Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

La operación percutánea de juanetes paso a paso

30-09-2015
La operación percutánea de juanetes paso a paso
Valora esta Noticia:

Dentro de las opciones quirúrgicas que existen para tratar los juanetes o Hallux Valgus encontramos la operación percutánea de mínima incisión.

La cirugía percutánea de juanetes se realiza de manera ambulatoria, es decir, no es necesaria la hospitalización del paciente.

La cirugía percutánea, al igual que otras técnicas para tratar los juanetes, elimina la posibilidad de que los juanetes se vuelvan a producir.

Los juanetes, causados por el Hallux Valgus o desviación del primer metatarsiano del dedo gordo del pie, son muy comunes en la población occidental, especialmente en mujeres de mediana y tercera edad.

En la mayoría de los casos, para la eliminación total de los juanetes o la corrección de la desviación del primer metatarsiano es necesaria la cirugía, aunque existen unas técnicas más novedosas y con más beneficios que otras, como la cirugía percutánea que vamos a explicar a continuación.

¿En qué consiste el Hallux Valgus y cómo afecta a los juanetes?

Antes de pasar a explicar en qué consiste la cirugía percutánea para el tratamiento de los juanetes, hay que explicar qué es el Hallux Valgus y cuáles son las consecuencias de éste.

El Hallux Valgus es simplemente la desviación hacia afuera de la articulación del dedo gordo del pie que, debido a su desviación, descansa sobre el segundo dedo y hace que se produzca una deformidad que se percibe como una especie de bulto o bola en el lateral del dedo gordo: el juanete.

Solicitar cita para la operación de juanetes sin osteotomía

Podríamos decir entonces que el juanete es una consecuencia del Hallux Valgus. En muchos casos el juanete se inflama y se enrojece, pudiendo causar mucho dolor y molestias al paciente.

Hay que destacar que los juanetes pueden tratarse con una intervención quirúrgica y que, si ésta no se realiza a tiempo, podría causar otros problemas más graves al paciente, como dedos en garra, en martillo, etc., que son deformaciones todavía más severas y más difíciles de tratar.

Por otro lado, en ocasiones nos encontramos con pacientes que, aunque tienen un juanete durante muchos años, no han presentado ningún síntoma. En el siguiente vídeo, explicamos brevemente en qué consisten los juanetes a causa del hallux valgus:

¿Cuáles son las principales causas de aparición de los juanetes?

Algunas de las causas de aparición de los juanetes podrían ser las siguientes:

  • Utilización de calzado inadecuado: esta es una de las causas más comunes de la aparición de los juanetes a largo plazo. El calzado inadecuado aprieta los dedos por la punta, presionando los dedos e impidiendo que éstos se muevan con libertad. El uso de tacones muy a menudo también causa presión en los dedos del pie.
  • Genes: la herencia también juega un papel fundamental en la aparición de los juanetes, puesto que la estructura mecánica del pie es hereditaria, al igual que la forma de caminar.
  • Otros factores como la edad, padecer alguna enfermedad en los pies (como pies planos) u otras enfermedades (como artritis reumatoide) también pueden ocasionar la aparición de los juanetes.

Operación de juanetes por cirugía percutánea

¿En qué consiste la cirugía percutánea de juanetes?

Esta es una de las técnicas más novedosas para el tratamiento de los juanetes. Se realiza con anestesia local, es decir, con anestesia solamente en el pie que va a ser intervenido y de manera ambulatoria, por lo que no es necesaria la hospitalización del paciente. Esto significa que, por lo general, el paciente puede salir caminando por sí solo el mismo día de la operación.

Cabe destacar que esta intervención, al igual que otras para el tratamiento de los juanetes, tiene como objetivo la eliminación del desviamiento del hueso y la realineación de éste. Además, por supuesto, de la eliminación del dolor y las molestias que el juanete causa al paciente.

La cirugía percutánea no elimina la articulación, sino que es una cirugía sin osteotomía, es decir, sin necesidad de cortar el hueso como se realiza en otro tipo de intervenciones. Esta cirugía consiste básicamente en corregir la posición de la articulación para que el pie funcione correctamente.

Como hemos dicho antes, es una técnica de mínima invasión que consiste en la realización de tres o cuatro incisiones de pequeño tamaño (unos 3 – 4 mm.), que permiten al cirujano tratar el Hallux Valgus sin necesidad de cortar el hueso ni de dañar mucho el tejido.

Cirugía percutánea de juanetes paso a paso

La realización de la cirugía percutánea de juanetes se realiza siguiendo los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, se administra anestesia local al paciente y posteriormente se coloca correctamente el aparato de rayos X, que será el encargado de guiar al cirujano en el proceso y permitirle ver las acciones que realiza sobre el hueso.
  2. A continuación, el especialista realiza una incisión justo al lado del bulto, es decir, justo al lado del juanete.
  3. Introduciendo un instrumento quirúrgico por la incisión realizada, el cirujano separa el hueso que va intervenir del tejido que lo rodea, es decir, la envoltura de la articulación. Mediante esta incisión, el especialista introducirá un instrumento quirúrgico.
  4. A continuación, el cirujano lima el exceso de hueso del Hallux Valgus, que es el causante del juanete. El hueso se lima evitando dañar el tejido que lo rodea.
  5. Seguidamente, se realiza otra incisión entre los dos primeros dedos, seccionando el tendón y la cápsula que mantiene la deformidad del dedo pulgar, lo que hace que se corrija la deformidad.
  6. Se realiza una tercera y última incisión en la base del dedo gordo mediante la cual se vuelve a orientar al dedo hacia una posición que prevenga la aparición del juanete.
  7. Para terminar, el cirujano sutura las incisiones realizadas y coloca al paciente una venda que mantendrá al dedo en su posición correcta. Esta vende se le retirará transcurrida una semana tras la operación.

Cirugía percutánea de juanetes

La intervención completa tendrá una duración aproximada de entre 30 y 90 minutos, siempre dependiendo del estado personal de cada paciente y de la gravedad de su situación. Es intervención es la definitiva para eliminar por completo el juanete y para siempre, ya que éste no se podrá volver a producir.

Una vez terminada la intervención, se instará al paciente a que camine lo antes posible apoyando el pie en el suelo, comenzando cuanto antes su recuperación.

Sin embargo, los primeros días el paciente deberá caminar con unos zapatos de suela rígida (de madera u otro material duro y rígido). Lo que hace este tipo de calzado es que el pie apoye correctamente evitando que en la última parte del paso se flexionen los dedos, lo que hace que se evite la presión en éstos y, especialmente, sobre el dedo gordo que ha sido intervenido. Este tipo de calzado deberá llevarlo el paciente durante el proceso de curación de la intervención, lo que será de unas 4 a 6 semanas en total.

Además, tras retirar el vendaje, se colocará al paciente un elemento entre los dos primeros dedos que hará que se mantengan rígidos y permitirá corregir la deformación.

Solicitar cita para la operación de juanetes sin osteotomía

¿Qué ventajas tiene la cirugía percutánea de juanetes?

La cirugía percutánea de juanetes tiene una serie de ventajas con respecto a la cirugía tradicional que es interesante destacar.

Este tipo de cirugía resulta más cómoda para los pacientes, ya que las incisiones son diminutas y, por lo tanto, su curación es relativamente rápida.

Además, como ya hemos comentado, esta cirugía no requiere la hospitalización del paciente, sino que se realiza de manera ambulatoria.

Otra de las ventajas es el dolor postoperatorio que esta operación ocasiona al paciente, que es prácticamente nulo y no suele ser necesaria la ingesta de analgésicos o antiinflamatorios para calmarlo.

En cuanto a las cicatrices que dejan al paciente las incisiones, apenas son perceptibles debido al pequeño tamaño de éstas.

Por último, destacar que, como ya hemos dicho, el paciente podrá apoyar con bastante prontitud después de   la intervención e incluso podrá comenzar a realizar sus actividades cotidianas con total normalidad. En cuanto a la incorporación al trabajo, podrá hacerlo la misma semana, siempre dependiendo del tipo de intervención que se realice .

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 30-09-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Hallux Valgus (2) sin osteotomía

Hallux Valgus (2) sin osteotomía

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.924 €
Financiación 
desde 94 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso