5 cirugías que cambiaron la humanidad
Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

5 cirugías que cambiaron la humanidad

26-10-2015
5 cirugías que cambiaron la humanidad
Valora esta Noticia:

Aunque todas las cirugías han cambiado la historia de algún modo, hay algunas que por la cantidad de casos, son más relevantes.

Una de las principales es la cesárea, que redujo considerablemente el número de muertes de madres y niños durante el parto.

En este artículo hablamos sobre 5 cirugías que cambiaron la humanidad.

La operación de corrección de miopía

Son millones las personas que tienen miopía, esto sucede hoy y ha sucedido siempre, pero hoy en día contamos con la ventaja de que en la gran mayoría de casos los miopes pueden someterse a una intervención quirúrgica y corregir su problema.

La miopía es un fallo en el funcionamiento del ojo, en un ojo miope la luz que entra converge por delante de la retina, en lugar de hacer en el fondo del ojo, que es donde lo hace un ojo de funcionamiento normal. De esta manera la imagen se forma delante de la retina, en lugar de hacerlo en el fondo del ojo como debería.

Como consecuencia directa, un ojo miope experimenta dificultades para enfocar bien los objetos, de manera que el miope puede presentar dolores de cabeza o incomodidad visual debido a su condición.

Operación de miopía con láser

Existen diversas técnicas quirúrgicas para corregir la miopía, en función de su anatomía y situación particular, cada paciente deberá escoger una técnica u otra.

  • Técnica LASIK de cirugía refractiva: disminuye el poder convergente de la córnea aplanándola con un láser, de esta manera se remodela la córnea o la superficie frontal del ojo para ajustar de una manera efectiva la capacidad de enfoque del ojo. Con la indumentaria adecuada, el cirujano levanta una capa muy fina de tejido corneal para dejar libre la zona de actuación del láser. Posteriormente, aplica el láser sobre la capa intermedia de la córnea para moldearla. Una vez moldeada la córnea, se vuelve a colocar la capa de tejido corneal en su lugar original, que se adhiere sin la ayuda de puntos.
  • En caso de no poderse realizar técnicas corneales, otra opción es la implantación de una lente intraocular fáquica entre la córnea y el iris o entre el iris y el cristalino. Se emplean una serie de lentes de contacto duras para aplanar la córnea e ir reduciendo gradualmente el fallo de refracción. Con este procedimiento se mejora la visión de manera temporal, pero al retirar las lentes, la córnea vuelve a su posición original y, con ella, la miopía.

La cesárea

Antes de la intervención de cesárea muchos niños y madres morían durante el parto debido a algunas de las complicaciones que se presentaban durante el momento de dar a luz. Hoy en día, gracias a la cesárea se pueden finalizar con éxito muchos partos que antiguamente terminaban en desgracia.

La cesárea es una intervención relativamente sencilla y rápida, suele realizarse en un lapso de tiempo de entre media hora y una hora. El bebé sale al principio de la intervención, lo que más tiempo lleva es el trabajo de coser posteriormente capa por capa todos los tejidos que se han cortado:

  • Antes de comenzar la intervención, se introduce una sonda para poder drenar la orina durante la intervención y se procede a realizar una infusión intravenosa (para la medicación y los propios fluidos corporales).
  • También se pueden administrar antibióticos por vía intravenosa para prevenir las infecciones al terminar la cirugía. Es ahora cuando se administra la anestesia.
  • Para practicar una cesárea se suele emplear anestesia epidural o espinal, que actúa en la parte inferior del cuerpo.
  • Posteriormente, se coloca una sábana por encima de la cintura para evitar que la paciente pueda ver el momento de la incisión. Justo después, se pasa una gasa con antiséptico por el vientre para esterilizar la zona, justo después, se realiza una incisión horizontal de unos 12 cm en el abdomen, sobre la línea del pubis. En algunas ocasiones, cuando la cesárea se realiza de urgencia y las circunstancias requieren sacar al bebé cuando antes, el corte se hace de manera vertical, desde el ombligo al pubis.
  • Una vez cortada la primera capa de piel, se va cortando capa a capa hasta llegar a los músculos abdominales, que se separan de forma manual para poder acceder al útero. Es entonces cuando se realiza un corte transversal en la zona inferior del útero, zona situada entre el cuello y el cuerpo del mismo. Entonces se saca al bebé, se corta el cordón umbilical y se extrae la placenta de forma manual.

Operación de cesárea

Mientras que se examina al bebé, se comienza a coser la incisión con hilo reabsorbible que desaparece en el cuerpo cuando pasa algo más de un mes; hay que coser todas las capas una a una, la última capa, la de la piel, suele coserse con hilo o con grapas.

Una vez realizada la intervención, se lleva a la paciente a una sala de recuperación durante tres o cuatro días.

Operación de apendicitis

Hoy en día se realizan extirpaciones de apéndices a diario en todo el mundo, se trata de una intervención quirúrgica menor. No implica grandes riesgos, pero antiguamente la gente moría cuando el apéndice se inflamaba y no era extirpado.

El apéndice es un pequeño órgano en forma de tubo cerrado y unido a la primera parte del intestino grueso donde este se junta con el intestino delgado. Está ubicado en la parte inferior derecha del abdomen.

La función del apéndice es producir una proteína llamada inmunoglobulina, que destruye bacterias y ayuda a combatir las infecciones del organismo. Esta función no es esencial, si se carece de apéndice, otros órganos del cuerpo se encargan de asumir esa función.

Algunas sustancias, en el camino por el intestino, pueden introducirse dentro del apéndice y obstruirlo; eso hace que se vayan acumulando secreciones, debido a eso, la mucosa se irrita y produce una inflamación. En esa situación resulta fácil que se produzca una infección bacteriana.

La obstrucción dentro del apéndice también puede provocar un aumento de la presión, así como problemas con el flujo sanguíneo e inflamación. Si esta obstrucción no se repara, el apéndice puede llegar a romperse y expandir la infección por el abdomen, es lo que conocemos como peritonitis.

Operación de apendicitis

La apendicitis suele manifestarse mediante un dolor en la zona del ombligo, un dolor leve que poco a poco se va volviendo más agudo. También se pueden experimentar náuseas, vómitos y algo de fiebre. En el momento en el que se diagnostica apendicitis resulta necesaria una intervención quirúrgica, a ese procedimiento se le llama apendicectomía y consiste en la extirpación del apéndice.

Una vez determinado que es necesario extirpar el apéndice, existen dos formas de realizar la intervención:

  • Apendicectomía laparoscópica: El cirujano, habitualmente haciendo tres incisiones,  accede al abdomen mediante el uso de una cánula e inserta un laparoscopio; esto ofrece al cirujano una vista privilegiada de los órganos internos en una pantalla cercana. Posteriormente, se insertan varias cánulas para que el cirujano tenga más facilidad para maniobrar y poder extirpar el apéndice de forma más sencilla.
  • Apendicectomía “a cielo abierto”: El cirujano realiza una pequeña incisión en el lado derecho inferior del abdomen y accede por ahí a la cavidad abdominal para extraer el apéndice.

En el caso de que se haya formado algún cúmulo de pus o de que el apéndice se haya desgarrado, es necesario desinfectar correctamente la zona y realizar un drenaje del pus en caso de que fuera necesario.

Cirugía a corazón abierto

El corazón es el órgano de la vida, es por ello que cuando se tenían complicaciones en este órgano fundamental mucha gente moría al no poder intervenir de manera directa en su funcionamiento. Desde que se pueden practicar cirugías a corazón abierto, se pueden solucionar muchos problemas relacionados con este órgano vital.

En la cirugía a corazón abierto se abre el tórax y se realiza algún tipo de intervención en cualquier parte del corazón, de sus válvulas o de sus arterias.

Es posible llevar a cabo este tipo de intervenciones cuando el corazón está latiendo, usando un sistema de circulación extracorpórea que se encarga de suministrar sangre oxigenada a todo el cuerpo mientras se está llevando a cabo la intervención.

El procedimiento suele llevarse a cabo de la siguiente manera: primero se realiza un pequeño corte quirúrgico en la pared torácica y se separan los músculos de la zona para dejar libre el acceso al corazón y tener libertad de movimientos.

También se realizan pequeñas incisiones para introducir cámaras que permitan controlar todas las zonas desde fuera con la ayuda de un monitor.

Con la zona despejada, el cirujano lleva a cabo la intervención que tenga que realizar y, una vez finalizado el proceso, vuelve a colocar los músculos y órganos en su lugar, vuelve a otorgar al corazón la tarea de suministrar la sangre oxigenada a todo el cuerpo y cierra las incisiones abiertas con puntos de sutura.

Extirpación de tumores: cirugía oncológica

Conocemos el cáncer desde hace relativamente poco tiempo, antiguamente mucha gente moría de cáncer y la causa de la muerte se atribuía a otros motivos. Desde que conocemos la enfermedad, disponemos de métodos para intentar frenarla.

Cuando las células del organismo se deterioran o envejecen se autodestruyen, eso permite que puedan ser reemplazadas por células nuevas. A veces, el material genético de la célula se ve alterado y produce una mutación, un conjunto de células descontroladas pueden formar un tejido al que llamamos tumor .

Ese tumor en el organismo puede ir extendiéndose y contagiando a más células del organismo, haciendo que estas dejen de realizar sus funciones y neutralizándolas, conllevando a la consiguiente muerte de todos los tejidos a los que afecte, pudiendo llegar a afectar órganos vitales para el ser humano. Cuando el tumor se va propagando por más células del organismo, llamamos a ese proceso “metástasis”. Hay que evitar que un tumor haga metástasis, ya que si se extirpa a tiempo el tumor la enfermedad estará controlada.

Cuando se detecta un tumor es necesario extirparlo para evitar que haga metástasis. Hay que extirpar el tejido infectado

Antes de realizar ninguna intervención, resulta esencial determinar el tamaño del tumor y si se ha expandido y hacia dónde. Una vez tengamos estos datos ya podremos proceder a realizar una intervención.

En la extirpación de un tumor también se extirpa parte del tejido que lo rodea, para prevenir que algunas de esas células también estén infectadas y todavía no sea visible.

Extirpación de tumores

Para extirpar un tumor de forma convencional, es necesario realizar una serie de grandes incisiones que atraviesen la piel y los músculos, incluso los huesos, hasta llegar al tejido dañado para poder extirparlo. Posteriormente, se procede a suturar todos aquellos tejidos que se hayan tenido que cortar para acceder a la zona del tumor.

Frente a la cirugía clásica de extirpación de tumores, existen algunos tipos de cirugía mínimamente invasiva, que se realizan mediante una o varias pequeñas incisiones a través de las cuales se puede proceder a realizar una intervención con láser o de criocirugía para congelar las células infectadas.

Un gran avance en la Medicina relacionado con el mundo de la cirugía es el desarrollo de la cirugía robótica con láser no invasiva, una técnica que nos permite acceder a zonas de difícil acceso para su intervención de una manera mucho más sencilla y evitando el tener que hacer grandes incisiones con un bisturí.

Otro factor que sin duda ha ayudado muchísimo en todos los avances médicos, por extensión en todos los avances quirúrgicos también, es el tema de la antisepsis. Hasta finales del sigo XIX no era habitual que los médicos tomaran medidas higiénicas a la hora de intervenir a sus pacientes, como consecuencia directa, muchas personas morían debido a las infecciones que desarrollaban por la falta de medidas higiénicas. De la mano de Joseph Lister, se comenzó a extender el hábito de esterilizar el material quirúrgico y de que los cirujanos lavaran sus manos antes y después de realizar intervenciones, a partir de aquí podemos decir que se extiende la antisepsis y gracias a ella se pudo observar un notable descenso en las muertes por infecciones de pacientes que habían sido operados.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 26-10-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.