Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Útero miomatoso, qué es, causas, síntomas y tratamientos

5 (100%) 657 votos
08-02-2016
Útero miomatoso, qué es, causas, síntomas y tratamientos
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Útero miomatoso se refiere a la afectación del útero por miomas, que son tumores benignos que se forman a partir de las células del miometrio.

Los síntomas del útero miomatoso son bastante molestos, aunque no todas las mujeres que sufren de miomas tienen síntomas.

Para solucionar los miomas uterinos existen diversos tratamientos, siendo la cirugía uno de las más utilizados.

Alrededor del 40 por ciento de las mujeres de entre 35 y 55 años tiene miomas uterinos y aproximadamente el 30-50% de ellas no sufren síntomas.

Los miomas son tumores benignos que se originan de las células musculares lisas del útero, contienen tejido fibroso, matriz de colágeno y a veces depósito de calcio. El tejido musculoso del útero se llama miometrio. Los miomas se llaman también fibroma uterino, leiomioma o fibroleiomioma. Los miomas son benignos porque no producen infiltraciones, no causan metástasis, no recidivan (reaparecen) una vez extirpados y solo muy ocasionalmente degeneran en tumor maligno (sarcoma uterino), por lo que no hay que alarmarse. Los miomas pueden ser únicos o múltiples, microscópicos o gigantes. La mayoría de las mujeres que tienen esta patología no suelen tener un solo mioma, sino que suelen tener varios, siendo esto lo que denominamos miomatosis uterina. Los miomas gigantes pueden llegar a un tamaño que simula hasta un embarazo de 6 meses.

Los miomas uterinos son los tumores (benignos) pélvicos más frecuentes en la mujer. Se estima que 1 de cada 4 o 5 mujeres presenta miomas uterinos. Después de los 35 años la incidencia de esta patología aumenta al 20%, aunque la mayoría de los casos es asintomática. La enfermedad es más habitual entre las mujeres de 30-45 años.

Pedir cita para operación de útero miomatoso

¿Cuáles son las causas de los miomas?

No se conoce exactamente la causa de la miomatosis uterina aunque existen unos factores que aumentan el riesgo de sufrirlos.

  • Causas hormonales: El mioma es un tumor benigno dependiente de la producción hormonal. Después de la menopausia, cuando la producción hormonal en los ovarios disminuye, no suelen presentarse nuevos tumores y los ya existentes disminuyen de tamaño. La menarquia precoz, es decir, la primera regla en una edad muy temprana (antes de los 10 años), aumenta el riesgo de aparición de los miomas. Mientras que la menarquía tardía (después de 16 años) es un factor protector. La cantidad de estrógenos y de sus receptores uterinos está aumentada en las mujeres con miomas. Algunas enfermedades relacionadas con las hormonas sexuales, como el síndrome de ovarios poliquísticos, la hiperplasia del endometrio y los problemas de esterilidad son más frecuentes en las mujeres que tienen miomas.
  • Etnia: Los miomas uterinos son más frecuentes en raza negra. (50% en raza negra, frente al 25%). Las mujeres más afectadas, según algunos estudios, son las mujeres negras americanas. En ellas los miomas son más grandes, más sintomáticos y aparecen a una edad más temprana.
  • Factores genéticos: Los factores hereditarios tienen un papel importante en el desarrollo de esta patología. Existe un riesgo hasta 2,5 veces superior si un familiar de primer grado tuvo mioma uterino.
  • Haber tenido hijos: Las mujeres nulíparas, es decir aquellas que nunca han dado a luz tienen mayor posibilidad de sufrir miomas uterinos que las mujeres que han tenido hijos.
  • Obesidad: La obesidad tiene papel muy importante en el desarrollo de los miomas. Las mujeres con sobrepeso tienen mayor riesgo tanto de padecer miomas, así como que estos sean de un mayor tamaño. En las mujeres obesas aumenta el nivel de los estrógenos circulantes ya que en el tejido graso los andrógenos se transforman en estrógenos gracias a una enzima llamada aromatasa. También aumenta los niveles de estrógeno libre ya que disminuye la síntesis de la proteína transportadora de hormonas sexuales.

Útero miomatoso, qué es, causas, síntomas y tratamientos

¿Cuáles son los síntomas de los miomas uterinos?

Aproximadamente el 30-50% de las mujeres con miomas uterinos no presentan síntomas. Las pacientes que tienen síntomas pueden presentar trastornos menstruales, síntomas de compresión, dolor, esterilidad e infertilidad y síntomas generales. La sintomatología depende de la localización, el tamaño y la dirección de crecimiento del tumor.

Trastornos menstruales

Uno de los síntomas más frecuentes es el trastorno menstrual que puede ser menorragia o hipermenorrea, es decir periodos menstruales en la que la hemorragia es anormalmente intensa o prolongada, y metrorragia es decir cualquier sangrado que se produce entre los periodos normales de la menstruación de la mujer. Cuando el tumor está más cerca de la cavidad endometrial, es decir, hablamos de un mioma submucoso, las alteraciones menstruales son más frecuentes. Las causas de que la miomatosis uterina cause transtornos menstruales son:

  • Crecimiento del tumor hacia el interior del útero, aumentando el tamaño de la superficie endometrial
  • El útero tiene una vascularización mayor con disfunción vascular y angiogénesis
  • Disminuye la contractilidad uterina.
  • Los miomas submucosos pueden causar ulceraciones del endometrio.
  • Se comprime el plexo venoso miometrial.

Las menstruaciones a menudo son dolorosas.

Útero miomatoso, qué es, causas, síntomas y tratamientos

Síntomas de compresión:

Dependiendo del tamaño y localización del mioma, este puede comprimir los órganos y tejidos situados alrededor del útero y causar síntomas de compresión como:

  • Estreñimiento si el mioma comprime los intestinos o el recto: Cuando se comprimen las vías urinarias la paciente tendrá disuria, es decir difícil, dolorosa e incompleta expulsión de la orina y poliaquiuria que se refiere a la necesidad de orinar con demasiada frecuencia
  • Edemas y varices: Si se comprimen los vasos sanguíneos y linfáticos aparecerán edema y varices.
  • Dolor: El dolor se produce en el 30% de los casos. Puede ser agudo, intenso y persistente o crónico con una sensación de pesadez sobre todo cuando la mujer está mucho tiempo de pie. El dolor puede aparecer en la zona de vientre o en la parte baja de la espalda. El dolor durante la menstruación es muy frecuente y también es habitual el dolor durante las relaciones sexuales.
  • Esterilidad e infertilidad: Los miomas pueden causar esterilidad e infertilidad por dos mecanismos principales: por compresión de las trompas de Falopio en el caso de miomas muy grandes o si alteran la cavidad endometrial e impiden la correcta implantación y crecimiento del embrión.
  • Síntomas generales: Entre los síntomas generales destaca la anemia por la continua pérdida de sangre. El aumento de peso también es muy frecuente en las mujeres que tienen miomas.
  • Presencia de miomas durante el embarazo: Los miomas, incluso los que son muy voluminosos, son compatibles con embarazos y partos normales pero pueden causar complicaciones durante la gestación, en el parto y después del parto. Incrementan la incidencia de abortos, partos prematuros, placenta previa, desprendimiento de placenta, hemorragias, alteraciones del crecimiento del feto y alteraciones en la contractibilidad del útero. Durante el embarazo la conducta debe ser expectante, interviniéndose solo en caso de fuerza mayor, siempre de manera conservadora, es decir, de la forma menos invasiva posible, para no afectar a la evolución de la gestación.

¿Qué tipos de miomas existen?

Según la localización dentro del cuerpo uterino se diferencian tres tipos de miomas: miomas subserosos, miomas intramurales y miomas submucosos. Aproximadamente el 55% de los miomas son subserosos, un 40% son intramurales y un 5% son submucosos.

Miomas subserosos

Los miomas subserosos crecen bajo la serosa uterina y producen un resalte en la superficie de útero. Pueden alcanzar un gran tamaño sin causar síntomas o sólo producir síntomas de compresión de órganos vecinos como intestinos, recto, vejiga, uréteres, venas y vasos linfáticos. Normalmente los miomas subserosos no causan menstruaciones abundantes o sangrado entre menstruaciones. Pueden ser pediculados o de base ancha, abultando externamente el útero. Los miomas subserosos pediculados pueden sufrir una torsión del pedículo con infarto hemorrágico y necrosis, provocando dolores abdominales agudos y signos de irritación peritoneal. A veces crecen hacia el ligamento ancho y se introducen entre sus hojas produciéndose miomas intraligamentarios. El ligamento ancho es un pliegue del peritoneo que cae sobre el útero. Este ligamento discurre desde la pared lateral de la pelvis hacia el útero y sirve como sostén de las vías de conducción para los órganos genitales internos y vejiga. Los miomas parasitarios se forman de los miomas subserosos adhiriéndose al epiplón o al intestino y desarrollándose una vascularización independiente del útero.  

Útero miomatoso, qué es, causas, síntomas y tratamientos

Miomas submucosos

Los miomas submucosos crecen hacia la cavidad uterina produciendo un resalte en el endometrio. Estos miomas pueden tener una base ancha de inserción al útero, o pueden estar atados al útero por un tallo fino y la mayor parte del mioma estar colgando en la cavidad uterina. Estos se llaman miomas submucosos pediculados. Los miomas submucosos son menos frecuentes que los miomas subserosos, pero son los que más problemas suelen causar. Los síntomas más habituales en el caso de un mioma submucoso son los sangrados abundantes y el dolor persistente, ya que estos miomas estimulan la contracción muscular del útero. Las contracciones uterinas a veces tienden a expulsar los miomas pediculados de la cavidad uterina. El pedículo se adelgaza su nutrición disminuye y se producen procesos degenerativos dentro del mioma. Si las contracciones provocan la sección completa del pedículo el mioma puede ser expulsado a través de la vagina. Este tipo de mioma se llama mioma nascens. Si el pedículo se inserta en el fondo uterino puede provocarse la inversión del útero.

Miomas intramurales

Los miomas intramurales crecen en el espesor del miometrio. Estos miomas aumentan considerablemente el tamaño del útero y producen irregularidades en la pared. Pueden causar menstruaciones muy abundantes o sangrado entre menstruaciones, dolores abdominales y aumento de la frecuencia urinaria. Los miomas cervicales se localizan en el cuello uterino. Realmente son miomas intramurales y son los menos dependientes de la función ovárica. A menudo causan síntomas de compresión del aparato urinario bajo provocando polaquiuria, disuria y sensación de pesadez. A veces estos tipos de miomas causan esterilidad.

¿Cómo se diagnóstica el miomas uterino?

El diagnóstico de los miomas uterinos se basa en la anamnesis, la exploración física y en pruebas de imagen.

En la anamnesis de la paciente se presentan hemorragias, alteraciones menstruales, episodios dolorosos, estreñimiento, trastornos de la micción, edemas y varices.

Durante la exploración física se puede valorar el tamaño, la forma y la consistencia del útero y la presencia de los miomas. Dificulta la realización de la exploración física la obesidad de la paciente.

La ecografía es la prueba diagnóstica más utilizada para el estudio de los miomas teniendo en cuenta que permite la valoración de su tamaño, localización y las complicaciones. La ecografía puede ser abdominal o transvaginal. La ecografía realizada a través de la vagina permite obtener informaciones más detalladas. El eco doppler muestra los vasos sanguíneos que penetran en el mioma.

Si es necesario el especialista podrá complementar las pruebas diagnósticas con tomografía computarizada y resonancia magnética.

Útero miomatoso, qué es, causas, síntomas y tratamientos

¿Cómo se trata la miomatosis uterina?

El tratamiento del mioma uterino depende de varios factores:

  • La paciente tiene síntomas o no
  • La mujer desea tener hijos o no
  • La paciente no se puede quedar embarazada o ha tenido varios abortos.
  • Dónde se sitúa, qué tamaño tiene y qué tipo de mioma es.

Cuando la mujer con mioma uterino no tiene síntomas la mejor opción es no hacer nada, es decir, esperar y observar la evolución de la patología. Si la mujer no tiene síntomas pero no se queda embarazada y lleva más de 1 año intentándolo, primero hay que descartar que haya otras causas además del mioma. Las torsiones de los miomas pediculados causan un dolor agudo y a menudo requieren una intervención quirúrgica urgente.

Si la mujer tiene síntomas y desea hijos primero es recomendable realizar tratamiento farmacológico para disminuir los síntomas.

Útero miomatoso, qué es, causas, síntomas y tratamientos

El tratamiento farmacológico incluye medicamentos como progestágenos, esteroides androgénicos, análogos de GnRH y antiinflamatorios no esteroideos para aliviar el dolor.

Si los medicamentos no son suficientes y el mioma es submucoso puede realizarse una miomectomía por histeroscopia. La miomectomía por histeroscopia es la intervención durante la cual se extirpa el mioma a través del cérvix con un resectoscopio que se hace pasar por el histeroscopio hasta el interior del útero y utiliza energía eléctrica de alta frecuencia que coagula o corta el tejido. Es una intervención ambulatoria.  

La miomectomía se puede realizar por laparoscopia y por laparotomía también. Durante la intervención por laparoscopia se extirpan los miomas a través de pequeñas incisiones realizadas en el abdomen. Si la intervención se realiza por laparotomía el mioma será extirpado por una incisión grande realizada en el abdomen.

Si la paciente ya no desea hijos el tratamiento más adecuado será la histerectomía es decir la extirpación de todo el útero. La histerectomía se puede realizar a través de una incisión realizada en la pared abdominal, por laparoscopia o a través de la vagina. Antes de la intervención hay que valorar la posibilidad de extirpar el útero con los dos ovarios o sólo el útero. Si la mujer todavía tiene producción hormonal en los ovarios la mejor solución será la extirpación del útero y la reserva de los ovarios. Cuando la mujer ya está sin producción hormonal, es recomendable extirpar el útero junto con los ovarios y las trompas de Falopio.

Pedir cita para operación de útero miomatoso

La embolización de arterias uterinas también es una opción del tratamiento. Un radiólogo a través de una arteria llega a las arterias que nutren al mioma. Obstruye estas arterias y de esta manera disminuirá el tamaño del mioma, pero no desaparecerá. Mediante esta técnica un 80% de mujeres mejoran sus síntomas. Este tratamiento no se recomienda en mujeres que deseen hijos.

¿Pueden ser cancerígenos los miomas uterinos?

Sólo un 0,5 por ciento de los miomas se convierten en tumores malignos, por lo que no hay que alarmarse ya que esto es muy poco habitual. En este caso hablamos de sarcomas que se originan en los tejidos de los músculos, la grasa, los huesos y el tejido fibroso que forma los tendones. En el caso de la sospecha de un sarcoma se realiza una resonancia magnética. Los contornos irregulares, las zonas de baja intensidad de la señal en el miometrio con degeneración atípica y extensión del tumor a los vasos son características de un tumor maligno. 

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 08-02-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Ginecología Ginecología
Operación de miomectomía por laparoscopia (miomas uterinos)

Operación de miomectomía por laparoscopia (miomas uterinos)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.985 €
Financiación 
desde 242 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso