Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hernia inguinal, qué es, causas, tipos, síntomas y tratamiento

5 (100%) 620 votos
19-10-2015
Hernia inguinal, qué es, causas, tipos, síntomas y tratamiento
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

La hernia inguinal es uno de los problemas de cirugía general más intervenidos en España.

Existen una serie de complicaciones que pueden agravar una hernia inguinal, requiriendo una cirugía de urgencia.

La operación de hernia inguinal es una cirugía sencilla en manos de un cirujano general con experiencia.

¿Qué es una hernia inguinal?

El abdomen contiene vísceras cubiertas por una capa de peritoneo, estas vísceras presionan las paredes hacia fuera, por lo que cualquier rotura puede provocar que el contenido salga hacia el exterior.

Una hernia se produce cuando la pared interior del músculo abdominal se desgarra. Existen también las hernias congénitas, siendo habituales en los niños ya que implica que éstos nacen con la predisposición genética para padecerlas.

La gran complicación de una hernia sucede cuando una porción del revestimiento abdominal se introduce por el desgarro. Llegado este punto, el tejido que se introduce en el desgarro puede ver reducido su riego sanguíneo produciendo la necrosis, o muerte, del tejido, siendo en estos casos necesaria una cirugía de urgencia.

Solicitar cita para la operación de hernia inguinal por laparoscopia

En el caso de la hernia inguinal, es un fragmento de intestino, delgado o grueso, el que se introduce por el canal inguinal, el cuál puede visualizarse como un abultamiento en la ingle. Suele producirse en los hombres y en algunos casos puede llegar a bajar hasta el escroto.

La hernia inguinal es una afección frecuente y puede provocar una disminución de la cantidad de sangre que llega hasta el intestino. Su único tratamiento es la cirugía, aunque en contadas ocasiones se puede usar un braguero (especie de faja específica para la hernia), aunque habitualmente resulta ineficaz.

Una hernia puede agrandarse y acabar estrangulada cuando el tejido que se ha introducido por dentro del orificio se atasca y se corta el riego sanguíneo. En esta situación será imprescindible una cirugía de urgencia, ya que en caso contrario, los tejidos estrangulados mueren al no tener riego sanguíneo.

Hernia inguinal, causas, síntomas y tratamiento

La frecuencia de la hernia inguinal es mayor en hombres que en mujeres, debido a que la anatomía de la zona de la ingle es diferente. En el caso de las mujeres, las hernias en la zona suelen ser hernias crurales.

Es importante destacar que una hernia no desaparece sin tratamiento, ni mejora por sí misma, se necesita una intervención quirúrgica para hacer que desaparezca; su pronóstico es muy favorable, ya que se trata de una intervención sencilla que no suele presentar complicaciones.

¿Cómo sé si tengo una hernia? Síntomas de la hernia inguinal

Resulta realmente sencillo detectar una hernia inguinal, con una exploración física es posible detectarla, ya que se manifiesta como un abultamiento debajo de la piel.

Es habitual sentir dolor al hacer esfuerzos como toser, levantar peso, orinar, etc; incluso se pueden notar molestias al permanecer en la misma posición durante largos periodos de tiempo, es por ello que su médico puede pedirle que haga alguna de estas acciones para detectar y localizar la hernia.

Si la hernia no presenta complicaciones graves, la operación no es de gran dificultad para un cirujano general experimentado.

¿Cuáles son las causas de una hernia inguinal?

No existen causas concretas para la aparición de una hernia, algunas veces pueden estar presentes al nacer y hacerse notables con el paso de los años, pero en la mayoría de los casos se presentan por hacer esfuerzos o por realizar cualquier actividad que aumente la presión en el tejido y en los músculos de la pared abdominal. Entre las actividades que pueden terminar en la aparición de una hernia se encuentran:

  • Tos crónica.
  • Levantar objetos pesados.
  • Estreñimiento crónico, esfuerzo en las evacuaciones.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fibrosis quística.
  • Agrandamiento de la próstata, esfuerzo para orinar.
  • Criptorquidia (testículos no descendidos).
  • Desnutrición.
  • Esfuerzo excesivo.
  • Sobrepeso.
  • No ser capaz de eliminar gases o tener evacuaciones intestinales.
  • Tabaquismo.

Hernia inguinal, causas, síntomas y tratamiento

¿Qué tipo de hernias inguinales existen?

Una hernia puede ser externa, cuando se produce un abultamiento hacia afuera, o interna, cuando se forma en el peritoneo y no se muestra sobre la superficie corporal.

La hernia inguinal también puede ser directa o indirecta:

  • Hernia inguinal directa: Las vísceras entran por la pared abdominal que está rota, rodean el canal inguinal y van hacia el exterior. Este tipo de hernia siempre es adquirida, nunca es congénita.
  • Hernia inguinal indirecta: La parte en la que se encuentra el órgano abdominal avanza por el orificio hacia el canal inguinal. En algunas ocasiones puede llegar a desplazarse hasta el escroto, en el caso de los hombres, o hasta el labio vaginal superior, en el caso de las mujeres. Suele ser el caso de las hernias congénitas.

¿Se puede hacer algo para prevenir la aparición de la hernia?

Siguiendo una serie de hábitos y consejos es posible disminuir las posibilidades de que aparezca una hernia. Es recomendable flexionar las rodillas a la hora de levantar peso e incluso disminuir ese peso si es demasiado. Hay que evitar también el estreñimiento, consumiendo mucha fibra, bebiendo mucha agua y realizando actividad física habitualmente. En el caso de los hombres, en el caso de que requieran mucho esfuerzo a la hora de orinar, es importante acudir al médico para revisar que no haya ningún problema de próstata.

Hernia inguinal, causas, síntomas y tratamiento

El tratamiento de las hernias inguinales

La única forma para tratar una hernia es la cirugía, mediante ella se refuerza o se sella la parte del tejido que se haya debilitado o rasgado.

Hoy en día, la gran mayoría de las hernias se reparan mediante materiales de tipo protésico (mallas). En determinadas ocasiones, algunas hernias pueden solventarse usando cirugía laparoscópica (esta intervención conlleva una recuperación más rápida y menos dolorosa). O bien mediante cirugía convencional.

Expectativas ante una cirugía de hernia inguinal

El resultado para la intervención quirúrgica de una hernia suele ser favorable; la recaída en una hernia operada es mínima, inferior al 5% de los casos.

¿Qué complicaciones pueden producirse?

Como en cualquier intervención quirúrgica, al intervenir una hernia podemos encontrarnos con hematomas  o infecciónes  de la herida, se trata de complicaciones leves.

En contadas ocasiones existe la posibilidad de sufrir una lesión en la vejiga, en los intestinos, en los nervios o en el conducto espermático que llega hasta el testículo, pero se trata de complicaciones poco habituales siempre que se lleven a cabo por un médico experimentado.

Hernia inguinal, causas, síntomas y tratamiento

En algunas ocasiones puede producirse un daño de los nervios, esto puede conllevar a la aparición de insensibilidad en la zona de la ingle.

¿Cuándo hay que acudir al médico?

Resulta de suma importancia acudir a un especialista médico en caso de que sospeche que puede padecer una hernia, y en caso de que no lo sospeche, debe acudir igualmente si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Tiene dolor, inflamación o un abultamiento en la ingle.
  • Sufre un dolor que no se alivia con su tratamiento.
  • Tiene una hernia que se vuelve de color rojo, morado, oscuro o cambia de color.
  • Padece fiebre por encima de 39ºC que no baja.
  • Tiene náuseas o vómitos persistentes.
  • Padece una hernia dolorosa y los contenidos no se pueden reintroducir en el abdomen usando presión leve.
  • Se encuentra con la imposibilidad de orinar, comer o beber líquidos.

Solicitar cita para la operación de hernia inguinal por laparoscopia

¿Qué preparación es necesaria antes de la operación de hernia inguinal?

Las operaciones de hernia son intervenciones quirúrgicas leves, habitualmente pueden realizarse de forma ambulatoria.

Es recomendable que si se es fumador deje de fumar para evitar complicaciones mayores a la hora de la recuperación de la intervención.

La operación de hernia inguinal

Por norma general, este tipo de intervención se realiza con anestesia raquídea aunque también puede realizarse con anestesia general. Este tipo de intervención suele ser la más recomendada en la mayoría de casos de hernias inguinales:

Intervención laparoscópica

Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo. Se realizan pequeñas incisiones y se introduce, a través de una cánula, un laparoscopio en el abdomen mediante alguna de las siguientes técnicas:

  • Técnica transabdominal peritoneal (TAPP):  Con clpis metálicos, se fija una malla  a la pared abdominal sobre el punto de ruptura.
  • Cirugía extraperitoneal total (TEP): Se coloca una malla  entre la musculatura y el peritoneo sobre el punto de ruptura. Las estructuras anatómicas fijan la malla , por lo que no hace falta poner sujeción adicional.

Con este tipo de intervención se pueden retomar las actividades cotidianas en un breve periodo de tiempo.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 19-10-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso