Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Dieta tras la operación de hernia de hiato

17-07-2017
Dieta tras la operación de hernia de hiato
Valora esta Noticia:

Tras una hernia de hiato es habitual sufrir una leve pérdida de apetito debido a la intervención y a la anestesia. 

Para evitar el reflujo que es un síntoma típico se recomienda no  hacer comidas copiosas y, sobre todo no ingerir nada al menos 2 horas antes de ir a la cama. 

A la hora de ponerse a cocinar y tras la intervención de hernia de hiato, se deben elegir los tipos de cocción menos grasos: cocido, hervido, al vapor, escalfado, rehogado, a la plancha, al horno y en papillote.

​​

¿Qué es la hernia de hiato?

Una hernia de hiato o hiatal se produce cuando la zona superior del estómago sobresale a través de una abertura existente en el diafragma, llamada hiato. Esta abertura es el orificio por donde penetra el esófago para convertirse en estómago.

En muchos casos, esto puede subsanarse en las fases iniciales con cambios de hábitos de vida, medicación o algún otro tipo de tratamiento conservador, mientras que en el caso de que sea demasiado grande o provoque síntomas graves que mencionaremos más adelante, la mejor opción es llevar a cabo la operación de hernia de hiato por laparoscopia.

Uno de los principales problemas de la hernia de hiato es el reflujo gastroesofágico, considerándose en muchos casos la intervención de hernia de hiato como una cirugía antirreflujo. El reflujo gastroesofágico es un problema crónico si no se trata que puede llegar a causar problemas muy graves.

Diferencia entre la hernia de hiato y el reflujo gastroesofágico (RGE)

Hay que tener claro que la hernia de hiato y el reflujo gastroesofágico no es la misma afección, la hernia de hiato puede favorecer el reflujo gastroesofágico y en un gran número de casos está relacionado pero éste puede darse aunque no haya hernia. El reflujo gástrico puede aparecer con el embarazo o la obesidad, dada la presión que se ejerce sobre el abdomen y el estómago provocado la aparición de reflujo, pero sin necesidad de presentar una hernia de hiato.

Los síntomas de esta situación serán muy similares, siendo los más comunes la acidez, tos seca y malestar abdominal. Las pautas que explicamos a continuación pueden ser válidas para ambos casos tanto para los pacientes tras la hernia de hiato como para aquellos que sufran de reflujo gastroesofágico.

Recomendaciones generales a tener en cuenta

Para poder evitar el malestar de la situación y permitir aliviarlo, hay que cuidarse un poco más. A continuación mostramos pautas que ayudan a mantener hábitos más saludables y ayudan a reeducar la forma de alimentarse. Los especiales normalmente dan las siguientes indicaciones básicas:

  • Adelgazar siempre que sea necesario. Esta medida es muy importante ya que ayuda a mejorar los síntomas, quitando presión al abdomen.
  • Evitar las comidas copiosas. Hacer comidas abundantes dificultan la correcta digestión, dado que los alimentos permanecen más tiempo dentro del estómago y provocan la aparición de reflujo. De modo que se recomienda hacer comidas más ligeras, realizando 5 comidas al día. Además es preferible ingerir estas comidas lentamente y masticar bien.
  • Procurar no comer nada antes de ir a dormir, ni siquiera líquidos. Se recomienda cenar al menos 2 horas antes de ir a la cama.
  • Cocciones más suaves y saludables, como los hervidos, papillote, al vapor o al horno. Sobre todo hay que evitar los alimentos rebozados o fritos. Además se debe de vigilar los alimentos cocinados a la plancha, en caso de que el alimento se queme, pueden provocar irritación en el estómago.
  • Otra clave para evitar la irritación del estómago, es tener cuidado con las comidas muy calientes o muy frías, ya que las temperaturas extremas de los alimentos también pueden afectar al estómago tras ingerir el alimento. 

Estas indicaciones a tener en cuenta deben de ser consultadas de todos modos con el médico que esté tratando el caso. Ya que pueden variar y se deben de adaptar a cada paciente.

Alimentos recomendados tras la intervención de hernia de hiato

Antes de mostrar los alimentos que se pueden consumir y se aconsejan tras la intervención de hernia de hiato, se debe de tener en cuenta las alergias e intolerancias, por lo tanto, estas pautas nutricionales deben de ser consultadas con un especialista.

Entre los alimentos que se aconseja consumir para aliviar o prevenir la hernia de hiato se encuentran los siguientes:

  • Carnes magras, con poca grasa: Se recomienda quitar toda la grasa visible antes de cocinarla.
  • Pescado: El más recomendable es el blanco, debido a que se digiere con mayor facilidad.
  • Lácteos: Hay que evitar todos aquellos que sean grasos, eligiendo las gamas de desnatadas o semidesnatadas, como los yogures no enriquecidos con nata, queso fresco, quesos cremosos (poco grasos), requesón, cuajada, mousse de yogur o kéfir. Además de reducir las grasas saturadas, este consumo de lácteos favorece la pérdida de peso, mejora los síntomas y mejora el estado de salud.
  • Huevos: Las preparaciones más recomendadas y que facilitan su digestión son revueltos, en tortilla, escalfados o pasados por agua.
  • Fiambres: Se puede consumir fiambre de pollo y pavo, eliminando cualquier exceso de grasa visible que pueda existir.
  • Legumbres: Consumir en pequeñas cantidades, bien cocidas y sin acompañamientos grasos, como el tocino o chorizo.
  • Verduras y hortalizas: Pueden ser consumidas todas excepto las flatulentas, como la coliflor, coles de Bruselas, repollo, alcachofas, cebolla, pimiento en crudo,…
  • Frutas: Al consumirlas hay que fijarse en que sean frescas, muy maduras y no ácidas. También se recomienda el consumo de manzanas, peras o piña siempre y cuando estén muy maduras, se pueden preparar como batido, asadas, en compota o en puré.
  • Grasas: Se puede consumir grasas como el aceite de oliva y de semillas, son más fáciles de digerir, sin embargo, no es conveniente abusar en sus cantidades. Se recomienda consumir mantequilla o margarina mejor en crudo ya que se toleran mejor sin aplicarles cocción. En cuanto al consumo de la mayonesa mejor que sea light, ya que aporta menos grasa que la normal.

Alimentos que se deben de limitar tras la operación de hernia de hiato

Existen otros alimentos que se pueden consumir pero se debe de tener cuidado al hacerlo, esto se debe a que sus nutrientes no siempre son digeridos con facilidad y pueden provocar acidez o reflujo. Por lo tanto, se recomienda tener un consumo moderado o bajo de los siguientes alimentos:

  • Lácteos: leche entera teniendo presente como es tolerada por el organismo, otros productos lácteos como, batidos lácteos (evitando los de chocolate), natillas, flan y arroz con leche.
  • Carnes semimagras y pescado azul.
  • Fiambre: Se puede consumir jamón york o jamón serrano, vigilando que sea poco salado y se elimine toda la grasa visible.
  • Cereales: Cereales de desayuno azucarados como por ejemplo, cereales con miel, integrales o muesli, vigilando siempre la tolerancia.
  • Bebidas: Zumos envasados no ácidos y fruta en almíbar sin el jugo.
  • Otros productos: la miel, bollería industrial, gelatina, helados o sorbetes y frutos secos. Pueden ser consumidas, pero hay que llevar cuidado dado que pueden causar malestar provocada por la acidez.

Hábitos y alimentos a evitar tras la cirugía de hernia de hiato

Estos alimentos se deben de consumir de forma esporádica y en muy pequeñas cantidades, siendo mejor evitarlos ya que pueden no sentar bien al paciente. A continuación indicamos su porqué.

  • Leche y lácteos: leche condensada, quesos fuertes, grasos, muy maduros o fermentados y postres lácteos con nata. Se debe a que ralentizan la digestión, generan la aparición de reflujo y pueden ocasionar otros malestares.
  • Carnes grasas, fibrosas como el conejo, carne cocida dos veces o muy condimentada, embutidos grasos y vísceras, huevos duros, pescados en escabeche o en salazón, como el bacalao o los arenques. Al igual que ocurre con los lácteos, las carnes o pescados de este tipo son muy pesados para el organismo, por lo tanto, su digestión es más lenta y aumenta las posibilidades de acidez.
  • Cereales: El pan fresco recién horneado, debe de ser evitado ya que, crea molestias al fermentar en el interior del estómago. Los cereales con chocolate, galletas rellenas, con chocolate o bañadas en azúcar También son productos que generan malestar al ser consumidos tras la intervención o en casos de padecer de reflujo gastroesofágico.
  • Frutas: Fruta no madura y cruda, frutas ácidas, fruta en almíbar, frutas deshidratadas y confitadas. Favorecen la acidez, el reflujo y son difíciles de digerir.
  • Bebidas: Líquidos como el café, incluso el descafeinado, bebidas con gas, o con extractos de café, bebidas elaboradas con chocolate, el té y cualquier bebida alcohólica, este tipo de líquidos irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez.
  • Grasas: nata, manteca, tocino y sebos. Son alimentos pesados y por lo tanto su digestión es lenta, además de ser grasas poco saludables.

Otras recomendaciones de alimentos a limitar o evitar son:

Se deben limitar los alimentos ácidos sobre todo a la hora de la cena. Se debe a que tras ser consumidas pueden sentir molestias en el estómago, algunos casos presentan este malestar tras comer productos como: tomate, vinagre, cítricos, frutas no maduras o yogur.

Se recomienda no consumir este tipo de alimentos al menos hasta haberse recuperado por completo de la hernia de hiato. Ya que alimentos como el ajo, la cebolla o el pimiento, sobre todo en crudo, favorecen las molestias.

Otras pautas sobre la alimentación útiles tras la intervención de hernia de hiato

Para saber un poco más sobre la correcta alimentación tras la intervención de hernia de hiato o en caso de aun padecerlo, se recomienda como norma general, elegir la cocción menos grasa para las elaboraciones de las comidas. Destacando cocciones como: cocido, hervido, al vapor, escalfado, rehogado, a la plancha, al horno y en papillote.

  • Frutas: Resultan más digestivas cuando se preparan asadas, en compota, o en puré.
  • La cocción más adecuada para las verduras es en cocido, sin añadir sofritos ni salsas.
  • Legumbres: Las legumbres se pueden cocer en puré, haciendo así la textura más ligera y fácil de digerir. También se les puede añadir un poco de comino o hinojo a la cocción, para que resulten menos flatulentas.
  • Fritos: Aunque estos deben de ser evitados lo máximo posible, si se realiza este tipo de cocción se recomienda hacerlo con poco aceite y de tipo suave.

Existen numerosas opciones para realizar cambios a la hora de dar sabor a los platos, estas posibilidades son más saludables y que ayudan a una mejor digestión sin perder en sabor.

  • El vinagre de manzana y aderezo de limón pueden sustituir el vinagre de vino, que puede resultar demasiado ácido.
  • Las hierbas aromáticas pueden reducir la acidez y la flatulencia pueden sustituir a las especias fuertes. Las hierbas como la ajedrea, hinojo, laurel, anís verde y orégano.
  • Cambiar los ingredientes que activan los jugos gástricos como el ajo, cebolla o las chalotas, por aderezos que fortalecen los procesos digestivos y facilitan la digestión como el eneldo, alcaparras, salvia, romero, perejil, albahaca y tomillo.

Insistimos en que las recomendaciones son generales, por lo tanto, la dieta a seguir tras la intervención se debe de adaptar a cada caso, dado que el paciente puede presentar alergias o intolerancias. De modo que las pautas nutricionales deben de ser consultadas y adaptadas al paciente. 

De modo que como última indicación, aconsejamos la consulta con un especialista en nutrición ya que para que una dieta tenga éxito, debe de ser adaptada a los gustos y necesidades de cada persona y nunca establecida de manera general.

Solicitar una consulta de valoración para la cirugía de hernia de hiato por laparoscopia

Si tienes una hernia de hiato y estás pensando en operarte con nosotros, recuerda que puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica con nuestro especialista en cirugía general y del Aparato Digestivo de forma gratuita, para conocerle, que se familiarice con tu caso y podáis decidir la mejor opción para eliminar de una vez por todas los síntomas de la hernia de hiato.

Puedes solucitar la consulta de valoración quirúrgica pinchando a continuación:

Solicitar cita para la operación de hernia de hiato

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 17-07-2017

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Operación de Hernia de Hiato por Laparoscopia

Operación de Hernia de Hiato por Laparoscopia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 5.690 €
Financiación 
desde 276 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso