Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Lipomatosis, qué es, causas, síntomas y tratamiento

09-06-2016
Lipomatosis, qué es, causas, síntomas y tratamiento
Valora esta Noticia:

La lipomatosis consiste en una acumulación de lipomas simples en una zona concreta del cuerpo.

La duración de la cirugía de lipomatosis es bastante mayor que la de lipomas simples, ya que se deben extirpar varios.

En el caso de que haya un gran número de lipomatosis, serán necesarias varias intervenciones.

¿Qué es la lipomatosis?

En primer lugar es importante indicar que utilizamos el término lipomatosis cuando nos referimos a la aparición de numerosos lipomas en una zona del cuerpo, estando normalmente agrupados aunque también pueden estar un poco desperdigados en una zona del cuerpo, como por ejemplo la espalda o el abdomen.

Una vez aclarado que es la lipomatosis, decir que un lipoma es un bulto de grasa (tejido adiposo), a diferencia de los quistes que son de tejido epitelial, que se forma por debajo de la piel. Se les denomina tumores benignos, ya que se trata de una acumulación de tejido no canceroso, y suelen ser blandos al tacto, apareciendo principalmente en la espalda, los hombros, el cuello o la zona abdominal. Otra característica interesante es que al situarse en un plano bastante superficial de la piel, al tocarlos se puede percibir su movilidad.

Aunque habitualmente son superficiales, en algunos casos se producen en capas más profundas de la piel, requiriendo una cirugía de extirpación ligeramente más compleja.

Respecto a la edad en que suelen aparecer, si bien es posible que se produzcan en personas jóvenes, de entre 20 y 25 años por ejemplo, lo habitual es que aparezcan en personas de entre 40 y 60 años, siendo muy poco habitual su aparición en niños. Una vez han aparecido los lipomas, es probable que se tenga predisposición y éstos vayan aumentando en número y tamaño.

Cirugía de lipomatosis

Para que puedas saber las razones por las que la lipomatosis se produce, o al menos los factores que favoreces su aparición, a continuación te explicamos las causas:

Causas de la aparición de la lipomatosis

Las causas exactas de la aparición de la lipomatosis no pueden verbalizarse de forma inamovible, pero lo que si se pueden hacer es indicar algunos de los factores que se ha comprobado que pueden propiciar la aparición:

  • Herencia genética: En el caso de lipomas aislados, no tiene por qué existir un componente genético ya que podemos desarrollarlo cualquiera de nosotros. Por otro lado, en lo que respecta a la lipomatosis (acumulación de numerosos lipomas en una zona del cuerpo) si tienen tendencia hereditaria de familiares directos, siendo lo que se denomina lipomatosis familiar múltiple.
  • Sobrepeso: Al tratarse de bultos formados por tejido adiposo, grasa, un aumento de peso del paciente relacionado con el aumento de la grasa pueden favorecerlo, aunque esto no es concluyente.
  • Género: La aparición de lipomas aislados es mayor en la mujer, puesto que es más propensa a la acumulación de grasa en diversas partes del cuerpo, pero no en el caso de la lipomatosis, siendo ésta mucho más habitual en hombres que en mujeres.
  • Consumo de alcohol: Beber alcohol de forma habitual también podría aumentar el riesgo de aparición de la lipomatosis.
  • Condiciones médicas: La enfermedad hepática o tener dificultad para controlar el azúcar en sangre puede aumentar el riesgo de aparición de lipomas.

Solicita cita con un especialista en lipomas abdominales

Aunque la lipomatosis o los lipomas aislados no suelen ser un problema de salud grave, en algunos casos puede estar relacionado con otros problemas médicos, como los problemas hepáticos mencionados previamente, que aunque no sea habitual es importante acudir a un especialista en cirugía general para que lo valore.

¿Existen diferentes tipos de lipomatosis?

Aunque los lipomas son etiológicamente iguales, acumulación de tejido graso, en el caso de la lipomatosis se pueden diferenciar varios tipos según la zona donde se encuentren. Entre ellas podemos encontrar la lipomatosis infiltrante del rostro congénita, lipomatosis pélvica, lipomatosis encefalocutánea, lipomatosis dolorosa y lipomatosis neural.

Más allá de esta lipomatosis normal, podemos incluir dos tipos de lipomatosis más, aunque una de ellas es una derivación de las lipomatosis normales:

  • Adiposis dolorosa: Es una derivación de la lipomatosis y es más habitual en las mujeres posmenopáusicas y con sobrepeso, pudiendo causar hinchazón de la zona y fatiga crónica.
  • Lipomatosis simétrica múltiple: A diferencia de la anterior, este tipo de lipomatosis se produce principalmente en hombres de mediana edad, sobre todo en los que han abusado del alcohol durante mucho tiempo. Estos lipomas se forman principalmente en la zona de la clavícula, nuca, cuello y extremidades.

Síntomas de la lipomatosis

La lipomatosis no suele causar síntomas más allá de la aparición de los bultos que son en esencia los lipomas.

La principal diferencia de lipoma simple y lipomatosis, se encuentra en que la lipomatosis son un número elevado de lipomas en una zona concreta.

El dolor es un síntoma muy poco habitual pero es posible que se produzca dolor e inflamación, sobre todo si se trata de lipomas causados por microtraumatismos.

Por otro lado, la infección de los lipomas, tanto simples como en lipomatosis, puede producirse, causando un aumento de tamaño y un enrojecimiento de la piel, lo cuál deberá ser tratado con antibióticos para controlar la infección antes de llevar a cabo la cirugía de extirpación de lipomas.

¿Cómo saber si tengo lipomatosis?

La mejor forma de saberlo es que te lo diga un especialista en una consulta presencial. Si bien a simple vista se puede apreciar, ya que normalmente existen varios lipomas en una zona, puede ser posible que haga falta realizar un análisis de tejido para ver si las células adiposas están encapsuladas o no, permitiéndole al médico determinar si se trata de lipomas normales o si por otro lado es, por ejemplo, lipomatosis simétrica múltiple.

También es posible que si el lipoma es muy profundo, el especialista requiera de una ecografía para conocer la profundidad del mismo y así poder enfocar la cirugía de forma más segura y eficiente. En estos casos, la intervención de extirpación suele ser más compleja y duradera que la de los lipomas simples.

Cirugía de lipomatosis

Tratamiento quirúrgico de la lipomatosis

El único tratamiento definitivo para la lipomatosis es la extirpación quirúrgica de la cápsula que lo conforma. Se trata de una cirugía muy común, sobre todo por razones estéticas, y no suele ser muy delicada a no ser que el lipoma esté en capas muy profundas de la piel.

Hay que tener en cuenta que en el caso de la lipomatosis, dependiendo del número de lipomas, puede requerirse varias intervenciones, ya que no siempre es posible extirparlos todos de una misma vez, siendo esta la única diferencia con respecto al resto de cirugías de lipomas simples.

De todos modos, el procedimiento a seguir a la hora de solucionar la lipomatosis es el mismo:

  • Una vez el paciente ha decidido, junto al especialista, que quiere operarse acude el día establecido para la cirugía al centro médico.
  • Allí entrega toda la documentación que se le indique en admisión y después se le llevará al quirófano.
  • Se trata de una cirugía ambulatoria (te vas a casa después de la operación) por lo que no es necesaria habitación.
  • En quirófano, se encontrará con el cirujano y algún miembro de enfermería que ayudará en el proceso.
  • En primer lugar el cirujano aplicará anestesia local alrededor de la zona del lipoma a extirpar.
  • Tras ello, el cirujano realiza una incisión en la piel y desecciona las diferentes capas hasta acceder al lipoma. Una vez ahí, extirpa toda la cápsula eliminándolo por completo.
  • Para finalizar, el cirujano sutura la incisión capa a capa.
  • En el caso de ser lipomatosis se repite el proceso en varias ocasiones.

La cirugía de un lipoma simple suele durar entre 30 y 40 minutos, aunque en el caso de la lipomatosis aumenta debido a que se realiza varias veces, por lo que es posible que se tenga que realizar la intervención en varias ocasiones.

Tras la cirugía el médico le indicará algunas recomendaciones para el cuidado de la herida quirúrgica.

Si estás pensando en tratar tu problema de lipomatosis, puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica inmediata, gratuita y sin compromiso a continuación:

Solicita cita con un especialista en lipomas abdominales

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 09-06-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Lipomas y quistes sebáceos, extirpación

Lipomas y quistes sebáceos, extirpación

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 390 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso