Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Trombosis hemorroidal externa, qué es, causas, síntomas y tratamientos

20-01-2016
Trombosis hemorroidal externa, qué es, causas, síntomas y tratamientos
Valora esta Noticia:

La trombosis hemorroidal externa es una complicación de las hemorroides simples, algo que puede llegar a causar un intenso dolor.

El color que queda en la zona del ano por una trombosis hemorroidal externa es violáceo y negruzco.

El alivio de una trombosis hemorroidal externa puede realizarse de forma conservadora, aunque en muchos casos requiere una cirugía.

Todas las personas tienen venas hemorroidales, pero no implica que todos sufran la patología que se conoce habitualmente como “almorranas”. Las hemorroides se encuentran en el canal anal y están formadas por arterias, venas, músculo liso y otros tejidos. La función que tiene esta estructura es la de aportar un cierre más efectivo del ano y ayudar al mantenimiento de la presión del canal anal cuando uno se encuentra en reposo.

La patología que conocemos como hemorroides se produce cuando toda la estructura hemorroidal se desplaza hacia abajo y sale al exterior. Estas hemorroides pueden ser externas o internas según su localización.

  • Hemorroides externas: Se suelen indicar como las que se encuentran en el último tercio del ano o ya en el exterior, encontrándose recubiertas de piel. Se suele tratar de hemorroides internas que salen al exterior.
  • Hemorroides internas: Son las que podemos encontrar en los dos tercios superiores del canal anal y se encuentran recubiertas por la mucosa que segrega el intestino.

Solicitar cita para cirugía de trombosis hemorroidal externa

Respecto a los síntomas que causan las hemorroides, podemos dividirlos en crónicos o agudos:

  • Síntomas crónicos de las hemorroides: El principal síntomas suele ser el sangrado durante la defecación o la limpieza de la misma, el prolapso hacia el exterior de la masa de hemorroides, llegando a un momento en el que no es posible reintroducirla, así como la incomodidad que todo esto provoca en el día a día del paciente.
  • Síntomas agudos de las hemorroides: En estos casos es cuando encontramos la trombosis hemorroidal externa y el posible prolapso hemorroidal trombosado hacia el exterior. La trombosis hemorroidal se debe principalmente a una complicación que cursa con un intenso dolor. A continuación nos centraremos en este problema de forma más concreta.

¿Cómo se produce la trombosis hemorroidal externa?

El dolor no suele ser un síntoma habitual en las hemorroides, aunque existe la posibilidad de que se forme un coágulo de sangre en ellas, lo cual sí puede causar episodios de mucho dolor.

Trombosis hemorroidal externa

La trombosis hemorroidal es una complicación de las hemorroides simples, lo que provoca un cuadro agudo de intenso dolor. En el caso de la trombosis hemorroidal externa, se observa como una zona violácea, negruzca e indurada (endurecida) en el margen del ano, siendo muy doloroso al tacto.

Uno de los principales problemas de las hemorroides que salen al exterior es cuando, debido a la contracción del esfínter, queda atrapada en el exterior, volviéndose dura, dolorosa y no pudiéndose reducir.

¿Cuáles son los síntomas de la trombosis hemorroidal externa?

El principal síntoma de la trombosis hemorroidal externa es el dolor, seguido de su endurecimiento como hemos comentado.

Surge como un abultamiento en la zona anal, que además del dolor que produce, implica un levantamiento de la piel y la aparición de un color azul violáceo o negruzco, tal y como comentábamos. En ocasiones es posible que la presión que ejerce en la piel provoque una úlcera y salga sangre.

La aparición del dolor se produce principalmente durante la defecación, al sentarse, caminar o simplemente al tocar la zona. Esta situación puede llegar a impedir al paciente sentarse, dificultar la defecación debido al intenso dolor y suele conocerse de forma habitual como un “ataque de almorranas”.

El diagnóstico de la trombosis hemorroidal externa en la consulta con el médico es muy sencillo y puede realizarse con una inspección directa de la zona por parte del especialista.

Lo más habitual es que la trombosis hemorroidal se solucione de forma espontánea al cabo de unos días, disminuyendo todos los síntomas de forma paulatina, reintroduciéndose al interior del canal anal y disminuyendo su tamaño.

Trombosis hemorroidal externa

A pesar de ello, en unos pocos casos la trombosis hemorroidal externa puede conllevar necrosis y ulceración, lo cual suele afectar sólo a la porción de hemorroide prolapsada, aunque en ocasiones puede producirse en todo el plexo hemorroidal e incluso en la pared rectal, lo que conllevaría una infección grave en la zona pelviana.

En cambio el prolapso hemorroidal trombosado se debe a la trombosis a nivel de los vasos de las hemorroides internas de tercer o cuarto grado, que se prolapsan y no se pueden reducir a causa del edema siendo intensamente dolorosas. En su evolución puede tener lugar la ulceración y la necrosis.

¿Cómo se trata la trombosis hemorroidal externa?

Cuando el paciente desarrolla de forma repentina un nódulo, bulto, en el ano, es posible que tenga una trombosis hemorroidal externa. En este caso el dolor es contínuo y muy intenso, intensificándose todavía más durante la defecación y al permanecer sentado.

En la mayoría de los casos, el cuadro se resuelve espontáneamente, por lo que una actitud adecuada puede ser optar por el tratamiento conservador. Éste consiste en:

  • Uso de hielo o compresas fías que pueden ayudar a minimizar las molestias.
  • Baños de asiento
  • Analgésicos, para controlar el dolor.
  • Suavizantes de heces, para facilitar la defecación.

En estos casos, el trombo se reabsorbe poco a poco durante las siguientes semanas, aunque el dolor se alivia al cabo de 2 ó 3 días y el bulto en los siguientes 7-10 días.

También es posible la reducción de la hemorroide trombosada manualmente. Para su realización es habitual el uso de analgesia debido al dolor que sufre el paciente durante la reintroducción, realizándose habitualmente en la consulta del médico.

Tras esta reintroducción, se minimiza la presión ejercida por el esfínter anal y se restablece la circulación venosa normal en las venas hemorroidales.

Trombosis hemorroidal externa

¿Cuándo se recomienda cirugía para una trombosis hemorroidal externa?

En el caso de que el dolor sea muy grave, es recomendable la evacuación del coágulo mediante una cirugía. Se trata de un procedimiento de carácter ambulatorio, con anestesia local o general breve.

Es importante apuntar que antes de proceder a la cirugía es necesario evaluar la gravedad del problema, por si hubiera otros problemas en la zona anal, especialmente una trombosis hemorroidal interna.

La cirugía para la evacuación del coágulo realizada dentro de las 48 a 72 horas siguientes a la aparición de la trombosis hemorroidal externa suele resultar en un alivio rápido de los síntomas. Esto es recomendable en pacientes que sufren dolor muy intenso o que sufran ulceración o ruptura a lo largo de las primeras 72 horas.

Por lo general, se realiza una incisión elíptica en la piel de la trombosis hemorroidal, de preferencia radial hasta el esfínter. El sangrado a menudo acompaña a la incisión y puede ser controlada con la presión o electrocoagulación. La herida puede dejarse abierta o cerrada en primera instancia. En los pacientes con enfermedad hemorroidal severa, con dolor es intenso y acompañada de ansiedad, el procedimiento puede realizarse bajo anestesia general.

Durante el postoperatorio para controlar el sangrado se coloca un vendaje compresivo, que el paciente no debe quitar hasta un par de horas después del procedimiento.

Solicitar cita para cirugía de trombosis hemorroidal externa

El sangrado se observa en ocasiones. Los baños de asiento, y analgésicos se recomiendan para los primeros 7 a 10 días después del procedimiento.

Las complicaciones son generalmente poco habituales y leves. El sangrado aparece con el paso de heces fecales duras. Las infecciones locales son poco frecuentes, probablemente debido a la rica red vascular en la zona anal. Marcas en la piel y cicatrices también pueden ocurrir aunque no son habituales.

En la mayoría de los pacientes que son tratados de forma conservadora la resolución de los síntomas es más rápida, pero el período de recuperación final es más prolongado, con mayores tasas de recurrencia en comparación con los pacientes que fueron tratados mediante intervención quirúrgica.

Aunque el tratamiento de las hemorroides externas trombosadas es simple y rápido es recomendable valorar la realización de una hemorroidectomía para prevenir la aparición de nuevas hemorroides trombosadas y evitar las complicaciones dolorosas. 

Descarga gratis nuestro libro sobre hemorroides

Si quieres conocer todo sobre las hemorroides y los problemas asociados a las mismas, puedes descargarte nuestro libro gratuito sobre las hemorroides, desde su aparición hasta su solución mediante tratamientos conservadores o quirúrgicos, puedes hacerlo rellenando el formulario a continuación:

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 20-01-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hemorroides (extirpación)

Hemorroides (extirpación)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.950 €
Financiación 
desde 95 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso