Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Fimosis, qué es, causas, síntomas y tratamientos

4.6 (92%) 846 votos
22-01-2018
Fimosis, qué es, causas, síntomas y tratamientos
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

La fimosis es una anomalía de la piel prepucial debida a su estrechez, lo que imposibilita retraer por completo o parcialmente la piel que cubre el glande. 

Para poner solución a los problemas ocasionados por la fimosis, se puede recurrir al tratamiento con corticoides o a la intervención quirúrgica, denominada circuncisión.

La cirugía de fimosis, circuncisión, es el tratamiento definitivo para eliminar la anomalía, sobre todo en el caso de los varones adultos que presenten síntomas moderados o severos. 

¿Qué es la fimosis?

La fimosis consiste en una anomalía en la piel que recubre el pene. Esta afección se da cuando el prepucio es demasiado estrecho en la zona del glande, por lo que no puede ser retraído completa o parcialmente.

Normalmente la fimosis es un problema muy común en los varones, sobre todo en niños pequeños. Sin embargo, en la mayoría de los casos, esta afección se corrige por sí misma conforme el niño crece, siendo lo más habitual que se solucione a partir de los 3 años. Aun así, no es una afección que solo afecte a los infantes, también puede desarrollarse en adultos jóvenes y mayores. 

Para que puedas entender mejor en qué consiste esta anomalía, en este artículo puedes encontrar información más detallada sobre los tipos de fimosis, sus síntomas y tratamientos. Del mismo modo, hemos preparado un breve vídeo donde te lo explicamos:

Tipos de fimosis

Se puede diferenciar entre dos tipos de fimosis:

Fimosis fisiológica o congénita

La fimosis fisiológica está presente desde el nacimiento y se da a consecuencia de la adherencia entre las capas epiteliales del prepucio interno y el glande. Este tipo de fimosis suele desaparecer con el tiempo, ya que la piel va adquiriendo elasticidad y se va ensanchando hasta que se puede descubrir el glande por completo.

cirujano de fimosis

En caso de que esta anomalía no desaparezca cumplidos los 10 años, lo más recomendable es acudir a un especialista en urología y comenzar con el tratamiento más indicado.

Fimosis patológica o adquirida

A diferencia de la fimosis congénita, este tipo de afección puede darse a cualquier edad. Generalmente, suele desarrollarse debido a otras problemáticas como la Balanitis, un tumor maligno, una mala higiene de la zona, retracción forzada, algún tipo de herida o infecciones frecuentes del pene.

Es muy importante que acudas al especialista lo antes posible en caso de encontrarte en alguna de las anteriores situaciones, evitando complicaciones más graves.

Otra forma de clasificar los tipos de fimosis es la siguiente:

  • Fimosis puntiforme: la apertura del prepucio tiene un diámetro muy pequeño, casi inapreciable, aunque la apariencia y grosor de la piel es totalmente normal.
  • Fimosis cicatricial o anular no retraíble: este tipo de fimosis se caracteriza por el endurecimiento de la piel que rodea el orificio del prepucio a consecuencia de infecciones o inflamaciones en la zona.
  • Fimosis anular: este tipo de fimosis se da cuando el prepucio presenta diferentes niveles de grosor o de diámetro, impidiendo la retracción de la piel.

Otro factor que debes conocer sobre la fimosis es la diferente graduación que puede presentar esta anomalía según su gravedad. Si sigues leyendo, encontrarás de forma detallada las diferencias entre los cinco grados de fimosis que existen.

Grados de fimosis

Según el grado de estrechez que tenga el prepucio, se puede distinguir entre los siguientes grados de fimosis:

  • Grado 1: puntiforme, el glande no es visible, ya que el prepucio no se puede retraer nada, está completamente cerrado.
  • Grado 2: puntiforme, solo se puede ver el meato urinario, ya que el prepucio se puede retraer mínimamente.
  • Grado 3: el prepucio se puede retraer hasta la mitad del glande.
  • Grado 4: el prepucio se puede retraer solo hasta la mitad del glande.
  • Grado 5: el prepucio puede llegar a retraerse de forma completa, pero genera dolor y se observa un anillo fimótico.

¿Cuáles son las causas de la aparición de fimosis?

Al igual que hay varios tipos de fimosis también existen diferentes componentes que influyen en su aparición, entre las causas posibles destacamos las siguientes:

  • Fimosis congénita: como comentábamos al inicio de este artículo, la mayoría de los bebes varones presentan fimosis. Ésta desaparece entre los 3 y 5 años por sí sola a través del crecimiento natural del niño. En caso de persistir, la causa de la fimosis en niños se suele deber a la retracción forzada del prepucio durante su higiene.
  • Infecciones frecuentes: generalmente las infecciones son por hongos, lo que provoca inflamación crónica con cicatrización en el prepucio, provocando el estrechamiento del mismo.
  • Desgarros o heridas mal cicatrizadas: al igual que en el caso anterior, tras producirse algún desgarro o herida, la cicatrización del tejido produce endurecimiento del prepucio dificultando la retracción de la piel.
  • Inflamación del prepucio o del glande: a consecuencia de patologías como la Balanitis, la piel del prepucio se inflama y, si no es tratada a tiempo, puede cubrir por completo el glande impidiendo la retirada de la piel prepucial. Del mismo modo, ello puede provocar el engrosamiento del tejido provocando la fibrosis, lo que complicaría aún más la situación y los síntomas de la fimosis.

¿Qué síntomas son propios de una fimosis?

Aunque es posible no presentar síntomas cuando padeces fimosis, con el tiempo suelen aparecer y limitar tú día a día. Es por ello que lo más recomendable es estar atento a cualquiera de los siguientes signos y acudir a un especialista lo antes posible para remediarlo.

  • Dificultad para retraer el prepucio: es posible que te resulte complicado retraer el prepucio por completo durante el acto sexual, la masturbación o la limpieza de la zona. Esta limitación causa dolores y molestias.
  • Sensación de tensión: a consecuencia del síntoma anterior, puedes sentir una sensación de tensión causada por la dificultad de retracción del prepucio. Además, a este síntoma se le suele sumar el hecho de presentar un frenillo demasiado corto, implicando que la tensión en el glande resulte muy molesta.
  • Inflamación del prepucio al orinar: a consecuencia de la fimosis, es posible que al orinar se inflame el prepucio, provocando picor y escozor.
  • Cambios en el chorro urinario: a causa de la presión que sufre el glande debido a la fimosis, el chorro urinario que expulsas podría ser demasiado fino y desviarse mientras orinas, del mismo modo que puedes tener dificultad para miccionar.
  • Inflamación o infección del glande y del prepucio: normalmente, debido a una deficiente higiene de la zona a consecuencia de la dificultad de retraer el prepucio, es común que el glande y el prepucio se inflamen e incluso, que sufras alguna infección o patología asociada.
  • Aparición de restos blanquecinos: es muy habitual la aparición de restos blanquecinos en la zona, síntoma que a su vez se da a consecuencia de la falta de higiene señalada anteriormente.

¿Cómo se diagnostica la fimosis?

El diagnóstico de la fimosis se puede realizar a simple vista y confirmarse cuando el especialista no puede retraer el prepucio con normalidad. Aun así, a continuación te explicamos cómo se consigue un diagnóstico concreto tanto en niños como en adultos.

Diagnóstico en niños

En el caso de los niños, normalmente la fimosis se puede determinar a simple vista durante la higiene del pequeño, no debes preocuparte, ya que esta anomalía es muy común a temprana edad.

Es posible que presente escozor o irritación en la zona debido al acúmulo de orina en el capuchón fimótico. Otros indicios de fimosis son las infecciones urinarias inexplicables o infecciones en la piel de la zona genital, de modo que no dudes en acudir al médico y tratar el problema cuanto antes.

Durante la consulta con el especialista, éste se encargará de realizar un examen exhaustivo tanto abdominal como genital al niño y te informará del diagnóstico definitivo.

Diagnóstico en adultos

Ten en cuenta que por norma general, toda fimosis en adultos es considerada patológica.

Para diagnosticarte, el médico te preguntará si tienes erecciones dolorosas, lesiones o yagas en la piel del pene. También deberás de informarle si sufres de dificultad para orinar o problemas para mantener relaciones sexuales. También te realizará una exploración de la zona para determinar el tratamiento más efectivo.

¿Cuándo es necesaria la cirugía de fimosis?

Cirugía de fimosis en niños

Debes considerar la cirugía como último recurso para solucionar la fimosis en el caso de los niños, no se recomienda operar a un niño hasta que tenga 5-7 años, aunque puedes esperar algunos años más si no presentan síntomas, ya que la anomalía puede solucionarse por sí misma.

Debes considerar que lo más recomendable es esperar hasta los 8 años, evitando complicaciones y peligros de la anestesia. Aun así, es aconsejable recurrir a la cirugía si el niño presenta hinchazón del prepucio, dificultad para descubrir el glande, antecedentes de Balanitis, infecciones urinarias frecuentes o Parafimosis.

fimosis, qué es, causas, síntomas y tratamientos

Cirugía de fimosis en adultos

Como ya sabrás, la cirugía de fimosis está totalmente indicada en el caso de los varones adultos, sobre todo en los casos moderados y severos. Con la cirugía, te aseguras de remediar los problemas que puedas tener durante las actividades sexuales y las complicaciones secundarias como infecciones o inflamaciones del prepucio.

Tratamientos para remediar la fimosis

Tratamiento con pomada de corticoides

Antes de recurrir al tratamiento quirúrgico, es posible solucionar el problema con el tratamiento farmacológico. Este tratamiento consiste en administrar corticoides en crema que se aplican en la unión entre el prepucio y el glande, mientras realizas pequeñas retracciones de la piel prepucial, de manera suave y progresiva. Con este procedimiento se consigue debilitar los tejidos y dotar al prepucio de mayor elasticidad.

Este tratamiento suele ser efectivo principalmente en niños y en ocasiones en casos leves de fimosis en adultos. Además, debes saber que este procedimiento no puede alargarse mucho en el tiempo, ya que pierde su efectividad y puede producir efectos secundarios, por lo que lo más importante es seguir las pautas e indicaciones marcadas por tu especialista.

Tratamiento de la fimosis mediante cirugía: circuncisión

En caso de que la fimosis no remita con el procedimiento anterior, el tratamiento definitivo es la cirugía. En el caso de los niños, es recomendable esperar al menos hasta que alcance los cuatro años de edad. En cuanto a los adultos, la cirugía está indicada a cualquier edad, siempre y cuando no presentes síntomas o problemas de salud que la desestimen.

La circuncisión consiste en la extirpación de la parte del prepucio que impide descubrir el glande, es decir, se retira la piel que cubre la punta del pene. Se trata de una intervención sencilla realizada por un urólogo. Este procedimiento se caracteriza por necesitar apenas unos días de reposo y no suele presentar complicaciones.

Además de su rápida curación, esta intervención quirúrgica presenta otros beneficios importantes como reducción de riesgos de infecciones de las vías urinarias, disminución de probabilidades de cáncer de pene y enfermedades de transmisión sexual.

Solicitar consulta de valoración quirúrgica

Si tienes fimosis y estás pensando en operarte con nosotros, puedes solicitar una consulta de valoración quirúrgica con nuestro especialista en urología de forma totalmente gratuita, inmediata y sin compromiso.

Puedes solicitar la consulta de valoración quirúrgica clicando a continuación:

Solicitar cita para la operación de fimosis

En caso de haberte quedado con alguna duda, puedes encontrar más información sobre cómo funciona Operarme.es o cualquiera de nuestros especialistas a través de nuestra web, al igual que tienes a tu disposición a nuestro equipo de atención al paciente o llamando al 902 90 75 45.

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 22-01-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Urología Urología
Fimosis, circuncisión

Fimosis, circuncisión

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 760 €
Financiación 
desde 37 €/mes
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso