Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Fístula en el coxis, qué es, causas, síntomas y tratamientos

14-01-2016
Fístula en el coxis, qué es, causas, síntomas y tratamientos
Valora esta Noticia:

Las fístulas en el coxis suelen ser llamadas sinus pilonidal, aunque también es posible que se denominen quiste pilonidal o quiste sacro.

Las fístulas en el coxis pueden ser individuales o múltiples y en la mayoría de casos se requerirá cirugía para eliminarlos.

Normalmente la fístula en el coxis se diagnostica en el médico debido a los síntomas que presenta el paciente.

Una fístula es una zona de conexión anormal entre el intestino o cualquier órgano, y otra zona del cuerpo.

Cuando la fístula se desarrolla en la zona del coxis la llamamos “sinus pilonidal”, aunque también se conoce como “quiste pilonidal” o “quiste sacro”, entre otros.  Se trata de un hueco que se genera alrededor de un folículo piloso.

La fístula en el coxis puede ser única o múltiple. Habitualmente el quiste se expande hacia arriba, hacia el exterior de la piel, pero en algunas ocasiones, muy escasas, se expande hacia abajo, dirección al área anal, donde puede llegar a producir una fístula anal.

Es una patología bastante común, que no resulta peligrosa para el paciente, pero sí que resulta molesta para el desarrollo de las actividades del día a día.

Lo padecen hombres y mujeres de todas las edades, pero resulta más frecuente que se desarrolle en hombres de entre 15 y 30 años de edad.

Contactar para operación de fístula en el cóxis

Síntomas de la fístula en el coxis

Normalmente la fístula en el coxis no suele presentar síntomas y se suele descubrir su existencia de manera casual, al observar enrojecimiento e inflamación en la zona del coxis.

El problema viene cuando la fístula en el coxis se infecta, frecuentemente debido a las bacterias de la piel que suelen acumularse en esa zona. Una vez que la fístula en el coxis está infectada, se produce un absceso y los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor y calor en la zona del coxis.
  • Inflamación y enrojecimiento.
  • Fiebre alta.
  • Absceso y drenaje espontáneo de este.
  • Malestar general, incluyendo dolores musculares y articulares.

Fístula en el coxis

Aunque la fístula en el coxis esté infectada, no tiene porqué presentar todos los síntomas, puede presentar uno o dos o incluso no presentar ninguno si la infección no está muy avanzada.

Habitualmente el diagnóstico de una fístula en el coxis es clínico, se atiende a los síntomas que explica el paciente y suele ser suficiente con hacer una pequeña exploración física. También suelen tenerse en cuenta los antecedentes familiares y personales del paciente que puedan haber favorecido la aparición de la fístula en el coxis.

Causas de la fístula en el coxis

La aparición de una fístula en el coxis puede producirse por diversas causas, aunque la más frecuente es la enquistación de un pelo, que penetra en el tejido subcutáneo y, debido a la presencia de un cuerpo extraño, el organismo empieza a generar un quiste alrededor para “proteger” al interior del cuerpo de ese elemento extraño.

Hay algunas situaciones que pueden propiciar la aparición de una fístula en el coxis, como por ejemplo:

  • Exceso de vello corporal.
  • Vida sedentaria.
  • Exceso de sudor.
  • Padecer foliculitis.
  • Tener obesidad.
  • Usar ropa muy ajustada.
  • Haber sufrido algún traumatismo en la zona.

Fístula en el coxis

Tratamientos de la fístula en el coxis

Tratamiento no quirúrgico

En el caso de que la fístula en el coxis no esté infectada se puede realizar un tratamiento no quirúrgico para acabar con la fístula. El tratamiento consiste en eliminar el vello alrededor del quiste, preferiblemente con láser,

Intervención quirúrgica

Es posible aliviar los síntomas que produce la infección de una fístula en el coxis mediante analgésicos, antibióticos y cremas varias, pero cuando la fístula en el coxis se ha infectado la única solución posible para acabar con el problema es la intervención quirúrgica.

Muchas veces se trata de una cirugía bastante agresiva, ya que es necesario retirar toda la zona que pueda encontrarse afectada para evitar que la infección pueda reproducirse una vez extirpada.

Fístula en el coxis

Habitualmente, las intervenciones quirúrgicas para eliminar las fístulas en el coxis se realizan de manera ambulatoria, y el paciente es dado de alta en el mismo ingreso, teniendo que ir a revisiones rutinarias pasados unos días desde la intervención.

Existen varios tipos de cirugía para acabar con una fístula en el coxis aunque la más habitual es la que comentamos a continuación:

Incisión y drenaje, dejando abierta la herida

Se aplica anestesia local, posteriormente se hace una pequeña incisión por la que se drena la herida. Después se retiran los folículos pilosos y se pone una gasa por encima para aislar la herida de las bacterias del ambiente.

La herida se deja abierta, en el sentido de que no se ponen puntos de sutura, para que cierre por sí sola, haciendo a los tejidos crecer e ir cerrándola paulatinamente. El postoperatorio de esta técnica es bastante largo, ya que puede llegar a durar hasta 4 semanas.

Contactar para operación de fístula en el cóxis

Tras la intervención quirúrgica

Al tratarse de intervenciones de carácter ambulatorio, el paciente puede salir del hospital el mismo día de la intervención

Como con cualquier herida quirúrgica, es necesario llevar mucho cuidado con ella para acelerar la recuperación y que sea lo más corta posible. En este aspecto, la higiene de la herida es fundamental, ya que cualquier tipo de infección probablemente alargaría la recuperación; resulta básico lavar la herida y curarla, su médico le indicará qué pasos seguir para hacerlo de manera correcta.

El médico también dará las instrucciones sobre cómo y con qué frecuencia cambiar los vendajes de la herida y probablemente le recetará medicamentos para combatir el posible dolor tras la operación.

Un par de días después de la intervención quirúrgica tendrá que acudir a una revisión rutinaria, para comprobar que la herida evoluciona correctamente y que no haya ninguna complicación.

Posibles complicaciones de la intervención quirúrgica

La intervención quirúrgica para la eliminación de una fístula en el coxis es relativamente sencilla, por lo que rara vez presenta complicaciones y cuando las presenta son de carácter leve o moderado y pueden subsanarse sin ningún tipo de problema.

Alguna de las posibles complicaciones que pueden presentarse tras la intervención quirúrgica son:

  • Infección de la herida.
  • Sangrado de la herida.
  • Reacción alérgica a algún medicamento.
  • Reaparición de la fístula en el coxis.
  • Cicatrización deficiente de la herida.
Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 14-01-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Fístula del Ano, fistulectomía o fistulotomía

Fístula del Ano, fistulectomía o fistulotomía

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.925 €
Financiación 
desde 94 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso