Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

La operación de juanetes y dedos en garra paso a paso

4.6 (92%) 656 votos
26-01-2016
La operación de juanetes y dedos en garra paso a paso
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Al corregir el hallux valgus, solucionamos el problema de los dedos en garra, aparte de acabar con los juanetes. .

Una vez aparecen los primeros síntomas de Hallux Valgus es muy difícil detenerlos e impedir que la deformación se agrave.

Se estima que entre un 15 y un 35 por ciento de la población sufre el problema del hallux valgus en sus pies.

¿Qué es el hallux valgus?

El hallux valgus es la desviación ósea que causa los incómodos y conocidos juanetes. Se produce en el primer metatarsiano del dedo gordo del pie y suele producirse por una luxación en la articulación.

Al desarrollarse el hallux valgus, se produce un bulto de origen óseo en la zona lateral del dedo gordo del pie. Esta desviación, a la larga, puede infectarse debido al roce de esa parte de la piel con el calzado y a la propia tensión a la que está sometida, provocando lo que conocemos como juanetes.

Con la desviación del hueso, el dedo gordo comienza a toparse con resto de dedos y los va presionando, por lo que, tanto el dedo gordo como el resto de dedos cada vez se van desviando más y más. Esta situación produce inflamación, enrojecimiento y mucho dolor. Te lo explicamos brevemente en el vídeo que hemos preparado:

Si esta deformación no se soluciona en cuanto se detecta, la desviación sigue avanzando, presionando y afectando al resto de dedos, pudiendo provocar la curvatura del resto, lo que con el tiempo conllevará la formación de los conociddos dedos en martillo, en maza o en garra, siendo estos últimos de los que hablaremos en este artículo.

Operación de hallux valgus y dedos en garra

Para simplificar, podemos decir que como consecuencia del hallux valgus aparece el juanete, y que éste a su vez termina causando las deformaciones en los dedos, principalmente los dedos en garra.

¿Qué son los dedos en garra?

En esta patología concreta, la articulación queda sobrecargada por la presión del dedo gordo hacia el resto de dedos, lo que termina por deformarlos y dejándolos en una situación de flexión excesiva de manera permanente. 

Pedir cita para la operación de hallux valgus

¿Cómo es la operación de hallux valgus y dedos en garra?

La corrección del hallux valgus y los dedos en garra se realizan en la misma cirugía. La principal diferencia con la cirugía de hallux valgus convencional es que la duración es mayor, ya que es necesaria la corrección de los dedos que se encuentran agarrotados.

Antes de la cirugía de hallux valgus y dedos en garra

Es el especialista médico el encargado de evaluar la situación en la que se encuentra el hallux valgus. Su presencia es fácil de detectar, ya que se aprecia una protuberancia en el dedo gordo del pie, pero es necesario evaluar la intensidad de la deformidad para saber cuál es la solución más apropiada.

Lo primero que hará para saber cómo intervenir será realizar una exploración física, atendiendo en todo momento a la movilidad de la articulación y a lo afectados que estén el resto de dedos. El médico debe estar informado de las actividades habituales del paciente, para saber cuáles pueden haber sido los motivos o los factores de riesgo que pueden haber propiciado la aparición del hallux valgus.

Una vez llegados a este punto, debemos tener en cuenta que el hallux valgus y sus síntomas y consecuencias no desaparecen solos, sino que si no se tratan van empeorando con el paso del tiempo. La única solución es la intervención quirúrgica.

Habitualmente, cuando los juanetes dificultan al paciente la realización de sus actividades cotidianas, debido al dolor principalmente, es cuando este empieza a pensar en la intervención quirúrgica para solucionar su situación de manera definitiva.

Operación de hallux valgus y dedos en garra

Una vez que el paciente ha decidido operarse, es el cirujano el que debe hacer una valoración del pie, realizando las pruebas oportunas, entre ellas radiografías, para seleccionar la técnica quirúrgica más apropiada para cada caso de cada paciente concreto, ya que existen más de 130 técnicas quirúrgicas para corregir el hallux valgus y sus consecuencias.

Es muy importante mencionar que muchos especialistas advierten de que la técnica con láser para intervenir quirúrgicamente el hallux valgus no es válida, ya que afirman que el láser es útil para intervenciones en zonas blandas, no en zonas duras como los huesos.

A la hora de decidir qué tipo de intervención quirúrgica va a llevarse a cabo, es muy importante que el paciente mantenga al cirujano informado sobre los medicamentos que toma, cuáles son sus actividades cotidianas y cualquier otro factor que pueda resultar relevante a la hora de realizarse una intervención quirúrgica.

La cirugía de hallux valgus y dedos en garra paso a paso

Sea cual sea el tipo de intervención quirúrgica que se vaya a realizar, hay que acabar con el hallux valgus, alineando el dedo gordo del pie, la finalidad principal es eliminar de manera completa el juanete y sus principales síntomas y consecuencias.

Para la operación de hallux valgus, la cirugía suele realizarse de manera ambulatoria, por lo que el paciente no debe ser ingresado en el hospital y puede recibir el alta el mismo día de la intervención, siempre y cuando no se haya producido ninguna complicación durante la intervención.

La cirugía para la reparación de hallux valgus se suele llevar a cabo con anestesia regional, que tan solo afecta al pie que hay que intervenir. Como en cualquier intervención quirúrgica con anestesia, es muy posible que al paciente se le prohiba comer y beber durante las 12 horas anteriores a la cirugía.

Este tipo de intervenciones suele durar algo más de una hora, pero el tiempo depende completamente de la técnica quirúrgica que se haya escogido, de la habilidad del cirujano y de la gravedad de la desviación. En los casos en que también se corrigen los dedos en garra o martillo, la intervención puede alargarse un poco más.

Operación de hallux valgus y dedos en garra

Sea cual sea la técnica quirúrgica que se lleve a cabo, la finalidad es la misma: la de acabar con el hallux valgus, con el juanete y con cualquier otra consecuencia que cause dolor al paciente y le dificulte su vida diaria.

Las técnicas quirúrgicas más habituales para la corrección del hallux valgus y dedos en garra, son la cirugía percutánea sin osteotomía y la cirugía de hallux valgus con osteotomía.

Cirugía percutánea sin osteotomía

La operación de hallux valgus sin osteotomía también se conoce como “cirugía percutánea”, y se trata de una cirugía de mínima invasión porque el cirujano no realiza grandes incisiones para llegar a la desviación. Este tipo de cirugía es recomendado en los casos más leves y moderados de hallux valgus. Es importante saber que no todos los pacientes son válidos para una cirugía de este tipo y que cada caso deberá ser evaluado individualmente por el cirujano, ya que si la desviación es mayor de 30º es posible que no pueda llevarse a cabo mediante esta técnica.

El cirujano, en primer lugar corregirá el hallux valgus. Para ello, mediante una incisión en la zona interior del pie, cerca del bulto, introducirá una herramienta quirúrgica que le permitirá "limar" el hueso para reducir la protuberancia y devolverle al pie su forma habitual. Una vez limada la zona del hueso, el cirujano extraerá los restos óseos a través de la incisión e inciará la liberación de los dedos en garra.

Para corregir los dedos en garra, el cirujano debe haber revisado previamente el caso para determinar si la deformidad es de carácter rígido o flexible. En el caso de que la deformidad sea flexible, mediante una serie de incisiones en la planta del pie, el cirujano realizará cortes en algunos tendones y en la cápsula articular liberando la tensión de cada uno de los dedos afectados.

Tras ello, es muy probable que se coloquen una serie de alambres que estabilizarán esta corrección y deberán mantenerse durante una parte de la recuperación.

Por otro lado, en el caso de que se trate de una deformación rígida, puede ser necesario hacer una serie de cortes a nivel de hueso para corregirlo.

Operación de hallux valgus y dedos en garra

Para evitar el agravamiento de los dedos en garra, es importante coger la desviación a tiempo y corregirla, ya que como hemos explicado, la cirugía se vuelve un poco más delicada.

Esta intervención se realiza entre media hora y una hora y media, siendo su recuperación muy variable en función de cada caso, aunque suele ser entre un mes y medio y tres meses.

Postoperatorio tras la operación de hallux valgus sin osteotomía

Tras la intervención, se venda el pie del paciente y se le explican los cuidados y las instrucciones que debe llevar durante la recuperación para hacerla lo más sencilla y rápida posible. Si no ha habido complicaciones, el paciente suele abandonar el hospital el mismo día de la intervención, normalmente cuando transcurren un par de horas de esta.

Una vez que el paciente está en su casa, debe llevar unos zapatos especiales durante el tiempo que el cirujano le haya indicado y acudir a revisión cuando haya pasado una semana desde la operación.

Resulta habitual que el cirujano recomiende el uso de un separador entre el pulgar y el dedo índice del pie para que el hueso se coloque de forma correcta y se mantenga. Además, pueden ser necesarios otros materiales de ortopedia en el caso de que se trate de una corrección de dedos en garra, siendo esto indicado por el cirujano.

Tanto el vendaje como el separador suelen usarse durante aproximadamente un mes y medio tras la operación, aunque el tiempo concreto debe evaluarlo cada cirujano dependiendo de la situación del paciente en concreto.

Cirugía de hallux valgus con osteotomía y corrección de dedos en garra

Este tipo de intervención quirúrgica suele realizarse cuando la desviación del hueso es bastante grave, habitualmente cuando supera los 30º. Los dedos en garra suelen corregirse en cirugías con osteotomía, ya que la desviación es mayor y es más habitual que se hayan producido los dedos en garra.

Se trata de una intervención relativamente sencilla, de carácter ambulatorio y que dura entre media hora y una hora y media.

En este tipo de intervención quirúrgica, lo que se hace es realinear el primer metatarsiano del dedo gordo del pie (el hueso que se había desplazado) de manera que se quede en su forma original.

Lo primero que se hace es anestesiar al paciente, después el cirujano realiza una incisión en la zona donde está el juanete y corta la parte del hueso que sobresale hacia afuera.

Una vez cortada la parte del hueso que estaba provocando el juanete, se colocan varios tornillos en los huesos para asegurarse que se unen como deben. En estas cirugías se suelen utilizar dos tornillos o dependiendo de la gravedad del hallux valgus, hasta 3 o 4 tornillos acompañados de una placa. Esto lo deberá determinar el cirujano según cada caso en concreto.

Operación de hallux valgus y dedos en garra

Después de haber realizado este proceso, se liberan los dedos en garra tal y cómo se mencionaba previamente en la cirugía percutánea.

Una vez finalizado todo, se suturan las incisiones y se venda el pie.

Pasadas entre 3 y 6 semanas desde la operación, se estima que el paciente podrá ir apoyando el pie, aunque la recuperación completa tras la intervención quirúrgica no suele producirse hasta pasados unos 3 o 4 meses.

Postoperatorio de la operación de hallux valgus con osteotomía

Una vez que se ha finalizado la intervención quirúrgica, se le venda el pie al paciente y se le dan las instrucciones necesarias para la recuperación; al par de horas el paciente puede abandonar el hospital si no ha habido complicaciones.

Es muy probable que el médico prescriba el uso de analgésicos y antiinflamatorios para mitigar el dolor que pueda producirse en la zona intervenida los días posteriores a la intervención.

Cuando el paciente se encuentre en su casa, recuperándose, debe seguir una serie de recomendaciones para que la recuperación sea lo más rápida posible, entre ellas encontramos las siguientes:

  • Evitar apoyar el pie durante las 3 o 4 semanas después de la intervención.
  • Llevar siempre calzado cómodo en todo momento durante los 3 meses posteriores a la intervención.
  • No conducir durante 1 mes después de la intervención.
  • Cambiar el vendaje con la frecuencia que hayan determinado los médicos.

Pedir cita para la operación de hallux valgus

La vuelta al trabajo del paciente tras este tipo de intervención quirúrgica dependerá en gran medida de la naturaleza de su profesión y del esfuerzo y movilidad que esta requiera. Para un trabajo que no requiera movimiento, como el de oficina, el paciente podrá reincorporarse a los 15 días aproximadamente, pero para trabajos que impliquen estar de pie o en movimiento, puede que se necesiten hasta 3 meses antes de la reincorporación.

¿Qué riesgo tiene la operación de hallux valgus y dedos en garra?

En las intervenciones quirúrgicas de hallux valgus rara vez suelen producirse complicaciones y hay muy pocos riesgos. A su vez, el postoperatorio suele desarrollarse con normalidad y sin complicaciones.

En raras ocasiones es posible que, tras la intervención, el pie intervenido se quede con una alineación incorrecta, que se lesionen los nervios o que se produzca alguna infección en los huesos del dedo, aunque si se realiza todo el postoperatorio de forma correcta no se suele producir.

Operación de hallux valgus y dedos en garra

En ocasiones, existe la posibilidad de que el hallux valgus se desarrolle de nuevo y es posible que los juanetes puedan volver a aparecer.

Recomendaciones tras la cirugía

Tras una intervención quirúrgica del hallux valgus, haya sido del tipo que haya sido, es necesario llevar una serie de cuidados para que la recuperación sea favorable:

  • No quitar el vendaje hasta que el médico lo indique y mantenerlo siempre seco.
  • Usar muletas o andador durante los primeros días como ayuda para caminar.
  • No forzar el pie apoyándolo durante los días posteriores a la intervención.

En cualquier caso, siempre hay que seguir las indicaciones del médico al pie de la letra, ya que en función de la afección concreta de cada paciente, el médico puede indicar tomar una serie de medidas distintas.

¿Cuándo hay que llamar al médico?

  • La herida supura algún tipo de secreción que empape el vendaje.
  • El dolor no cesa con los medicamentos recomendados por el médico.
  • Se padece fiebre muy alta o escalofríos.
  • Se observa enrojecimiento o hinchazón cerca del área intervenida quirúrgicamente.
  • Es muy importante acudir al médico siempre que se sufran molestias muy fuertes tras la intervención quirúrgica o si se sospecha que algo no va bien. 
Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 26-01-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Hallux Valgus (1) con osteotomía

Hallux Valgus (1) con osteotomía

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.649 €
Financiación 
desde 129 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso