Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación en su navegador. Ahora bien, puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

ACEPTAR

Cornetes inflamados, qué son, causas, síntomas y tratamientos

20-06-2018
Cornetes inflamados, qué son, causas, síntomas y tratamientos
Valora esta Noticia:

Cuando hablamos de cornetes inflamados, nos referimos a la hipertrofia de los mismos. Algunos de los síntomas son la obstrucción nasal, molestias en la cara, pérdida de olfato, apnea, entre otros.

Para verificar con claridad un caso de cornetes inflamados, el otorrinolaringólogo examinará las cavidades nasales mediante la rinoscopia, una técnica mínimamente invasiva.

La radiofrecuencia para la reducción de cornetes inflamados resulta la solución más efectiva, frente a los otros tratamientos no quirúrgicos.

¿Qué son los cornetes?

Los cornetes son estructuras que se encargan de humidificar el aire que llega a los pulmones, filtrar el aire que se respira y calentarlo para mejorar la calidad de nuestra respiración. Esta estructura está en el interior de la nariz, a ambos lados de la cavidad nasal, separados por el tabique nasal. Los componentes vasculares y nerviosos que componen esta estructura nasal, se encargan de humidificar el aire, filtrarlo y calentarlo para que no llegue frío a los pulmones.  

La estructura la forman tres cornetes de manera escalonada. Hay cornetes a cada lado de la nariz y se diferencian por su tamaño, el superior, el medio y el inferior. Están situados unos sobre otros, de mayor a menor, resultando el más voluminoso, el inferior, el que suele ser causante de la obstrucción nasal.

Cuando hablamos de cornetes inflamados, nos referimos a la hipertrofia de cornetes. Esta supone un ensanchamiento exagerado de la estructura. Como ya sabrás, la función principal de los cornetes es dirigir el flujo de aire dentro de la cavidad nasal. Los cornetes inferiores son los que regulan el flujo de aire con la congestión y descongestión del tejido cavernoso, es decir, aumentando y reduciendo su tamaño. Por ello, cuando hay algo que ha provocado una hipertrofia localizada, se da una obstrucción que no permite el paso al flujo aéreo.

Existen numerosos factores que pueden alterar el funcionamiento de los cornetes como los resfriados, las alergias, fumar tabaco o consumir alcohol, que contribuyan a la inflamación de los cornetes o su hipertrofia. Además, la estructura de los cornetes cuenta con numerosos vasos sanguíneos muy sensibles a los cambios de temperatura.

En el siguiente apartado hablaremos de las causas que provocan la hipertrofia de cornetes. Por ello, te invitamos a que continúes leyendo e informándote de las causas, los síntomas así como el tratamiento para solucionar la hipertrofia de cornetes.

Cornetes inflamados, qué son, síntomas, causas y tratamientos

Causas de los cornetes inflamados

Como ya sabrás, los cornetes inflamados suponen una hipertrofia de los mismos, es decir, la inflamación de las membranas mucosas. Cuando esta inflamación es crónica, provoca una congestión nasal persistente en el tiempo. Una de las causas de sufrir este trastorno suele estar detrás de un proceso alérgico como la rinitis alérgica. Sin embargo, hay otros factores que causan la alteración en el tamaño de los cornetes, dando lugar a la hipertrofia de los mismos:

  • Cambios en las hormonas. Los fármacos, la etapa del embarazo o la pubertad pueden alterar la producción hormonal, produciendo un aumento de la mucosa y dando lugar a la obstrucción nasal.
  • Edad avanzada. Con el paso de los años, el organismo se deteriora y las patologías subyacentes pueden contribuir al desarrollo de la inflamación de los cornetes. La obstrucción nasal y la segregación abundante de mucosa supondrían una dificultad para respirar por la nariz.
  • Obesidad. El descenso del volumen pulmonar a causa del sobrepeso exige un esfuerzo mayor para respirar. Esto conllevaría a una serie de anomalías en las fosas nasales, como la inflamación de los cornetes.
  • Exposición a sustancias tóxicas. Cuando se da esta situación, las vías respiratorias se someten a un mayor esfuerzo para cumplir su función principal. Además, la exposición a las bajas temperaturas también supone el mismo esfuerzo para respirar, lo que conllevaría a una alteración en el tamaño de los cornetes, como su inflamación.
  • Fumar y/o consumir alcohol. Ambas ingestas favorece la inflamación de los cornetes. El funcionamiento de la estructura se deteriora hasta colapsarse y provoca la obstrucción nasal.
  • Sinusitis aguda o crónica. La inflamación y afección de los senos paranasales puede provocar una hipertrofia de los cornetes. Estos cambian su tamaño y obstruyen las fosas nasales, pudiendo respirar solo por la boca.
  • Desvío del tabique nasal. Con la desviación del tabique nasal, respirar puede resultar más complicado, por lo que los cornetes tendrían que realizar un mayor esfuerzo. Esto aumenta las probabilidades de que se produzca una alteración en las estructura, como la inflamación de los cornetes.
  • Tratamiento farmacológico. Algunos tratamientos con esteroides o con aplicación nasal pueden provocar la inflamación de la estructura nasal y conllevar a la hipertrofia de los cornetes.

Síntomas de los cornetes inflamados

Cuando hablamos de cornetes inflamados, nos referimos a la hipertrofia de los mismos. Esta inflamación en la estructura nasal puede ser intermitente o volverse crónica, dando lugar a una obstrucción nasal persistente en el tiempo. Los síntomas de los cornetes inflamados son varios y pueden ser asintomáticos o, por el contrario, muy molestos. Entre ellos, están:

  • Congestión nasal permanente
  • Cansancio físico
  • Apnea y trastornos del sueño
  • Dificultad para respirar por la nariz
  • Molestias y problemas auditivos
  • Hemorragias nasales
  • Pérdida de olfato
  • Dolencia en la cara
  • Ronquidos

Los síntomas de la inflamación de cornetes pueden ser intermitentes o asintomáticos, sin molestias. No obstante, en ambos casos la falta de tratamiento puede convertirlos en crónicos. Por ello, si cuentas con alguno de los síntomas mencionados, te aconsejamos que acudas a un especialista para conocer la causa principal de estas molestias.

Diagnóstico de los cornetes inflamados

Continuamos con el diagnóstico de los cornetes inflamados para, en el siguiente apartado, abarcar los tratamientos que ponen fin a estos trastornos, en la estructura nasal. Cabe añadir que se trata de intervenciones sencillas y relativamente rápidas que conllevan una mejoría en tu calidad de vida. Pero no nos adelantemos, ahora le toca el turno al diagnóstico de la hipertrofia de cornetes.

El especialista en Otorrinolaringología examinará las cavidades nasales para elaborar un diagnóstico exacto a tu situación. Lo más común es que intervenga con una rinoscopia, técnica mínimamente invasiva, aunque puede hacerlo de varias formas.

En esta prueba se procederá con el rinoscopio, un instrumento que separa el ala nasal del tabique y aumenta el campo de visión. Además, como instrumentos complementarios, se hará uso de un espejo frontal y una fuente de luz para mejorar la visión en la cavidad nasal. La rinoscopia es una prueba con una duración de 5 – 10 minutos, aproximadamente.

Cornetes inflamados, qué son, causas, síntomas y tratamientos

La rinoscopia se clasificará de la siguiente manera, en función de la técnica que se utilice:

  • Rinoscopia anterior: esta prueba se realiza por la nariz. El especialista en otorrinolaringología visualiza los elementos de la porción anterior de las fosas nasales, como la mucosa, el vestíbulo nasal, los cornetes inferiores y, a veces, los cornetes medios, es decir, el techo de las fosas nasales y las coanas. Durante la prueba, estarás en un sillón, con la cabeza recta, la boca cerrada y respirando con normalidad, de forma tranquila y por la nariz.  
  • Rinoscopia posterior: a diferencia de la anterior, esta prueba se realiza por la boca. En ella, el médico ve los elementos de la parte posterior a las fosas nasales, es decir, el cornete superior, el medio, la cola del inferior y el vómer. Para intervenir, se hace uso de un espéculo, un espejo frontal y una fuente de luz externa. En la rinoscopia posterior, estarás sentado en el sillón, con la cabeza recta y ligeramente hacia delante. Al realizarse por la boca, mantendrás esta abierta, con la lengua relajada en su interior y, de igual manera, respirando con tranquilidad y por la nariz.

La rinoscopia no necesita una preparación previa, aunque es recomendable una limpieza de las fosas nasales, antes de hacer la rinoscopia, con soluciones salinas.

En la rinoscopia anterior, dónde se interviene vía nasal, se puede hacer uso de un vasoconstrictor para disminuir el volumen de los cornetes. En la rinoscopia posterior, se te aplicará un anestésico tópico si, durante la exploración, tienes nauseas, aunque esto no suele ser lo habitual. Además, el doctor te preguntará sobre tus hábitos de vida, los síntomas que presentas, enfermedades anteriores, etc. Esto ayudará a hacer un diagnóstico exacto para proponer el tratamiento más adecuado y ponerle fin al problema.

A continuación, damos paso a los distintos tratamientos para resolver la inflamación en los cornetes, es decir, la hipertrofia de los mismos. Se trata de intervenciones sencillas, en las que no se tarda mucho tiempo. Además, reducir el tamaño de los cornetes supone un aumento en tu calidad de vida.

Tratamientos para los cornetes inflamados

Como ya hemos dicho en apartados anteriores, cuando hablamos de cornetes inflamados, nos referimos a la hipertrofia de esta estructura nasal. La inflamación excesiva de los cornetes inferiores conlleva la obstrucción nasal. Hay diferentes causas que provocan este bloqueo nasal, por lo que cada paciente necesita un tratamiento particular.

La hipertrofia de cornetes tiene diferentes tratamientos para solucionar la inflamación de los mismos, entre ellos diferenciamos el que se realiza de manera natural, el tratamiento farmacológico, así como los distintos tratamientos quirúrgicos como la reducción de cornetes por radiofrecuencia. A continuación, te explicamos en qué consiste cada uno de ellos:

Tratamiento preventivo

El tratamiento adecuado para solucionar los cornetes inflamados, se lleva a cabo tras conocer la causa que ha provocado esta hipertrofia. Por lo tanto, si tu problema tiene que ver con alergias o sustancias que han irritado la zona, es posible que el tratamiento natural haga algún efecto. No obstante, es recomendable que acudas al médico para que pueda diagnosticar la razón de los cornetes inflamados, así como la de la alergia.

El tratamiento natural comprende una serie de medidas de seguridad para favorecer la disminución de los cornetes, como por ejemplo eliminar el polen de tu casa, el polvo o la caspa de tu mascota, ene l caso de que la tengas.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento más común para reducir los cornetes inflamados se lleva acabo con la ingesta de medicamentos. Estos se distinguen entre aerosoles nasales de corticosteroides, medicamentos para combatir la alergia y evitar la exposición a irritantes ambientales. El tratamiento farmacológico favorece la disminución de los cornetes, aportando una mejora en la respiración por la nariz.

Cuando el tratamiento con medicamentos no supone ninguna solución efectiva al problema de los cornetes inflamados, la hipertrofia de los mismos puede volverse crónica. Ante esto, el especialista en Otorrinolaringología propondrá la solución quirúrgica, suponiendo así el único tratamiento efectivo.

Tratamientos quirúrgicos

Hay distintos métodos quirúrgicos que ponen solución a la hipertrofia de cornetes. Algunos eliminan la parte de la estructura ósea y, otros, reducen el tejido de los cornetes. Entre las cirugías para los cornetes inflamados, encontramos:

  • Turbinoplastia. Esta técnica también se la conoce como fractura quirúrgica. El cirujano utiliza las herramientas endoscópicas y accede al interior de las fosas nasales hasta alcanzar los cornetes para modificar la posición de los mismos. En la intervención se consigue reducir las dimensiones del cornete, cortando una pequeña parte del mismo.
  • Turbinectomía. Aunque en esta técnica también se hace uso de las herramientas endoscópicas, a diferencia de la anterior, se extrae una parte o la totalidad del cornete inferior, seccionando el tejido necesario hasta eliminar la obstrucción nasal.
  • Radiofrecuencia. La reducción de cornetes por radiofrecuencia es la técnica más utilizada para solucionar la hipertrofia de los mismos. Su modus operandi consiste en introducir unos electrodos por las fosas nasales y colocarlos en los cornetes. A través de los electrodos, circula energía electromagnética que aumenta la temperatura en los tejidos, sin dañar las estructuras adyacentes, para reducir las dimensiones del cornete.
  • Láser. Con esta técnica se cauteriza la mucosa nasal hasta disminuir el tamaño de los cornetes y, en consecuencia, la obstrucción nasal.

Si tienes cornetes inflamados, puede solicitar una cita de valoración quirúrgica gratuita, inmediata y sin ningún compromiso, pinchando en la siguiente imagen:

Solicita cita con un especialista en reducción de cornetes por radiofrecuencia

Hoy en día, el tratamiento quirúrgico por radiofrecuencia es uno de los más utilizados para eliminar la obstrucción nasal provocada por el tamaño de los cornetes. Si quieres saber más acerca de este procedimiento quirúrgico, a continuación te explicamos cómo se realiza.

Tratamiento con radiofrecuencia para los cornetes inflamados

El tratamiento por radiofrecuencia para la reducción de cornetes resulta un procedimiento mínimamente invasivo e indoloro. El paciente podrá regresar a casa el mismo día de la intervención puesto que, se realiza de manera ambulatoria, es decir, no hay necesidad de recurrir al ingreso hospitalario. Para saber cómo sería la cirugía, continúa leyendo:

Después de prepararte para la cirugía, te trasladarán a quirófano. Allí te encontrarás con el cirujano, el anestesista y un miembro del equipo de enfermería. Una vez en la camilla, empezará la cirugía:

  • Te aplicarán la anestesia local para insensibilizar la zona.
  • Tras haber hecho efecto el anestésico, el cirujano introducirá la punta de un terminal, con punta de aguja, a través de los orificios de la nariz y pinchará la parte delantera del cornete inferior.
  • El terminal está conectado a un equipo de radiofrecuencia que transmite una energía al tejido del cornete con el que se consigue reducir el volumen de los mismos. Con esto se consigue un espacio, en las fosas nasales, para la entrada de.
  • Tras disminuir el tamaño de los cornetes, el cirujano extraerá el instrumento de la cavidad nasal y te llevarán a la sala de recuperación para eliminar todo la anestesia.

Cuando te recuperes de sus efectos y el cirujano compruebe que todo ha salido bien, podrás volver a tu casa.  

La operación de cornetes por radiofrecuencia tiene una duración aproximada de 15-20 minutos. Además, al realizarse de manera ambulatoria, esta operación no es invasiva, por lo que podrás abandonar el hospital el mismo día.

Recuperación tras la intervención de hipertrofia de cornetes

Es normal que, tras la intervención, aparezcan inflamaciones y mucosa en el interior de la nariz. Sin embargo, esto no es motivo de alarma ya que, con el paso de los días, irán desapareciendo.

Para favorecer la recuperación, es recomendable que sigas las indicaciones del médico que ha llevado tu caso:

  • Lavados nasales. Es importante mantener limpia la zona intervenida. Por ello, una de las recomendaciones será realizar lavados nasales con suero fisiológico o agua salina para favorecer la cicatrización y evitar infecciones posteriores.
  • Evitar el calor. Durante los primeros días, tras la intervención, es importante que evites la exposición al calor, así como a realizar ejercicio físico o tomar aspirinas que contribuyan al desarrollo de hemorragias nasales.

La recuperación total de la operación de cornetes inflamados, concluye pasados los 10 – 15 días, tras la intervención. No obstante, notarás la mejora conforme vayan pasando los días.

Solicita una consulta de valoración quirúrgica con Operarme.es

Puedes solicitar tu consulta de valoración quirúrgica con uno de nuestros especialistas en Otorrinolaringología de manera gratuita, inmediata y libre de compromisos. Si tienes una obstrucción nasal evidente o alguna molestia al respecto, puedes ponerte en contacto con nosotros. El equipo de asesoramiento de Operarme.es te resolverá cualquier duda y/o te gestionará la primera consulta con el especialista para proponer la solución más adecuada para tu casa particular. Solicita tu consulta llamando al 902 90 75 45 o  pinchando a continuación:

Solicita cita con un especialista en reducción de cornetes por radiofrecuencia

Información Médica de Confianza

Artículo de elaboración propia bajo la supervisión de nuestra Dirección Médica.

Fecha de publicación: 20-06-2018

comments powered by Disqus

La publicación de comentarios a través de DISQUS es un servicio que gestiona Disqus Inc. sita en EEUU, por lo que con la aceptación de su Política de Privacidad y la publicación de comentarios, Usted consiente expresamente la transferencia internacional de datos a dicho país con las finalidades descritas por Disqus y al tratamiento de sus datos por esta entidad. Operarme.es se limitará a responder su comentario y no tratará los datos para ninguna otra finalidad ni los cederá a terceros.

Otorrinolaringología Otorrinolaringología
Operación de cornetes por radiofrecuencia

Operación de cornetes por radiofrecuencia

PRECIO CERRADO
(Todo incluido) 3.850 €
Consultar
Solicitar Cita
Consulta gratuita, inmediata
y sin compromiso