Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Miomas en la matriz, causas, tipos, síntomas y tratamientos

4.6 (92%) 636 votos
12-11-2015
Miomas en la matriz, causas, tipos, síntomas y tratamientos
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Los miomas en la matriz son unos tumores benignos que se forman en el interior del útero.

Cuando los miomas en la matriz provocan síntomas es el momento en el que se inicia el tratamiento.

Para solucionar los miomas en la matriz suele ser necesaria una intervención quirúrgica.

Los miomas uterinos son tumores localizados en el aparato reproductor femenino, generalmente benignos, que afectan a un gran porcentaje de la población femenina.

¿Qué son los miomas en la matriz?

Mioma en la matriz es la denominación que reciben las masas de tejido muscular que se encuentran en el útero y las zonas próximas a este, como el cuello uterino, formadas de manera anormal. Estas masas (o tumores) se originan en las células de músculo liso que existen en la pared uterina (miometrio) y en la mayoría de los casos se trata de tumores benignos, es decir, no producen cáncer.

Estos miomas son el tumor más frecuente en el órgano reproductor femenino, afectando a un quinto de la población femenina en edad fértil. Otros términos con los que podemos referirnos a este mioma en la matriz o mioma uterino son leiomioma, fibroide o fibroma uterino.

¿Cuáles son las causas principales de los miomas en la matriz?

Se desconocen las causas exactas que pueden producir los miomas en la matriz, sin embargo, el crecimiento de este tumor puede estar asociado a las hormonas sexuales femeninas, en concreto al estrógeno. Las mujeres que se encuentran menstruando y padecen miomas, experimentan un crecimiento de los mismos, de una manera lenta y gradual.

Solicitar cita para la operación de miomas en la matriz por laparoscopia

Otra posible causa de que una mujer sea más propensa a desarrollar miomas uterinos viene dada por la genética y el factor hereditario. Cabe decir que la mayoría de mujeres afectadas por estos miomas superan los 30 años de edad, siendo un tumor que acaba afectando a la mitad de las mujeres a la edad de 50 años y también se generan miomas en mayor proporción en las mujeres de raza negra que en las de raza blanca.

¿Qué tipos de miomas existen?

Los miomas se pueden clasificar en función de su ubicación en el órgano reproductor  femenino o según su tamaño.

Según su ubicación en el útero y alrededores, podemos establecer cuatro tipos. Podemos hablar de miomas intramurales (se encuentran en la pared muscular del útero y crecen hacia el interior), submucosos (localizados bajo el revestimiento uterino, en la capa más interna), subserosos (presentes debajo de la cubierta externa del útero) y pediculados (encontrados en un pedúnculo o tallo, casi desprendidos del útero).

Miomas en la matriz, qué son, causas, tipos y tratamientos

En lo que al tamaño se refiere, el tamaño es muy variable. Los miomas pueden tener un diámetro menor a dos centímetros, considerándose pequeño, o por el contrario pueden llegar a medir incluso más de 20 centímetros, con lo que estaríamos hablando de un mioma gigante. La clasificación en tamaños es de utilidad a la hora de determinar la cirugía con la que será tratada la protuberancia.

Síntomas de miomas en la matriz

Los miomas en la matriz no tienen por qué presentar síntomas. Si son de un tamaño muy pequeño pueden no percibirse ni siquiera mediante una exploración física. Cuando la paciente presenta un dolor sintomático es el momento de tratarlo. Los síntomas asociados a los miomas uterinos son los siguientes:

Sangrado anormal

El sangrado anormal es uno de los síntomas más habituales del mioma uterino. Puede darse en periodos que no se corresponden con el ciclo menstrual, o por el contrario puede producirse durante el periodo, ocasionando una mayor pérdida de sangre o una duración más larga, pudiendo producir anemia en la paciente por la pérdida del hierro consecuente a la pérdida de sangre.  

Dolor pélvico

El dolor pélvico suele ser el acompañamiento del sangrado, siendo el segundo síntoma más habitual. Viene dado por el abultamiento que producen los miomas que crecen desde el útero hacia el exterior, y produce dolores agudos y puntuales durante la menstruación.

Miomas en la matriz, qué son, causas, tipos y tratamientos

Este dolor se puede atenuar con la ingesta de analgésicos en los momentos que más molestia produce. La disminución mayor o menor del dolor pélvico depende en gran medida del tamaño y cantidad de los miomas, aunque el tomar analgésicos es una solución temporal; el dolor puede reaparecer en el siguiente periodo, al seguir existiendo el mioma.

Pesadez pélvica

Si los miomas son de gran tamaño, pueden provocar la compresión de los órganos cercanos a la zona afectada, pudiendo ocasionar problemas en el aparato excretor o en los intestinos. Estos problemas se manifiestan mediante alteraciones urinarias, gases, estreñimiento, sensación de llenura o hinchazón en el abdomen. El resultado es que la persona afectada experimenta una sensación de pesadez abdominal y pélvica molesta y con dolores punzantes localizados.

Esta  pesadez  unida al aumento de la sensibilidad de la zona produce dolor durante las relaciones sexuales.

Infertilidad de la mujer

La alteración de la zona pélvica que producen los miomas puede reducir la probabilidad de que la mujer quede embarazada, o en caso de hacerlo, aumenta el riesgo de que se produzca un aborto. Los principales problemas que pueden ocasionar los miomas uterinos relacionados con la fertilidad tienen que ver con la dificultad de acceso de los espermatozoides a las trompas de Falopio o de la bajada de los óvulos para su fecundación, con la dificultad del óvulo de adherirse a las paredes del útero tras la fecundación, o incluso puede verse alterado el sistema encargado de nutrir el feto durante los días posteriores a la fecundación, impidiendo que el feto pueda desarrollarse.

Tratamientos de los miomas en la matriz

Desde el punto de vista médico, las mujeres que no manifiestan los síntomas propios de los miomas uterinos no tienen la necesidad de seguir un tratamiento. Sin embargo, deben efectuar un seguimiento de los miomas para una detección rápida en caso de que estos aumentasen de tamaño o de número.

Si por el contrario, la paciente ha experimentado los primeros síntomas pero de manera leve, el tratamiento suele componerse de fármacos con hormonas, como las pastillas anticonceptivas, dispositivos intrauterinos o inyecciones mensuales, para controlar y reducir el sangrado. Si además se detecta anemia, los fármacos recomendados irán destinados al aumento del hierro, y para el dolor pélvico lo más habitual es recetar analgésicos.

El tratamiento farmacológico, al igual que el quirúrgico, se establecen teniendo en cuenta varios factores como el tamaño de los miomas, la cantidad, la localización de estos, la edad de la mujer, su historial ginecológico y si ésta desea tener hijos o no.

El tratamiento quirúrgico es la única solución que eliminará los miomas por completo y de una forma permanente.

Miomas en la matriz, qué son, causas, tipos y tratamientos

Se suele recurrir a la intervención quirúrgica cuando no se consigue corregir el sangrado anormal, cuando la anemia afecta al organismo de forma severa, los miomas son excesivamente grandes o por la infertilidad y la presión pélvica y su consecuente dolor, no solucionados con fármacos.

Las intervenciones quirúrgicas con las que se suelen tratar los miomas uterinos son las siguientes:

Histerectomía o extracción del útero de forma completa.

Es un tratamiento muy habitual para eliminar los miomas de gran tamaño o muy numerosos, sobre todo en las mujeres que se encuentran en edad menopáusica o en aquellas que ya no desean tener más hijos. Es una operación que no suele presentar ninguna complicación y que casi no tiene impacto en el  sistema urinario.

Miomectomía abdominal.

Si por el contrario la paciente aún desea concebir, se suele optar por esta operación, que elimina los miomas grandes, que son los que causan los síntomas. Esta intervención requiere la toma de hormonas durante los meses previos a la extirpación, para así disminuir al máximo el tamaño de los miomas. La intervención consiste en el acceso al útero a través de la incisión de la pared abdominal, lo que hace necesaria la posterior sutura de las capas dañadas desde el abdomen hasta la pelvis.

Miomectomía laparoscópica.

La  cirugía laparoscópica es una intervención mínimamente invasiva y se emplea como técnica sustitutiva de la cirugía abierta. El acceso al útero y a las zonas próximas afectadas se realiza mediante pequeñas incisiones en el abdomen para introducir así el instrumental quirúrgico necesario para realizar la intervención. La principal ventaja de esta operación es que se reduce en gran medida el daño producido en los tejidos, lo que concluye en un postoperatorio mucho menor y una recuperación más rápida.

Solicitar cita para la operación de miomas en la matriz por laparoscopia

Embolización de las arterias uterinas.

Es una técnica que localiza las arterias uterinas y canaliza cada una de ellas insertando un compuesto que genera trombos para que se reduzca el caudal sanguíneo y así los miomas no reciban el suficiente riego como para expandirse, sino que tienden a reducir su tamaño de forma gradual durante los meses posteriores a la operación.

Además de estos tres tipos de intervenciones, pueden realizarse otras, aunque menos frecuentes, porque pueden presentar más complicaciones o porque no se ha demostrado que sean más efectivos que las técnicas más empleadas, como la miomectomía por historoscopia o la miólisis y la criomiólisis.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 12-11-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Ginecología Ginecología
Operación de miomectomía por laparoscopia (miomas uterinos)

Operación de miomectomía por laparoscopia (miomas uterinos)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.985 €
Financiación 
desde 242 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso