Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

¿Qué dieta debo seguir tras una colecistectomía?

03-03-2016
¿Qué dieta debo seguir tras una colecistectomía?
Valora esta Noticia:

Tras una colecistectomía es importante seguir una dieta y unos hábitos de alimentación estrictos durante las primeras semanas para evitar complicaciones.

Una de las principales recomendaciones, prácticamente obligación, es limitar el consumo de grasas en la dieta, ya que el cuerpo necesita un tiempo para recuperarse.

Prácticamente la totalidad de los pacientes puede volver a retomar su dieta habitual al cabo de un mes, mes y medio después de la colecistectomía.

​​

¿Qué es la vesícula biliar?

La vesícula biliar es un saco muscular, un pequeño órgano con forma de pera, que se sitúa justo debajo del hígado al lado derecho del abdomen. Recoge y almacena la bilis, un líquido amarillo verdoso que produce el hígado que es esencial para la digestión de grasas. Es la razón por la que la vesícula biliar es un órgano importante del sistema digestivo. La vesícula biliar y la bilis tienen un papel importante en la digestión de las grasas, aunque la bilis no contiene enzimas digestivas. La colecistectomía es la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar.

¿Cómo se digieren las grasas y qué papel tiene la vesícula?

A continuación vamos a explicar paso a paso el proceso de digestión de las grasas. En algunos momentos puede parecer complicado, que lo es, pero es interesante conocerlo de cara a entender la dieta que hay que llevar y algunos alimentos que hay que evitar después de una colecistectomía (extracción de vesícula).

La digestión de grasas comienza cuando el quimo (una mezcla de alimentos parcialmente digeridos y jugos gástricos) pasa desde el estómago hacia la primera parte de intestino delgado o duodeno.

Dieta tras una cirugía de colecistectomía

El intestino delgado presenta una amplia superficie por los numerosos pliegues y delgadas vellosidades y microvellosidades que presenta en su revestimiento interno.

La digestión requiere enzimas específicos y otras secreciones. La bilis se produce en el hígado y se acumula en la vesícula biliar hasta que sea requerida. La bilis colabora con la digestión de grasas y otros lípidos, aunque no contiene enzimas digestivas.

Cuando el quimo llega al duodeno, una hormona llamada colecistoquinina estimula la contracción de los músculos lisos de las paredes de la vesícula y la liberación de la bilis hacia el conducto biliar común. La bilis ingresa al duodeno.

El páncreas, una glándula que se sitúa debajo del estómago al lado izquierdo del abdomen, produce una variedad de enzimas digestivas, entre ellas lipasas, enzimas esenciales en la digestión de grasas. El páncreas también secreta aniones bicarbonato que ayudan a neutralizar el pH del quimo estomacal. Esta acción es muy importante, ya que a diferencia de las enzimas estomacales, las enzimas pancreáticas funcionan mejor a PH neutro o alcalino.

Las grasas son moléculas hidrofóbicas, es decir, no solubles en agua. Sin embargo, muchas enzimas, incluidas las lipasas, son solubles en agua y requieren un medio acuoso para funcionar.

Las moléculas de grasa se atraen entre sí, conformando agregados en forma de glóbulos o gotas. Esta disposición no favorece la acción de las enzimas digestivas, ya que ofrece una pequeña superficie expuesta a las enzimas solubilizadas en el medio acuoso. La bilis funciona como un emulgente, las moléculas que componen la bilis, tienen una región hidrofóbica que se asocia penetrando en la gota de grasa, y una región hidrofílica que se orienta hacia el medio acuoso. La cubierta hidrofílica resultante, previene el agregado de las gotas de grasa. Se denominan micelas a las pequeñas gotitas de grasa resultantes de la acción de la bilis. Con la formación de estas pequeñas gotitas la superficie aumenta y las grasas estarán más expuestas al efecto de las enzimas digestivas.

Dieta tras una cirugía de colecistectomía

Una vez estabilizadas en micelas, las grasas son atacadas por lipasas producidas por el páncreas. Las lipasas rompen a las grasas en ácidos grasos y monoglicéridos. Como estos productos son liposolubles, pueden atravesar fácilmente la membrana plasmática de las células epiteliales de la mucosa intestinal.

¿Qué ocurre después de la colecistectomía (extracción de vesícula)?

Tras una colecistectomía aunque, aunque sigue produciéndose bilis en el hígado no puede acumularse y entrar en el intestino delgado cuando el quimo ingresa al duodeno. Debido a la dificultad del cuerpo para disolver y emulsionar las grasas la digestión de estas será insuficiente después de la extirpación de la vesícula biliar, por lo que es importante evitar un consumo excesivo de grasa tras una colecistectomía, al menos durante las primeras semanas.

Luego de la extirpación de la vesícula biliar mediante una colecistectomía, el cuerpo queda temporalmente sin una adecuada reserva de bilis para poder digerir los alimentos grasos con normalidad. Si durante este periodo el paciente ingiere estos alimentos presentará seguramente indigestión, nauseas, vómitos, cólicos, hinchazón, gases y hasta diarreas. Este periodo es transitorio y de corta duración ya que el cuerpo compensa rápidamente la pérdida de la reserva biliar, pudiendo durar alrededor de dos a tres semanas. Posteriormente el paciente regresa a su alimentación habitual incorporando alimentos grasos progresivamente, llegando a comer en forma normal al finalizar la tercera o cuarta semana.

¿Cuáles son los consejos generales después de la extirpación de la vesícula biliar?

El primer paso en el plan de dieta después de la extirpación de la vesícula biliar es comer comidas más pequeñas 5 o 6 veces al día y evitar la dieta rica en grasa. La cantidad de calorías proporcionadas por la grasa debe limitarse a menos del 30% de las calorías totales. La ingesta de grasas saturadas debe limitarse. Los alimentos deben prepararse al vapor o al horno. Los alimentos fritos deben evitarse. Del mismo modo los alimentos procesados ​​también se deben evitar. Los consejos generales después de una colecistectomía son:

  • Comer despacio y masticar bien los alimentos siempre es importante, no sólo después de una intervención quirúrgica.
  • Es importante nunca llenarse, sólo comer poco hasta sentirse saciado. Come 5 o 6 veces al día.
  • Evita las grasas en todas sus formas (frituras, guisos, parrillas, cremas, lácteos enteros) durante las primeras tres semanas tras la intervención quirúrgica.
  • Evita los alimentos con exceso de condimentos, los que producen gases y el estreñimiento.
  • Incrementa gradualmente la cantidad de fibra en tu dieta. Esto puede ayudarte a normalizar tus movimientos intestinales y a detener la diarrea en el caso de que se produzca.
  • Es recomendable caminar siempre después de comer por 5 a 10 minutos como mínimo ya que el ejercicio físico ayuda en la digestión.
  • Evita realizar esfuerzos físicos intensos, pero realiza ejercicios respiratorios de inspiración profunda: 10 veces en la mañana, tarde y noche.
  • Observa a tu cuerpo. Puedes probar poco a poco la tolerancia a diferentes alimentos. No pruebes todos de una misma vez, empieza de uno en uno y con una semana de separación. De esta manera te asegurarás que la tolerancia sea real.

Dieta tras una cirugía de colecistectomía

¿Qué se puede comer después de la cirugía de vesícula biliar?

La dieta en el postoperatorio será la siguiente:

  • Inicio de ingesta líquida a las 24 horas después de la colecistectomía.
  • Si se tolera, a las 48 horas, dieta semilíquida biliar baja en grasa pero sólo media ración.
  • A las 72 horas, se recomienda dieta blanda biliar en media ración.
  • La dieta de continuación es una dieta blanda biliar que si la tolerancia es buena se seguirá con esta en volúmenes moderados .

¿Cuáles son los alimentos recomendados?

En general los alimentos con bajo contenido de grasa son los más recomendados justo después de la colecistectomía. Pero no todas las grasas son igualmente mal toleradas. Las de origen vegetal se aceptan mejor. Los fritos peor. El chocolate se tolera muy mal. La dieta biliar contendrá unos 30 g de lípidos al día, es decir, menos del 25% del total energético. Deben prohibirse los alimentos flatulentos.

  • Infusiones calientes y suaves de té y manzanilla.
  • Leche descremada, quesos descremados, yogur descremado
  • Arroz, pastas alimenticias, pan, galletas (tipo María)
  • Legumbres en raciones moderadas sin piel
  • Frutas hervidas, al horno, almíbares, crudas, salvo las flatulentas
  • Verduras y ensaladas: Todas, salvo las flatulentas o las de digestión difícil (pimiento crudo, pepino, cebolla y otras)
  • Carnes magras, jamón cocido, no graso
  • Pescado magro o blanco
  • Alimentos grasos: aceite crudo o hervido, de oliva o semillas
  • Tipos de cocción: Es recomendable preparar los platos con poca grasa incorporada, sin freír. No calientes la grasa por encima de los 100 °C. Los platos crudos, hervidos, a la plancha, al vapor, papillote son más adecuados después de la intervención.

Dieta tras una cirugía de colecistectomía

¿Cuáles son los alimentos prohibidos o muy limitados?

  • Chocolate
  • Carnes grasas: cordero, cerdo
  • Partes grasas de otras carnes (p. ej. Costilla de ternera)
  • Embutidos
  • Huevos, especialmente la yema por el alto contenido de grasa
  • Pescados azules, mariscos
  • Leche entera, mantequilla, nata
  • Col, coliflor, nabos pimiento, rábanos, ajos
  • Legumbres
  • Salsas, especies, picantes
  • Manzana cruda, melón, sandía
  • Crema, flan
  • Frutos oleaginosos: aceitunas, nueces, avellanas, almendras
  • Aceite o manteca para freír o guisar
  • Los alimentos flatulentos como legumbres, col, coliflor, col de Bruselas, alcachofas, nabos, cebolla cruda

El cuerpo se adapta con facilidad a los cambios, al final recuperarás tu estilo de vida al que estás acostumbrado. Las modificaciones serán transitorias pero es importante seguirlas para evitar causar daños en tu aparato digestivo y así fomentar una recuperación más rápida. El 95% de las personas que han sido operadas de la vesícula pueden volver a su alimentación normal en poco tiempo. 

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 03-03-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

Colecistectomía por Laparoscopia (Piedras en la Vesícula Biliar)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.470 €
Financiación 
desde 217 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso