Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Rotura del ligamento cruzado posterior (LCP) ¿Es necesario operar? ¿Hay otros tratamientos?

05-12-2016
Rotura del ligamento cruzado posterior (LCP) ¿Es necesario operar? ¿Hay otros tratamientos?
Valora esta Noticia:

En la rodilla hay varios tipos de ligamentos, siendo uno de ellos el ligamento cruzado posterior, considerado el más fuerte.

Su rotura es poco habitual, sobretodo en comparación con el LCA, pero aun así pueden ocurrir roturas parciales o totales.

En muchos casos se puede optar por tratamiento conservador, pero en otros la mejor opción es la cirugía de reconstrucción de ligamentos.

​​

¿Qué es y dónde está el ligamento cruzado posterior (LCP)?

Un ligamento es una cinta de tejido fibroso denso, insertada en los huesos o cartílagos, que sirve como medio de unión de las articulaciones.

En el caso del ligamento cruzado posterior, éste se considera el ligamento más fuerte de la rodilla y se encuentra localizado en la parte posterior de la articulación.

Está insertado detrás de la espina tibial y el cóndilo interno, es decir, conecta la tibia (hueso de la espinilla) con el fémur (hueso del muslo) por la parte de atrás de la rodilla.

Su función es mantener la tibia y evitar que se vaya por detrás del fémur, y  junto con los otros ligamentos de la articulación (los ligamentos laterales interno y externo así como el ligamento cruzado anterior) sirve para mantener la estabilidad de la rodilla.

Solicitar cita para la operación de ligamentos cruzados

De todos modos, a pesar de que se considera el ligamento más fuerte de la rodilla, también se producen lesiones en el mismo, incluso roturas totales. Hablamos de todo ello en el siguiente apartado.

¿Cómo se produce la rotura del ligamento cruzado posterior (LCP)?

Se estima que entre un 5% y un 20%  de las lesiones de los ligamentos de rodilla corresponden al ligamento cruzado posterior. En el caso de la rotura del ligamento cruzado posterior puede ser:

  • Rotura parcial del ligamento cruzado posterior: Sólo se desgarra una parte del ligamento.
  • Rotura total: En este caso, el ligamento se parte en dos.

Usualmente la rotura del ligamento cruzado posterior sucede como consecuencia de una lesión grave de rodilla y suele ir acompañada de otros daños en la articulación, como son la rotura de otros ligamentos, lesiones de nervios y vasos sanguíneos e incluso lesiones en los huesos.

Las situaciones más habituales por las que se puede producir la rotura del ligamento cruzado posterior suelen ser:

  • Fuerte golpe en la zona frontal de la rodilla (golpearse contra el salpicadero en un accidente de coche)
  • Caer con fuerza teniendo la rodilla doblada
  • Hiperflexión de la rodilla (doblar demasiado la rodilla hacia atrás)
  • Caer mal al dar un salto

Cuando se produce la rotura del ligamento cruzado posterior (LCP) la persona nota un gran dolor además de la inflamación de la rodilla. Este dolor suele ceder a los 2 o 3 días. También  se puede sentir que la rodilla falla al perderse uno de los elementos de la estabilidad.

Rotura del ligamento cruzado posterior

Si bien tal y como mencionamos es posible la rotura de este ligamento, no siempre es necesario operarlo, sobre todo en los casos en que la rotura no es total. A continuación ampliamos esta información:

¿Es necesario operar siempre la rotura del ligamento cruzado posterior (LCP)?

Como ya hemos indicado, cuando se produce la rotura del ligamento cruzado posterior lo primero que se origina es el dolor y la inflamación de la rodilla. En estas condiciones es difícil hacer la exploración adecuada de la rodilla por parte del traumatólogo, siendo recomendable volver al médico a las 2 semanas de haber sufrido la lesión, para realizar la exploración y las pruebas diagnósticas pertinentes.

Tratamiento inicial de la rotura del LCP

En ese momento, el tratamiento inicial de la rotura del ligamento cruzado posterior (LCP) aconsejado suele ser:

  • Inmovilizar la rodilla.
  • Aplicar frio en la inflamación de la rodilla.
  • Toma de analgésicos.
  • A veces, hacer una punción en la rodilla para eliminar el derrame, siempre hecho por personal médico.

Según el resultado de las pruebas diagnósticas realizadas por el traumatólogo la lesión del ligamento cruzado posterior (LCP) se puede clasificar en:

  • Grado I: Cuando el desplazamiento hacia atrás de la tibia es menor a 5 mm.
  • Grado II: El desplazamiento tibial es entre 5- 10 mm
  • Grado III: Si el desplazamiento es mayor de 10 mm
  • Grado IV: Hay más lesiones asociadas

Una vez diagnosticada la lesión por el traumatólogo, este optará por un tipo de tratamiento u otro, pudiendo ser conservador o quirúrgico:

Rotura del ligamento cruzado posterior

Tratamiento conservador de la rotura del LCP

Cuando se trata de una lesión aislada del ligamento cruzado posterior sin que exista rotura total (grado I y grado II),  y las características del paciente lo permiten, el tratamiento usual es el conservador, no quirúrgico.

El ligamento cruzado posterior tiene capacidad autoreparadora y se puede recuperar con:

  • Reposo de 4 a 6 semanas
  • Rehabilitación (6 meses o más) para recuperar su función de la articulación de la rodilla. Siendo importantísimo llevar a cabo la rehabilitación con gran intensidad.                                                                      

Durante el periodo de rehabilitación el paciente deberá ayudarse de muletas para caminar y así evitar el dolor. En algunas ocasiones se aconsejará el uso de protectores en la rodilla que permita flexionar la articulación durante la rehabilitación.

Por otro lado, en el caso de que la rotura o el día a día del paciente no permita un tratamiento conservador y el Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica lo decida así, la opción más recomendable será la operación de reconstrucción de ligamentos cruzados, realizándose habitualmente por artroscopia.

Tratamiento quirúrgico de la rotura del ligamento cruzado posterior

Si no se consigue mejorar la estabilidad de la rodilla, en caso de lesión crónica (lesión sufrida hace más de 6 meses) o en caso de rotura completa del ligamento cruzado posterior o asociado con otras lesiones de la rodilla está indicado el tratamiento quirúrgico.

Esta intervención de reconstrucción de ligamento cruzado posterior se realiza por el procedimiento de artroscopia, que es una técnica de cirugía mínimamente invasiva.

Una rotura completa del ligamento cruzado posterior con inestabilidad en la rodilla puede causar de manera rápida una artrosis de rótula y más dolor, pudiendo esto dar lugar al cabo del tiempo a tener que operar la rodilla del paciente como a una persona con artrosis, siendo en estos casos necesario la implantación de una prótesis de rodilla.

Rotura del ligamento cruzado posterior

Cuando se valora someter a un paciente a una operación de rotura del ligamento cruzado posterior el traumatólogo suele tener en cuenta:

  • La actividad física que se realice: Un deportista profesional se operará  en la mayoría de casos, pero una persona de más de 50 años y que hace deporte de forma ocasional puede no operarse.
  • Cuando los síntomas de inestabilidad en la rodilla no permiten realizar las actividades normales, se aconseja operar para recuperar la calidad de vida.
  • Si hay asociadas otras lesiones en la articulación: Sobre todo cuando se ha producido la lesión llamada triada (rotura del ligamento cruzado junto con la rotura del ligamento colateral interno y el menisco) se debe operar.

Operación de ligamento cruzado posterior (LCP) paso a paso

Con el resultado de las pruebas diagnósticas y las características del paciente, el médico determinará si el paciente debe someterse a la operación de ligamento cruzado posterior o no.

En el caso de que se opte por la cirugía, para la reconstrucción del ligamento cruzado posterior se utiliza usualmente la técnica de artroscopia de rodilla.

Se trata de sustituir el ligamento cruzado posterior roto por uno nuevo, que puede ser del propio paciente (autoinjerto utilizando un tendón) o de un banco de donantes (aloinjerto), aunque esto último no se suele realizar hoy en día.

Es una operación de mínima invasión, que se realiza bajo anestesia general o regional. Tiene una duración de entre 30 y 90 minutos (en función de la gravedad de la lesión) y suele requerir una hospitalización de 2 días.

Antes de realizar la artroscopia de rodilla se somete al paciente a un estudio de pre anestesia para ver si reúne las condiciones necesarias para sobrellevar la intervención.

En el momento en que se dé el visto bueno para la cirugía, se iniciará todo el proceso.

Rotura del ligamento cruzado posterior

Ingreso en el hospital y cirugía

El día escogido para la cirugía, el paciente acudirá al hospital (en el caso de Operarme.es uno de nuestros asesores personales de atención al paciente le indicará todos los pasos a seguir) y acudirá a admisión.

Tras ello, se le hará llegar a una zona donde esperará brevemente a que le llamen para la cirugía. Una vez dentro, se le proporcionará la ropa de quirófano, para a continuación acceder al quirófano donde le esperará el cirujano, el anestesista y 1 ó 2 ayudantes que asistirán en la cirugía. Tras ello se inicia la intervención de reconstrucción de ligamento cruzado posterior con artroscopia:

  • Se coloca al paciente en la camilla y se le administra la anestesia.
  • Se realizan 3-4 pequeñas incisiones a ambos lados de la rodilla. Por ellas se introducirá el instrumental necesario para la operación.
  • Se introduce el artroscopio, que consiste en un tubo con una mini cámara con luz, conectado por fibra óptica a un monitor, en el que el médico puede ver el interior de la rodilla sin necesidad de abrir.
  • Se extrae el ligamento roto.
  • Se hacen unos túneles en el hueso para poner el nuevo ligamento en el mismo sitio en que estaba el viejo. Estos túneles se irán llenando según sana, fijándose y asegurando el nuevo ligamento.
  • Se fija el nuevo ligamento con tornillos u otros elementos para que se mantenga en su sitio.
  • Finalizado el proceso, se suturan las incisiones hechas  y se venda con suavidad la rodilla.

Recuperación de la cirugía de reconstrucción de ligamento cruzado posterior

La hospitalización es mínima (2 días). El paciente se suele ir a casa con muletas  para evitar cargar peso en la rodilla operada y una rodillera articulada que llevará de 4 a 6 semanas. De todos modos, es importante iniciar la deambulación cuanto antes, ya que ayuda en la recuperación, aunque sin forzar peso o flexión excesiva en la rodilla.

A los 10 días se retiran los puntos de sutura de las incisiones realizadas en la rodilla, y la rehabilitación se empezará en cuanto el médico lo indique, para que no se produzca la atrofia muscular y se pueda recuperar la movilidad normal lo antes posible.

Si se realiza una rehabilitación correcta se podrá caminar entre la primera y la cuarta semana, el movimiento y la fuerza de la rodilla se suele recuperar entre los 2 y 6 meses. En cuanto a la actividad deportiva la recuperación necesitará entre 4 y 6 meses según lo estricto que se haya sido en la rehabilitación.

El resultado de una buena recuperación tras una operación por lesión del ligamento cruzado posterior depende mucho de la capacidad de cumplir de forma estricta el programa de rehabilitación, ya que se trata de lo más importante.

En el caso de que estés pensando en realizarte la operación de reconstrucción de ligamento cruzado posterior por privado, recuerda que puedes solicitar una consulta de valoración pre-quirúrgica con uno de nuestros Especialistas en Traumatología y Cirugía Ortopédica a continuación:

Solicitar cita para la operación de reconstrucción de ligamentos

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 05-12-2016

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Traumatología Traumatología
Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

Artroscopia de Rodilla (reconstrucción de ligamentos cruzados)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.649 €
Financiación 
desde 226 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso