, se puede producir en el pliegue de la rodilla.

Tratamiento de la rotura de ligamentos

El tratamiento de la lesión del ligamento de la rodilla dependerá de la gravedad de ésta.

En el caso de que la lesión no sea grave, el tratamiento será conservador, es decir, el paciente deberá aplicarse hielo para disminuir la inflamación, hacer reposo, realizar compresiones con vendaje elástico y elevación. Además de esto, también será importante que el paciente acuda a un fisioterapeuta que realice una serie de ejercicios para evitar problemas mayores en la articulación.

Por el contrario, en el caso de que se produzca rotura o la lesión sea más grave, la mejor opción para el paciente será la intervención quirúrgica para la reconstrucción de los ligamentos dañados.

Rotura de ligamentos de rodilla

Reconstrucción de ligamentos (Artroscopia de rodilla)

La artroscopia de rodilla es una técnica quirúrgica que permite al cirujano operar al paciente viendo el interior de la rodilla sin necesidad de realizar una incisión de gran tamaño y abrirla.

Se trata de una técnica de mínima invasión, puesto que el cirujano solamente realiza unas pequeñas incisiones (de un centímetro aproximadamente) en la piel del paciente. A través de estas mini-incisiones, el cirujano introduce las herramientas quirúrgicas que le permitirán operar correctamente. Una de estas herramientas es una cámara diminuta conectada por fibra óptica a un monitor situado en el quirófano, que permite al especialista ver el interior del paciente.

Antes de comenzar la intervención, el cirujano introduce una solución estéril en el interior de la rodilla, que hará efecto globo, provocando que ésta se hinche. También permite el lavado continuo de la articulación. Debido a este suero, es normal que la rodilla permanezca hinchada unas horas o incluso varios días.

La anestesia que se suele utilizar es raquídea o bien  general. Una vez se haya realizado la artroscopia y mediante ésta se haya localizado el problema, el cirujano procederá a realizar una reconstrucción de los ligamentos dañados.

Solicitar cita para la operación de reconstrucción de ligamentos

Para reemplazar el tejido dañado por otro tejido, se realizará mediante un tejido proveniente de un donante o del propio paciente, lo que se denomina “autoinjerto”. El procedimiento mediante el cual se realiza la reconstrucción de ligamentos es el que sigue:

  1. El ligamento dañado se retira con la ayuda de los instrumentos necesarios.
  2. Si el cirujano opta por realizar un autoinjerto, tendrá que realizar una incisión de mayor tamaño para poder extraer ese tejido.
  3. Realización de una serie de túneles en el hueso, por donde se pasará el nuevo tejido y se colocará donde estaba el viejo ligamento.
  4. El nuevo ligamento será fijado al hueso mediante tornillos y otros elementos, para asegurarse de que se mantiene en el lugar correcto. Conforme va sanando, los túneles del hueso se van llenando, por lo que la sujeción del nuevo ligamento será mayor.
  5. Para finalizar, el cirujano suturará las incisiones realizadas y se vendará la herida.

La duración de la intervención es de unos 30 a 90 minutos y el paciente permanecerá en el hospital hasta que el especialista considere que puede ser dado de alta, por lo general 24h después de la intervención.

Si quieres saber más sobre la reparación de ligamentos cruzados por artroscopia, pincha en la siguiente imagen:

Operación de rotura de ligamentos

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 27-07-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.649 €
Financiación 
desde 226 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso