Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

¿Qué tratamientos hay para la hernia epigástrica?

04-04-2016
¿Qué tratamientos hay para la hernia epigástrica?
Valora esta Noticia:

Las hernias epigástricas son aquellas que aparecen a 5 cm por encima del ombligo, entre el borde más inferior del esternón y el ombligo.

Las hernias epigástricas son el tipo de hernia abdominal menos frecuente, pero aparecen más en los hombres.

Para solucionar una hernia epigástrica se realiza una cirugía de hernioplastia con malla quirúrgica.

La palabra hernia proviene del latín y significa rotura.

Una hernia es la salida o protusión de un órgano o parte de un órgano a través de la pared de la cavidad abdominal. Una hernia se produce cuando hay una debilidad o un desgarro de la pared abdominal a consecuencia del envejecimiento, una lesión, una incisión quirúrgica antigua o una afección congénita.

Las hernias tienen 3 partes principales: el orificio en la pared abdominal a través de que sale la hernia, el contenido de la hernia que protruye a través del orificio y el saco herniario formado por el peritoneo.

Las hernias epigástricas son aquellas que aparecen a 5 cm por encima del ombligo entre el borde más inferior del esternón y el ombligo y se producen por los orificios de emergencia de vasos perforantes de la pared abdominal llamados los orificios de Rieder. A través de estos orificios protruye o sobresale tejido graso o en algunas ocasiones estructuras intraabdominales.

Cirugía de hernia epigástrica

¿Cuáles son las causas de las hernias epigástricas?

Las hernias epigástricas son menos frecuentes que los otros tipos de hernias abdominales, ya que constituyen de 0,4 a 3,6 % del total de las hernias. Son más frecuentes en el hombre, con una relación de 3:1 con respecto a las mujeres. Estas hernias aparecen en personas de entre 30 y 60 años.

Los factores que favorecen su desarrollo principalmente son de tipo congénito y constitucional, tales como la diastasis de los músculos rectos anteriores del abdomen, la obesidad, enfermedades en las que aumenta el volumen del abdomen y la amplitud anormal de los orificios vasculonerviosos de la línea alba. Normalmente en la línea media del abdomen por encima del ombligo las fibras aponeuróticas, es decir un tipo de tendón situado en esta zona, se entrecruzan dando la resistencia a la pared en dicha área. Las personas que desarrollan hernia epigástrica presentan un entrecruzamiento de las fibras no uniforme y más separado por lo cual es mucho más fácil que se desarrolle una herniación. El fragmento de grasa que se introduce de inicio en estos orificios dilata el orificio y permite el paso del peritoneo y estructuras y órganos intraabdominales, con lo que queda constituida la verdadera hernia epigástrica. Sin embargo, el aumento de la presión abdominal también juega un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad, por lo que estas hernias se desarrollan en individuos de complexión robusta, que ejecutan grandes esfuerzos corporales.

¿Cómo se clasifican las hernias epigástricas?

Las hernias epigástricas según el contenido de la hernia tienen tres tipos principales:

  • Hernia adiposa: está constituida por un pelotón de grasa peritoneal. Esta forma es la más frecuente.
  • Hernia epigástrica con saco peritoneal deshabitado, es decir, ya está formado un saco pero sólo contiene peritoneo.
  • Hernia epigástrica completa: contiene un fragmento de epiplón o a veces alcanza un volumen mayor con un segmento de estómago colon o intestino delgado.

Reparación de hernia epigástrica por hernioplastia

¿Cuáles son los síntomas de las hernias epigástricas?

Las hernias epigástricas se presentan como una masa de tamaño variable en la línea media del abdomen superior acompañada de dolor leve a moderado que intensifica con el ejercicio, la tos o por la palpación de la misma. Normalmente las hernias adiposas son asintomáticas. Aproximadamente unos 70-75 % de los pacientes no presentan síntomas. Sin embargo, cuando la hernia es completa, es decir contiene un fragmento de epiplón aparecerán síntomas muy molestos como náuseas, vómitos, dolor irradiado al precordio y espalda. Los dolores pueden ser consecuencias de la compresión de los órganos vecinos.

En ocasiones, el tejido u órgano que se sitúa en el saco herniario queda atrapado (encarcelamiento) en cuyo caso puede haber compromiso del riego sanguíneo del mismo (estrangulación).  La falta del riego sanguíneo puede provocar necrosis tisular. En estos casos hay dolor intenso en la región y puede haber cambios de la coloración de la piel, inflamación y dolor al tacto de la región.  Cuando esto ocurre es una emergencia médica que requiere atención inmediata y una intervención quirúrgica urgente.

¿Cómo se diagnóstica la hernia epigástrica?

Durante la exploración física se observa una tumoración redonda en la línea media supraumbilical. Esta tumoración se reduce al ser comprimido y se puede palpar el orificio herniario redondo. El paciente presenta los síntomas características de la hernia epigástrica. Otras enfermedades pueden causar sintomatología parecida por eso el diagnóstico diferencial debe hacerse siempre con una úlcera gastrointestinal, una pancreatitis, una colelitiasis.

¿Cómo se trata la hernia epigástrica?

El único tratamiento de la hernia epigástrica es quirúrgico. La hernia epigástrica no desaparece sola y no hay ninguna medicación o tratamiento que logre repararla. La hernia generalmente se agranda con el paso del tiempo y puede dañar a una víscera abdominal si estos órganos quedan atrapados (hernia estrangulada). Es mucho más seguro tratar quirúrgicamente una hernia  antes de que esto suceda que tratarla en una situación de emergencia. Cuando la hernia es pequeña (menor a 3 cm) se puede hacer con suturas únicamente, aproximando los bordes del defecto.  En el caso de hernias de mayor tamaño lo más recomendable es colocar una malla (material protésico que cubrirá el defecto), disminuyendo así la posibilidad de recidiva.  La cirugía se puede hacer por vía abierta (a través de una incisión en el ombligo) o por vía laparoscópica (mínimamente invasivo) ambos con excelentes resultados.

Problemas de hernia epigástrica

En la mayoría de los casos es una cirugía ambulatoria, sin necesidad de hospitalización y tiene una duración  aproximada de 30-40 minutos. La cirugía laparoscópica generalmente dura más, aproximadamente unos 90-120 minutos. La intervención se realiza bajo anestesia local o regional o bajo anestesia general según la valoración del especialista. Después de desinfectar la piel del abdomen se realiza una incisión longitudinal sobre la tumoración producida por la hernia. La incisión se extiende en profundidad hasta llegar al saco herniario.

El contenido del saco herniario se coloca nuevamente dentro de la cavidad abdominal y el saco herniario se reseca y liga. Se cierra el defecto de la pared abdominal con suturas o en el caso de una hernia grande con la colocación de una malla quirúrgica. Si el defecto se cierra con suturas hablamos de herniorrafia, y cuando el cirujano utiliza una malla para cubrir el defecto de la pared abdominal hablamos de hernioplastia. Una vez finalizada la reparación del defecto se cierra la herida quirúrgica. La recuperación total tras una operación de hernia epigástrica es de 4 semanas aproximadamente. Una vez pasado este tiempo el paciente podrá retomar sus actividades cotidianas con normalidad. 

Solicitar cita para la operación de hernia epigástrica

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 04-04-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Epigástrica (tratamiento quirúrgico)

Hernia Epigástrica (tratamiento quirúrgico)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 2.180 €
Financiación 
desde 106 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso