Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hernia ventral, qué es, causas, síntomas y tratamiento

5 (100%) 275 votos
30-11-2015
Hernia ventral, qué es, causas, síntomas y tratamiento
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Una hernia ventral surge como consecuencia de un debilitamiento en la pared del abdomen, que puede deberse a distintas causas que explicamos a lo largo de este artículo.

Las hernias ventrales pueden ser las siguientes: hernia epigástrica, hernia umbilical, hernia incisional y hernia de Spiegel, aunque todas ellas se localizan en la zona del abdomen.

Las hernias ventrales solo se pueden eliminar por completo de una forma: mediante cirugía, ya sea laparoscópica o abierta.

​​

Si hablamos de las hernias en general, podemos definirlas como una protrusión del intestino debido a un debilitamiento en la pared abdominal, que se manifiesta en el paciente como un bulto o saco herniario que se puede ver y palpar perfectamente. Las hernias pueden ser de distintos tipos según dónde se localicen: hernia inguinal, hernia abdominal, hernia umbilical, hernia epigástrica, hernia femoral, etc.

En este caso concreto, las hernias ventrales son aquellas que sólo se localizan en la zona del abdomen, es decir, entre ellas podemos encontrar la hernia umbilical, la hernia epigástrica, la hernia de Spiegel y las hernias incisionales causadas también en la zona del abdomen, es decir, aquellas que son consecuencia de una operación realizada anteriormente en la zona. Cabe destacar que la hernia inguinal, por ejemplo, no se encuentra dentro del grupo de hernias ventrales, debido a su localización en la zona de la ingle.

Tipos de hernias ventrales

Como ya hemos dicho, las hernias ventrales pueden ser de varios tipos, según la zona del abdomen donde se localicen.

Solicitar cita para la operación de hernia ventral

Hernia umbilical

Las hernias umbilicales son aquellas que se producen, como su nombre indica, en la zona umbilical o zona del ombligo, donde se encontraba el cordón umbilical durante el periodo de gestación. Este tipo de hernias normalmente viene causada por una debilidad en la pared abdominal de tipo congénito, es decir, presente desde el nacimiento. Este tipo de hernias puede surgir al paciente a cualquier edad.

Hernia epigástrica

Son aquellas hernias que se producen en la zona superior del abdomen, es decir, entre el esternón y el ombligo. Normalmente este tipo de hernias son causadas debido a un sobreesfuerzo en la zona, como levantamiento de peso, estreñimiento, etc.

Hernia de Spiegel

Este tipo de hernia ventral es menos común (aproximadamente en un 1% de los casos). Su localización es también en el abdomen, aunque en una zona más concreta llamada línea semilunar del Spiegel.

Hernia incisional

Estas hernias se producen en la zona donde anteriormente se ha realizado una incisión quirúrgica. Se producen sobretodo en la zona abdominal. Se desarrollan normalmente cuando hay un fallo en los puntos de la sutura o en alguna zona cercana a la sutura. Las hernias incisionales pueden deberse tanto a sobreesfuerzos en la zona como a problemas de salud.

hernia ventral, causas, síntomas y tratamiento

¿Por qué se produce una hernia ventral? Causas

Como ya hemos comentado, las hernias ventrales se producen debido a un debilitamiento en la pared abdominal del paciente, que causa una protuberancia que se manifiesta como un bulto en el abdomen.

Pero, ¿qué es lo que causa la debilidad en la zona del abdomen? En ocasiones, la debilidad es congénita, lo que quiere decir que la pared abdominal puede no formarse correctamente durante el periodo de gestación del feto en el interior del útero materno. Esto hace que se nazca con ese defecto en el abdomen, lo que más adelante podrá causar la hernia ventral.

Otras veces, las hernias ventrales son asintomáticas, es decir, no manifiestan síntomas a pesar de que exista el debilitamiento en la pared del abdomen. En estos casos, la hernia puede manifestarse en cualquier momento cuando realizamos algún esfuerzo en el abdomen como:

  • Realización de ejercicio físico vigoroso.
  • Levantamiento de objetos muy pesados.
  • Realización de esfuerzo al ir al baño (sobre todo cuando se padece estreñimiento crónico).
  • Tener tos crónica y, como consecuencia, realizar esfuerzos abdominales constantes.
  • Realizar esfuerzos abdominales al orinar a causa de un agrandamiento de próstata.
  • Padecer sobrepeso, lo que hace que se produzca presión en el abdomen.

En general, cualquier esfuerzo abdominal puede causar un debilitamiento de la pared abdominal y causar una hernia ventral. También el embarazo, el envejecimiento o una incisión previa realizada en la zona pueden ocasionar la debilidad del tejido.

hernia ventral, causas, síntomas y tratamiento

Concretamente, las hernias epigástricas son más comunes en hombres que en mujeres y las hernias umbilicales suelen darse en muchas mujeres embarazadas durante el periodo de gestación o incluso durante el parto.

Síntomas de las hernias ventrales

Como principal síntomas de una hernia ventral, destacamos el abultamiento que se manifiesta en el abdomen del paciente. Se puede ver y tocar y tiene apariencia de un bulto que sobresale (llamado saco herniario) en la zona del abdomen. Como ya hemos dicho, las hernias ventrales se localizan en el abdomen. Cabe destacar que el saco herniario es el que permite al especialista realizar un diagnóstico correcto de la hernia.

El bulto es blando al tacto y es posible que si ejercemos presión sobre él se introduzca en el interior del abdomen, aunque volverá a aparecer cuando dejemos de ejercer presión.

Otro de los síntomas que presentan las hernias ventrales puede ser el dolor, que se manifiesta sobre todo cuando se realiza presión en el abdomen. Por ejemplo, cuando tosemos o levantamos objetos pesados puede aparecer el dolor. En estos casos, es posible que el especialista recomiende al paciente el uso de una faja abdominal para paliar el dolor. Sobre todo se la recomendará a las mujeres embarazadas.

En algunos casos, la hernia ventral podría incarcerarse o estrangularse, lo que quiere decir que puede quedar atrapada en el orificio herniario debido a que éste es muy estrecho y puede causar una falta de riego sanguíneo en la zona. En estos casos la hernia provoca al paciente muchos dolores y debe acudir inmediatamente al especialista, ya que se requiere de cirugía inmediata para reparar el problema. Para que la hernia ventral no se estrangule lo más recomendable es acudir cuanto antes al especialista y tratarla.

hernia ventral, causas, síntomas y tratamiento

Otros síntomas como náuseas, estreñimiento u orinar muy poco pueden ser signos de una hernia ventral.

Diagnóstico de una hernia ventral

Para diagnosticar una hernia ventral, en primer lugar, el médico buscará y palpará el bulto de la hernia en el abdomen. El especialista, para un mejor diagnóstico, puede pedir al paciente que realice algún esfuerzo abdominal, como toser, etc.

Para confirmar el diagnóstico, el especialista puede solicitar una serie de pruebas, que pueden ser las siguientes:

  • Ecografía: a través de ésta, el especialista puede ver cómo se encuentran los tejidos y órganos en el interior del abdomen.
  • TAC (Tomografía Axial Computarizada): se trata de una prueba que, mediante rayos X, muestra al médico una serie de imágenes del interior del abdomen del paciente. Esas imágenes pueden mostrar si se tiene o no una hernia, cuál es el tamaño de ésta y qué la provoca.

Estas pruebas normalmente no son necesarias, pero en algunos casos el especialista podría solicitarlas.

Tratamiento de una hernia ventral

Si bien es cierto que la hernia puede desaparecer cuando ejercemos presión sobre ella, esto no quiere decir que haya desaparecido para siempre, puesto que la debilidad en la pared abdominal sigue existiendo y, por lo tanto, volverá a aparecer de un momento a otro cuando dejemos de ejercer presión.

hernia ventral, causas, síntomas y tratamiento

Por otro lado, cuando el paciente siente mucho dolor debido a la hernia, el especialista puede recomendarle un tratamiento farmacológico, es decir, la ingesta de medicamentos para eliminar el dolor.

Cabe destacar que la eliminación del dolor que causa la hernia ventral no quiere decir que ésta vaya a desaparecer, por lo que la única forma de hacer desparecer la hernia ventral por completo es mediante cirugía. La cirugía es la única forma de reparar el defecto de la pared abdominal del paciente, y hay varias formas de realizarla:

Hernioplastia para eliminar una hernia ventral

La hernioplastia es una de las técnicas más comunes para la eliminación de las hernias ventrales, que consiste en la colocación de una malla quirúrgica de material sintético en el defecto abdominal del paciente. La hernioplastia puede realizarse mediante dos técnicas: hernioplastia abierta o hernioplastia laparoscópica.

Hernioplastia abierta

Esta técnica consiste en abrir al paciente y examinar e intervenir el interior de su abdomen. La hernioplastia abierta de hernia ventral se realiza de la siguiente forma:

  • En primer lugar, se anestesia al paciente para que no pueda sentir nada durante la intervención.
  • Una vez anestesiado el paciente, el cirujano realiza una incisión de unos 5 – 10 centímetros para llegar al defecto herniario.
  • Cuando el cirujano llegue hasta donde se encuentra el defecto herniario, introducirá en el abdomen la parte del intestino que se encontraba fuera.
  • Una vez reintroducido, el especialista colocará una malla quirúrgica donde se encuentra el defecto herniario, de tal manera que ésta realice la función de la pared abdominal y evite que se vuelva a producir la protrusión.
  • Por último, el especialista cerrará la herida con puntos de sutura.

Solicitar cita para la operación de hernia ventral

Hernioplastia laparoscópica

A diferencia de la cirugía abierta, en este tipo de cirugía sólo se realizan unas pequeñas incisiones para reparar la hernia ventral. La cirugía se realiza de la siguiente forma:

  • En primer lugar, se anestesia al paciente.
  • Como ya hemos dicho, después el cirujano realiza 3 o 4 pequeñas incisiones en la zona de la hernia ventral a operar.
  • Por una de las incisiones realizadas, el especialista introduce un laparoscopio (es un instrumento quirúrgico que, en uno de sus extremos, tiene una cámara diminuta y una fuente de iluminación, que permiten al doctor ver en el interior de la cavidad abdominal del paciente).
  • Por las demás incisiones realizadas, el especialista introduce otros elementos quirúrgicos que le permitirán intervenir al paciente correctamente.
  • Una vez reparada la hernia ventral, el cirujano coloca también en este caso una malla quirúrgica de material sintético en la zona del abdomen dañada para fortalecer la zona y evitar que la hernia se vuelva a producir.
  • Por último, el cirujano sutura las heridas quirúrgicas.

La hernioplastia laparoscópica tiene algunas ventajas sobre la hernioplastia abierta, algunas de ellas son el menor tiempo de recuperación del paciente y el tamaño de las cicatrices, que es este caso será casi imperceptibles debido al diminuto tamaño de las incisiones realizadas.

Otro punto a favor de la hernioplastia con respecto a la herniorrafia (que explicaremos a continuación) es el dolor postoperatorio del paciente, que será menor en el caso de la hernioplastia.

hernia ventral, causas, síntomas y tratamiento

En cuanto a la duración de la intervención, la cirugía abierta dura de 30 a 40 minutos, mientras que la laparoscópica dura de 90 a 120 minutos.

Herniorrafia para eliminar una hernia ventral

La herniorrafia consiste, al igual que la hernioplastia, en reintroducir la hernia en el interior de la cavidad abdominal del paciente. A diferencia de la hernioplastia, en este caso no se coloca al paciente una malla quirúrgica una vez reparado el defecto herniario, sino que una vez se haya reintroducido la hernia, el cirujano pasará a colocar puntos de sutura en la zona afectada.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 30-11-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Epigástrica (tratamiento quirúrgico)

Hernia Epigástrica (tratamiento quirúrgico)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.180 €
Financiación 
desde 106 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso