Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hemorroide centinela, qué es, causas, síntomas y tratamientos

08-01-2016
Hemorroide centinela, qué es, causas, síntomas y tratamientos
Valora esta Noticia:

La hemorroide centinela no tiene nada que ver con las hemorroides, sino que se trata de una complicación asociada a una fisura anal crónica.

En muchos casos se diagnostican hemorroides cuando en realidad es una hemorroide centinela, lo que puede llevar problemas.

Para solucionar una hemorroide centinela la única opción es la operación de fisura anal mediante esfinterotomía lateral interna.

¿Qué es una hemorroide centinela?

Una hemorroide centinela es una pequeña lesión, con aspecto de papila, que crece en el canal anal y surge como reacción a una lesión en el ano; lo más frecuente es que esté acompañando a una fisura anal crónica. La hemorroide centinela no es una enfermedad en sí misma, es un signo o un síntoma de la fisura anal. En consecuencia, tanto los síntomas como el tratamiento coincide con los de la fisura anal.

La presencia de una hemorroide centinela avisa al médico de que el paciente puede que tenga una fisura anal. Una hemorroide centinela no tiene nada que ver con las hemorroides convencionales, ya que se trata de un pliegue cutáneo, no contiene vasos sanguíneos dilatados, como es el caso de la dilatación varicosa de las venas hemorroidales que causa lo que conocemos como almorranas. Con frecuencia, los pacientes con fisura anal son falsamente diagnosticados de hemorroides, por la presencia de una hemorroide centinela y son tratados para ello. Este es el primer problema.

Solicitar cita para la operación de hemorroide centinela

Las pomadas convencionales para hemorroides no sirven de nada en el caso de una fisura anal, es más, pueden empeorar el problema. Los baños de asiento con agua fría alivian los síntomas de las hemorroides mientras que el calor local o baños de asiento con agua caliente mejoran la contractura muscular del esfínter anal interno en el caso de una fisura anal.

¿Cuáles son las causas de una hemorroide centinela?

La causa principal de la aparición de una hemorroide centinela es una fisura anal crónica. La fisura anal crónica se caracteriza por más de 4-8 semanas de evolución; suele ser profunda llegando hasta el esfínter anal interno, generalmente acompañada de un pliegue cutáneo indurado en el extremo distal (hemorroide centinela) y una papila hipertrófica en el borde proximal (pólipo de Lane). Con el paso del tiempo, la piel del extremo distal de la fisura se vuelve edematosa y se forma un colgajo cutáneo fibroso, lo que se conoce como “hemorroide centinela”; el término “centinela” se utiliza porque señala el sitio donde se encuentra la fisura.

Operación de hemorroide centinela

Esta patología es una entidad muy dolorosa, por lo que se debe tener mucho cuidado para no hacer daño al paciente durante la exploración diagnóstica. Para realizar la exploración física con una ligera separación de las paredes laterales del ano puede ser suficiente para exponer el extremo distal de la fisura. El tacto rectal no siempre está indicado y si el diagnóstico es claro, se puede omitir. En caso de duda, es necesaria la aplicación de un anestésico tópico para realizar el tacto rectal y precisar el diagnóstico.

Normalmente, la fisura anal crónica está constituida por una tríada (tríada de Brodie), que incluye un colgajo cutáneo o “hemorroide centinela”, una úlcera que por lo regular deja al descubierto las fibras del esfínter anal interno y una papila anal hipertrófica, qué son unas glándulas que se encuentran en la zona y ayudan durante la defecación.

¿Qué síntomas presenta la hemorroide centinela?

Los síntomas de la hemorroide centinela realmente son los síntomas de una fisura anal, ya que, como hemos comentado anteriormente, la hemorroide centinela es la consecuencia de una fisura anal.

El síntoma principal de una fisura es el dolor. Se trata de un dolor intenso, de carácter cortante, "como si cortaran con un cuchillo" claramente asociado con el paso de las heces durante la deposición y que persiste un tiempo variable después de ésta, pudiendo ir desde minutos hasta horas. También puede presentarse sangrado, prurito o escozor e inflamación de la base de la fisura, que en muchas ocasiones se confunde con una hemorroide, aunque realmente en este caso es una hemorroide centinela, que señala la presencia de una fisura anal.

Operación de hemorroide centinela

Otro de los síntomas es el sangrado de color "rojo vivo" no mezclado con las heces que impregna el papel higiénico. El  manchado de moco o mucosidad amarillenta (pus) también es un signo que aparece en la mayoría de los casos de hemorroide centinela.

La formación de una fisura anal desemboca en el establecimiento de un “círculo vicioso” que dificulta o impide su curación: la fisura hace que la defecación produzca dolor; el dolor produce un espasmo del esfínter anal interno; el espasmo del esfínter interno produce una alteración de la vascularización de la región anal que dificulta la cicatrización de la fisura, favoreciendo así la persistencia del “círculo vicioso”. Por ello, la mejor opción ante una fisura anal crónica es la cirugía para su reparación.

¿Cuál es el tratamiento de la hemorroide centinela?

El tratamiento de la hemorroide centinela coincide con el tratamiento de la fisura anal crónica. El tratamiento de una fisura anal aguda es normalmente conservador, mientras que en el caso de fisura anal crónica con la llamada hemorroide centinela, el tratamiento es quirúrgico en casi todos los casos.

La exposición de fibras transversales del esfínter anal interno, la aparición de papila anal hipertrófica y la presencia del colgajo cutáneo “centinela” o “hemorroide centinela” indican la cronicidad de la enfermedad. La fisura anal, en la que ya se ha establecido un “círculo vicioso” y ha fracaso el tratamiento médico conservador convirtíendose en crónica, tiene como tratamiento de elección la cirugía mediante la práctica de una esfinterotomía lateral interna:

  • La intervención consiste en la sección controlada del esfínter anal interno que elimina la hipertonía del mismo, desapareciendo el dolor y consiguiendo la cicatrización de la fisura en pocos días.
  • Primero el cirujano dilata el ano mediante un separador anal bivalvo que permita exponer la fisura al cirujano especialista.
  • Una vez el cirujano obtiene una completa visión de la fisura, localiza el surco interesfinteriano que marca la división entre la porción interna del esfínter del ano y su porción externa.
  • Se procede a una mínima incisión con bisturí o bisturí eléctrico no mayor a 2-4 mm en la región del esfínter lateral interno y se sutura posteriormente.
  • Esta técnica quirúrgica ha cogido ventaja respecto a otras por su escasa hospitalización (1-2 días), mejoría inmediata de los síntomas, un escaso número de complicaciones y una recurrencia de la fisura en menos de 8 meses inferior al 2% de los casos.

Solicitar cita para la operación de hemorroide centinela

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 08-01-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Fisura anal, tratamiento quirúrgico, resección esfinterotomía

Fisura anal, tratamiento quirúrgico, resección esfinterotomía

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.780 €
Financiación 
desde 87 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso