Lesiones de los ligamentos de la rodilla, tipos, causas y tratamiento

4.8 (96%) 803 votos
10-02-2020
Lesiones de los ligamentos de la rodilla, tipos, causas y tratamiento
  • Publicado: | Actualizado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Las rodillas son las articulaciones que más sufre de nuestro cuerpo, puesto que aguanta todo nuestro peso y nos posibilitándonos caminar, hacer deporte, etc.

Las lesiones de los ligamentos de la rodilla se producen, principalmente, durante la actividad deportiva, por golpes en mala postura o giros bruscos.

Es importante tratar las lesiones de los ligamentos de la rodilla a tiempo, ya que, de lo contrario, puede provocar complicaciones a corto y largo plazo, como la artrosis.

​​

La rodilla está formada por 3 huesos: la tibia, el fémur y la rótula. También por 2 membranas cartilaginosas llamadas meniscos y 4 ligamentos, que se dividen en 2 internos y 2 externos.

Esta articulación es la que más sufre de nuestro cuerpo, puesto que sostiene la mayor parte del peso y nos permite movernos y realizar la mayoría de actividades.

Así pues, aunque sean lesiones bastante frecuentes, las lesiones de rodilla han de tratarse cuanto antes ya que, de lo contrario, pueden desencadenar problemas más graves.

El tratamiento recomendado para las lesiones de ligamentos de la rodilla es la artroscopia de rodilla, una operación mínimamente invasiva en la que se reparan los ligamentos sin necesidad de abrir la rodilla por completo.

¿Cuántos ligamentos hay en la rodilla?

Un ligamento es una estructura de tejido fibroso que enlaza un hueso con otro. Los ligamentos de la rodilla enlazan la parte baja del fémur con la parte alta de la tibia en la articulación de la rodilla.

Así pues, clasificamos los ligamentos de la articulación de la rodilla, en función de la zona donde se encuentran:

Interior de la rodilla:

  • Ligamento cruzado anterior (LCA): va de la zona trasera del fémur a la parte delantera de la tibia. Impide que el fémur se vaya hacia delante sobrepasando la tibia.
  • Ligamento cruzado posterior (LCP): va desde la zona anterior del fémur a la parte posterior de la tibia, por detrás del ligamento cruzado anterior. Evita que la tibia se vaya hacia atrás por debajo del fémur, proporcionando estabilidad a la articulación.

Exterior de la rodilla:

  • Ligamento lateral interno o colateral medial (LLI): es la cohesión del fémur con la tibia por el lado interior de la rodilla. Evita que la rodilla se doble hacia el interior al hacer esfuerzos.
Genu Valgo es la deformidad que se produce en el Ligamento Lateral Interno.
  • Ligamento lateral externo o colateral externo (LLE): cohesión del fémur con la tibia por el lado exterior de la rodilla. Evita que la rodilla se doble hacia el exterior al realizar esfuerzos.

¿Qué tipo de lesiones de ligamentos de la rodilla hay?

Rotura del ligamento lateral interno (LLI):

Este tipo de roturas son las más habituales. En situaciones donde la rodilla se desplaza hacia el interior, la rodilla hace una especie de chasquido, siendo uno de los síntomas más inminentes la inflamación y el dolor leve a severo.

En situaciones en las que la rodilla se desplaza con exceso hacia el interior, la persona nota un chasquido en la rodilla, esta rápidamente se inflama presentándose un dolor desde leve a severo.

Momento de la lesión del ligamento de la rodilla

Según sea la rotura total o parcial se pueden clasificar en:

  • 1er grado o leve: una parte de las fibras del ligamento se ha desgarrado. El dolor es puntual y la rodilla no presenta ninguna inestabilidad ni derrame.

La recuperación concluirá en 1 – 2 semanas de reposo, no siendo necesaria la fisioterapia.

  • 2º grado o moderado: las fibras más profundas del ligamento presentan rotura total y las fibras más superficiales tienen rotura parcial. El dolor, la inflamación y los posibles derrames, se hacen más presentes que en el grado anterior. Aparece una inestabilidad modera da en la rodilla.

La recuperación concluirá en 2 – 3 semanas y, en algunos casos, es necesaria la fisioterapia.

  • 3er grado o severo: el ligamento se ha roto totalmente. La inflamación y el dolor al apoyarse y al doblar la articulación son bastante evidentes. Debido a esto, la rodilla presenta inestabilidad y el derrame articular y los hematomas surgen con mayor frecuencia.

La recuperación es de 6 semanas, siendo necesaria una férula y sesiones de fisioterapia

En estos casos, la operación recomendada es la artroscopia de rodilla, pero deberá ser el especialista quien determine que tu grado de gravedad es acorde a la necesidad de cirugía. Por ello, Operarme.es te ofrece una primera consulta de valoración quirúrgica gratuita, inmediata y sin compromiso con el especialista en Traumatología

Rotura del ligamento lateral externo (LLE)

Aunque los ligamentos son elásticos, cuando se estiran demasiado pueden provocar su rotura.

La lesión de rodilla más habitual es el esguince.

Normalmente la lesión de los ligamentos se produce cuando el cuerpo hace un giro y el pie se sostiene fijo en el suelo.

Las lesiones del ligamento lateral externo o colateral externo se pueden clasificar en:

  • Esguince: se rompen algunas fibras cuando el ligamento llega al límite de su elasticidad. No afecta a la estabilidad de la rodilla y el dolor desaparece con las precauciones necesarias.
  • Rotura parcial: se pasa el límite de elasticidad y se rompe parte del ligamento. El dolor, la inflamación y la inestabilidad están más presentes que en el esguince.
  • Rotura total: el ligamento se rompe por completo. La inestabilidad y el dolor son síntomas propios de este tipo de lesión.

Rotura del ligamento cruzado anterior (LCA)

El ligamento cruzado anterior es vital para el buen funcionamiento de la rodilla, aun siendo el más pequeño de todos. Su rotura es muy frecuente en deportes como el futbol, futbol americano, esquí y baloncesto donde se realizan giros sobre la rodilla.

Las mujeres tienen mayor tendencia a sufrir lesión de ligamento cruzado anterior que los hombres.

Además, es frecuente que la rotura de ligamento cruzado anterior vaya asociada con la rotura de ligamento cruzado medial y la de menisco lateral.

Lesión de ligamento

En función del grado de rotura, esta podrá ser parcial o total. En el caso de la rotura parcial del ligamento cruzado anterior, podrá regenerarse con un tratamiento conservador. Sin embargo, cuando la rotura es completa, se produce la lesión en medio del ligamento, separándose del fémur, en algunas ocasiones.

En casos de rotura completa del ligamento cruzado anterior, el mejor tratamiento para reconstruirlo es la operación de artroscopia de rodilla.

Rotura del ligamento cruzado posterior (LCP)

La rotura del ligamento cruzado posterior es debida a una lesión grave de rodilla. De hecho, es muy probable que cuando se den este tipo de roturas, estén implicadas otras estructuras de la articulación.

De la misma manera que en el caso anterior, esta rotura puede ser parcial o completa. Cuando hablamos de una rotura parcial del LCP, nos referimos a una rotura solo en una parte del ligamento.

Por lo contrario, y como su propio nombre indica, una rotura completa implica que el ligamento se ha roto en dos trozos. En estos casos, los síntomas más comunes son:

  • Inflamación en la rodilla inmediatamente después de la lesión
  • Dolor que empeora con el tiempo
  • Rigidez en la rodilla debido a la inflamación
  • Inestabilidad en la rodilla
  • Problemas al caminar

Causas de las lesiones en la rodilla

Normalmente, las lesiones de los ligamentos de rodilla, no se producen de manera aislada. Pueden surgir lesiones de varios ligamentos a la vez, junto con otras estructuras de la rodilla como los meniscos, huesos y cartílagos.

Causas de lesiones del ligamento lateral interno (LLI):

Las lesiones del LLI se suelen producir por un estiramiento excesivo. Las causas por las que surgen este tipo de lesiones, son:

  • Girar el cuerpo teniendo el pie fijo en el suelo (en el futbol o en el esquí).
  • Recibir un golpe en la parte de fuera de la rodilla (en la entrada brusca a un futbolista).
  • Apoyar fuerte el pie en el suelo para impulsarse (en el esquí).

Causas de lesiones de ligamento lateral externo (LLE):

La lesión del ligamento lateral externo se produce cuando se ejerce gran fuerza o presión en la parte externa de la rodilla, como:

  • Recibir un golpe en la zona interior de la rodilla.
  • Golpe en la espinilla con la rodilla doblada.
  • Al presionar con el pie en el suelo para empujarse.

Diagnóstico de la lesión de ligamento de rodilla

Causas de lesión del ligamento cruzado anterior (LCA):

Las lesiones en el LCA se producen, normalmente, por la práctica deportiva. No obstante, es más frecuente en mujeres (aun practicando el mismo deporte) por cómo es la configuración de la rodilla, las dimensiones pélvicas, el entrenamiento y la variación hormonal en la menstruación.

Las lesiones del LCA se producen cuando huesos de la pierna se tuercen en direcciones opuestas, bajo el peso del cuerpo entero, como al:

  • Ir corriendo y cambiar repentinamente de dirección con el pie clavado en el suelo y el cuerpo gira junto a la rodilla.
  • Saltar y apoyarse mal al caer por la presión que sufre la rodilla.
  • Recibir un golpe en un lado de la rodilla, esta hace un esfuerzo hacia el interior o el exterior.
  • Chocar en un accidente de tráfico.

Causas de lesión del ligamento cruzado posterior (LCP):

Las lesiones del ligamento cruzado posterior se suelen producir por un golpe directo en la parte anterior de la rodilla como:

  • Accidente de tráfico (la rodilla doblada choca contra el salpicadero)
  • Brusca caída al suelo (con la rodilla doblada)
  • Doblar o extender demasiado la rodilla
  • Golpe del lado interior o exterior de la rodilla cuando la pierna está girando

Tratamientos para las lesiones de los ligamentos de rodilla

Para cualquier lesión de los ligamentos de la rodilla, es indispensable que sea el especialista en Traumatología el que determine la localización y el grado de la lesión. En algunos casos, será necesario realizar una radiografía o resonancia magnética, para conocer el origen y la gravedad.

Así pues, para aplicar el tratamiento adecuado se tendrá en cuenta la gravedad de la lesión sufrida. Aunque variará según el tipo de rotura que sea, el tratamiento inicial será el siguiente:

  • Aplicar frio en la lesión
  • Reposo al menos de 24 a 48 horas
  • Vendar la zona de la articulación lesionada con una venda compresiva elástica
  • Mantener la pierna en alto

No obstante, el tratamiento será distinto según el tipo de lesión de ligamento de rodilla que sea.

Consulta médica para el diagnóstico de la lesión de ligamentos de la rodilla

Tratamiento de lesión en ligamento lateral interno (LLI)

En principio, el tratamiento para la lesión del ligamento lateral interno es conservador. Según el nivel de la lesión, será necesario tomar unas medidas u otras:

  • Grado 1, no hay inestabilidad: es suficiente con un vendaje elástico o con una rodillera que tenga refuerzos en los laterales. En un par de días podrás apoyar el pie.
  • Grado 2, inestabilidad moderada: usar una rodillera articulada durante unas 3 semanas, sin apoyar el pie la primera semana.
  • Grado 3, inestabilidad severa: usar la rodillera articulada durante 4 semanas.
En las lesiones de rodilla de grado 3 se recomienda la artroscopia para devolver la estabilidad a la articulación y evitar que la artrosis evolucione.

En cualquiera de los casos citados es necesaria una rehabilitación, en mayor o menor intensidad, para recuperar la amplitud de la movilidad de la rodilla, la fuerza de los músculos y conseguir la completa curación de la rodilla.

Tratamiento de lesión de ligamento lateral externo (LLE)

Según el alcance de la lesión se adoptaran unas medidas u otras:

  • Rotura parcial: en principio, es suficiente con una venda compresiva elástica, con una férula e incluso con yeso.
  • Lesión crónica:  si la lesión se produjo hace tiempo y no se ha tratado, deberás recurrir al tratamiento quirúrgico.
  • Rotura completa: en este caso, el único tratamiento efectivo es el quirúrgico.

El tratamiento quirúrgico recomendado es la artroscopia de rodilla, en la que el médico puede acceder al interior de la articulación sin abrir la rodilla.

La recuperación es de 3 a 6 meses y se recomienda realizar sesiones de rehabilitación para recuperar la movilidad y fortalecer los músculos de la rodilla.

Tratamiento de lesión de ligamento cruzado anterior (LCA)

De la misma manera que en el caso anterior, se recomendará un tratamiento u otro, en función del tipo de rotura que sea. Si se trata de una rotura parcial del ligamento, normalmente se podrá regenerar con rehabilitación que refuerce la musculatura.

En casos donde la rotura del LCA es total, el tratamiento recomendado será la artroscopia de rodilla. Es una operación mínimamente invasiva que tiene el objetivo de rehacer el ligamento cruzado anterior roto.

Aunque la rotura del ligamento cruzado anterior sea total, en algunos casos se recomienda el tratamiento conservador, sobre todo en pacientes con:

  • Edad avanzada y con poca actividad física.
  • Estabilidad global de la rodilla buena pero actividad física baja.
  • Sin lesiones asociadas, como rotura de menisco, de cartílago o de otros ligamentos

En estos casos es importante:

  • Realizar una rehabilitación larga para reforzar la musculatura
  • Llevar una rodillera estabilizadora para realizar actividades deportivas o incluso para caminar (bajo criterio médico).

Consulta de valoración quirúrgica para la cirugía de artroscopia de reconstrucción de ligamentos

Tratamiento de lesión de ligamento cruzado posterior (LCP)

El tratamiento que se aplique en la lesión del ligamento posterior LCP dependerá de la gravedad de la lesión. Si la lesión es leve, puede tratarse con reposo y rehabilitación para recuperar la movilidad de la rodilla.

Si la lesión de ligamento cruzado posterior es grave (rotura completa) o cuando no ha funcionado el tratamiento conservador (en roturas parciales), se recomienda el tratamiento quirúrgico.

La artroscopia de rodilla es una cirugía mínimamente invasiva que facilita que la recuperación sea más rápida

Como te comentamos a lo largo del texto, cualquier lesión de ligamento de rodilla debe diagnosticarla un especialista y prescribir el tratamiento adecuado, sobre todo en casos de cirugía.

Si estás considerando la cirugía como tratamiento para la lesión de rodilla, te recordamos que Operarme.es te ofrece una primera consulta con uno de nuestros especialistas en Traumatología, para que sea el quien valore si tu caso requiere de intervención quirúrgica.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 14 de noviembre, 2016
Fecha de modificación: 10 de febrero, 2020

Aviso médico: Los contenidos publicados en Operarme.es tienen como objetivo la divulgación, a un público general, de información médica de confianza y están revisados por profesionales sanitarios. En ningún caso, debe ser utilizada para realizar un diagnóstico, indicar un tratamiento o sustituir la opinión médica de un profesional en consulta presencial. Más información en los enlaces a continuación:

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.649 €
Financiación 
desde 226 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso

Do you want to be assisted in english?

Hi, I’m Stéphanie, Patient Care assistant.

If you need to be assisted in english, you can contact us through the following ways:

Email: estefaniaperez@operarme.es

Calling +34 678 00 58 61

Or, if you prefer, you can write your name and telephone number, and we will call you back as soon as posible,

Thank you.