Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Colonoscopia, qué es, para qué sirve, anestesia y problemas que diagnostica

11-04-2017
Colonoscopia, qué es, para qué sirve, anestesia y problemas que diagnostica
Valora esta Noticia:

La colonoscopia es una técnica diagnóstica que se realiza en quirófano y con el paciente sedado.

La colonoscopia permite explorar el interior del canal anal y los intestinos en busca de problemas graves.

La recuperación después de una colonoscopia no va más allá de unas pocas molestias en las horas y quizá un par de días siguientes.

La colonoscopia es un método común para examinar el intestino grueso y parte del intestino delgado. Esto se consigue mediante la introducción a través del recto del colonoscopio, una herramienta larga y flexible en forma de tubo dotada de una microcámara en el extremo. El colonoscopio cuenta con varios apartados en su interior por los que se pueden utilizar varios instrumentos que facilitan la ejecución de pruebas diagnósticas y extirpar tumores o pólipos intestinales.

Para la realización de una colonoscopia es importante que el intestino no esté manchado con restos fecales. Para la preparación del colon se suele consumir una serie de laxantes tanto por vía oral como por enemas. Los laxantes provocan una diarrea potente que limpia el colon y lo prepara para la colonoscopia.

¿Para qué sirve la colonoscopia?

La colonoscopia es necesaria para:

  • Examinar las paredes del intestino grueso y delgado, el colon y el ileon.
  • La ejecución de biopsias y la extirpación de pólipos o tumores.
  • Prevenir el cáncer colorrectal.
  • Diagnosticar cambios en los hábitos de defecación.
  • Revisar la aparición de colitis, una enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Diagnosticar síntomas abdominales inexplicables.

¿En qué consiste una colonoscopia?

La colonoscopia se realiza estando el paciente tumbado de lado. Un especialista se encarga de administrar la sedación y monitorizar las señales vitales. El examen no comenzara hasta que el paciente esté preparado, relajado y la sedación haya hecho efecto.

Imagen de paciente antes de una colonoscopia

Tras lubricar concienzudamente el colonoscopio, el medico lo introducirá por el ano. El avance será lento y suave. Para facilitar el tránsito del colonoscopio se procederá a soplar gas carbónico. El medico puede pedirle al paciente que realice algún tipo de movimiento como otro método para facilitar el movimiento del colonoscopio.

Durante el examen, el medico puede identificar lesiones sospechosas o pólipos. La colonoscopia permite tanto la extirpación del pólipo como la biopsia de la lesión para su diagnóstico.

La colonoscopia como tal puede durar entre 20 y 60 minutos. Durante el transcurso de la prueba se puede comprobar que la limpieza previa del colon no ha sido suficiente, por lo que el medico detendrá la colonoscopia y determinará una nueva cita.

Colonoscopia y enfermedades que ayuda a diagnosticar

Colonoscopia y las hemorroides

Las hemorroides también reciben el nombre de venas varicosas del canal anal y surgen como protuberancias debido a la hinchazón o inflamación de los vasos sanguíneos de la vía anal. Las hemorroides pueden tener un desarrollo interno o externo. Las hemorroides internas son venas hinchadas situadas en el interior y a lo largo del canal anal. Pocas veces este tipo de hemorroides provocan dolor o inflamación visible. Si pueden percibirse mediante manchas de sangre en las heces. Debido a esta cualidad de las hemorroides internas, el papel de la colonoscopia es fundamental a la hora de diagnosticarlas y tratarlas.

Colonoscopia y fisuras anales

Las colonoscopias mientras se tiene una fisura anal son posibles. La superficie del colonoscopio es lisa y suave por lo que en sí mismo no representa un problema ni un empeoramiento del dolor. El proceso laxante previo a la colonoscopia sí que puede afectar a la fisura llegando incluso a poder “torcerla”.

Colonoscopia y fistulas

Al igual que ya decíamos en el caso de las fisuras anales, la superficie del colonoscopio es lo suficientemente cómoda para el recto como para no afectar a las fistulas en el caso de que se padecieran. El único inconveniente puede encontrarse en el proceso laxante previo.

Anestesia durante la colonoscopia

El tipo de anestesia habitual durante una colonoscopia es la sedación. Esto significa el uso de una serie de medicamentos que ayudan a la relajación del paciente y a que este no sufra dolor. La sedación se recibe a través de una vía intravenosa o una inyección intramuscular En todo momento el paciente permanece consciente, aunque es probable que no pueda hablar.

La sedación puede ser leve o profunda. La elección de un tipo de sedación u otro depende de la tolerancia del paciente al dolor y a las molestias propias de la colonoscopia. Lo recomendable es aplicar el menor grado de sedación posible para poder realizar el examen con la mayor fiabilidad posible, pero asegurándose las mínimas incomodidades al paciente.

Los efectos de la sedación tardan algún tiempo en desaparecer por completo. Un paciente puede permanecer en la clínica cerca de 1 o 2 horas después de la colonoscopia. Aun así, la recuperación total suele darse al día siguiente. Este es el motivo por el que siempre se recomienda ir acompañado a las colonoscopias. No se recomienda conducir vehículos, ni operar maquinaria pesadas el mismo día que se ha realizado el examen.

A pesar de que se trata de un método molesto, en muchos hospitales se realiza sin ningún tipo de anestesia.

Quirófano durante una colonoscopia

Después de la colonoscopia

Al finalizar una colonoscopia el medico puede haber indicado una dieta especifica al paciente para los días siguientes. También es común la aparición de sangre en las primeras heces. En el caso de que la sangre en las heces sea excesiva o se prolongue demasiado en el tiempo será necesario que se contacte con un médico.

Debido a la cantidad de gas carbónico que se utiliza para facilitar el paso del colonoscopio, una o dos horas después del examen suelen producirse flatulencias para expulsar el gas. Siempre se recomienda guardar reposo durante el resto del día.

Los resultados son rápidos y suelen darse al paciente el mismo día de la intervención.

Riesgos de la colonoscopia

El proceso de realización de una colonoscopia es seguro, pero al igual que cualquier otro tratamiento puede provocar algunos riesgos o inconvenientes. El sangrado anal y la perforación del colon son los inconvenientes más probables, aunque no es habitual que se produzcan complicaciones porque los médicos están muy acostumbrados a realizar este proceso. El sangrado puede ocurrir durante la colonoscopia o incluso dos semanas después de su realización. En caso de que se produzca alguno de estos problemas el propio especialista será el encargado de detener el sangrado.

Entre los inconvenientes menos comunes de la colonoscopia nos encontramos con: la diverticulitis, dolor anal, infecciones o molestia abdominal. También pueden surgir complicaciones cardiovasculares como baja presión arterial, latidos irregulares o ataques cardiacos.

Alternativa a la colonoscopia, las cápsulas de colon

Las capsulas de colon son un nuevo método para visualizar el interior del colon. El uso de las capsulas implica una limpieza y un proceso laxante más intensivo que en el caso de la colonoscopia. Aunque permite una visión optima del colon y de los intestinos, si se encontrara algún polito u otro tipo de alteración, sería necesaria la intervención de una colonoscopio para tratarla. Debido a este hecho, siempre recomendamos la aplicación de una colonoscopia frente al uso de las capsulas de colon.

Conclusiones sobre la colonoscopia

La colonoscopia es una técnica de exploración segura y muy útil a la hora de diagnosticar y prevenir problemas en ambos intestinos. Es una técnica muy útil a la hora de hacer biopsias o extraer pólipos del recto anal. La colonoscopia es compatible con fistulas y fisuras anales, a pesar de que el proceso de limpieza laxante previo puede presentar algún inconveniente. Aunque puede resultar incómoda para el paciente, gracias a la sedación resulta prácticamente indolora. Sus efectos secundarios relacionados con la técnica o la anestesia son leves. 

Si estás buscando realizarte una colonoscopia, ponte en contacto con nosotros a través de nuestro formulario de contacto e intentaremos ayudarte.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 11-04-2017

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Hemorroides (extirpación)

Hemorroides (extirpación)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 1.950 €
Financiación 
desde 95 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso