Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Cáncer de colon, qué es, causas, síntomas y tratamientos

4.6 (92%) 861 votos
13-06-2018
Cáncer de colon, qué es, causas, síntomas y tratamientos
  • Publicado:
  • Escrito por Equipo de redacción de Operarme.es
Valora esta Noticia:

El cáncer de colon es un tumor de carácter maligno que se encuentra en el último tramo del tubo digestivo.

La principal causa del cáncer de colon es el cambio en el ADN en el interior de las células. Además hay factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de desarrollarlo.

El tratamiento del cáncer de colon con Robot Da Vinci es una cirugía robótica que supone uno de los avances tecnológicos más importantes.

​​

¿Qué es el cáncer de colon?

Antes de explicar en qué consiste el cáncer de colon, es conveniente entender cómo funciona el cáncer, en general. Hay que tener en cuenta que el cáncer es una enfermedad que abarca más de 200 tipos de tumores malignos, por lo que cada uno de ellos son totalmente distintos al resto de los otros cánceres. Es decir, nunca será adecuado comparar los procesos que pueden estar pasando dos personas con un diagnóstico de cáncer ya que, a pesar de tener el mismo nombre, los síntomas, tratamientos y evolución puede distar de un tipo de cáncer a otro.

El organismo está compuesto por un conjunto de células que se dividen, de manera periódica, con el objetivo de sustituir las envejecidas y mantener la integridad y el correcto funcionamiento de los órganos. Este proceso divisorio está regulado por un mecanismo de control que, cuando se altera en una célula, se inicia una división descontrolada de células que dará pie a un tumor o nódulo.

El tumor benigno se entiende cuando las células que lo forman no invaden y destruyen otros órganos. Por otro lado, el tumor maligno está constituido por unas células que crecen, de manera incontrolada, e invaden otros tejidos y órganos, produciendo así una metástasis.

Cáncer de colon

Para entender el proceso del cáncer de colon, es preciso abarcar la anatomía del aparato digestivo. Así pues, su función consiste en la digestión de los alimentos, la absorción de nutrientes, así como la evacuación de las heces. El intestino grueso es la última parte del tubo digestivo y está formado por: el ciego, donde termina el intestino delgado; el colon ascendente, que asciende hasta el hígado; y el colon trasverso, que atraviesa el abdomen. Una vez ahí, el colon desciende hasta desembocar en el recto y, finalmente, en el ano por donde se eliminan las heces. El colon ascendente y trasverso se encargan de absorber el agua y los nutrientes. Por otro lado, el colon descendente y el recto almacenan las materias fecales hasta su expulsión.

Cáncer de colon, qué es, causas, síntomas y tratamientos

El colon y el recto están formados por varias capas de tejido. La más interna es la mucosa donde están las glándulas productoras de moco. La gran parte de los cánceres de colon aparecen sobre un pólipo existente en la mucosa que, con el paso del tiempo, evoluciona a un tumor maligno. Hay varios tipos de pólipos: el hiperplásico y el inflamatorio son los más comunes pero no presentan ningún peligro. El adenomatoso obtendrá su nivel de peligro en función al tamaño y cantidad. No obstante, solo un 10% de los pólipos adenomatosos presentan este grado de malignidad.

Normalmente, el tratamiento de los pólipos consiste en una polipectomía, es decir, en la extirpación de los pólipos, a través de la colonoscopia, con el fin de proceder a su análisis. Tras la extirpación, se valorará las células del pólipo y la base del mismo para determinar si es suficiente o no con la amputación del pólipo o es necesario ampliar el tratamiento. 

Causas del cáncer de colon

La principal causa del cáncer es el cambio en nuestro ADN, en el interior de las células. El organismo está formado por un conjunto de células que se dividen periódicamente para reemplazar las muertas y conservar el perfecto funcionamiento de los órganos. Los genes del ADN que fomentan el crecimiento, división y vida de las células, se denominan oncogenes y, los que ayudan a mantener el control del proceso divisorio de las mismas, instando la sustitución de las envejecidas en el momento oportuno, son los genes supresores de tumores. Por lo tanto, cuando el ADN cambia los oncogenes o desactiva los genes supresores de tumores, la probabilidad de desarrollar un cáncer aumenta considerablemente. 

Estos cambios en el ADN se pueden producir de manera hereditaria o, bien, adquirirlos con el paso del tiempo. Lo más común es que estas mutaciones sean adquiridas, más que heredarlas de padres a hijos. No obstante, no se conoce con exactitud la causa del cáncer de colon, aunque existen ciertos factores de riesgo que favorecen su aparición. Sin embargo, es importante saber que contar con alguno de estos factores no significa que vayas a sufrir cáncer, así como no cumplir ninguno, indique que no vayas a sufrirlo.

Factores de riesgo del cáncer de colon

  • Antecedentes familiares. Este factor de riesgo se tiene en cuenta cuando un familiar directo haya tenido cáncer de colon y, por ello, es más probable que sufras este tipo de cáncer.
  • Antecedentes personales. Cuando se elimina el cáncer de colon, es necesario realizar controles periódicos, puesto que existe un aumento de posibilidades de volver a sufrirlo.
  • Crecimientos de alto riesgo en el intestino. Se trata de los pólipos colorrectales de tamaños superiores a 1 cm o los que tienen células, que se perciben anormales al microscopio, tras su resección vía endoscopia.
  • Enfermedades crónicas en el intestino. Hacemos alusión a esas enfermedades que permanecen más de 8 años como la colitis ulcerosa crónica o la enfermedad de Crohn.
  • Beber alcohol con frecuencia. Aumenta el riesgo cuando se consume 3 o más bebida con alcohol por día.
  • Fumar. Es evidente que el tabaco es perjudicial para la salud, por lo que supone un factor de riesgo para el cáncer de colon.
  • Obesidad. Las personas con sobrepeso tienen un mayor riesgo de sufrir cáncer de color, a diferencia de las que cuenta con un peso normal.
  • Dieta poco equilibrada. Cuando una persona tiene una dieta en alto contenido graso y con poca fibra, ayudando esta a regular el tránsito, puede llegar a favorecer la aparición del cáncer de colon, aunque no hay estudios que lo relacionen directamente.
  • Edad. El cáncer de colon es más común en personas con edades avanzadas. Por ello, a medida que vamos cumpliendo años, los chequeos médicos son más habituales. Estas pruebas suelen iniciarse a los 50 años aunque, si tienes familiares directos que lo han sufrido, se empezará antes.

Síntomas del cáncer de colon

Como ya sabrás, el cáncer de colon es un tumor de carácter maligno que se encuentra en el último tramo del tubo digestivo, denominado colon. Como todos los tumores malignos, el cáncer de colon también se manifiesta con una serie de síntomas que variarán según donde estén ubicados en el intestino grueso.

No obstante, Operarme.es aconseja que sea un especialista el que diagnostique tu caso antes de basarte en los síntomas para sacar conjeturas. Pues, las posibilidades de que, con estos síntomas, sea otro tipo de patología como hemorroides, una fisura anal, fistulas, etc. son muy altas.

Dicho esto, a continuación indicamos cuales son los síntomas más comunes en el cáncer de colon:

  • Sangre en las heces: Normalmente, cuando la sangre es roja el tumor suele estar en el recto y colon descendente. Cuando la sangre es negra, se mezcla con las heces y estas adoptan ese color más oscuro, hablamos de melenas, que se suelen ubicar en el colon ascendente. Esto puede dar lugar a una anemia si no se detecta a tiempo la hemorragia y puede producir falta de aire, cansancio, mareo etc.
  • Cambio en el ritmo intestinal: Aparece diarrea o estreñimiento, intercalándose en el tiempo.
  • Heces más finas: Cuando el tumor está en el intestino, no permite el paso de las heces y, por ello, se evacuan más estrechas.
  • Sensación de evacuación incompleta: Esta sensación, también conocida como tenesmo, suele darse cuando hay tumores localizados en el recto o colon descendente.
  • Dolor en el abdomen: Este síntoma es uno de los más frecuentes puesto que, cuando el tumor cierra el tubo intestinal, se produce un dolor tipo cólico. Además cuando el bloqueo es completo, esto viene acompañado de vómitos y estreñimiento.
  • Cansancio y/o pérdida de peso sin causa justificada: Este síntoma, a diferencia del anterior, es muy genérico ya que se da en varias enfermedades, entre ellas, los tumores.

Como bien decíamos, antes de iniciar esta lista de síntomas, es importante que tengas en cuenta que estos síntomas pueden deberse a otras causas como las hemorroides o trastornos digestivos, entre otros. Aun así, es oportuno que visites al médico si cuentas con alguna de estas alteraciones para que se inicie un estudio médico y el tratamiento adecuado.

Cáncer de colon, qué es, causas, síntomas y tratamientos

Diagnóstico del cáncer de colon

Para diagnosticar el cáncer de colon, se tendrá en cuenta los síntomas que presente el paciente que hagan sospechas de la posible existencia de un tumor en el colon. Aun así, esto no resulta suficiente para determinar el cáncer de colon por lo que el médico pedirá una serie de pruebas necesarias para determinar el diagnóstico y definir cuál es el alcance del mismo, así como el tratamiento más adecuado. Las pruebas para diagnosticar el cáncer de colon, son:

  • Entrevista médica. El médico realizará un historial clínico con los datos recogidos del paciente para proceder a una exploración física, en la que se valorará el estado de salud la persona. Además, te preguntarán sobre sus síntomas, hábitos de vida y posibles antecedentes médicos que resulten relevantes.
  • Tacto rectal. Durante la exploración física, se incluirá el tacto rectal cuando el paciente presenta alguno de los síntomas mencionados en el punto anterior. En esta exploración manual, el médico se pondrá un guante y usará lubricante para que la exploración facilite deslizar suavemente el dedo a través del ano y el recto.
  • Prueba de sangre oculta en las heces. El objetivo de esta prueba es comprobar, a través del microscopio, si la materia fecal tiene restos de sangre.
  • Enema de bario. En esta prueba se introduce en el intestino un líquido que contiene bario para permitir ver el interior del tubo digestivo.
  • Sigmoidoscopia. Esta prueba se asemeja a la colonoscopia. Permite al médico observar, a través de una pantalla conectada a la cámara que esté en el extremo distal, el interior del recto y del colon sigmoide. Así pues, se podrán detectar posibles pólipos, zonas anómalas o, incluso, cáncer. Además, se podrán introducir herramientas para extraer tejido que se estudiará, posteriormente, en el laboratorio.
  • Colonoscopia. Con este instrumento se puede acceder al colon completo y, también, extraer tejido para analizarlo más tarde.

Clasificación del cáncer de colon

La aparición de un cáncer de colon, en la mayoría de casos, viene dado por la existencia de un pólipo. Sin embargo, que este pólipo se transforme en un tumor maligno, conlleva una serie de pasos. En primer lugar se da una displasia leve, es decir, una alteración mínima de las células que puede dar lugar a modificaciones más graves, situándonos así en una displasia moderada y severa. A continuación, pasaríamos a un carcinoma in situ, donde las células alteradas estarían situadas en la parte más superficial de la mucosa para, más tarde, invadir la pared del colon o recto convirtiendo ese carcinoma en uno invasivo.

La manera en la que un cáncer crece o se disemina, se clasifica según su estadio. De esta manera, se puede describir dónde está ubicado el cáncer, si se ha diseminado y hacia dónde, así como a qué partes del cuerpo está afectando. Esta forma estandarizada de determinar el grado de propagación del cáncer, se consigue realizando todas las pruebas que resulten necesarias. Pues, saber el estadio del cáncer ayuda al médico a indicar el mejor tratamiento, así como el pronóstico de tu proceso y la probabilidad de recuperación.

Aunque existen varios sistemas de clasificación para el cáncer de colon, el más común es la Clasificación TNM.

Clasificación TNM

Cada una de las siglas de esta clasificación determina una característica del tumor. El grado de extensión del cáncer se identifica con la T, la afección o no de los ganglios con la N y, la ausencia o existencia de metástasis, con la M.

De la siguiente manera, el estadio del cáncer se clasifica con la combinación de las siglas T, N y M.

  • Estadio 0: Se trata del carcinoma in situ, donde las células malas no traspasan la mucosa, es decir, la capa más interna del colon.
  • Estadio 1: El tumos ha traspasado varias capas pero no la capa muscular. No hay afección en los ganglios.
  • Estadio 2: El tumor ha traspasado todas las capas de la pared del colon y, en algunos casos, hay afección en otros órganos pero no a nivel ganglionar.
  • Estadio 3: En este estadio si hay afección en los ganglios, independientemente de hasta donde se hayan diseminado las células tumorales en la pared del colon.
  • Estadio 4: El tumor se ha diseminado y afectado a otros órganos desde la distancia.

Esta clasificación es la que utiliza el médico para indicar el tratamiento más adecuado, así como el pronóstico del proceso y la recuperación tras la enfermedad. Por lo tanto, en el siguiente apartado, damos lugar al tratamiento del cáncer de colon con Robot Da Vinci.

Tratamiento del cáncer de colon

El tratamiento del cáncer de colon suele ser quirúrgico en todos los caso ya que, resulta necesaria la extirpación de la porción del colon donde están las células tumorales. Algunos cánceres necesitan radioterapia o quimioterapia previa a la extirpación del tumor o, en caso contrario, se extirpa y se inicia el tratamiento con quimioterapia o radioterapia.

No obstante, el tipo de cirugía que se lleve a cabo, lo determinará el estadio del cáncer, dónde está ubicado y teniendo en cuenta el objetivo de la cirugía.

En Operarme.es el tratamiento del cáncer de colon se realiza con el Robot Da Vinci, técnica que explicaremos más adelante. Esta cirugía robótica se lleva a cabo cuando la cirugía resulta más compleja. Sin embargo, algunos casos en los que el tumor está en etapas muy iniciales o ha afectado a una zona muy concreta del colon, se puede plantear su extirpación con la colonoscopia.

  • Polipectomía: El cáncer se extirpa como parte del pólipo desde su tallo, como si fuera un hongo.
  • Escisión local: Esta cirugía es algo más compleja que la polipectomía. En ella se extirpan pequeños cánceres en el revestimiento del colon, junto con una pequeña cantidad de tejido sano circundante.

Tal y como indicábamos, cuando se trata de casos más complejos, se realiza la colectomía, realizando la extirpación parcial o total del colon junto con los ganglios linfáticos más cercanos. A continuación te indicamos por qué se opta cada vez más por el uso del Robot Da Vinci para la operación del cáncer de colon. No obstante, la mejor opción es solicitar una consulta de valoración quirúrgica con el equipo de cirugía robótica.

Como ya sabrás, Operarme.es ofrece esta consulta de manera gratuita, inmediata y libre de compromisos. Pincha en este enlace, rellena con tus datos y una de nuestras asesoras se pondrá en contacto contigo para resolver cualquier duda.

Ventajas del tratamiento del cáncer de colon con Robot Da Vinci

La cirugía robótica es uno de los avances tecnológicos más relevantes en los últimos treinta años. Esta tecnología fue desarrollada por la NASA con el objetivo de realizar cirugías en zonas de difícil acceso sin la necesidad de que hubiera un personal médico presente. Tras ser aprobado por la FDA (el organismo gubernamental encargado de aprobar los procedimientos médicos) en el 2001, numerosos hospitales, sobre todo en Estados Unidos, se hicieron con uno de estos robots.

Como ya hemos dicho anteriormente, el cáncer de colon se puede llevar a cabo con otras vías como la colectomía abierta o la laparoscópica. Sin embargo, el uso del Robot Da Vinci tiene una serie de ventajas para tratar problemas de colon, como la diverticulitis reiterativa y, sobre todo para el cáncer de colorrectal. Entre sus ventajas, encontramos:

  • Incisiones más pequeñas y estéticas: las cicatrices son casi imperceptibles puesto que no hay que abrir el abdomen. Por ello, pasamos de una larga incisión vertical a solo 4 pequeños puntos repartidos por el abdomen. 
  • Menor dolor postoperatorio: debido a lo anterior, el postoperatorio es más sencillo. La herida no exige ningún tipo de cuidado y la movilidad es mejor que tras la intervención   de una cirugía convencional.
  • Recuperación más rápida: La recuperación es mucho más rápida y la cicatrización más sencilla de cuidar.
  • Reincorporación a la actividad habitual: siguiendo la misma tónica de los puntos anteriores, la reincorporación a las actividades habituales es mucho más rápida, tanto laborales como de ocio. Aun así, se ha de tener en cuenta las instrucciones del médico.
  • Menor pérdida de sangre: la mínima invasión incluye que el sangrado intra- y postoperatorio se reduzca en gran medida, por lo que existe una menor necesidad de transfusiones. Además, el Robot Da Vinci permite al cirujano sellar los vasos sanguíneos de forma más optimizada.
  • Retorno más rápido de la función intestinal: el tránsito intestinal del paciente puede volver a funcionar con normalidad, con mayor rapidez. No obstante, es importante comentar cada caso concreto con el especialista.
  • Mayor precisión en la cirugía: en los casos del cáncer de colon, permite asegurar la extirpación del tejido tumoral completo, minimizando el daño en las estructuras cercanas.

Cáncer de colon, qué es, causas, síntomas y tratamientos

Para que puedas conocer y familiarizarte más con la cirugía robótica, en el siguiente apartado te explicamos en qué consiste este sistema robótico tan innovador.

¿En qué consiste el Robot Da Vinci?

La tecnología del Robot Da Vinci fue desarrollada por ingenieros de la NASA con el fin de intervenir en zonas de difícil acceso como los conflictos bélicos o en la estación espacial internacional. Esta tecnología robótica se lleva a cabo para tratar diversas patologías en el colon como por ejemplo, el cáncer de colon. Para que sepas en qué consiste este dispositivo, te explicamos qué 3 elementos lo constituyen:

  • Plataforma quirúrgica: se refiere a la consola en la que se lleva a cabo la extirpación del tumor del colon, es decir, la colectomía. Tras realizar una mini incisión, uno de los brazos del robot que lleva incorporado un visor se introduce y el cirujano puede ver el interior del paciente con alta definición y en 3D. Además el cirujano trabaja con mayor precisión. El modus operandi, es el siguiente: el cirujano utiliza los mandos y trasfiere los movimientos a los brazos del Robot Da Vinci, por lo que se suavizan los temblores que se pueden dar en una intervención convencional y se minimiza la posibilidad de un error humano.
  • Robot Da Vinci: el dispositivo se encuentra sobre el paciente y cuenta con 4 brazos quirúrgico que tienen la capacidad de moverse según la voluntad del cirujano. Uno de esos brazos sostiene la cámara endoscópica que envía las imágenes a la plataforma quirúrgica, donde el cirujano podrá ver el interior del paciente. Dos de los brazos portan los instrumentos para la intervención y el último separa o sujeta las partes del organismo para la correcta realización de la intervención. Cabe añadir que la articulación de los movimientos es excelente, puesto que permite una movilidad superior a la muñeca del cuerpo humano.
  • Carro de visualización: este elemento mejora la recuperación y limpieza del proceso. Además, en él se observa todo el procedimiento y permite la comunicación entre el equipo médico presente en la intervención. Así pues, la intervención resulta más completa.

Solicita una consulta de valoración quirúrgica con el equipo de cirugía robótica

Lo primero que tienes que hacer, antes de decidir si someterte o no a la operación de cáncer de colon con Robot Da Vinci, es solicitar una consulta de valoración quirúrgica con nuestro equipo de especialistas de cirugía colorrectal robótica para que conozcan y revisen tu caso. Ellos serán quienes te indiquen si eres apto o no para realizar el tratamiento con cirugía robótica.

Si quieres solicita tu consulta de valoración quirúrgica, puedes hacerlo rellenando nuestro formulario web, clicando en los distintos botones que hay en la página para ello o, bien, llamando al 902 90 75 45. Operarme.es cuenta con un equipo de atención al cliente que te atenderá y resolverá todas las dudas que te surjan, respecto al proceso.

Además, una vez solicitada la cita, nuestras asesoras contactarán contigo de forma continuada para gestionar cualquier parte del proceso, así como para conocer el estado actual del mismo. Así pues, puedes solicitar la consulta clicando en la siguiente imagen:

Solicita cita con un especialista en cáncer de colon
Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 13-06-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Cirugía general Cirugía general
Operación de Cáncer de Colon con Robot Da Vinci (Cirugía Colorrectal)

Operación de Cáncer de Colon con Robot Da Vinci (Cirugía Colorrectal)

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 25.000 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso