Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Pólipos nasales, qué son, causas, síntomas y tratamiento

4.8 (96%) 859 votos
11-06-2018
Pólipos nasales, qué son, causas, síntomas y tratamiento
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

Los pólipos nasales son crecimientos anómalos, blandos e indoloros que se forman en el revestimiento de las vías nasales y los senos paranasales.

Estos pólipos nasales pueden provocar congestión nasal y pérdida total o parcial del olfato.

Para solucionar los problemas de pólipos nasales, es necesario llevar a cabo la cirugía endoscópica nasosinusal. 

​​

¿Qué son los pólipos nasales?

Los pólipos nasales son crecimientos anómalos, blandos e indoloros que se forman en el revestimiento de las vías nasales y los senos paranasales. El aspecto físico de éstos se presenta en forma de uva o gota. Las formaciones más pequeñas no suelen causar muchos síntomas. Sin embargo, los que cuentan con un mayor tamaño, pueden obstruir los conductos nasales y provocar una dificultad a la hora de respirar, así como la pérdida del sentido del olfato e infecciones recurrentes.

Estos crecimientos se forman a causa de inflamaciones asmatológicas, infecciones frecuentes o alergias, entre otras. Aunque esta patología es más común en los adultos, los pólipos pueden afectar a cualquier persona. Por ello, hay varios tipos de tratamientos que pretenden llevar a cabo la eliminación de los pólipos nasales. Con los medicamentos, estos crecimientos suelen disminuir y, en algunas ocasiones, hasta desaparecer. No obstante, si los pólipos no se eliminan, se hace necesaria la cirugía endoscópica nasosinusal (CENS).

En esta cirugía se intervienen las fosas nasales y los senos paranasales con el fin de realizar una incisión en la pared nasal para eliminar el tejido obstructivo, es decir, los pólipos nasales. El principal objetivo de esta cirugía es conseguir que el curso de la mucosa vuelva a la normalidad, de manera automática.

Cabe añadir que la aparición de los pólipos nasales favorece el desarrollo de la sinusitis crónica, siendo ésta uno de los motivos por los que se lleva a cabo la cirugía endoscópica nasosinusal. Así pues, a lo largo del artículo hablaremos de las características principales de la enfermedad, así como de su tratamiento.

Pólipos nasales, duración, precio y paso a paso

¿Cuáles son las causas de los pólipos nasales?

Los pólipos nasales se desarrollan en el interior de la nariz, formándose en las vías respiratorias y en los senos paranasales. Con la aparición de estos crecimientos anómalos, se ve afectada toda la estructura nasosinusal. Por ello, antes de abarcar las principales causas de los pólipos, hablaremos de las funciones que se ven afectadas por la enfermedad.

La estructura nasosinusal está formada por las fosas nasales y los senos paranasales, cavidades que se ven directamente dañadas por la aparición de estos crecimientos anómalos y que, por lo tanto, se intervienen en el tratamiento quirúrgico (CENS).

Las fosas nasales son cavidades separadas por el tabique sagital. Éstas se encuentran en la parte superior de nuestra boca y tienen numerosas funciones, tales como:

  • Filtrar el aire que respiramos.
  • Recoger las impurezas de las partículas presentes en el aire.
  • Percibir y diferenciar los olores.
  • Calentar el aire que inhalamos con el fin de que no llegue frío a los pulmones.

Por otro lado, los senos paranasales son cuatro cavidades ubicadas entre los huesos de la cara y la cabeza. Entre sus funciones, están:

  • Drenar el líquido mucoso en su interior.
  • Repartir el aire que recibimos por las vías respiratorias.
  • Humidificar la nariz y contribuir a su lubricación para mantenerla libre de partículas y bacterias.

La aparición de los pólipos nasales supone una afección en ambas estructuras nasales y, por lo tanto, la limitación de las diferentes funciones.

Si bien es cierto que la medicina no señala con exactitud cuáles son las causas por las que se desarrollan los pólipos nasales, hay algunos factores patológicos que favorecen su aparición:

  • Las alteraciones anatómicas de las fosas nasales y/o de los senos paranasales.
  • Las inflamaciones recurrentes de la mucosa nasal.
  • Contraer rinitis o sinusitis.
  • Fibrosis quística. Afecta a las glándulas que producen mucosidad, lágrimas, sudor, saliva y jugos gástricos.
  • Rinitis alérgica. Una infección crónica provoca la inflamación de la membrana de la mucosa nasal, produciendo un exceso de líquido en las células nasales.

Pólipos nasales, duración, precio y paso a paso

¿Cómo se presentan los síntomas de los pólipos nasales?

Como ya hemos dicho anteriormente, los pólipos nasales son unos crecimientos anómalos, blandos e indoloros que se forman en el interior de la nariz. Esto supone una afección en la estructura nasosinusal y, por lo tanto, la limitación de sus principales funciones. Esta enfermedad no presenta unas causas claras a su aparición. Sin embargo, hay algunas alteraciones en las fosas nasales y senos paranasales que favorecen el desarrollo de los pólipos nasales, como las inflamaciones, la sinusitis, la fibrosis quística, la rinitis alérgica etc.

La poliposis nasal, inicialmente, se manifiesta con una pérdida de olfato y gusto que avanza progresivamente hacia una obstrucción nasal parcial o completa. Suelen provocar síntomas muy molestos como la incapacidad para respirar por la nariz, la pérdida de olfato, dolores en la cabeza etc. Estos crecimientos son benignos pero cuanto mayor sea su tamaño, más incómodos resultarán los síntomas:

  • Pérdida de olfato total o parcial.
  • Alteración del gusto.
  • Exceso de mucosidad nasal.
  • Dificultad respiratoria. Esto provoca la sequedad en la boca y la nariz, contribuyendo así a los ronquidos.
  • Cefaleas.
  • Sensación de malestar en la zona.  

¿Por qué es necesaria la cirugía de pólipos nasales?

La cirugía endoscópica nasosinusal se hace una opción necesaria cuando aparecen pólipos o la inflamación nasal es crónica. La poliposis nasal cuenta con un tratamiento farmacológico, pero cuando los medicamentos no eliminan los crecimientos anómalos, causantes de la obstrucción nasal, ni disminuye su tamaño, es necesario intervenir con una cirugía endoscópica nasosinusal (CENS).

Si el tamaño de los pólipos nasales es significativo puede causar el bloqueo en las vías nasales. De la misma manera, ocasiona obstrucciones en las vías de drenaje de los senos paranasales y, es mucho más probable que, el afectado contraiga una infección sinusal con más facilidad.

Los síntomas que presenta la aparición de los pólipos nasales son la congestión nasal, la pérdida total o parcial del olfato, reducir las capacidades en el sentido del gusto, goteo nasal, dolor de cabeza, hinchazón y molestia en la zona afectada y signos de constipado.

Como ya sabrás, los pólipos nasales se forman en las vías respiratorias y en los senos paransales, viéndose afectada toda la estructura nasosinusal. A continuación te detallamos qué funciones nos limita la enfermedad y cuáles son las estructuras nasales y sinusales que se intervienen en la cirugía endoscópica nasosinusal.

Las fosas nasales son las cavidades separadas por el tabique sagital. Estas se encuentran en la parte superior de nuestra boca y tiene numerosas funciones. Éstas son:

  • Filtrar el aire que respiramos.
  • Recoger las impurezas de las partículas presentes en el aire.
  • Percibir y diferenciar los olores.
  • Calentar el aire que inhalamos con el fin de que no llegue frío a los pulmones.

Los senos paranasales son cuatro cavidades ubicadas entre los huesos de la cara y la cabeza. La función que tiene esta estructura nasal se basa en:

  • Drenar el líquido mucoso en su interior.
  • Repartir el aire que recibimos por las vías respiratorias.
  • Humidificar la nariz y contribuir a su lubricación para mantenerla libre de partículas y bacterias.

Cuando los fármacos no eliminan la enfermedad y la zona sigue inflamada e infectada y, por lo tanto, las funciones de nuestro sistema olfativo continúan limitadas, es necesario recurrir a la cirugía endoscópica nasosinusal. Por lo tanto, las características médicas que definen a un paciente que requiere la intervención quirúrgica, son las siguientes:

  • Contraer sinusitis, sea cual sea su tipología. La enfermedad supone un aumento de bacterias en los senos paranasales, produciendo la infección o la contracción de virus por bacterias. Se puede tratar con fármacos si la sinusitis es aguda pero si no se soluciona, puede dar pie a una sinusitis crónica. En este caso, la cirugía endoscópica nasosinusal se convertiría en una opción necesaria.
  • La poliposis nasal son unos crecimientos anómalos del tejido nasal interno o mucoso, denominados pólipos nasales. Estos, como otras enfermedades, tienen tratamiento médico con inhaladores y pastillas para disminuir el tamaño. Sin embargo, la intervención quirúrgica es la solución más efectiva.
  • Episodios epistaxis. Con esta enfermedad se producen derrames de sangre provocados por la rotura de los vasos sanguíneos de la superficie de la cavidad nasal, lo que conlleva a padecer hemorragias nasales.
  • Con la aparición de tumores nasales y sinusales, la cirugía endoscópica nasosinusal se traduce en la única opción efectiva. La existencia de estas anomalías, independientemente de la zona aerodigestiva en la que se encuentren, necesitan tratamiento quirúrgico para su extirpación total.

Diagnóstico de los pólipos nasales

Los pólipos nasales son crecimientos anómalos que se forman en el revestimiento de las vías nasales y los senos paranasales. Cuando el tamaño de estas formaciones es pequeño, no suele provocar muchos síntomas. Sin embargo, cuando los pólipos son grandes, suelen obstruir los conductos nasales y suponen una dificultad a la hora de respirar por la nariz, afectando al sentido del gusto, etc.

Como ya hemos dicho en apartados anteriores, no se conoce con exactitud la causa que provoca la aparición de los pólipos nasales. Sin embargo, hay factores que favorecen a la formación de estos crecimientos, como las inflamaciones asmatológicas, infecciones frecuentes, alergias, entre otras. Aunque esta patología es más común en los adultos, los pólipos pueden afectar a cualquier persona. Por ello, hay varios tipos de tratamientos que pretenden llevar a cabo la eliminación de los pólipos nasales. Con los medicamentos, estos crecimientos suelen disminuir y, en algunas ocasiones, hasta desaparecer. No obstante, si los pólipos no se eliminan, se hace necesaria la cirugía endoscópica nasosinusal (CENS).

El diagnóstico de la poliposis nasal se basa en el estado clínico del paciente, por lo que se tendrá en cuenta la posible obstrucción nasal, la pérdida de olfato y mucosidades espesas que puedan llevar consigo un asma, la intolerancia a algún medicamento, etc. En cualquier caso, el médico podrá establecer el diagnostico realizando una serie de preguntas o con un examen físico de la nariz. Entre las pruebas de diagnóstico más comunes, se incluyen las siguientes:

  • Endoscopia nasal. Se introduce un tubo que lleva insertadas una lupa y una cámara para examinar las fosas y senos paranasales.
  • Tomografía computarizada. Este estudio de diagnóstico por imágenes le permite al médico saber el tamaño y la ubicación de los pólipos. Además, también puede ayudar a descartar otras posibles obstrucciones o crecimientos cancerosos.
  • Examen de alergias. El médico puede pedir un análisis de piel para comprobar si alguna alergia favorece la inflamación crónica. Se trata de una prueba en la que te pinchan con pequeñas gotas de agentes alérgenos para determinar signos de alergia. En el caso de que no se pueda hacer una prueba en la piel, se realizará un análisis de sangre para detectar anticuerpos para distintos alérgenos.
  • Examen de fibrosis quística. La fibrosis quística afecta a las glándulas que producen mucosidad, lágrimas, sudor, saliva y jugos gástricos. En esta prueba se analiza el sudor que determinar si la transpiración es más salada de lo normal.

Tratamiento para eliminar los pólipos nasales

La poliposis nasal no tiene unas causas clara para su aparición. No obstante, hay algunos factores que favorecen el desarrollo de la enfermedad. Las inflamaciones e infecciones causadas por las bacterias, hongos o alergias persistentes contribuyen a la aparición de los pólipos nasales y su variedad de síntomas, como la dificultad a la hora de respirar o la hinchazón en la zona, que puede producirnos molestias en la cara y los ojos.

Antes de hablar de la cirugía endoscópica nasosinusal (CENS), el tratamiento más efectivo para la poliposis nasal, haremos mención a algunas medidas preventiva que pueden evitar, en la medida de lo posible, que se agraven algunos síntomas de la enfermedad.

Tratamiento preventivo

Para prevenir el desarrollo de los pólipos nasales es conveniente mantener una buena higiene y realizar lavados nasales para mejorar el flujo nasal y eliminar los alérgenos. Algunos de los consejos para reducir las posibilidades de la aparición de la poliposis nasal, son los siguientes:

  • Humidificar el cuerpo y las vías sinusales a través de la correcta hidratación de nuestro cuerpo, especialmente bebiendo agua.
  • Evitar el consumo del tabaco, el humo del mismo y los espacios en los que los niveles de contaminación sean altos.
  • Aplicar descongestionantes en el caso de que se haya contraído una infección en las vías respiratorias.

Pólipos nasales, qué son, causas, síntomas y tratamientos

Tratamiento farmacológico

El objetivo del tratamiento farmacológico para los pólipos nasales es reducir el tamaño o, incluso, eliminarlos. No obstante, cuando los medicamentos no ponen solución a la enfermedad, se recurre a la cirugía endoscópica nasosinusal.

Entre los medicamentos para tratar la poliposis nasal, se incluyen los siguientes:

  • Corticoides nasales: Estos se presentan en forma de spray nasal con corticoides para reducir la inflamación y favorecer a la disminución de los pólipos existentes.
  • Corticoides orales e inyectables: El médico te recetará este tipo de medicamento cuando el nasal no resulte efectivo. Además, estos inyectables se usan cuando los pólipos nasales son severos.
  • Otros medicamentos: Los antihistamínicos y los antibióticos pueden paliar la inflamación crónica de los senos paranasales y conductos nasales. Además, el tratamiento de la desensibilización de la aspirina ayuda a algunos pacientes con la poliposis nasal.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía de pólipos nasales se basa en una cirugía endoscópica nasosinusal (CENS), siendo esta una práctica quirúrgica que supone la mínima técnica invasiva.

El paciente que se somete a esta intervención quirúrgica suele padecer una sinusitis crónica o polipoidea que no ha podido corregirse con tratamiento farmacológico. Por lo que la inflamación nasal y la obstrucción de la estructura nasosinusal se hace evidente.

Con la operación de pólipos nasales se consigue extirpar esos crecimientos anómalos que se desarrollan en el interior de la nariz. La intervención quirúrgica se realiza con el fin de restablecer la normalidad y cumplir las distintas funciones de la estructura nasosinusal, como: actuar como filtro del aire que respiramos, drenar el líquido mucoso y otorgarnos la capacidad de percibir los olores, así como distinguirlos.

¿Cómo es la técnica quirúrgica con la que se procede?

La cirugía endoscópica nasosinusal es la técnica quirúrgica que se lleva a cabo para la extirpar los pólipos nasales y realizar la limpieza de los senos paranasales. Se realiza con anestesia general aunque, también puede hacer con anestesia local y analgesia del paciente.

Esta técnica supone un gran avance médico puesto que ha reducido notoriamente las complicaciones y dolencias durante el postoperatorio.

En la intervención se utiliza una cámara sujeta a un cilindro con muy poco grosor y alrededor de unos 15 o 20 centímetros de largo. Esta lleva insertada una luz para poder ver el interior de la cavidad nasal y la parte que comunica con la garganta, que es donde, normalmente, están formados los pólipos. Va conectada a un monitor para que el otorrinolaringólogo vea todo lo operable a través del visor. De esta manera, todas las herramientas quirúrgicas con las que se proceden en esta técnica están adaptadas a ella y diseñadas para poder abrir, cortar y limpiar toda la estructura nasosinusal.

A continuación, mostraremos el paso a paso en la cirugía endoscópica nasosinusal a través de Operarme.es. Sin duda, es el procedimiento menos invasivo que conocemos. 

Los pasos que se realizan en la cirugía de pólipos nasales

Como cualquier intervención quirúrgica, la cirugía endoscópica nasosinusal comprende un preoperatorio y un postoperatorio.

Tras realizar la etapa del preoperatorio se establecerá la fecha de la intervención. El día de la cirugía de pólipos nasales, entregarás toda la documentación requerida en admisiones, aunque todo esto te lo explicará nuestro servicio de atención al paciente. Una vez entregada, y momentos previos a la zona de quirófanos, te darán ropa quirúrgica y te colocarán la vía por la que se te aplicará la anestesia y medicamentos pertinentes.

Así pues, llegarás a la sala quirúrgica en la que el especialista y el anestesista, con los que previamente has tenido la consulta, darán paso a la intervención:

  • El primer paso lo dará el anestesista administrándote la anestesia
  • En segundo lugar, y después de que la anestesia haya surgido efecto, se aplicará un descongestionante nasal para desinflamar la zona afectada.
  • Lo tercero que se realiza es la disección de la pared nasal, haciendo uso de la fibra óptica que mencionábamos antes, para extirpar el tejido anómalo y obstructivo.
  • Por cuarto y último paso se procederá al taponamiento de los puntos sangrantes tras haberlos localizado. Esto se realiza con el fin de evitar hemorragias. También se puede hacer uso de unas láminas de silicona para que las paredes no se adhieran unas a otras o se rocen con las cicatrices. 

Esta intervención dura de 1 – 3 horas. Además, al resultar una técnica muy poco invasiva, puesto que no se hacen incisiones externas, tu recuperación será rápida por lo que en 3 o 5 días podrás volver a tu rutina diaria.

Solicita una cita de valoración quirúrgica con uno de nuestros especialistas

Como ya sabrás, Operarme.es es una compañía que ofrece las cirugías más demandadas, del sector de la medicina. Además, como empresa dedicada a la medicina privada, ofrecemos una serie de prestaciones para asegurar el bienestar del paciente antes, durante y después de la cirugía.

Si quieres solicitar una cita de valoración con uno de nuestros especialistas, que valorará y determinará la necesidad de tu caso, rellena nuestro formulario web o llama al 902 90 75 45 y una de nuestras asesoras se pondrá en contacto contigo para gestionarte la consulta gratuita, inmediata y sin ningún compromiso. Solicita tu consulta, pinchando en la siguiente imagen:

Solicitar cita para la cirugía endoscópica nasosinusal

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 11-06-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Otorrinolaringología Otorrinolaringología
Cirugía endoscópica nasosinusal unilateral (sinusitis o pólipos)

Cirugía endoscópica nasosinusal unilateral (sinusitis o pólipos)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 4.890 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso