Tengo una fístula en el ano, ¿qué puedo hacer?
Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Tengo una fístula en el ano, ¿qué puedo hacer?

15-12-2015
Tengo una fístula en el ano, ¿qué puedo hacer?
Valora esta Noticia:

Las fístulas son una conexión anormal entre dos partes del cuerpo, siendo común su localización en la zona que se encuentra entre los glúteos y el periné.

Las fístulas anales surgen como consecuencia a una inflamación o infección de las glándulas situadas en el interior del ano, aunque también puede haber enfermedades que las originen.

Hay tres formas distintas de eliminar por completo una fístula, aunque siempre es mediante cirugía: fistulotomía, fistulectomía o sedal o setón.

Para explicar lo que es una fístula anal, primero debemos saber qué es una fístula. Una fístula es una conexión anormal entre un órgano de nuestro cuerpo, el intestino o un vaso sanguíneo y otra estructura. Esta conexión anormal provoca la comunicación entre dos espacios, originando un punto de entrada (llamado orificio primario), que es donde empieza la fístula y un punto de salida (llamado orificio secundario), que es donde termina. A la comunicación entre un punto y otro se le denomina trayecto fistuloso y, como ya hemos mencionado, se puede producir entre: dos vasos sanguíneos, el intestino y otra estructura, etc.

En cuanto a las fístulas anales, se producen debido a problemas existentes en el recto, es decir, la última parte del intestino grueso que se extiende hasta el ano y que comunica con el exterior. A continuación explicamos todo lo que necesita saber una persona que tiene una fístula en el ano:

¿Por qué se me ha producido una fístula en el ano?

Una fístula anal se produce cuando algunas glándulas anales quieren salir al exterior y se encuentran bloqueadas.

Hay que destacar que el canal anal se encuentra recubierto de una capa mucosa y de piel, por lo que cuando se produce el bloqueo de las glándulas anales, unas bacterias llamadas “entéricas” se acumulan y pueden provocar una infección, formandose un absceso, es decir, una inflamación recubierta de la piel del canal anal con líquido o pus en su interior. Este absceso termina por romper la piel de la zona estableciendo la conexión anormal con la superficie interna del canal anal.

Una vez se rompe la piel de la zona, puede ocurrir que se produzca una secreción de pus o incluso de materia fecal en el caso de que el trayecto fistuloso atraviese los músculos o esfínteres del ano (los músculos que permiten controlar la apertura o el cierre del mismo).

Es importante, por lo tanto, que acudas al especialista lo antes posible para la detección del absceso y para evitar así que se produzca la fístula en la medida de lo posible.

Solicitar cita para la operación de fístula en el ano

¿Cuáles son las causas por las que me ha salido una fístula anal?

Las fístulas anales normalmente surgen como consecuencia de alguna herida, que puede deberse a alguna incisión quirúrgica realizada en la zona, a una inflamación o a una infección.

Las fístulas en el ano también pueden surgir debido a la infección de una fisura anal (patología que se produce cuando se produce una pequeña ruptura en la mucosa anal) que tuvieras previamente. También la presencia de algunas enfermedades que puedas tener es un factor de riesgo para el desarrollo de una fístula en el ano, ya que pueden provocar trastornos intestinales inflamatorios. Algunas de estas enfermedades pueden ser:

  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa
  • Diverticulitis
  • Inflamaciones o infecciones de divertículos en el colon
  • Cáncer de recto

Todas estas enfermedades se caracterizan por tener procesos inflamatorios y/o infecciosos que son susceptibles de producir un absceso.

En resumen, podemos decir que todas las fístulas tienen en común el origen inflamatorio e infeccioso que degenera en un absceso y que, con el paso del tiempo, causará un trayecto fistuloso que busque una salida al exterior.

Tengo una fístula en el ano, ¿Qué debo hacer?

¿Qué tipo de fístula anal puedo tener?

Las fístulas anales se clasifican en varios tipos, según dónde se encuentre el orificio de entrada o primario, el de salida o secundario y su trayecto, podemos atender a varias clasificaciones.

Fístulas anales según los elementos que las integran:

  1. Fístula completa o simple: aquella que tiene un orificio primario, un orificio secundario y un trayecto fistuloso que uno ambos orificios. Son las más comunes.
  2. Fístula incompleta (ciega o sinus): la que tiene un orificio primario y un trayecto fistuloso, pero no tienen orificio secundario.
  3. Fístula compleja: la que tiene varios trayectos, es decir, varios orificios primarios y varios secundarios. Las fístulas en herradura se encuentran dentro de este grupo, teniendo éstas un orificio primario y varios secundarios.
  4. Fístula complicada: cuando el trayecto fistuloso se comunica con algún órgano.

También podemos relacionar las fístulas con los esfínteres anales (como ya hemos dicho, son los músculos que permiten la expulsión de las heces permitiendo la apertura o el cierre del ano), clasificándose en:

  1. Fístulas interesfinterianas: son las más comunes (representando más de un 60% de los casos). En este caso, el trayecto fistuloso no suele tocar el esfínter externo (que se encuentra en la parte inferior del recto), sino que atraviesa por debajo de éste.
  2. Fístulas transesfinterianas: su trayecto pasa a través de ambos esfínteres y, dependiendo del cuál sea el nivel del trayecto, se dará o no incontinencia en el paciente. Este es el tipo de fístula más frecuente, representando aproximadamente un 25% de las mismas.
  3. Fístulas supraesfinterianas: estas son las menos comunes, representando menos de un 5%. Su trayecto pasa por encima de ambos esfínteres, el interior y el exterior.
  4. Fístulas extraesfinterianas: es el tipo menos frecuente. El trayecto fistuloso comunica, a través de la fosa isquiorrectal (cavidad que rodea al conducto anal) y los músculos elevadores, la pared del recto con la piel, sin tener ninguna relación con los esfínteres anales. Estas son consecuencias de traumatismos, enfermedades inflamatorias intestinales, etc.

Tengo una fístula en el ano, ¿Qué debo hacer?

¿Qué síntomas pueden producirse debido a la fístula en el ano?

En los primeros estadios de la fístula, es decir, cuando se está formando el absceso, es posible que no presentes ningún síntoma, aunque irán apareciendo poco a poco con el paso del tiempo y el progreso de absceso. Algunos de los síntomas que puedes ir presentando son los siguientes:

  • Dolor: al principio es leve, pero irá aumentando conforme pase el tiempo. Normalmente, el dolor es más intenso cuando defecas, aunque lo puedes sentir incluso estando en reposo.
  • Fiebre y sensación distérmica (escalofríos, temblores, malestar general): aparecen conforme se va desarrollando el absceso.
  • Secreción de pus, sangre u otras sustancias celulares: normalmente te aliviarán el dolor, la fiebre y la sensación de malestar general.
  • Irritación e hinchazón de la piel: se producen en la piel externa que se encuentra alrededor del ano debido a las secreciones.

Cuando presentes alguno de estos síntomas deberás acudir al médico inmediatamente para su diagnóstico.

¿Cómo se realiza el diagnostico de la fístula anal?

Para el diagnóstico de una fístula anal debes acudir al especialista, que podrá realizarte las siguientes pruebas para diagnosticar si lo que tienes se trata o no de una fístula en el ano.

En un primer momento, el doctor te realizará una anamnesis o entrevista médica, mediante la cual conocerá los síntomas que presentas, cuáles son tus antecedentes médicos, etc. Otras pruebas que te puede realizar el especialista para diagnosticar la fístula son:

  • Exploración física: al principio el doctor te inspeccionará el orificio externo del ano y después pasará a realizar un tacto rectal, mediante el cual explorará el orificio interno del ano para saber cuál es la altura de la fístula o la dirección del trayecto fistuloso. En general, la exploración física proporciona al especialista datos suficientes para saber cómo tratar tu fístula anal, dependiendo del tipo que ésta sea.
  • Endoscopia anal: en ocasiones, las fístulas no son visibles en la superficie de la piel, por lo que el especialista necesita realizar pruebas adicionales, como esta. La endoscopia anal o anoscopia consiste en la introducción por parte del médico de un instrumento mediante el cual se puede ver el interior del ano y del recto. Esto permite al especialista encontrar el orificio interno fistuloso e identificar de qué tipo es. Además, mediante esta prueba puede descartar otros trastornos del intestino.
  • Ecografía endoanal: esta prueba ofrece al médico imágenes en tiempo real del recto y del canal anal, mediante las que puede identificar el trayecto fistuloso y localizar el orificio interno, además de otros parámetros como la presencia de trayectos secundarios, si los esfínteres se ven involucrados o no, etc. Esta prueba es sencilla e indolora, siempre que sea realizada por un profesional especializado.
  • Resonancia magnética (RM): esta prueba también da al especialista una información muy exacta sobre la fístula, más concretamente permite diferenciar el tejido infamatorio del fibroso.
  • Tomografía Axial Computarizada (TAC): se utiliza en mayor medida para localizar e identificar abscesos profundos, aunque tiene deficiencias para distinguir los tejidos blandos o el esfínter del ano, por lo que se utiliza poco.
  • Fistulotografía: ocurre igual que con el TAC, resulta difícil la interpretación de las imágenes que proporciona, por lo que apenas se utiliza, dejando espacio a otras pruebas como la ecografía y la RM. Normalmente se suele utilizar en el caso de las fístulas complejas.

¿Cómo puedo tratar y curar mi fístula anal?

En cuanto al absceso, el médico te puede drenar el pus en la misma consulta practicando una abertura en la piel (normalmente se te proporcionará un anestésico local para que no sientas dolor).

Si lo que buscas es la eliminación completa de la fístula anal, hay que decir que la cirugía es la única opción. Mediante la intervención quirúrgica lo que se pretende es eliminar definitivamente la fístula anal y las consecuencias que ésta te haya podido ocasionar, aunque siempre preservando tu continencia anal.

El especialista realizará un tipo de intervención u otro en función de la profundidad de tu fístula, del tipo que sea, de su trayecto, etc. Los distintos tipos de operación que se pueden realizar son:

Fistulotomía

Mediante esta técnica, el cirujano identifica en primer lugar los orificios primario y secundario de la fístula y después pasa a abrir el trayecto fistuloso para proceder a su vaciado. Una vez hecho esto, el cirujano deja la herida sin cerrar para que cicatrice poco a poco y sane de dentro hacia afuera.

Tengo una fístula en el ano, ¿Qué debo hacer?

Fistulectomía

Esta técnica implica la resección de toda la fístula y del tejido de su alrededor. La diferencia con la técnica anterior es que esta requiere de heridas quirúrgicas más grandes, por lo que la cicatrización de la herida y su cierre también conllevan más tiempo.

Setón o sedal

Cuando la fístula atraviesa el esfínter a un nivel alto y tienes mucha supuración, el especialista puede considerar mejor no seccionar el músculo y colocar un sedal (una especie de hilo muy resistente). En otros casos, el sedal hay que colocarlo si tienes enfermedades intestinales inflamatorias (como la enfermedad de Crohn), si eres anciano y tienes el esfínter debilitado, etc.

Esta técnica se puede realizar mediante tres formas distintas, según lo que se pretenda con la intervención:

  • Seton o sedal cortante: el objetivo de utilizar esta técnica es la eliminación completa de la fístula. Colocando una seda quirúrgica, se aprieta y se secciona poco a poco la piel y el esfínter.
  • Seton o sedal de drenaje: en este caso, se realiza cuando lo que se pretende es drenar y eliminar el pus de la fístula, evitando así que se forme un nuevo absceso. La seda se pasa a través de la fístula, drenando el pus y procediendo a su posterior reparación.
  • Seton o sedal guía: lo que se busca con esta técnica es mantener permeable el trayecto fistuloso hasta que puedas ser intervenido.

El cirujano será quien te recomiende la utilización de una u otra técnica para intervenirte de la fístula anal, ya que esto dependerá de tu situación particular.

¿Qué debo hacer si tengo una fístula en el ano?

Si tienes una fístula anal, la única forma de eliminarla, como ya hemos dicho, es mediante una intervención quirúrgica.

En primer lugar, debes acudir a una cita con el especialista, en la cual éste realizará un diagnóstico de tu problema. Serás tú quien deba informar al médico de los medicamentos, suplementos vitamínicos, etc. que tomas (en el caso de que tomes alguno), ya que podrían aumentar el riesgo de interactuar con la anestesia. Será el médico quien te indique si debes tomar o dejar de tomar alguno de los medicamentos antes de la cirugía, por lo que es imprescindible que le comuniques esto.

En el caso de que te tengas que someter a la cirugía para eliminar la fístula anal, se establecerá una fecha y hora para realizarte las pruebas preoperatorias necesarias y la cirugía. El día de la cirugía debes dejar de comer y beber cuando te indique el médico, al igual que seguir las recomendaciones en cuanto a la ingesta de medicamentos (si es preciso).

Una vez hayas acudido al hospital y te hayas sometido a la intervención quirúrgica, que suele durar entre 30 y 40 minutos aproximadamente, se te conducirá a la sala de reanimación, donde recobrarás las constantes vitales para ser conducido después hasta tu habitación.

El mismo día de la intervención podrás abandonar el hospital, ya que se trata de una intervención ambulatoria. En algunos casos el cirujano puede recomendarte que permanezcas 24 horas ingresado y descansando.

El doctor te dará una serie de recomendaciones antes de que abandones el hospital, como: llevar una dieta equilibrada y rica en fibra (para facilitar la expulsión de las heces), limpiar la zona adecuadamente, evitar el sedentarismo y realizar actividades o deporte físico, etc.

Solicitar cita para la operación de fístula en el ano

¿Qué complicaciones puede haber en la operación de fístula anal?

Las complicaciones que pueden surgir en la intervención de fístula anal son comunes a otras operaciones en la que se utilice anestesia. Algunas pueden ser: aparición de hematomas, infección de la herida,… Hay que decir que no son habituales.

En otros casos, la fístula puede volver a aparecer una vez operada, siendo esta recidiva más habitual que en el resto de intervenciones del canal anal como las hemorroides o las fisuras anales, aunque en un gran número de casos no vuelve a aparecer. El médico te dará instrucciones precisas sobre cómo debes curarla, la dieta que debes llevar a cabo, etc. para que no vuelva a producirse.

Por otro lado, existen múltiples ventajas de someterte a la intervención de fístula anal, como la desaparición completa de los síntomas y las molestias que te causa la fístula en el ano, lo cual es lo más importante. La recuperación total de la fístula durará aproximadamente un mes.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 15-12-2015

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Fístula del Ano, fistulectomía o fistulotomía

Fístula del Ano, fistulectomía o fistulotomía

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.925 €
Financiación 
desde 94 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso