Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Estreñimiento crónico, qué es, causas, síntomas y complicaciones

09-03-2016
Estreñimiento crónico, qué es, causas, síntomas y complicaciones
Valora esta Noticia:

El estreñimiento crónico puede llegar a producir complicaciones severas como las fisuras anales o las hemorroides.

Cuando el estreñimiento se vuelve crónico y causa malestar en el paciente es importante actuar para solucionarlo.

La mejor forma de combatir el estreñimiento crónico es prevenirlo con unos hábitos de vida saludable y una dieta rica en fibra y líquidos.

El estreñimiento consiste en una patología por la que se tienen problemas a la hora de evacuar. Esos problemas pueden dividirse fundamentalmente en dos bloques que pueden presentarse a la vez:

  • Evacuar poco, con una frecuencia de menos de 3 veces a la semana.
  • Tener que realizar un esfuerzo excesivo para poder defecar.

En el estreñimiento es habitual que las heces se presenten en forma de pequeñas bolas muy duras y que sea muy costoso su proceso de expulsión.

El estreñimiento crónico se produce cuando la situación de estreñimiento se alarga en el tiempo y se vuelve habitual.

El paciente que padece estreñimiento crónico no es capaz de defecar de una manera normal, sino que presenta continuamente estreñimiento.

Estreñimiento crónico

Causas del estreñimiento crónico

Existen muchas causas que pueden provocar el estreñimiento crónico, pero normalmente suele producirse por la combinación de una serie de factores.

Una dieta con poca fibra y pocos líquidos fomenta el estreñimiento, así como la falta de ejercicio. Los cambios en la rutina también favorecen el estreñimiento, así como el estrés, que fomenta la acumulación de presión,

El no evacuar cuando se tienen ganas también fomenta el estreñimiento a largo plazo, ya que el organismo se acostumbra a no expulsar la materia fecal y a retenerla en el intestino o en el recto.

Hay algunos medicamentos que también pueden favorecer el estreñimiento debido a los componentes químicos que funcionan como astringentes en el organismo.

Los laxantes, si se abusa de ellos, también pueden favorecer el estreñimiento crónico, ya que su uso puede provocar que el organismo se acostumbre a ellos y que los músculos del intestino dejen de realizar sus funciones de movilizar las heces por sí mismos.

En muchas ocasiones el estreñimiento crónico tiene su causa en defectos en el funcionamiento del sistema excretor, bien en los intestinos, o bien en el recto o en el ano.

El sistema excretor puede funcionar de manera deficiente por varios motivos:

  • Que el recto no tenga sensibilidad: al no tener sensibilidad, no detecta las heces y no genera la sensación de tener ganas de defecar, como consecuencia directa las heces se acumulan en el recto.
  • Que el intestino grueso no pueda contraerse correctamente: si el intestino grueso no puede contraerse, no puede generar los movimientos que hacen a las heces avanzar hacia el lugar de su expulsión.
  • Que haya fallos en el momento de evacuar: bien porque el ano se contraiga en lugar de dilatarse o bien porque no se ejerza la suficiente contracción en los músculos para poder defecar.

El estreñimiento crónico es una patología que puede afectar a cualquier persona, pero su incidencia se ve incrementada con el factor de la edad y suele ser más habitual en mujeres que en hombres.

Estreñimiento crónico

Síntomas del estreñimiento crónico

Hay muchos síntomas que pueden indicarnos que sufrimos de estreñimiento, pero es importante diferenciar si se trata de estreñimiento puntual o eventual o de estreñimiento crónico.

Si los síntomas se producen solo en algunas ocasiones puntuales, siendo posible defecar de manera correcta en la mayoría de las ocasiones o durante varias semanas seguidas, probablemente se padezca estreñimiento puntual.

Si se reúnen los siguientes síntomas de manera continua y prolongada en el tiempo, probablemente se trate de estreñimiento crónico:

  • Dolor y dificultad para evacuar.
  • Sensación de pesadez y dolor en la zona abdominal.
  • Sangrado por la zona anal.
  • Heces en forma de pequeñas bolas muy duras.
  • Menos de 3 defecaciones a la semana.
  • Gran esfuerzo para poder evacuar.
  • Percepción de que no se ha terminado de evacuar.
  • Gases.
  • Problemas urinarios.
  • Presión en la vejiga.
  • Diarrea ocasional.

Posibles consecuencias del estreñimiento crónico

El estreñimiento crónico tiene muchas posibles consecuencias. Algunas derivadas de la acumulación de materia fecal en el intestino o en el recto y otras derivadas del gran esfuerzo que debe hacer el paciente para conseguir evacuar.

  • Varices: se producen por el sobreesfuerzo a la hora de evacuar, ya que la presión aumenta.
  • Fisuras anales: el sobreesfuerzo para defecar y la falta de dilatación del ano pueden terminar provocando desgarros en la piel del ano.
  • Hemorroides: debido al sobreesfuerzo para evacuar, las venas de la zona del ano sufren dilataciones que provocan hemorroides.
  • Hernia hiatal: al hacer un gran esfuerzo para evacuar, se puede producir un desgarro en la membrana muscular, ya que la abertura del diafragma se extiende al ser empujada por el estómago.
  • Fecaloma: se produce cuando se acumulan las heces en el recto, se endurecen mucho y no pueden expulsarse, ya que la musculatura abdominal no puede hacer tal esfuerzo.
  • Divertículos: son pequeñas dilataciones en el intestino grueso que están relacionadas también con el estreñimiento crónico.
  • Megacolon: patología por la que el intestino grueso se dilata de manera excesiva para poder albergar las heces acumuladas.
  • Vólvulo: consiste en un giro del intestino sobre su propio eje, este giro produce un bolqueo intestinal.
  • Incontinencia fecal: como consecuencia directa de la diarrea y del megacolon entre otros.

Estreñimiento crónico

Tratamiento del estreñimiento crónico

Para combatir el estreñimiento crónico lo primero que hay que hacer es sacar las heces que se encuentren en el recto, habitualmente con el uso de enemas para suavizar las heces acumuladas, aunque en ocasiones más extremas es necesario realizar una extracción de forma manual, que debe ser realizada por un médico y que consistie en deshacer la masa de las heces para poder ir extrayéndola poco a poco.

En ocasiones muy extremas, si se produce una gran obstrucción en el intestino, puede ser necesario recurrir a la cirugía para extraer las heces que no han sido evacuadas.

Una vez que el recto está libre de heces lo que hay que hacer es evitar que estas se acumulen ahí, es decir, prevenir el estreñimiento fomentando una evacuación regular.

Tener un hábito horario para la evacuación favorece el funcionamiento del sistema excretor, aunque cuando se acuda al retrete es recomendable no pasar mucho tiempo sentado en él.

En ocasiones su médico le puede recetar laxantes, aunque hay que llevar cuidado con ellos, ya que pueden terminar acrecentando el problema y acarreando otros problemas de diversa índole.

Hábitos de vida saludables para evitar el estreñimiento crónico

  • Realizar ejercicio físico, aunque sea moderado como caminar o montar en bici, facilita los movimientos del intestino.
  • Beber muchos líquidos.
  • No permanecer  sentado mucho tiempo, para evitar que los músculos abdominales estén durante mucho tiempo en la misma posición.
  • No aguantarse si se tienen ganas de defecar.
  • Comer siempre a la misma hora y más o menos la misma cantidad todos los días.

También existen suplementos para controlar el estreñimiento, como las semillas de lino o la avena en comprimidos.

Estreñimiento crónico

Dieta para evitar el estreñimiento crónico

Hay que procurar empezar a cuidar el intestino desde donde empieza el sistema digestivo: en la boca. Es básico controlar los alimentos que comemos y los que no para intentar controlar el estreñimiento crónico.

El consumo de fibra es fundamental para el tránsito intestinal. Se recomienda tomar alimentos ricos en fibra, como el arroz, los cereales integrales, el pan integral, las legumbres y las frutas y verduras.

Para controlar el estreñimiento crónico resulta fundamental eliminar de la dieta el consumo de carbohidratos refinados, como el pan blanco, el pan de molde, las galletas que no sean integrales y la bollería en general.

Otros consejo para evitar el estreñimiento es evitar los alimentos que provoquen gases como la col, el brócoli o las alcachofas; también resulta beneficioso evitar los alimentos que sean muy grasos y los alimentos astringentes.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 09-03-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Operación de hemorroides con láser

Operación de hemorroides con láser

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.945 €
Financiación 
desde 143 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso