Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Causas de la aparición de una hernia inguinal

5 (100%) 697 votos
03-06-2016
Causas de la aparición de una hernia inguinal
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

La aparición de la hernia inguinal suele producirse por un sobreesfuerzo de la zona abdominal que causa una rotura en la zona interna de la pared del abdomen.

Las hernias inguinales pueden ser congénitas o adquiridas, dependiendo de cuándo se produce la aparición del bulto herniario.

A pesar de todo, la aparición de una hernia inguinal puede deberse a diversos factores individuales o acumulados. Aquí te lo explicamos.

​​

Entendemos hernia inguinal como una protuberancia que aparece en la zona de la ingle debido a la rotura de la zona interna de la pared abdominal saliendo por ella parte de los órganos de la zona.

Estas hernias pueden pasar desapercibidas, notarse como sólo un bulto o causar molestias en el día a día causando una disminución de la calidad de vida del paciente.

En este artículo explicaremos las causas de aparición de las hernias inguinales, empezando por indicar exactamente la zona en la que se forman:

¿Dónde se forma la hernia inguinal?

La formación de esta protrusión abdominal se produce, tal y como su nombre indica, en la región inguinal situada entre la cadera, el pubis y la mitad baja del abdomen.

Su aparición es mucho más habitual en hombres que en mujeres debido a la anatomía propia de los varones en la zona, ya que se trata de la unión de dos grupos musculares.

Según la forma en la que se producen las hernias inguinales podemos diferenciar dos tipos diferentes que explicamos en el siguiente apartado.

Cirugía de hernia inguinal

¿Cómo clasificamos las causas de la aparición de hernias inguinales?

Las hernias inguinales pueden ser congénitas, que implica que el paciente tiene el defecto herniario desde el momento de su nacimiento, lo cuál implica que hubo un pequeño problema durante la formación; o adquiridas, lo que implica que la hernia inguinal se produce a lo largo de la vida del paciente. Estas últimas, pueden dividirse en agudas o crónicas. Te las explicamos brevemente a continuación:

  • Hernia inguinal aguda: Aparecen de forma espontánea, debido a la realización de un esfuerzo excesivo en la zona abdominal desencadenando la aparición de la misma.
  • Hernia inguinal crónica: Es complicado diferenciarla de las hernias inguinales agudas, pero en este caso la hernia se ha ido formando poco a poco a lo largo del tiempo, aunque el paciente normalmente se lo nota de un día para otro igual que en las agudas.

A continuación explicamos algunos de los factores de riesgo asociados a la aparición de las hernias inguinales.

Factores que pueden causar la aparición de las hernias inguinales

Si bien las hernias inguinales pueden producirse de forma repentina sin razón aparente, lo habitual es que sea a causa de la acumulación de diversos factores de riesgo. De todos modos, no hay que alarmarse, ya que aunque se cumplan algunos de estos factores, no quiere decir que se vaya a producir la hernia:

  • Edad: Al llegar a la quinta o sexta década de vida es más posible que se produzca la debilidad de la pared abdominal y que un esfuerzo abdominal puntual cause la formación del saco herniario.
  • Tabaco: El uso y abuso del tabaco es un factor de riesgo que predispone a la aparición de la hernia inguinal. Este consumo puede provocar tos en muchos casos, además de que dificulta la circulación de la sangre, por lo que los tejidos pierden fuerza y capacidad de regeneración, siendo más sencillo que se produzca la rotura.
  • Herencia genética: Como en una gran parte de las patologías, como las hemorroides por ejemplo, si familiares directos del paciente (padre, hermanos, abuelos) han sufrido de una hernia inguinal a lo largo de su vida, es más plausible que éste la acabe sufriendo tarde o temprano.
  • Cirugías previas con incisión en la zona: Los pacientes que se han sometido a cirugías con abordaje abdominal, como son el caso de la apendicectomía o la prostatectomía radical abierta, tienen más posibilidades de sufrir una hernia a través de la incisión, estas hernias son conocidas como hernias incisionales o eventraciones y son distintas a las inguinales .
  • Hiperplasia benigna de próstata: El agrandamiento de la próstata puede causar dificultades para orinar, siendo habitual que el paciente lleve a cabo esfuerzos en la zona abdominal para conseguirlo. Si el paciente ya tiene la zona inguinal un poco debilitada, esto puede acarrear la formación del saco herniario.
  • Estreñimiento: Está íntimamente con la presión abdominal que se ejerce en el momento de la evacuación. Si se trata de estreñimiento crónico o la presión ejercida es muy elevada, es posible que se debilite la zona y aparezca la hernia inguinal.
  • Trabajos muy físicos: Si el trabajo que ejerce el paciente requiere cargar mucho peso de forma continuada, por un lado puede que se debilite la pared abdominal o por otro, que un esfuerzo relativamente fuerte cause la formación de la hernia inguinal.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: En este caso, el problema se relaciona con la tos reiterativa, que como podemos comprobar cada vez que tosemos, provoca presión en la zona baja del abdomen. Si esto se produce una y otra vez, es posible que llegue a producirse la hernia, aunque no tiene por qué ocurrir.

Cirugía de hernia inguinal

A pesar de que hemos comentado un buen número de factores que pueden propiciar la aparición de la hernia inguinal, hay muchos otros que pueden colaborar. En general, para evitar este tipo de problemas, lo mejor es no llevar una vida sedentaria, ya que puede causar debilidad muscular y luego cualquier esfuerzo puede provocar problemas; no fumar ni beber alcohol, ya que esto no es bueno en general; mantenerse hidratado y activo para permitir una correcta oxigenación de los tejidos gracias al correcto fluir de la sangre; y llevar una dieta rica en fibra que evite esfuerzos innecesarios a la hora de ir al baño.

De todos modos, aunque se produzca una hernia inguinal no es el fin del mundo. Hoy en día la cirugía de reparación de la hernia es muy habitual, siendo la intervención de cirugía general más realizada en España cada año, por lo que los especialistas en esta materia están muy acostumbrados a solucionarlas.

Es importante consultar con un especialista sobre el problema ya que en algunos casos se producen complicaciones como la incarceración o la estrangulación de la hernia que pueden llegar a causar algunos problemas graves.

En el caso de que te estés planteando solucionar la hernia inguinal en Operarme.es, recuerda que puedes solicitar una consulta inmediata, gratuita y sin compromiso con uno de nuestros especialistas en Cirugía General y del Aparato Digestivo pinchando a continuación.

Solicitar cita para la operación de hernia inguinal

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 03-06-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hernia Inguinal por Laparoscopia

Hernia Inguinal por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.249 €
Financiación 
desde 158 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso