Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Anestesia de la operación de próstata con láser de tulio

4.5 (90%) 771 votos
12-05-2017
Anestesia de la operación de próstata con láser de tulio
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

La ventaja principal de la anestesia general es que nos permite una pérdida del nivel de conciencia controlada.

El propio anestesista se encargará de que el paciente se despierte en buenas condiciones.

El médico anestesista debe calcular el tiempo de anestesia que requerirá el urólogo para realizar la intervención.

¿En qué consiste la cirugía de próstata láser?

Cuando la Hipertrofia Benigna de próstata se interviene mediante esta técnica, se obtienen varias ventajas para el paciente que se interviene, que pasamos a mencionarle a continuación.

Una de esta ventaja es que el paciente presenta un sangrado mínimo intraoperatorio con el Laser Tulio, favoreciendo enormemente la recuperación del paciente en mucho menor tiempo que con otra técnica convencional.

Otro hecho a tener en cuenta es que los pacientes de riesgo o con patología asociada, sometidos a la técnica de intervención quirúrgica de próstata con láser Tulio, presentan muchas menos complicaciones que con otras técnicas.

El láser Tulio no tiene límite en el tamaño de la próstata a intervenir. Es decir puede operarse cualquier próstata de cualquier tamaño. Además, su duración es de 35-45 minutos menos que otras técnicas quirúrgicas tradicionales.

Técnicas quirúrgicas para la operación de próstata con láser de tulio

Es muy importante que dejemos claro un concepto: el abordaje con láser tulio sobre la próstata puede realizarse con distintas técnicas pero siempre bajo anestesia general y todas a través de la uretra, es decir, vía transuretral.

Existen dos tipos de técnicas de intervención de próstata con láser de tulio:

  • Vaporización de próstata con láser tulio: La gran ventaja que tiene esta técnica es que la posibilidad de presentar incontinencia o impotencia es de menos de un 1% de los casos.
  • Vaporesección de próstata con láser tulio: Esta técnica permite utilizar la técnica de vaporización y a la vez obtener muestras de tejido para biopsia, tal y como se consigue en la RTU, pero sin ser tan agresiva. Está indicado en tamaños de próstata medianos y grandes.

Anestesia operación de próstata con láser de tulio

Ventajas del uso de estas técnicas

Las ventajas que se obtienen con estas técnicas son entre otras, que el paciente apenas pasa 24 hora de estancia en el hospital, además de que el tiempo de sondaje vesical es mínimo porque se reduce el sangrado y el paciente se marcha a casa sin sonda y orinando de forma espontánea.

El postoperatorio se realiza en casa con reposo relativo durante unos días.

Si quieres conocer más sobre las consecuencias postoperatorias, negativas y positivas de la operación de próstata con láser de tulio, puedes visitar este artículo.

A continuación, hablamos de la anestesia en la operación de próstata con láser, para que conozcas todo lo que hay que saber sobre este tema:

La anestesia en la operación de próstata con láser tulio

Puesto que esta técnica se realiza bajo anestesia general y los riesgos se asocian más a la anestesia que a la propia técnica, pasaremos a comentar con detalle aspectos importantes en relación a la misma.

El urólogo será el médico que va a intervenir la próstata, pero el anestesista va a ser el especialista clave en su intervención.

Funciones del anestesista antes de la intervención

Va a ser el encargado de que su operación se realice con éxito, con las máximas garantías para usted desde el punto de vista vital y de confort para el cirujano. Pocas veces pensamos lo importante que es este profesional a la hora de realizarnos una intervención quirúrgica.

El médico anestesista realizará un estudio detallado de su organismo antes de la intervención, además de pedirle una serie de pruebas complementarias que engloban o que se denomina preoperatorio.

El médico anestesista, recogerá datos antropométricos del paciente (talla y peso), perfil de paciente (paciente geriátrico, paciente obeso…), si el paciente es pluripatologico y entraña algún riesgo, si presenta polifarmacia, si tiene alergias medicamentosas o puede presentar potencialmente alergias a fármacos.

El médico anestesista debe calcular el tiempo de anestesia que requerirá el urólogo para realizar la intervención, y tendrá que tener en cuenta diversos factores.

Funciones del anestesista durante la intervención de próstata láser

Al paciente una vez que llega al hospital e ingrese en su habitación, se le dará un pijama y se le dirá que se meta en la cama en espera de que sea trasladado a quirófano. Se supone que el paciente habrá cumplido exactamente las ordenes previas las horas antes a la intervención en cuanto a las horas de ayunas, restricción de medicamentos, etc. y por supuesto se habrán realizado las pruebas preoperatorias oportunas previas a la intervención quirúrgica.

El paciente permanecerá en la habitación hasta que sea trasladado a la zona pre quirúrgica. Vendrá un celador o un camillero y le trasladará a esta zona. Una vez allí, será atendido por una enfermera, que amablemente le canalizará una vía periférica para la administración posterior de la medicación que necesitará el anestesista para sedar al paciente. Además le tranquilizará verbalmente, recordándole que la intervención, dure lo que dure, la sensación que tendrá es que habrá pasado en unos segundos, gracias al efecto de los fármacos anestésicos, sin dolor y sin sufrimiento, ni antes, ni durante, ni después. Una vez que el paciente está listo, espera unos minutos a que la sala del quirófano esté preparada del todo: instrumental, medicación, aparatos, personal lavado y vestido; todo en orden.

A continuación el paciente es trasladado a la mesa del quirófano. El anestesista, saluda al paciente, le comenta brevemente que todo va a ir bien y empieza a dar órdenes a las enfermeras de las dosis de fármacos que comienzan a administrar por vía intravenosa al paciente. En cuestión de segundos el paciente se queda dormido. Acto seguido el anestesista, ya con el paciente relajado y sedado comienza la intubación para conectar al paciente a un respirador para asegurar que el intercambio gaseoso durante la intervención va a ser óptima. Al mismo tiempo el paciente recibe una perfusión intravenosa continua de relajante muscular y opioides por vía intravenosa, lo que le mantiene completamente sedado, inconsciente, relajado y con absoluta ausencia de dolor.

Al mismo tiempo el anestesista controla todas las funciones vitales y se asegura de que todos los órganos funcionen bien.

El urólogo mientras tanto se dedica a intervenir al paciente, con la absoluta convicción de que el paciente no siente nada de dolor y de que todos sus órganos vitales funcionan perfectamente porqué de eso se ocupa el anestesista.

Durante el tiempo que dure la anestesia el anestesista va a realizar lo que se denomina un monitoreo básico de sus constantes vitales. De esta forma, el urólogo solo se centrará en su trabajo, obteniéndose los mejores resultados y optimizando el rendimiento de todos los profesionales que intervienen en la sala de quirófano.

Anestesia operación de próstata con láser de tulio

Este monitoreo básico en anestesia consiste en controlar los siguientes parámetros:

  1. Presión arterial media: Es importante que esta tensión no se caiga, es decir el paciente no se hipotense o no se suba, no se hipertense, por las consecuencias que esto podría tener para el resto de los órganos vitales. Por este motivo el anestesista estará muy pendiente de la tensión en todo momento y si hace falta administrará algún fármaco para nivelar las tensiones y que no haya complicaciones. A veces el dato de que la tensión este bajando mucho, nos puede hacer pensar que el paciente este sangrando más de la cuenta y esto unido a la cifra de hemoglobina analizada durante la misma intervención quirúrgica, le puede hacer tomar la decisión de transfundir sangre al paciente para que los resultados sean los mejores en cada paciente.
  2. Electrocardiograma continúo: nos va a indicar cualquier alteración del cambio del ritmo cardiaco, taquicardia (aceleración del ritmo) o bradicardia (enlentecimiento del ritmo), o también si apareciese zonas de isquemia por falta de flujo sanguíneo, hemorragias u otras causas
  3. Oximetría de pulso: nos informa en todo momento de la función pulmonar y de cómo se oxigena la sangre en el pulmón y de si éste, está haciendo bien su función. Si éste empezase a funcionar mal por cualquier motivo, la oximetría enseguida empezaría descender. Lo normal es que se encuentre entre el 98-99%.
  4. Capnógrafo: consiste en un registro gráfico del CO2 en sangre (lo normal es entre 35 45 mmHg).

Durante todo el tiempo el anestesista estabilizará las funciones vitales del paciente, tales como:

  • Frecuencia cardiaca: son las veces que late el corazón por minuto. Debe latir entre 60-80 latidos por minuto. Menos de 60 se considera bradicardia y más de 100 taquicardia. El anestesista estará al tanto de que la frecuencia cardiaca se mantenga en niveles normales para asegurar un buen funcionamiento cardiaco.
  • Presión arterial: mide la fuerza con la que sale la sangre del corazón y la fuerza que aguantan las arterias. Ambas tienen que estar compensadas.
  • Temperatura: La fiebre, una temperatura superior a 37ºC, siempre es un dato patológico. La mayoría de las veces nos indica un proceso infeccioso, por eso es un dato tanto de diagnóstico como de evolución (muy útil) en medicina.
  • Gases sanguíneos y venosos: nos van a indicar el buen funcionamiento del aparato respiratorio. Este aparato es clave durante la intervención quirúrgica ya que existe otro órgano que es el sistema nervioso central (SNC) que depende de él. Las células del SNC (neuronas), son muy sensibles a la falta de oxígeno. Si durante una intervención no hay una buena ventilación o un buen intercambio gaseoso, puede haber una muerte neuronal más importante o mayor de la esperada y el resultado podrá ser indeseable.
  • Función renal: la función renal suele alterarse con la acción de algunos fármacos, a veces se frena el filtrado de algunas sustancias por el riñón. El anestesista se asegurará que el riñón está funcionando y si hace falta administrará fármacos para hacerle funcionar y que filtre los fármacos para que no se acumulen. Después de que ha acabado el tiempo de anestesia, se espera a que el paciente realice le primera micción, para asegurarnos de que todo está funcionando correctamente. Incluso es posible que el médico le aconseje que bebe mucha agua los próximas 24 horas para ayudar a eliminar los restos de los fármacos utilizados en la anestesia.

Sensaciones tras la anestesia general

Una vez que se acaba la intervención, se acaba también el tiempo de anestesia. El anestesista suele tener muy bien calculado el tiempo. El paciente pasa entonces a la sala de despertar o reanimación, donde el propio anestesista se encargará de que el paciente se despierte en buenas condiciones y de que respire de forma espontánea y sin dificultad a pesar de que todavía se encuentre algo somnoliento.

Al principio, cuando comience a despertarse es posible que este algo confuso, que no recuerde lo que ha pasado, donde está, que momento del día es, que este confuso en cuanto a su persona y a la gente que le rodea. Es algo completamente normal y se debe a la acción de los fármacos, poco a poco irá recobrando la orientación y recordará que acaba de ser intervenido y apenas para usted abran pasado unos segundos. Una enfermera o incluso el propio anestesista con sus explicaciones le irá dando explicaciones oportunas para situarle en el tiempo y espacio en el que se encuentra y quitarle ese pequeño agobio que supone la desorientación momentánea que sufrimos todos.

Anestesia operación de próstata con láser de tulio

Otra pequeña molestia que suelen comentar los pacientes es la referida a la garganta por el roce del tubo que conecta las vías respiratorias con el ventilador. No se preocupe pasan en unos días y con unos enjuagues suelen solucionarse.

A continuación, al paciente se le mantendrá en una sala en observación, observando la diuresis y las constantes por una enfermera y en el momento que el urólogo lo determine se le retirará la sonda vesical, se le darán instrucciones sobre los cuidados en casa, que básicamente consistirán en hacer reposo relativo unos días tras una cirugía de próstata con láser tulio y se podrá ir a casa con una cita para la revisión con el urólogo en unos días.

Ventajas de la anestesia general en la cirugía de próstata láser

La ventaja principal de la anestesia general es que nos permite una pérdida del nivel de conciencia controlada. Con un bloqueo le quita la capacidad de sentir dolor al paciente (analgesia total).

Además previene la formación de recuerdos (amnesia) y permite una total relajación de los músculos con pérdida de los movimientos, lo que hace que el paciente permanezca inmóvil durante todo el tiempo que el anestesista mantiene el efecto de los fármacos actuando en el organismo del paciente.

¿Quieres operarte de próstata con láser de tulio en Operarme.es?

Puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica gratuita e inmediata con nuestro especialista en urología pinchando a continuación:

Solicita consulta inmediata gratuita y sin compromiso con un especialista en próstata

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 12-05-2017

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Urología Urología
Operación de Próstata con Láser de Tulio

Operación de Próstata con Láser de Tulio

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 5.790 €
Financiación 
desde 281 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso