Hernia de hiato, qué es, causas, síntomas y tratamientos
Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Hernia de hiato, qué es, causas, síntomas y tratamientos

21-06-2017
Hernia de hiato, qué es, causas, síntomas y tratamientos
Valora esta Noticia:

La hernia de hiato consiste en la ascensión del estómago a través del orificio del diafragma que denominamos hiato.

En los casos leves de hernia de hiato y reflujo gastroesofágico se opta por un tratamiento conservador.

Cuando el tratamiento conservador no permite aliviar la hernia de hiato y sus síntomas, la opción más recomendable es la operación de hernia de hiato por laparoscopia.

​​

¿Qué es la hernia de hiato?

Para entender la hernia de hiato, hay que saber que el hiato es un orificio que tiene el músculo que separa el tórax del abdomen, denominado diafragma, a través del cual pasa el esófago conectando la boca con el estómago.

En el caso de la hernia de hiato, se produce principalmente cuando debido a una serie de factores, que explicamos en el siguiente apartado, el hiato aumenta de tamaño dilatándose, facilitando que el estómago ascienda a través de él hacia el diafragma. Este problema es lo que denominamos hernia de hiato.

En muchos casos, esto puede subsanarse en las fases iniciales con cambios de hábitos de vida, medicación o algún otro tipo de tratamiento conservador, mientras que en el caso de que sea demasiado grande o provoque síntomas graves que mencionaremos más adelante, la mejor opción es llevar a cabo la operación de hernia de hiato por laparoscopia.

Uno de los principales problemas de la hernia de hiato es el Reflujo Gastroesofágico, considerándose en muchos casos la intervención de hernia de hiato como una cirugía antirreflujo. El Reflujo Gastroesofágico es un problema crónico si no se trata que puede llegar a causar problemas muy graves.

Cirujana operando una hernia de hiato

Causas de la aparición de hernia de hiato

Si bien no hay nada concreto y exacto que pueda considerarse causa directa de la aparición de una hernia de hiato, sí que podemos comentar 3 factores que favorecen su formación. Estos son:

  • Obesidad: En pacientes con un sobrepeso importante, se suele producir una presión excesiva en el diafragma favoreciendo el aumento y dilatación del hiato.
  • La edad: Con la edad, todas las estructuras del cuerpo humano tienden a debilitarse, sobre todo si el paciente no lleva una vida activa, dieta equilibrada, etc; favoreciendo que la zona del diafragma donde se encuentra el hiato se debilite y acabe aumentado causando la hernia hiatal de la que hablamos en este artículo.
  • Consumo de tabaco y alcohol: Como todos sabemos, fumar y beber no son hábitos saludables, siendo en este caso ambos perjudiciales tanto como factores de aparición como de agravamiento de los síntomas. La acidez del alcohol y los problemas de circulación que aporta el tabaco, ayudan en la aparición del Reflujo Gastroesofágico y la hernia de hiato.

De todos modos, no implica que una persona que fume, tenga sobrepeso y de edad avanzada vaya a sufrir una hernia de hiato o lo contrario, pero si son factores relevantes en su aparición.

Los problemas aparecen cuando los síntomas hacen acto de presencia, siendo los principales y los más graves los relacionados con el reflujo gastroesofágico que comentábamos previamente y en el que profundizamos a continuación:

Síntomas de una hernia de hiato

En primer lugar decir que la hernia de hiato puede ser asintomática, aunque si alguien lee este artículo es porque él o un familiar tienen síntomas y sabe que tiene una hernia de hiato. Lo más habitual es que el paciente sufra síntomas asociados al Reflujo Gastroesofágico, una patología que va de la mano con la hernia de hiato.

Todo ello, favorece la aparición de los siguientes síntomas, siendo la esofagitis la más grave y la que más complicaciones puede provocar al paciente:

  • Pirosis, acidez o ardor: Se percibe en el pecho y sube por la garganta. Aumenta cuando el paciente está acostado o agachado.
  • Ascenso de comida a la boca: Regurgitaciones.
  • Vómitos: Que pueden incluir sangre si además de Reflujo se sufre esofagitis.
  • Neumonías por aspiración: Si se produce el paso de comida a las vías respiratorias.
  • Irritación de la garganta: Debido principalmente al ácido que sube por la garganta.
  • Disfonía, ronquera y tos nocturna: Causados principalmente por los problemas de reflujo.
  • Disfagia y alteración del esófago: Esto se produce en los casos más graves y avanzados, pudiendo llegar a impedirse el paso de alimento por el esófago hasta el estómago.

Cirujana operando una hernia de hiato

Beber alcohol y fumar no ayudan a mejorar estos síntomas, sino que los agravan.

Cuando aparecen estos síntomas es posible diagnosticar la hernia de hiato en una consulta con un especialista, ya sea el médico de atención primaria o un Cirujano General y del Aparato Digestivo, dependiendo de cada caso se puede optar por un tratamiento conservador o por directamente un tratamiento quirúrgico.

Para poder definir el tratamiento, es posible que sea necesario llevar a cabo una serie de pruebas diagnósticas, o alguna al menos, para determinar gravedad del Reflujo Gastroesofágico o de la propia hernia de hiato.

A continuación hablamos brevemente de las pruebas diagnósticas:

Diagnóstico de una hernia de hiato

Además de una consulta presencial en la que se perciben los síntomas y se define cuál es el problema médico, hay una serie de pruebas asociadas a la hernia de hiato que se realiza, principalmente para estudiar el Reflujo Gastroesofágico (RGE) problema mayor de la hernia de hiato. Estas pruebas son:

  • Radiografías: Realizadas con líquido de contraste para poder observar cómo pasa este líquido por el esófago y si existe o no reflujo al llegar a la zona del estómago. Todo esto es posible gracias a que el líquido es opaco y puede verse a través de los Rayos X.
  • Gastroscopia: Es la más utilizada para el diagnóstico. Con el paciente sedado, se introduce un tubo flexible a través de la boca hasta llegar al estómago, permitiendo ver las paredes del esófago y del estómago y ver si hay presencia de esofagitis, además de existir la posibilidad de realizar una biopsia de tejido para descartar otras patologías que pueden parecer RGE.
  • Manometría esofágica: Permite estudiar los movimientos esofágicos durante la ingesta de líquidos del paciente mediante una sonda.
  • Ph metría: Se trata de un sistema que permite detectar el ph de esófago y estómago así como conocer los diferentes episodios de reflujo, su duración, su relación con los síntomas, etc.

Una vez se ha estudiado el tipo de hernia de hiato y los problemas asociados, se decide llevar a cabo el tratamiento de la misma:

Tratamiento conservador de la hernia de hiato

El tratamiento de la hernia de hiato y del reflujo gastroesofágico depende de la gravedad, pero en los casos leves el objetivo es controlar los síntomas, siendo estos momentos en los que se opta por llevar a cabo el tratamiento conservador, que podemos dividirlo en farmacológico y de hábitos:

Cambio en hábitos de vida

  • Evitar comidas que favorecen la relajación del esfínter esofágico inferior: Grasas y fritos, pimienta y especias, alcohol, café, chocolate, naranjas, limones y otros cítricos, así como el tomate.
  • En casos en que el paciente sea obeso, es vital la pérdida de peso para reducir la presión que sufre el diagragma.
  • Dejar de fumar: Es algo siempre complicado, pero siempre es beneficioso.
  • Elevar el cabecero de la cama: Recomendado hasta unos 10 centímetros, siendo importante no realizarlo colocando cojines o almohadas pues pueden provocar dolor en el cuello. Es mejor elevar directamente las patas delanteras de la cama o conseguir una cama articulada.
  • No tumbarse ni dormir hasta 2 ó 3 horas después de haber comido. Esto es muy importante.

Si aún así, los síntomas persisten, se debe añadir el tratamiento farmacológico, manteniendo estos consejos de dieta e higiene postural.

Tratamiento farmacológico

Este tipo de tratamiento tiene dos objetivos claros, pudiendo ser en primer lugar disminuyendo las secreciones ácidas del estómago, mediante la ingesta de antiácidos o antisecretores; o por otro lado, fármacos que aumenten el tono muscular del Esfinter esofágico inferior y que favorezcan el vaciado del estómago.

Todos estos medicamentos deben ser siempre prescritos y supervisados por un médico, nunca hay que automedicarse.

Por último, en los casos en que el tratamiento conservador no ayuda al paciente a aliviar los síntomas y mejorar su calidad de vida, se puede optar por la operación de hernia de hiato por laparoscopia. Explicamos todo lo que hay que saber sobre el tema a continuación:

Operación de hernia de hiato por laparoscopia

La opción de llevar a cabo la operación de hernia de hiato, que se hace generalmente con laparoscopia, un tipo de cirugía mínimamente invasiva, suele tomarse en los siguientes casos:

  • Tratamiento médico conservador prolongado: Si el paciente lleva mucho tiempo con un tratamiento puede decidir operarse para solucionar el problema definitivamente.
  • Si los problemas persisten con el tratamiento médico: Si el paciente sigue sufriendo los mismos síntomas a pesar del tratamiento, la mejor opción para solucionar su calidad de vida es la cirugía.
  • Si tras parar el tratamiento, vuelven los síntomas: Si tras mucho tiempo con el tratamiento, deja de tomarlo y los síntomas persisten, operar es una opción viable.
  • Si la hernia de hiato es gigante o excesivamente grande: En estos casos la intervención es la mejor opción.
  • Si el paciente sufre esofagitis severa: En este caso, sin duda la cirugía es la mejor opción.

Cuando el paciente ha decidido junto con el Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo llevar a cabo la intervención de hernia de hiato, lo primero que hay que hacer es un preoperatorio completo, en el que se realiza un análisis de sangre completo, para ver indicios de infección, un electrocardiograma, que permite ver la salud del corazón del paciente, así como una placa de tórax en el caso de que el médico lo indique.

Cirujana operando una hernia de hiato

Una vez realizado el preoperatorio, la consulta de anestesia para definir la anestesia a utilizar en la intervención y realizados todos los trámites necesarios, se procede a llevar a cabo el ingreso y la cirugía de hernia de hiato el día indicado:

  • A su llegada al hospital, el paciente hace entrega de toda la documentación necesaria para el ingreso, siendo acompañado a una sala de espera donde aguardará unos minutos hasta que le llamen para entrar a quirófano.
  • Antes de la entrada a quirófano, se le hará entrega de la ropa esterilizada para la sala quirúrgica, se le colocará una vía en el brazo para administrarle la aanestesia y medicación que sea necesaria y a continuación entrará a quirófano, donde se encontrará con el especialista, el instrumentista, el anestesista y miembros del equipo de enfermería.
  • Dentro de quirófano el paciente se colocará en la camilla tal y como el cirujano le indique, para tras ello administrarle la anestesia e iniciar la cirugía en cuando ésta haga efecto.
  • En primer lugar el cirujano desinfectará la zona del abdomen donde realizará las 3 ó 5 mini incisiones necesarias para tratar la hernia de hiato.
  • A continuación introduce un gas inocuo en la cavidad para ampliarla y mejorar la visibilidad.
  • El siguiente paso es introducir el laparoscopio en la zona a través de una de estas incisiones. El laparoscopio es un instrumento que permite observar el interior del cuerpo en un monitor y llevar a cabo la intervención sin necesidad de abrir al paciente.
  • Tras ello se introducirán las herramientas quirúrgicas necesarias para llevar a cabo la reparación de la hernia de hiato.
  • Ya en el interior, el cirujano repara la hernia de hiato suturando la abertura del diafragma para evitar que el estómago ascienda hacia arriba. Además, en el caso de que existiese reflujo gástrico, lo más habitual, procede a realizar una técnica antirreflujo para evitar que se produzca el reflujo y el ascenso del estómago a través del hiato.
  • Se trata de una cirugía habitual pero que requiere de una técnica muy depurada.
  • Tras solucionar el problema, el cirujano revisará que no se hayan dañado las estructuras colindantes y extraerá el gas, el laparoscopio y el instrumental para a continuación suturar al paciente.
  • Una vez dada por finalizada la cirugía, se procede al despertar del paciente en el mismo quirófano.

La duración de la operación de hernia de hiato por laparoscopia es de entre 1 y 2 horas aproximadamente. Tras ello, el paciente pasa 1 día en el hospital y puede irse a casa.

Solicitar una consulta de valoración para la cirugía de hernia de hiato por laparoscopia

Si tienes una hernia de hiato y estás pensando en operarte con nosotros, recuerda que puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica con nuestro especialista en cirugía general y del Aparato Digestivo de forma gratuita, para conocerle, que se familiarice con tu caso y podáis decidir la mejor opción para eliminar de una vez por todas los síntomas de la hernia de hiato.

Puedes solucionar la consulta de valoración quirúrgica pinchando a continuación:

Solicitar cita para la operación de hernia de hiato

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 21-06-2017

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Operación de Hernia de Hiato por Laparoscopia

Operación de Hernia de Hiato por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 5.690 €
Financiación 
desde 276 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso